FIES­TAS INOL­VI­DA­BLES

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Fe­li­pe Vi­lla­grán

Lle­nas de más­ca­ras, su­rrea­lis­mo y rock&roll han si­do las ce­le­bra­cio­nes más im­por­tan­tes de la his­to­ria. Aquí te mos­tra­mos las más me­mo­ra­bles.

Son el pla­to fuer­te de fin de año, pe­ro en oca­sio­nes el co­ti­llón y la mú­si­ca se ven opa­ca­dos por el in­ge­nio de sus an­fi­trio­nes. Más­ca­ras, su­rrea­lis­mo y rock&roll ba­jo la bo­la dis­co. Aquí las ce­le­bra­cio­nes que mar­ca­ron un hi­to en la his­to­ria y tam­bién atrac­ti­vas op­cio­nes pa­ra co­men­zar el 2019.

Or­ga­ni­zar una fies­ta que mar­ca­ra a la so­cie­dad de su épo­ca, era el sue­ño de ni­ño

de Tru­man Ca­po­te. Y lo cum­plió am­plia­men­te. Era 1966 y el es­cri­tor ha­bía al­can­za­do el es­ta­tus de ce­le­bri­dad tras el éxi­to de sus li­bros A san­gre fría y Desa­yuno en Tif­fany’s, por lo que en no­viem­bre de ese año de­ci­dió que ya ha­bía lle­ga­do el mo­men­to in­di­ca­do pa­ra cum­plir su an­he­lo.

Más de qui­nien­tos in­vi­ta­dos lle­ga­ron has­ta la ex­clu­si­va ve­la­da en el ho­tel Pla­za de Nue­va York, don­de el pe­rio­dis­ta in­vir­tió 16 mil dó­la­res, unos 120 mil dó­la­res ac­tua­les. El pun­to de reunión fue el sa­lón de bai­le, allí los es­pe­ra­ba una or­ques­ta y 450 bo­te­llas de la cham­pa­ña fran­ce­sa Tait­tin­ger.

Pe­ro, co­mo buen or­ga­ni­za­dor, Ca­po­te sa­bía que ne­ce­si­ta­ba una ex­cu­sa pa­ra fes­te­jar y sen­tía que el fo­co no de­bía es­tar so­bre él, o al me­nos no ser tan evi­den­te. In­de­ci­so has­ta el fi­nal, pre­fi­rió que el mo­ti­vo fue­se ho­me­na­jear a una mu­jer: Kat­ha­ri­ne Graham que ha­bía to­ma­do el li­de­raz­go de The Was­hing­ton Post tras en­viu­dar. Des­cri­ta por sus cer­ca­nos co­mo una per­so­na rea­cia a la fa­ma, Tru­man se acer­có a ella y la con­ven­ció de que era el mo­men­to de dar­se a co­no­cer en pú­bli­co, lan­zan­do la fies­ta en su nom­bre. “Así ga­ran­ti­zó la cu­rio­si­dad de la pren­sa”, des­cri­bió la re­vis­ta Va­nity Fair.

El dress co­de era pre­ci­so: blan­co y ne­gro. En una en­tre­vis­ta ad­mi­tió que se ins­pi­ró en la pe­lí­cu­la Mi be­lla da­ma. La reunión que­dó apo­da­da co­mo Black and Whi­te Ball. In­ge­nio­so co­mo su plu­ma, qui­so dar­le un to­que di­fe­ren­te y agre­gó más­ca­ras. Ca­da in­vi­ta­do de­bía cu­brir su ros­tro has­ta la me­dia­no­che. Así, ju­gan­do con los an­ti­fa­ces, lle­ga­ron per­so­na­jes co­mo Andy War­hol, Ma­rian­ne Moo­re, Frank Si­na­tra y Lu­cia­na Pig­na­te­lli.

Si se tra­ta de una lis­ta de in­vi­ta­dos lle­na de ce­le­bri­da­des, la fies­ta de Año Nue­vo del mí­ti­co Stu­dio 54 era el lu­gar por ex­ce­len­cia. El re­gis­tro es ex­ten­so: un jo­ven Mi­chael Jack­son, Mick Jag­ger, Gra­ce Jo­nes, Calvin Klein, Al Pa­cino, Cher, Bru­ce Jen­ner, Da­vid Bo­wie, Do­nald Trump, Ro­bin Wi­lliams o Karl La­ger­feld, por so­lo nom­brar a los más des­ta­ca­dos.

Era tan fer­vien­te el de­seo de en­trar a la dis­co que —cir­cu­la­ban ru­mo­res— per­so­na­jes co­mo Frank Si­na­tra que­da­ron al­gu­na vez fue­ra por lo lleno que es­ta­ba el re­cin­to.

Crea­do en 1977, al más pu­ro es­ti­lo de Fie­bre de sá­ba­do por la no­che, po­seía de fon­do la fi­gu­ra de una lu­na in­ha­lan­do co­caí­na, un sím­bo­lo que ha­bla mu­cho so­bre el es­pí­ri­tu del lu­gar. Se cuen­ta que los fa­vo­ri­tos eran los fa­mo­sos con mal com­por­ta­mien­to, a ellos se les da­ba tra­gos gra­tis de cor­te­sía. La com­pli­ci­dad era cla­ve du­ran­te

LA FIES­TA SU­RREA­LIS­TA DE LA BARONESA MA­RIE-HÉLÈNE DE ROTHSCHILD (1972) EXI­GÍA LLE­VAR AL­GO EN LA CA­BE­ZA. AUDREY HEP­BURN ELI­GIÓ UNA JAULA DE PÁ­JA­ROS. aque­llas no­ches, lo que pa­sa­ba ba­jo ese te­cho que­da­ba ahí.

En sus nue­ve años de exis­ten­cia, so­lo se ce­le­bra­ron dos fies­tas de fin año, uno de los due­ños re­cuer­da la de 1979, cuan­do con­si­guie­ron cer­ca de cua­tro to­ne­la­das de es­car­cha. “Era co­mo es­tar so­bre pol­vo de es­tre­llas, du­ran­te me­ses la gen­te es­tu­vo bus­can­do su ro­pa per­di­da”.

Le­jos de lo imaginado, el cie­rre del club lle­gó por la evasión de im­pues­tos, no por las lo­cu­ras noc­tur­nas del em­ble­má­ti­co rin­cón de Man­hat­tan.

Aun­que, si de ex­cen­tri­ci­da­des se tra­ta, la má­xi­ma re­pre­sen­tan­te es la fies­ta su­rrea­lis­ta de 1972. Or­ga­ni­za­da por la baronesa Ma­rie-Hélène de Rothschild (que gra­cias a es­ta se ga­nó el tí­tu­lo de la ma­yor an­fi­trio­na de to­dos los tiem­pos) y el ba­rón Ale­xis de Re­dé. Ilu­mi­na­ron de ro­jo el cas­ti­llo de Fe­rriè­res pa­ra una jor­na­da dig­na de Ali­cia en el país de las

ma­ra­vi­llas. La men­te de­trás de la te­má­ti­ca fue Sal­va­dor Da­lí, quien era uno de los co­men­sa­les, por su­pues­to.

Ya des­de las in­vi­ta­cio­nes se anun­cia­ba lo inusual de la fies­ta: ve­nía en una tar­je­ta es­cri­ta al re­vés por lo que se de­bía leer con un es­pe­jo y exi­gía pre­sen­tar­se con “cor­ba­ta ne­gra, ves­ti­do lar­go y una ca­be­za su­rrea­lis­ta”. Es­to úl­ti­mo se re­fe­ría a que ca­da uno de­bía im­pro­vi­sar y lle­var so­bre sus hom­bros una pie­za inusual, sa­ca­da del sue­ño más lo­co y os­ten­to­so imaginado. Así fue que la an­fi­trio­na vis­tió la ca­be­za de un al­ce ador­na­da con dia­man­tes y Audrey Hep­burn lle­gó con una jaula de pá­ja­ros en la ca­be­za. La de­co­ra­ción es­ta­ba re­ple­ta de sím­bo­los (mu­chos se atri­bu­llen a los illu­mi­na­ti). Los cen­tros de me­sa te­nían mu­ñe­cas des­tro­za­das, los pla­tos cu­bier­tos en pie­les y tor­tu­gas di­se­ca­das.

¿DÓN­DE SE FES­TE­JA HOY?

Al es­ti­lo del men­cio­na­do Stu­dio 54, uno de sus an­ti­guos due­ños, Ian Schra­ger, ideó una suer­te de he­re­de­ro es­pi­ri­tual de la le­yen­da. Ba­se­ment Mia­mi abrió du­ran­te 2014 y su as­cen­so en la cos­ta oes­te ha si­do abrup­to.

Acor­de a los nue­vos tiem­pos, la no­ve­dad ya no es la co­caí­na ni la bo­la dis­co, quie­nes quie­ran pa­sar la no­che en el cen­tro pue­den ha­cer­lo ju­gan­do bow­ling, pa­ti­nan­do en

EN DU­BÁI LA FIES­TA MÁS CHIC DE AÑO NUE­VO SE CE­LE­BRA EN EL HO­TEL ATLAN­TIS. EN MIA­MI BEACH EL CLUB BA­SE­MENT (HE­RE­DE­RO DE STU­DIO 54), ES ELMÁS PO­PU­LAR PA­RA UNA NO­CHE DE LO­CU­RA, AUN­QUE NO LLE­GA AL DE­SEN­FRENO DEL ORI­GI­NAL.

hie­lo o en el es­ce­na­rio dis­fru­tan­do uno de los va­ria­dos re­ci­ta­les per­ma­nen­tes.

Ce­le­bri­da­des lo­ca­les son clien­tes ha­bi­tua­les de sus sa­lo­nes, ade­más, du­ran­te la fies­ta de fin de año pa­sa­do con­ta­ron con el dj en­car­ga­do de ani­mar la fies­ta pri­va­da de

Va­nity Fair de los Os­car. Pa­ra ese en­ton­ces, la en­tra­da te­nía el pre­cio de 250 dó­la­res y la me­sa VIP unos 2.500 dó­la­res.

Si la idea es en­fren­tar el 2019 en me­dio del lu­jo, Du­bái es el lu­gar. Allí, ca­da di­ciem­bre el ho­tel Atlan­tis cie­rra el año con una ga­la en la pla­ya de la is­la Palm Ju­mei­rah, con una im­pre­sio­nan­te vis­ta al Gol­fo Pér­si­co.

La ex­clu­si­vi­dad tie­ne un pre­cio: el tic­ket más ba­ra­to pa­ra un adul­to cues­ta tres mil dó­la­res, pe­ro eso ga­ran­ti­za ser tes­ti­go de la fies­ta de fue­gos ar­ti­fi­cia­les pri­va­da más gran­de del mun­do. Son cer­ca de tres mi­llo­nes de dó­la­res los que in­vier­te el ho­tel en el es­pec­tácu­lo lu­mi­no­so pa­ra ga­ran­ti­zar un fin de año inol­vi­da­ble en el Orien­te Me­dio. Así, oja­lá acer­car­se por unas ho­ras a las an­sias que sen­tía Woody Allen an­tes de en­trar en el Stu­dio 54 o a la inol­vi­da­ble no­che de Mia Farrow en el ho­tel Pla­za.

En Stu­dio 54 (1986) Andy War­hol, Calvin Klein y Broo­ke Shields.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.