CA­TA­LI­NA SAIEH

Pro­bar, me­dir y eva­luar con trans­pa­ren­cia es la fór­mu­la de la pre­si­den­ta del bra­zo fi­lan­tró­pi­co de la fa­mi­lia Saieh.

Caras (Chile) - - ESPECIAL NAVIDAD -

La Fun­da­ción Des­cú­bre­me es fi­nan­cia­da por la fa­mi­lia Saieh y su pre­si­den­ta, Ca­ta­li­na Saieh Guz­mán,

es ma­gís­ter en Letras y MBA de la Uni­ver­si­dad de Chica­go. Ca­ta­li­na asu­mió el bra­zo fi­lan­tró­pi­co de la fa­mi­lia con so­lo 28 años, di­vi­dien­do sus ac­ti­vi­da­des en las áreas de in­clu­sión, edu­ca­ción y ar­te. Ac­tual­men­te vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos, des­de don­de li­de­ra a un equi­po de co­la­bo­ra­do­res co­mo Fran­cis­ca Flo­ren­zano en Cor­pAr­tes, Ca­ro­la Ru­bia en Fun­da­ción Des­cú­bre­me y Ma­til­de Ver­ga­ra en la Fun­da­ción Apren­da­mos. De es­tos tres fren­tes, la hi­ja del em­pre­sa­rio Ál­va­ro Saieh no ocul­ta su pre­di­lec­ción por los te­mas de in­clu­sión la­bo­ral de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va.

Su im­pli­ca­ción en la filantropía es­tá cru­za­da de vi­ven­cias per­so­na­les. Pro­ba­ble­men­te, la más im­por­tan­te de to­das sea su her­ma­na me­nor, Con­sue­lo, que na­ció con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes: “Co­mo fa­mi­lia, nos he­mos ido in­vo­lu­cran­do en la filantropía a raíz de dis­tin­tas ex­pe­rien­cias que he­mos vi­vi­do. Des­de muy tem­prano de­ci­di­mos cen­trar nues­tros es­fuer­zos en la cul­tu­ra y en la in­clu­sión real de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va. So­bre es­te te­ma, he­mos vis­to las di­fi­cul­ta­des que en­fren­tan las fa­mi­lias y sus cer­ca­nos pa­ra en­con­trar es­pa­cios de aco­gi­da don­de sus se­res que­ri­dos pue­dan des­ple­gar to­do su po­ten­cial. La so­cie­dad no en­tre­ga opor­tu­ni­da­des reales en ese sen­ti­do”.

Por eso ha­ce ocho años na­ció la Fun­da­ción Des­cú­bre­me, “que bus­ca ser un alia­do de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va, vi­si­bi­li­zan­do el va­lor que apor­tan a la so­cie­dad y al país en su rol pro­duc­ti­vo”. Su ac­ti­vi­dad bus­ca ge­ne­rar cam­bios a tra­vés de pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos co­mo el lla­ma­do Pac­to de Pro­duc­ti­vi­dad, un mo­de­lo in­ter­na­cio­nal de par­ti­ci­pa­ción de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en el mun­do la­bo­ral.

El pro­yec­to bus­ca dar res­pues­ta al có­mo las em­pre­sas y or­ga­nis­mos pú­bli­cos pue­den cum­plir exi­to­sa­men­te con la re­cien­te ley de in­clu­sión la­bo­ral, en­ten­dién­do­la co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad se desa­rro­llen co­mo can­di­da­tos idó­neos en ofi­cios y tra­ba­jos que sean de su in­te­rés, crean­do va­lor y sin ser per­ci­bi­dos ni tra­ta­dos co­mo su­je­tos de caridad.

Des­de su ex­pe­rien­cia vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos, la cuar­ta de los cin­co her­ma­nos Saieh Guz­mán sos­tie­ne que las di­fe­ren­cias en­tre la filantropía que se prac­ti­ca en Nor­tea­mé­ri­ca y en Chi­le van más allá de las ci­fras in­vo­lu­cra­das: “En nues­tro país siem­pre ha ha­bi­do mu­cha ge­ne­ro­si­dad, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te tan or­ga­ni­za­da co­mo en EE.UU., por eso es tan im­por­tan­te desa­rro­llar un con­tex­to le­gal y so­cial que apo­ye la in­ver­sión de las per­so­nas en su pro­pia so­cie­dad. Allá es­to es­tá muy cla­ro y exis­ten di­ver­sos in­cen­ti­vos pa­ra que la gen­te en­tien­da que es par­te de su rol co­mo ciu­da­dano”.

Ca­ta­li­na es op­ti­mis­ta. Di­ce que en el úl­ti­mo tiem­po ob­ser­va un cam­bio muy es­pe­ran­za­dor que tie­ne que ver con el avan­ce, des­de una cul­tu­ra de ayu­dar sin eva­luar el im­pac­to, ha­cia una cul­tu­ra fi­lan­tró­pi­ca más pro­fe­sio­na­li­za­da, que mi­de la in­ver­sión so­cial con mé­tri­cas trans­pa­ren­tes pa­ra eva­luar la efi­ca­cia de sus so­lu­cio­nes. "Es la úni­ca ma­ne­ra de sa­ber si es­ta­mos lo­gran­do re­sol­ver el pro­ble­ma y có­mo po­de­mos ser más crea­ti­vos pa­ra ha­cer­lo”, apun­ta.

—Se afir­ma que Chi­le tie­ne un in­tere­san­te po­ten­cial fi­lan­tró­pi­co, ¿com­par­te esa afir­ma­ción?

—Chi­le es un país de em­pren­di­mien­to, don­de hay ga­nas de ha­cer co­sas pa­ra me­jo­rar la so­cie­dad. Cuan­do se em­pie­za una ini­cia­ti­va fi­lan­tró­pi­ca, es co­mo cual­quier em­pren­di­mien­to: tie­nes que ser crea­ti­vo y bus­car so­lu­cio­nes que na­die más ha­ya en­con­tra­do pa­ra, con po­cos re­cur­sos, te­ner mu­cho im­pac­to. En ese sen­ti­do, en Chi­le hay una gran ca­pa­ci­dad crea­ti­va que de­be­mos po­ten­ciar pa­ra que, co­mo co­mu­ni­dad y co­mo so­cie­dad, lle­gue­mos a los avan­ces que que­re­mos.

—¿Qué rol de­be cum­plir una filantropía mo­der­na?

—Lo pri­me­ro es ir crean­do una ins­ti­tu­cio­na­li­dad y fo­men­tan­do ca­pa­ci­da­des que se ins­ta­len en las ins­ti­tu­cio­nes, no so­lo en las per­so­nas. Uno de los gran­des ro­les de la filantropía con­tem­po­rá­nea es crear los es­pa­cios y las con­fian­zas necesarias pa­ra el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo, con al­tos es­tán­da­res de trans­pa­ren­cia. Pa­ra eso es vi­tal te­ner me­ca­nis­mos de me­di­ción y pro­bar, equi­vo­car­se y vol­ver a pro­bar, has­ta en­con­trar so­lu­cio­nes real­men­te efi­ca­ces.

—Aún exis­te la per­cep­ción de que la filantropía es un rol fe­me­nino...

—En ge­ne­ral, hom­bres y mu­je­res tie­nen to­das las ha­bi­li­da­des necesarias pa­ra sa­car ade­lan­te una ini­cia­ti­va fi­lan­tró­pi­ca. No veo una di­fe­ren­cia sus­tan­cial. Las mu­je­res te­ne­mos, igual que los hom­bres, to­do lo que se ne­ce­si­ta pa­ra sa­car ade­lan­te pro­yec­tos com­ple­jos que re­quie­ran crea­ti­vi­dad, em­pu­je y fuer­za. Creo que to­dos te­ne­mos que ser par­te de es­ta so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.