MA­RÍA DE LA LUZ LA­RRAÍN

Con­vir­tió el re­ci­cla­je en un mo­de­lo de apo­yo y ca­pa­ci­ta­ción que res­ca­ta el ofi­cio de la ar­te­sa­nía chi­le­na.

Caras (Chile) - - ESPECIAL NAVIDAD -

La pe­rio­dis­ta Ma­ría de la Luz La­rraín pro­fe­sa una pro­fun­da

fe ca­tó­li­ca, pe­ro se hi­zo es­pe­cial­men­te de­vo­ta de la Vir­gen tras des­per­tar de un co­ma pro­fun­do en el que ca­yó al dar a luz a cua­tri­lli­zas. Sin­tió que si es­ta­ba de vuel­ta en es­ta vi­da, era pa­ra ha­cer al­go que va­lie­ra la pe­na y por eso des­de en­ton­ces se en­fo­có en ayu­dar a otros.

Cla­ro que no to­dos los pun­tos se co­nec­ta­ron tan fá­cil­men­te. Por eso la ges­ta­ción de la Fun­da­ción De­bue­na­fe pro­vino tam­bién de una su­ce­sión de he­chos más bien for­tui­tos, que ella su­po co­nec­tar muy bien. El pri­me­ro es­tu­vo re­la­cio­na­do con el vo­lun­ta­ria­do que co­men­zó a prac­ti­car co­mo re­cau­da­do­ra de fon­dos pa­ra una fun­da­ción. En ese mo­men­to re­cor­dó a un ami­go em­pre­sa­rio que co­no­cía des­de la uni­ver­si­dad y que, des­pués de ex­po­ner­le el pro­yec­to, se mos­tró dis­pues­to a ayu­dar. En­tu­sias­ma­da, lo lla­mó du­ran­te va­rias se­ma­nas, pe­ro él nun­ca más le con­tes­tó el te­lé­fono. La lec­ción que le de­jó el epi­so­dio fue que en Chi­le era muy di­fí­cil de­pen­der de do­na­cio­nes eco­nó­mi­cas y que, por lo ge­ne­ral, nues­tra idio­sin­cra­sia no era ni fron­tal ni es­ta­ba en­tre­na­da pa­ra de­cir que no. El se­gun­do he­cho que la em­pu­jó a crear su pro­pia fun­da­ción fue el no ro­tun­do que re­ci­bió al pe­dir un prés­ta­mo en el ban­co del que ha­bía si­do clien­ta por 30 años. Fue ahí cuan­do pen­só en to­da la gen­te que no po­día ac­ce­der a un cré­di­to, tal co­mo le es­ta­ba pa­san­do a ella.

Esos hi­tos fue­ron de­ci­si­vos pa­ra crear, en 1999, De­bue­na­fe. Su idea se for­ta­le­ció du­ran­te un via­je al sur con va­rias ami­gas, don­de vio có­mo las mu­je­res de esas la­ti­tu­des vi­vían su­mi­das en una com­ple­ta po­bre­za. “Los chi­le­nos so­mos acu­mu­la­do­res, te­ne­mos mu­chas co­sas que no ocu­pa­mos, en­ton­ces fui a la ca­sa de mis ami­gas y les pe­dí to­do lo que ya no usa­ran. Y re­co­lec­té mu­cha ro­pa. La subimos a una ca­mio­ne­ta y la ven­di­mos en una so­la ma­ña­na en una fe­ria li­bre de la co­mu­na de La Gran­ja”, cuen­ta Ma­ría de la Luz La­rraín, "la Uca", co­mo la lla­man ca­ri­ño­sa­men­te. Si­guien­do los pa­sos del in­dio Muham­mad Yu­nus (pre­mio No­bel de la Paz y pri­mer ban­que­ro de los po­bres), con el di­ne­ro que ga­nó en la fe­ria li­bre co­men­zó a en­tre­gar mi­cro­cré­di­tos. Po­co des­pués ins­ta­la­ba la pri­me­ra tien­da de De­bue­na­fe, en un lo­cal pres­ta­do que se vol­vió muy con­cu­rri­do por co­no­ci­dos per­so­na­jes de la vi­da so­cial, en­tre ellas la pro­pia Ju­li­ta As­ta­bu­rua­ga, quien no so­lo se ves­tía con ro­pa que com­pra­ba ahí a muy ba­jo pre­cio pa­ra asis­tir a cons­pi­cuos even­tos, sino que tam­bién se con­vir­tió en vo­lun­ta­ria pa­ra ha­cer tur­nos en la ca­ja.

En sus ca­si 20 años de exis­ten­cia, De­bue­na­fe ha ido per­fec­cio­na­do su mo­de­lo, con­fi­gu­ran­do un círcu­lo vir­tuo­so que aú­na el re­ci­cla­je de ro­pa, mue­bles y li­bros do­na­dos, con el em­pren­di­mien­to so­cial a tra­vés de la tien­da Cor­di­lle­ra­na. Ahí es don­de se ven­den los ob­je­tos de ar­te­sa­nía de pri­mer ni­vel que la Fun­da­ción De­bue­na­fe le com­pra a las mu­je­res que apo­ya en to­do Chi­le, siem­pre ba­jo el con­cep­to de Co­mer­cio Jus­to o Fair Tra­de. Ade­más, des­de 2000 las ase­so­ra en la crea­ción de pro­duc­tos ar­te­sa­na­les de gran ca­li­dad. Ellas tra­ba­jan jun­to a un gru­po de di­se­ña­do­ras y par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en ca­pa­ci­ta­cio­nes pa­ra ela­bo­rar pie­zas fi­nas de mi­nu­cio­sas ter­mi­na­cio­nes, siem­pre in­no­van­do y, al mis­mo tiem­po, con­ser­van­do y trans­mi­tien­do la esen­cia de nues­tra cul­tu­ra na­cio­nal. “Hoy te­ne­mos dos tien­das Cor­di­lle­ra­na en San­tia­go, don­de ven­de­mos to­do ti­po de ar­te­sa­nías ela­bo­ra­das por ellas. Es­to nos ha per­mi­ti­do res­ca­tar ofi­cios en las di­ver­sas re­gio­nes de nues­tro país. In­clu­so, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, al ver que es un tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­do, se es­tán in­tere­san­do ca­da vez más en apren­der­los, lo que con­tri­bu­ye a pre­ser­var nues­tro pa­tri­mo­nio pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes”, ex­pli­ca Ma­ría de la Luz La­rraín.

A fi­nes de oc­tu­bre, Cor­di­lle­ra­na abrió las puer­tas de su lo­cal en Alon­so de Cór­do­va 2843, don­de pró­xi­ma­men­te la fun­da­ción de la Uca pre­sen­ta­rá una alian­za co­la­bo­ra­ti­va con co­lec­cio­nes de ar­te­sa­nía de otros paí­ses y con­ti­nen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.