CAR­MEN CIS­TER­NAS

"El desafío es dar y dar­nos en tres di­men­sio­nes: tiem­po, re­cur­sos y com­pro­mi­so per­so­nal”.

Caras (Chile) - - ESPECIAL NAVIDAD -

Cuan­do Car­men Cis­ter­nas ha­bla de filantropía, lo ha­ce con la pa­sión de una edu­ca­do­ra que hi­zo su­yo el ejem­plo de sus pa­dres y ha de­di­ca­do su vi­da pro­fe­sio­nal a en­gran­de­cer­lo. Par­te del le­ga­do que de­jó el recordado em­pre­sa­rio de la cons­truc­ción Jor­ge Cis­ter­nas La­re­nas, la fun­da­ción Be­lén Edu­ca na­ció ha­ce 18 años con la mi­sión de en­tre­gar edu­ca­ción de ca­li­dad a alum­nos de sec­to­res vul­ne­ra­bles, des­de pre­kín­der a cuar­to me­dio.

Hoy cuen­ta con 12 co­le­gios par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos que im­par­ten gra­tui­ta­men­te cin­co es­pe­cia­li­da­des téc­ni­co-pro­fe­sio­na­les, ade­más de for­ma­ción cien­tí­fi­co-hu­ma­nis­ta. “Y nun­ca he­mos he­cho se­lec­ción”, pun­tua­li­za Car­men.

En pa­la­bras de su Di­rec­to­ra de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les, Be­lén Edu­ca es un pro­yec­to edu­ca­cio­nal de in­te­gra­ción, ba­sa­do en la pre­mi­sa de que to­do ni­ño tie­ne el po­ten­cial y la ca­pa­ci­dad de apren­der: “Lo que se ne­ce­si­ta son las opor­tu­ni­da­des, por­que la in­te­li­gen­cia no es­tá arrai­ga­da en un sec­tor so­cial ni en una co­mu­na”, sos­tie­ne.

Su vo­ca­ción fi­lan­tró­pi­ca na­ce de su nú­cleo fa­mi­liar: “Tu­ve un pa­dre y una ma­dre pa­ra quie­nes la preo­cu­pa­ción por el otro se edu­ca­ba en la ca­sa, co­mo con­cien­cia de que las opor­tu­ni­da­des en la vi­da no exis­ten so­la­men­te pa­ra uno mis­mo triun­far, sino tam­bién pa­ra con­tri­buir a que otros pue­dan ha­cer­lo. Ese es el pun­to esen­cial. El otro es la es­pi­ri­tua­li­dad ig­na­cia­na y su com­pro­mi­so de ser­vi­cio con la equi­dad y la jus­ti­cia”.

Car­men to­mó par­te en el via­je “Fos­te­ri­ng Phi­lanth­ropy” y uno de los as­pec­tos que la im­pre­sio­nó en Es­ta­dos Uni­dos fue su ex­ten- di­da cul­tu­ra fi­lan­tró­pi­ca: “Exis­te una for­ma­ción des­de los co­le­gios, co­mo po­lí­ti­ca pú­bli­ca de edu­ca­ción. Los alum­nos tie­nen ho­ras de vo­lun­ta­ria­do que los co­nec­tan con su co­mu­ni­dad, con la ter­ce­ra edad, con los in­mi­gran­tes”, co­men­ta.

Y agre­ga que en Nor­tea­mé­ri­ca la filantropía se for­ma, se en­se­ña co­mo una opor­tu­ni­dad y que de eso en Chi­le te­ne­mos mu­cho que apren­der: “Es­tá en la es­truc­tu­ra es­co­lar, en las ma­llas de la uni­ver­si­dad, en la cul­tu­ra. No es dar un ki­lo de arroz, no tie­ne el sen­ti­do an­ti­guo de la caridad, sino de ser par­te del cre­ci­mien­to del otro con mi tiem­po, con mi pla­ta y con mi com­pro­mi­so per­so­nal. Es una vi­sión mu­cho más pro­fun­da, y por eso en Es­ta­dos Uni­dos la ta­sa de do­na­cio­nes es el 2 por cien­to del PIB y en Chi­le ape­nas el 0.1 por cien­to. En ese sen­ti­do, te­ne­mos un desafío bien gran­de en ma­te­ria de for­ma­ción fi­lan­tró­pi­ca", re­co­no­ce.

El ma­yor re­to, en to­do ca­so, es­tá en la ges­ta­ción de li­de­raz­gos fi­lan­tró­pi­cos ca­pa­ces de con­vo­car co­la­bo­ra­ti­va­men­te. No so­lo dan­do, sino apor­tan­do des­de su lu­gar en la so­cie­dad. “Mi pa­pá te­nía un di­cho: hay que ha­cer más que ha­blar y hay que ha­blar jun­to con ha­cer. En Chi­le yo creo que es­ta­mos en un mo­men­to don­de hay em­pre­sas y per­so­nas co­nu­na sen­si­bi­li­dad muy fuer­te en lo so­cial y otras a las que to­da­vía les fal­ta evo­lu­cio­nar. Quie­nes tra­ba­ja­mos en es­to te­ne­mos que ser crea­ti­vos pa­ra pro­mo­ver el com­pro­mi­so de más em­pre­sas y más per­so­nas con el im­pac­to co­lec­ti­vo de las cau­sas por las que tra­ba­ja­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.