JO­SE­FI­NA CARDONE

El pa­ra­dig­ma co­la­bo­ra­ti­vo de la filantropía ac­tual se lle­va bien con la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial y En­tre­la­za­das es un ejem­plo de esa afi­ni­dad.

Caras (Chile) - - ESPECIAL NAVIDAD - Círcu­lo vir­tuo­so

Ade­más de ser la más re­cien­te de to­das las aquí re­pre­sen­ta­das, la ini­cia­ti­va im­pul­sa­da por Jo­se­fi­na Cardone (28) tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de in­vi­tar a la co­la­bo­ra­ción fi­lan­tró­pi­ca no so­lo en­tre per­so­nas, sino en­tre or­ga­ni­za­cio­nes. To­do co­men­zó en abril pa­sa­do, cuan­do es­ta in­ge­nie­ra co­mer­cial con ex­pe­rien­cia en el mun­do de las fi­nan­zas vi­si­tó una ex­po­si­ción de vi­deoins­ta­la­cio­nes car­ce­la­rias rea­li­za­das por el ar­tis­ta sui­zo-ale­mán Louis von Adels­heim y la poe­ti­sa chi­le­na An­drea Bran­des.

Exa­lum­na del Saint Geor­ge’s, Jo­se­fi­na es una an­ti­gua vo­lun­ta­ria de la Fun­da­ción Mo­reau (Fun­daMor), de­pen­dien­te de la mis­ma con­gre­ga­ción rectora de su co­le­gio y res­pon­sa­ble, co­mo or­ga­nis­mo co­la­bo­ra­dor del Sename, de re­si­den­cias pa­ra ni­ños y ni­ñas vul­ne­ra­bles que han si­do de­ri­va­dos por los juz­ga­dos de fa­mi­lia.

Tras re­co­rrer la ex­po­si­ción en el MAC Quin­ta Nor­mal y ser tes­ti­go del po­ten­cial afec­ti­vo de las mu­je­res pri­va­das de li­ber­tad, Jo­se­fi­na in­tu­yó la po­si­bi­li­dad de vin­cu­lar a mu­je­res pro­ve­nien­tes de dis­tin­tas realidades vul­ne­ra­bles a tra­vés de pe­que­ños pro­yec­tos fi­lan­tró­pi­cos que per­mi­tie­ran for­mar víncu­los más allá de lo anec­dó­ti­co.

"En­tre­la­za­das es una fun­da­ción que pro­mue­ve el pri­vi­le­gio de dar en­tre mu­je­res en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. Lo que nos pro­po­ne­mos es ge­ne­rar la­zos en­tre di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes de apo­yo y por su intermedio abrir ca­mi­nos pa­ra que las mu­je­res pue­dan ayu­dar a otras mu­je­res a ayu­dar”, ex­pli­ca Jo­se­fi­na.

En su pri­mer pro­yec­to, En­tre­la­za­das re­co­lec­tó la­na y la lle­vó a la cár­cel fe­me­ni­na de San Joa­quín, don­de un gru­po de in­ter­nas or­ga­ni­za­das a tra­vés de la Cor­po­ra­ción Abrien­do Puer­tas —que acom­pa­ña y ca­pa­ci­ta a mu­je­res pri­va­das de li­ber­tad tan­to du­ran­te su pe­rio­do de re­clu­sión co­mo en el pro­ce­so de re­in­ser­ción so­cial— con­fec­cio­nó cua­dra­di­tos de la­na que lue­go fue­ron en­tre­ga­dos a Fun­daMor. Es­ta, a su vez, in­vi­tó a las ni­ñas de una de las re­si­den­cias que ad­mi­nis­tra a co­ser man­tas a par­tir de esos cua­dra­di­tos. Fi­nal­men­te, ca­da una de las ni­ñas par­ti­ci­pan­tes le en­tre­gó su man­ta a una abue­li­ta del Ho­gar Nues­tra Se­ño­ra de la Paz, de­pen­dien­te de la Fun­da­ción Las Ro­sas.

Pe­ro el pro­yec­to no ter­mi­nó ahí. Des­pués de en­tre­gar sus man­tas, ni­ñas y abue­li­tas com­ple­ta­ron el círcu­lo vir­tuo­so pin­tan­do jun­tas un mu­ral de agra­de­ci­mien­to pa­ra las in­ter­nas.

“El sus­tra­to de En­tre­la­za­das es la co­la­bo­ra­ción. Lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros es, más allá de la mag­ni­tud de los pro­yec­tos, ge­ne­rar es­pa­cios e ins­tan­cias pa­ra que to­das ex­pe­ri­men­ten la gra­ti­fi­ca­ción per­so­nal de dar y re­ci­bir al­go”, com­ple­ta Jo­se­fi­na. “Y lo real­men­te va­lio­so son los víncu­los que se van ge­ne­ran­do en­tre las mu­je­res par­ti­ci­pan­tes”.

Des­pués de esa exi­to­sa pri­me­ra ini­cia­ti­va, bau­ti­za­da ‘Uni­das por la la­na’, la fun­da­ción En­tre­la­za­das de­ci­dió per­se­ve­rar y or­ga­ni­zó ‘Uni­das por la pa­la­bra’, al que aho­ra se agre­ga ‘Uni­das por la Na­vi­dad’. En es­te ca­so las mis­mas in­ter­nas de la cár­cel de San Joa­quín, gra­cias a un apor­te de la em­pre­sa Hi­lan­de­rías Mai­sa, te­jie­ron más de tres mil es­tre­llas a cro­chet pa­ra ser ven­di­das por la fun­da­ción co­mo ador­nos de Na­vi­dad, con apo­yo de una im­por­tan­te ca­de­na de re­tail. Ellas re­ci­ben par­te de la ven­ta y la frac­ción res­tan­te fi­nan­cia­rá una ce­le­bra­ción navideña en­tre las abue­li­tas del ho­gar de Fun­da­ción Las Ro­sas y las ni­ñi­tas del Sename, quie­nes a su vez des­ti­na­rán una par­te de esa su­ma a ha­cer­les un re­ga­lo a las te­je­do­ras.

“En el fon­do, lo que que­re­mos con es­to es de­mos­trar que to­das es­tas mu­je­res —sean abue­li­tas, ni­ñas, in­ter­nas—, más allá de su edad, gra­do de ais­la­mien­to o si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, tie­nen mu­chas ga­nas de dar”, re­don­dea la jo­ven Di­rec­to­ra de En­tre­la­za­das.

Jo­se­fi­na en­fa­ti­za que En­tre­la­za­das se ba­sa en un con­cep­to co­la­bo­ra­ti­vo en­tre mu­je­res en dis­tin­tas si­tua­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad, apa­lan­ca­do gra­cias a otras fun­da­cio­nes. Es­to mis­mo lo con­vier­te en un mo­de­lo es­ca­la­ble que oja­lá pue­da ser re­pli­ca­do, por­que jun­tos po­de­mos cam­biar el pa­ra­dig­ma a la que es­tas mu­je­res se ven en­fren­ta­das, de­mos­tran­do que ellas tie­nen las mis­mas ga­nas de dar al igual que to­dos”.

Ca­da em­pre­sa, ca­da fun­da­ción y ca­da per­so­na en for­ma in­di­vi­dual pue­de en­con­trar su pro­pia for­ma de co­la­bo­rar. Al fi­nal es lo que ca­da quien pue­de apor­tar y las alian­zas que pue­den ir ges­tan­do: “Es­ta­mos muy fe­li­ces con el ca­mino que ha ido to­man­do la Fun­da­ción. La alian­za que des­de En­tre­la­za­das he­mos cons­trui­do con Co­po­ra­ción Abrien­do Puer­tas, Fun­daMor y Fun­da­ción Las Ro­sas es un mo­de­lo po­ten­te que ade­más con­lle­va una res­pon­sa­bi­li­dad al­tí­si­ma, por­que es­tás vin­cu­lan­do per­so­nas, más que or­ga­ni­za­cio­nes".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.