SINÉAD O'CON­NOR cam­bio de há­bi­to

Vein­ti­séis años des­pués de rom­per con la Igle­sia Ca­tó­li­ca, lo que sig­ni­fi­có el fin de su ca­rre­ra, la tur­bu­len­ta (y pro­fé­ti­ca) exes­tre­lla pop aca­ba de abra­zar la fe is­lá­mi­ca y no es­con­de su des­pre­cio por la cul­tu­ra oc­ci­den­tal.

Caras (Chile) - - ECOS - Por Her­nán Díaz

El anun­cio lo hi­zo en Twit­ter, su pla­ta­for­ma web fa­vo­ri­ta, don­de a fi­nes de oc­tu­bre se de­cla­ró in­men­sa­men­te fe­liz de ha­ber re­ci­bi­do su pri­mer hi­yab, el ve­lo que de­be cu­brir la ca­be­za y par­te del pe­cho de las mu­sul­ma­nas en pre­sen­cia de hom­bres adul­tos que no per­te­nez­can a su fa­mi­lia in­me­dia­ta.

Su nue­vo nom­bre es Shuha­da’ Da­vitt, en el que con­ser­vó el ape­lli­do que se dio en 2017, cuan­do cam­bió su nom­bre ori­gi­nal por el de Magda Da­vitt pa­ra “li­be­rar­se del es­cla­vis­mo de los nom­bres pa­triar­ca­les” y de las “mal­di­cio­nes pa­ren­ta­les”.

Su re­cien­te con­ver­sión al is­lam pa­re­ce más que un sim­ple ca­pri­cho pu­bli­ci­ta­rio, sino más bien el re­sul­ta­do de un lar­go y tur­bu­len­to di­vor­cio de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. La can­tan­te ir­lan­de­sa se de­silu­sio­nó del ca­to­li­cis­mo a co­mien­zos de los ’90, ca­si una dé­ca­da an­tes de que los es­cán­da­los de abu­so se­xual en la Igle­sia Ca­tó­li­ca se hi­cie­ran pú­bli­cos en el mun­do.

De esos años, la ge­ne­ra­ción que la vio en la cús­pi­de del pop mun­dial con su an­ge­li­cal ver­sión de Nothing com­pa­res to you (es­cri­ta ori­gi­nal­men­te por Prin­ce) no ol­vi­da la ima­gen de la can­tan­te rom­pien­do en dos una fo­to del en­ton­ces Pa­pa Juan Pa­blo II, fren­te a las cá­ma­ras del pro­gra­ma Sa­tur­day Night Li­ve.

Des­de en­ton­ces, aun­que el tiem­po le fue dan­do la ra­zón, su ca­rre­ra nun­ca vol­vió a ser la mis­ma.

En los úl­ti­mos años, ade­más de su rup­tu­ra con la fe cris­tia­na, la ar­tis­ta an­tes co­no­ci­da co­mo Sinéad O’Con­nor (51) ha do­cu­men­ta­do pro­fu­sa­men­te en re­des so­cia­les sus pro­ble­mas de sa­lud men­tal. En un vi­deo que subió a Fa­ce­book en agos­to del año pa­sa­do, in­clu­so lle­gó a des­li­zar pen­sa­mien­tos sui­ci­das: “Soy una en­tre mi­llo­nes... las per­so­nas que pa­de­cen una en­fer­me­dad men­tal son las más vul­ne­ra­bles del pla­ne­ta, no so­mos ca­pa­ces de ha­cer­nos car­go de no­so­tros mis­mos...”, afir­mó en di­cho re­gis­tro. “To­da mi vi­da gi­ra en torno a no mo­rir, y eso no es vi­vir”, es­cri­bió en esa oca­sión.

Sin em­bar­go, más allá de su pro­ce­so teo­ló­gi­co per­so­nal, el anun­cio de su con­ver­sión coin­ci­de tam­bién con la apa­ri­ción de su pri­me­ra can­ción en años, Mi­les­to­nes, an­ti­ci­po de un ál­bum que es­tá pre­pa­ran­do pa­ra el pró­xi­mo año y que po­dría mar­car si no su re­con­ci­lia­ción con el ca­to­li­cis­mo, al me­nos sí con el pú­bli­co oc­ci­den­tal. Par­ti­cu­lar­men­te aho­ra que su ti­me­li­ne de twit­ter re­ci­be men­sa­jes del ti­po: “Vuel­ve. Te­ne­mos ja­món, al­cohol y so­lo hay que re­zar una vez a la se­ma­na...”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.