JUN­TAS POR EL FU­TU­RO DE MA­DRES ADO­LES­CEN­TES

Caras (Chile) - - MUJERES INFLUYENTES - BÁR­BA­RA ETCHEVERRY Fun­da­do­ra de So­yMás

Una jo­ven de 15 años se em­ba­ra­za de for­ma pla­ni­fi­ca­da pa­ra sa­lir de la ca­sa de sus abue­los. Su abue­lo es al­cohó­li­co, su abue­la due­ña de ca­sa, acos­tum­bra­da a re­ci­bir ma­los tra­tos de su ma­ri­do. Su ma­dre siem­pre ha vi­vi­do jun­to a ellos. Es­ta jo­ven, que lla­ma­re- mos Ele­na, sue­ña con te­ner su pro­pio ho­gar. En mar­zo na­ció su hi­ja, de­ser­tó del co­le­gio y des­pués de un tiem­po se fue a vi­vir con su pa­re­ja: un hombre vio­len­to y de quien de­pen­de eco­nó­mi­ca­men­te.

Es­ta si­tua­ción se re­pi­te en nues­tra so­cie­dad y es alar­man­te: “El ries­go de ser víc- ti­ma de vio­len­cia do­més­ti­ca y obs­té­tri­ca au­men­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te” (Mon­te­rro­sa 2017) y el 67% de las ado­les­cen­tes que in­gre­san a la Fun­da­ción So­yMás son víc­ti­mas de vio­len­cia. La la­bor de es­ta or­ga­ni­za­ción, sin fi­nes de lu­cro, es­tá en­fo­ca­da en me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de jó­ve­nes em­ba­ra­za­das y/o ma­dres ado­les­cen­tes. La fun­da­ción brin­da apo­yo si­co­so­cial, edu­ca­ti­vo y de sa­lud orien­ta­do a la for­ma­ción en un ofi­cio y su pos­te­rior empleabilidad.

Lo cier­to es que la ma­yo­ría de es­tas ado­les­cen­tes no cuen­ta con re­des de apo­yo, ca­re­cen de adul­tos pro­tec­to­res. La fal­ta de opor­tu­ni­da­des y des­con­fian­za en el sis­te­ma las lle­va a una ma­yor de­s­es­pe­ran­za en el fu­tu­ro, y por con­se­cuen­cia, a ca­re­cer de un pro­yec­to de vi­da. Mu­chas Ele­nas pla­ni­fi­can su em­ba­ra­zo y es­ta reali­dad es­tá com­ple­ta­men­te in­vi­si­bi­li­za­da.

Nues­tro tra­ba­jo nos evi­den­cia que con el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te se ge­ne­ra en­ton­ces una bre­cha aún más gran­de de opor­tu­ni­da­des pa­ra las mu­je­res; au­men­ta la de­ser­ción es­co­lar, se di­fi­cul­ta la in­ser­ción la­bo­ral y se fa­vo­re­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la re­pro­duc­ción del círcu­lo de la po­bre­za.

Por con­se­cuen­cia, tan­to Es­ta­do co­mo so­cie­dad te­ne­mos una gran res­pon­sa­bi­li­dad en es­ta ma­te­ria. El Es­ta­do es fun­da­men­tal, en cuan­to de­be ejercer un rol ga­ran­te y pro­tec­tor de de­re­cho de es­tas jó­ve­nes ma­dres, y por otra par­te, aque­llos ciu­da­da­nos in­flu­yen­tes de­ben co­men­zar a ha­cer vi­si­ble es­ta reali­dad y tra­ba­jar por ello. Las ma­dres ado­les­cen­tes no cuen­tan con re­des de apo­yo efec­ti­vas, si Ele­na qui­sie­ra una ca­sa de aco­gi­da pa­ra me­no­res de 18 años, que la aco­ja y acom­pa­ñe jun­to a su hi­jo, no po­dría ac­ce­der, pues­to que no exis­ten; la úni­ca vi­gen­te en la ac­tua­li­dad se lla­ma Ho­gar Re­fu­gio de la Di­vi­na Mi­se­ri­cor­dia, ubi­ca­da en Es­ta­ción Cen­tral, y se­rá ce­rra­da a fi­nes de es­te año.

Sur­gen du­das: ¿Qué res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en las ma­dres ado­les­cen­tes y en no­so­tros co­mo so­cie­dad en su de­ci­sión de ser ma­dres? ¿Se pro­te­ge a es­tas ma­dres ado­les­cen­tes? Y fi­nal­men­te, ¿es­tá sien­do el Es­ta­do un en­te ga­ran­te de opor­tu­ni­da­des pa­ra el desa­rro­llo in­te­gral, edu­ca­ti­vo y la­bo­ral de ellas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.