LOS LÍ­MI­TES DE Mu­ra­ka­mi

So­bre el ar­te co­mo un tra­ba­jo, la cri­sis de la me­dia­na edad y la ra­re­za que im­pli­ca vi­vir. La muer­te del co­men­da­dor es la nue­va no­ve­la de Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi (Tus­quets), uno de los ma­yo­res re­pre­sen­tan­tes de la li­te­ra­tu­ra ja­po­ne­sa con­tem­po­rá­nea.

Caras (Chile) - - LETRAS Y PALABRAS - Por Ro­mi­na Re­yes Aya­la

Bi­za­rra y sin horizonte. Así pue­de re­su­mir­se la li­te­ra­tu­ra de Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi. Des­de To­kio blues,

Nor­we­gian wood, no­ve­la que re­tra­ta la be­lle­za de la me­lan­co­lía en la ju­ven­tud ja­po­ne­sa de los ‘60 con la que al­can­zó no­to­rie­dad in­ter­na­cio­nal, has­ta la más re­cien­te

Muer­te del co­men­da­dor, no­ve­la que pu­bli­ca a los 69 años por el se­llo Tus­quets, que anun­cia des­de ya una se­gun­da par­te a ser pu­bli­ca­da a co­mien­zos del pró­xi­mo año.

El pro­ta­go­nis­ta es un re­tra­tis­ta de 36 años que atra­vie­sa un di­vor­cio y co­mien­za un via­je que lo lle­va­rá a ha­bi­tar en la ca­sa de un co­no­ci­do ar­tis­ta ja­po­nés, To­mohi­ko Ama­da, por una tem­po­ra­da. Allí en­con­tra­rá un ar­te des­ca­ta­lo­ga­do de Ama­da, el re­tra­to de una es­ce­na vio­len­ta que fi­gu­ra la muer­te de un co­men­da­dor. A par­tir de en­ton­ces el mun­do de lo real se des­di­bu­ja: in­gre­sa a la fic­ción un ba­rón adic­to a la tec­no­lo­gía que so­li­ci­ta re­tra­tar­se a cam­bio de una su­ma ab­sur­da de di­ne­ro. El so­ni­do de una cam­pa­na lle­va a des­cu­brir un san­tua­rio de ro­cas en for­ma pi­ra­midal que ha­ce que am­bos per­so­na­jes, ar­tis­ta y re­tra­to, ini­cien una ex­ca­va­ción que lle­va­rá a re­su­ci­tar la fi­gu­ra del co­men­da­dor alo­ja­da en la pin­tu­ra. Y, jun­to a eso, la ob­se­sión por una ni­ña de tre­ce años que vi­ve en una mon­ta­ña ale­da­ña del pai­sa­je ru­ral ja­po­nés.

La muer­te del co­men­da­dor, en su par­ti­cu­la­ri­dad, bus­ca dar con un re­tra­to acer­ca de la ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca. Mu­ra­ka­mi en­tre­ga una fic­ción so­bre la cri­sis de la me­dia­na edad de un al­ma ar­tis­ta que ha ce­di­do su es­pí­ri­tu crea­ti­vo al ca­pi­tal de los otros. Acos­tum­bra­do a pin­tar re­tra­tos, es de­cir, cap­tu­rar la esen­cia de otros, aho­ra re­to­ma su tra­ba­jo y bus­ca qué ha que­da­do de sí mis­mo. Es, de al­gu­na for­ma, la bús­que­da del ori­gen que no tie­ne que ver con la bio­gra­fía sino con las in­fluen­cias; pa­ra el per­so­na­je de Mu­ra­ka­mi es­to es el ar­te ja­po­nés, Mo­zart, el pai­sa­je ru­ral.

Mu­ra­ka­mi tra­ta de cap­tar la esen­cia de la crea­ción que, en su ca­so, re­sul­ta de la ma­gia y la ca­pa­ci­dad de lle­var lo real has­ta sus lí­mi­tes. Na­da nue­vo en un au­tor co­mo él, que es­tá pró­xi­mo a cum­plir 40 años en la in­dus­tria del li­bro. Es cier­to que pue­de no ser su me­jor tra­ba­jo, pe­se a en­ca­be­zar la lis­ta de au­to­res re­pre­sen­tan­tes de la li­te­ra­tu­ra ja­po­ne­sa con­tem­po­rá­nea, pe­ro es­to no es por fal­ta de his­to­ria sino por­que sus ar­ti­fi­cios ya se han vuel­to una mar­ca que, en él, no im­pre­sio­na más allá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.