PA­TRI­CIA PUPKIN

Caras (Chile) - - ESPECIAL NAVIDAD -

Ha­ce po­co Pa­tri­cia Pupkin cum­plió 75 años y al ver­la pa­re­ce real­men­te de 50. Tal vez por la in­fi­ni­dad de ac­ti­vi­da­des que rea­li­za, por su es­pí­ri­tu in­quie­to o por­que los úl­ti­mos años han si­do de es­pe­cial re­co­no­ci­mien­to a su la­bor co­mo crea­do­ra de la Fun­da­ción Ama­noz, en­fo­ca­da en te­mas del adul­to ma­yor.

En 2017 re­ci­bió el pre­mio de la Fun­da­ción Mu­jer Im­pac­ta, que des­ta­có la im­por­tan­cia que ha te­ni­do su de­di­ca­ción al seg­men­to de la ter­ce­ra edad. Y en fe­bre­ro de es­te año una de sus hi­jas, la pe­rio­dis­ta Pau­li­ne Kan­tor, fue nom­bra­da Mi­nis­tra de De­por­tes por el pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Fi­nal­men­te, en ju­lio pa­sa­do, Pa­tri­cia fue in­vi­ta­da por la pri­me­ra da­ma Cecilia Mo­rel a for­mar par­te del Con­se­jo Ciu­da­dano pa­ra Ma­yo­res, cu­yo ob­je­ti­vo es re­co­ger la voz de la ciu­da­da­nía, de la so­cie­dad ci­vil y del mun­do pri­va­do que par­ti­ci­pan y tra­ba­jan ac­ti­va­men­te en fa­vor de los adul­tos ma­yo­res, pa­ra co­la­bo­rar en la im­ple­men­ta­ción del plan de en­ve­je­ci­mien­to po­si­ti­vo que es­tá im­pul­san­do el go­bierno.

El com­pro­mi­so del Es­ta­do con la ter­ce­ra edad es ur­gen­te y ne­ce­sa­rio, ya que nues­tro país es­tá en­ve­je­cien­do ace­le­ra­da­men­te. En Chi­le la es­pe­ran­za de vi­da al na­cer en 1950 era de 54.8 años, mien­tras que la pro­yec­ta­da por el INE pa­ra 2020 es de 80.2 años. Se­gún la en­cues­ta Ca­sen 2015, los adul­tos ma­yo­res ya su­man más de 3 mi­llo­nes de per­so­nas y se es­pe­ra que pa­ra 2025 re­pre­sen­ten un 20% de la po­bla­ción. Pe­ro en la épo­ca en que Pa­tri­cia Pupkin de­ci­dió de­di­car su tiem­po y sus ac­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas al adul­to ma­yor, el asun­to no era te­ma.

La vo­ca­ción de Pa­tri­cia por los adul­tos ma­yo­res co­men­zó al cum­plir 30 años, cuan­do de­ci­dió es­tu­diar Orien­ta­ción Fa­mi­liar en el Ins­ti­tu­to Car­los Ca­sa­nue­va. To­mó esa de­ci­sión lue­go de re­gre­sar de Mia­mi, don­de re­si­dió al­gu­nos años, des­pués de ha­ber­le pro­me­ti­do a una de sus gran­des ami­gas que es­tu­dia­ría una ca­rre­ra. Pa­tri­cia ya ha­bía te­ni­do a sus tres hi­jos, des­pués de ca­sar­se a los 17 años con Juan Car­los Kan­tor, em­pre­sa­rio in­mo­bi­lia­rio y fun­da­dor de Di­ma­co­fi. Aquel pa­so por Mia­mi no so­lo la mo­ti­vó a es­tu­diar, sino que tam­bién la ayu­dó a des­cu­brir que que­ría de­di­car­se al te­ma de los an­cia­nos. “Allá me di cuen­ta de que los adul­tos ma­yo­res pa­sa­ban mu­cho tiem­po so­los. O, lo que es peor, sus hi­jos los man­da­ban a Flo­ri­da por el cli­ma. Y ahí es­ta­ban, me­cién­do­se cons­tan­te­men­te so­bre una si­lla, ins­ta­la­dos en sus te­rra­zas, sin con­ver­sar con na­die. Aban­do­na­dos. Eso me im­pac­tó pro­fun­da­men­te”, re­cuer­da la Di­rec­to­ra de Fun­da­ción Ama­noz.

Con el tiem­po, y yen­do en con­tra de lo que le re­co­men­da­ban sus pro­fe­so­res del Ins­ti­tu­to Car­los Ca­sa­nue­va, se fue es­pe­cia­li­zan­do en el te­ma de la ve­jez, que por en­ton­ces se­guía sien­do un te­ma del que muy po­cos se preo­cu­pa­ban. En 2000 cum­pli­ría uno de sus sue­ños al crear, con apo­yo de su ma­ri­do, la Fun­da­ción Ama­noz, cu­ya mi­sión es con­tri­buir a la ca­li­dad de vi­da emo­cio­nal y afec­ti­va de las per­so­nas de la ter­ce­ra edad.

En 2014, su ma­ri­do per­dió la vi­da a los 74 años en un trá­gi­co ac­ci­den­te en el la­go Vi­lla­rri­ca. Po­co des­pués Pa­tri­cia de­ci­dió hon­rar su me­mo­ria y re­nom­bró AMA­NOZ co­mo "Juan Car­los Kan­tor". Hoy la fun­da­ción cuen­ta con 150 vo­lun­ta­rios, quie­nes van a rea­li­zar ta­lle­res a di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes. Ade­más con­du­ce el pro­gra­ma “Fa­mi­lia en el si­glo XXI” en ra­dio Agri­cul­tu­ra, don­de po­ne so­bre la me­sa to­dos los te­mas que ata­ñen la ve­jez.

Pa­tri­cia sien­te que tra­ba­jar por el adul­to ma­yor es al­go vi­tal. De ahí que por su pro­pia cuen­ta reali­ce ter­tu­lias en su ca­sa y apro­ve­che la oca­sión pa­ra re­unir la ma­yor can­ti­dad de re­cur­sos: “To­do el di­ne­ro que re­cau­do lo dono a la fun­da­ción”, ex­pli­ca. Ja­más ha co­bra­do suel­do. Y es­tá se­gu­ra de que, gra­cias a las con­ver­sa­cio­nes fa­mi­lia­res, más de al­go ha in­cul­ca­do en sus 11 nie­tos. Es­pe­cial­men­te en uno de ellos, el in­ge­nie­ro co­mer­cial Fe­li­pe Sa­las Kan­tor, quien via­jó a vi­vir al­gu­nas tem­po­ra­das con co­mu­ni­da­des en Ne­pal y Nai­ro­bi. Ac­tual­men­te, Fe­li­pe tra­ba­ja en Fun­da­ción Ama­noz en el área ad­mi­nis­tra­ti­va.

Con­vir­tió en filantropía su in­quie­tud por el bie­nes­tar emo­cio­nal de los adul­tos ma­yo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.