ELI­SA IBÁ­ÑEZ

Com­pro­mi­so so­cial con el ar­te co­mo con­tri­bu­ción al bien co­mún.

Caras (Chile) - - ESPECIAL NAVIDAD -

Pa­ra Eli­sa Ibá­ñez, el con­cep­to de filantropía tie­ne que ver

con in­vo­lu­crar­se en un te­ma que apa­sio­ne, co­mo es­pa­cio de opor­tu­ni­dad o ne­ce­si­dad en el que una per­so­na sien­te que ha­cer un apor­te, ya sea con re­cur­sos eco­nó­mi­cos o cual­quier otra he­rra­mien­ta o ta­len­to que es­té en con­di­cio­nes de com­par­tir: “La filantropía na­ce de una ne­ce­si­dad de im­pli­ca­ción, de ha­cer­se par­te de una de las tan­tas co­rrien­tes que es­tán tra­ba­jan­do pa­ra sa­nar y me­jo­rar nues­tro pla­ne­ta y nues­tras so­cie­da­des”, ob­ser­va.

Hi­ja de Pe­dro Ibá­ñez San­ta Ma­ría, des­pués de es­tu­diar di­se­ño y ob­te­ner un más­ter en ges­tión de ne­go­cios tra­ba­jó en di­ver­sas po­si­cio­nes den­tro del hol­ding con­tro­la­do por su pa­dre, an­tes de asu­mir co­mo di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del gru­po ho­te­le­ro Ex­plo­ra. Es­pe­cia­lis­ta en di­se­ño de ex­pe­rien­cias y desa­rro­llo de pro­yec­tos y es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les, ha­ce al­go más de tres años es­cu­chó el lla­ma­do del ar­te y de­ci­dió con­cen­trar en él sus es­fuer­zos.

“Siem­pre sen­tí la ne­ce­si­dad y de­seo de ha­cer co­sas pa­ra el país. El tra­ba­jo pú­bli­co es un gen muy pre­sen­te en mi fa­mi­lia y me pa­re­cía na­tu­ral preo­cu­par­se de apor­tar en cons­truir me­jo­res sis­te­mas de vi­da. De la con­ser­va­ción y la ho­te­le­ría pa­sé al ar­te y en la me­di­da en que me in­vo­lu­cra­ba más y más en es­te mun­do fas­ci­nan­te, me fui dan­do cuen­ta de la ne­ce­si­dad —y la opor­tu­ni­dad— que exis­tía en Chi­le en es­te ám­bi­to”, se­ña­la. Y agre­ga: “To­mar con­cien­cia de un pro­ble­ma y ac­tuar en con­se­cuen­cia es, en sí mis­mo, un gran ac­to de ge­ne­ro­si­dad”.

Eli­sa ex­pli­ca que, si bien nues­tro país cuen­ta con gran­des ar­tis­tas, ges­to­res y agen­tes, la reali­dad de la es­ce­na ar­tís­ti­ca chi­le­na si­gue sien­do pre­ca­ria y ais­la­da. A su jui­cio es­to tie­ne un im­pac­to im­por­tan­te, "por­que el ar­te es un pi­lar del desa­rro­llo equi­li­bra­do de las per­so­nas y por en­de de las so­cie­da­des, co­nec­tán­do­nos con el al­ma y con el sub­cons­cien­te co­lec­ti­vo”. In­vo­lu­crar­se en el mun­do ar­te, por lo tan­to, le pa­re­ció una ma­ne­ra muy pre­ci­sa de apor­tar en un es­pa­cio ideal pa­ra apli­car y desa­rro­llar sus ta­len­tos, su ex­pe­rien­cia y su crea­ti­vi­dad.

De esa in­quie­tud per­so­nal na­ció la Fun­da­ción An­ten­na, don­de se desem­pe­ña co­mo di­rec­to­ra eje­cu­ti­va al fren­te de un equi­po que in­clu­ye a la ges­to­ra cul­tu­ral Cons­tan­za Güell y el con­sul­tor en co­mu­ni­ca­cio­nes Al­fon­so Díaz. A tra­vés de un sis­te­ma de mem­bre­sía, la fun­da­ción ha desa­rro­lla­do un mo­de­lo de filantropía ac­ti­va pa­ra fo­men­tar el com­pro­mi­so y la par­ti­ci­pa­ción de las per­so­nas y las em­pre­sas en el ar­te y la cul­tu­ra.

—¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos de la fun­da­ción?

—El ob­je­ti­vo de An­ten­na es ac­tuar co­mo una pla­ta­for­ma ca­paz de re­sol­ver ne­ce­si­da­des de di­ver­sas per­so­nas y or­ga­nis­mos, ar­tis­tas, ges­to­res, agen­tes y to­do aquel que quie­ra ha­cer al­go con ar­te. En­tre­ga­mos ase­so­rías en to­do ti­po de pro­yec­tos, con­se­gui­mos fi­nan­cia­mien­to, tra­ba­ja­mos las co­mu­ni­ca­cio­nes, ges­tio­na­mos pren­sa, nos vin­cu­la­mos con el mi­nis­te­rio y con di­ver­sas fun­da­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes en Chi­le y va­rios paí­ses del mun­do. Aún lo ha­ce­mos to­do a una es­ca­la re­la­ti­va­men­te pe­que­ña, pues aún es­ta­mos en ro­da­je, pe­ro po­co a po­co he­mos ido for­ta­le­cien­do nues­tra área de pro­yec­tos y es­pe­ra­mos se con­vier­ta en una gran he­rra­mien­ta pa­ra el ar­te y en un puen­te só­li­do con otras in­dus­trias.

—¿Có­mo en­tien­de el con­cep­to ac­tual de filantropía?

—Filantropía es amor por otro ser hu­mano. Es el de­seo de com­par­tir tus ta­len­tos y re­cur­sos con otros, de par­ti­ci­par de tu co­mu­ni­dad y tra­ba­jar jun­tos pa­ra un me­jor fu­tu­ro. Creo que la pul­sión si­gue sien­do la mis­ma de siem­pre: una con­cien­cia de que, si el otro es­tá bien, to­dos es­ta­mos me­jor. Si soy un apor­te, si ha­go las co­sas bien, mi vi­da se­rá me­jor. La for­ma de apli­car es­to ha va­ria­do se­gún el país y cul­tu­ra, se ha ex­pan­di­do ha­cia las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes evo­lu­cio­nan­do en sus ob­je­ti­vos, me­to­do­lo­gías y es­truc­tu­ras en ge­ne­ral. En Chi­le veo una com­pren­sión ca­da vez más cla­ra de que la filantropía es una in­ver­sión de lar­go pla­zo.

—Ha­bien­do co­no­ci­do más la reali­dad de Es­ta­dos Uni­dos en es­te te­ma, ¿qué tie­nen allá que a no­so­tros nos fal­ta?

—La cul­tu­ra fi­lan­tró­pi­ca allá ha exis­ti­do des­de siem­pre. A los ni­ños se les en­se­ña des­de chi­cos a par­ti­ci­par y apo­yar al­gu­na cau­sa y por lo mis­mo, exis­ten mu­chas fun­da­cio­nes e ini­cia­ti­vas en to­das las es­ca­las y for­ma­tos. Me lla­mó la aten­ción la can­ti­dad de fun­da­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, or­ga­nis­mos crea­dos por los ve­ci­nos de una ciu­dad o ba­rrio pa­ra so­lu­cio­nar ellos mis­mos sus te­mas y ad­mi­nis­trar los re­cur­sos se­gún sus pro­pias ne­ce­si­da­des. Son or­ga­ni­za­cio­nes gran­des y muy pro­fe­sio­na­les, que ha­cen un tra­ba­jo in­creí­ble con la co­mu­ni­dad y pro­mue­ven la filantropía y el vo­lun­ta­ria­do con­ti­nua­men­te en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.