La per­la del Ca­ri­be

Caras (Chile) - - UN DESTINO -

Si te gus­ta el sol, la are­na blan­ca y el mar cris­ta­lino, Aru­ba es el des­tino ideal pa­ra ir en pa­re­ja o fa­mi­lia. Ca­da día es el lu­gar fa­vo­ri­to de los chi­le­nos, y eso no es una sim­ple ca­sua­li­dad. Por Fran­cis­ca Vi­ves Agra­de­ci­mien­tos Co­pa Air­li­nes, Aru­ba Ma­rriott Re­sort & Ste­lla­ris Ca­sino y Aru­ba Tou­rism Aut­ho­rity

Aru­ba es el des­tino per­fec­to pa­ra to­do el año. Es­ta pa­ra­di­sía­ca is­la del Ca­ri­be de aguas cris­ta­li­nas y are­nas blan­cas fue co­no­ci­da en el pa­sa­do co­mo “La Is­la de los gi­gan­tes”, en re­fe­ren­cia a los na­ti­vos que ha­bi­ta­ban allí, si­glos más tar­de pa­só a lla­mar­se “La Is­la de la Fe­li­ci­dad”, por­que los es­tu­dios dan cuen­ta de que es uno de los si­tios más fe­li­ces del pla­ne­ta. Cla­ra­men­te son mu­chos los atri­bu­tos pa­ra vi­si­tar es­te lu­gar que ca­da día se trans­for­ma en uno de los des­ti­nos pre­di­lec­tos de los chi­le­nos. Ade­más, Aru­ba cuen­ta con una de las tres me­jo­res pla­yas del mun­do, co­no­ci­da co­mo Ea­gle Beach, don­de las aguas co­lor tur­que­sa enamo­ran a cual­quie­ra. En el cie­lo no hay nin­gu­na nu­be, pues al mal tiem­po, hu­ra­ca­nes in­clui­dos, ni se les ocu­rre pa­sar por ahí, gra­cias a su es­tra­té­gi­ca ubi­ca­ción. Tam­po­co tie­ne es­ta­cio­nes llu­vio­sas y la tem­pe­ra­tu­ra me­dia anual es de 27º.

To­do co­mien­za con una cá­li­da bien­ve­ni­da en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal Rei­na Bea­trix de Aru­ba, con mú­si­ca lo­cal, lleno de co­lo­res y to­do al son de un cor­dial sa­lu­do de re­ci­bi­mien­to que es ¡Bon­bi­ni!, que sig­ni­fi­ca dul­ce bien­ve­ni­da en pa­pia­men­to, len­gua lo­cal de los na­ti­vos. Lo ideal es ir­se en Co­pa Air­li­nes que po­see cin­co vue­los dia­rios des­de San­tia­go a Pa­na­má, y des­de ahí to­mar uno de los dos vue­los di­rec­tos dia­rios que es­ta lí­nea aé­rea tie­ne has­ta la is­la. Ca­mino ha­cia las pla­yas —es­pe­cí­fi­ca­men­te en las tan fa­mo­sas ca­lles de Oran­jes­tad, su ca­pi­tal — se per­ci­be ese to­que ho­lan­dés, pro­pio de una co­lo­nia de los Paí­ses Ba­jos, co­mo Aru­ba.

La is­la es un lu­gar muy se­gu­ro, lo que la ha­ce un des­tino ideal pa­ra va­ca­cio­nes en fa­mi­lia, so­bre to­do por­que no hay pro­ble­mas ni de trán­si­to ni de aglo­me­ra­cio­nes de gen­te, lo que es im­pa­ga­ble cuan­do se es­tá des­can­san­do. Por eso mu­chos di­cen que son va­ca­cio­nes pa­ra el cuer­po y el al­ma. La pa­ra­da obli­ga­da pa­ra quie­nes vi­si­tan por pri­me­ra vez el país es la pla­ya de Palm Beach, que es la prin­ci­pal de la is­la y don­de se con­cen­tra el ma­yor nú­me­ro de ca­de­nas ho­te­le­ras, mue­lles pa­ra ac­ti­vi­da­des náu­ti­cas, cen­tros co­mer­cia­les y to­do lo que es la movida noc­tur­na. Des­pués es bueno vi­si­tar Ea­gle Beach, ubi­ca­da en el la­do oes­te, que ade­más es­tá ador­na­da por los Di­vi Di­vi, el ár­bol na­ti­vo más fa­mo­so de es­ta is­la. Tam­bién des­ta­ca Aras­hi, una pla­ya apar­ta­da con aguas pro­fun­das y Baby Beach, que es ideal pa­ra fa­mi­lias con ni­ños, por­que se pue­de ca­mi­nar mar aden­tro don­de el agua cu­bre a quien en­tra a ella so­lo has­ta la cin­tu­ra. Por eso, Aru­ba se ha vuel­to uno de los des­ti­nos pre­di­lec­tos pa­ra nues­tros ha­bi­tan­tes. “Tie­ne va­rios atri­bu­tos que en­can­tan a los chi­le­nos, co­mo pla­yas ma­ra­vi­llo­sas. El 80% de las per­so­nas que via­jan al Ca­ri­be es en bus­ca de la com­bi­na­ción de pla­ya y sol, pe­ro acá te­ne­mos lo que lla­ma­mos el Ca­ri­be di­fe­ren­te y la po­si­bi­li­dad de re­co­rrer una is­la que so­la­men­te tie­ne 180 ki­ló­me­tros”, ex­pli­ca a Re­vis­ta CA­RAS Al­va­ro Ca­ba­lle­ro, Di­rec­tor y Re­pre­sen­tan­te de la Au­to­ri­dad de Tu­ris­mo de Aru­ba pa­ra Chi­le y Pe­rú.

La is­la de­rro­cha fe­li­ci­dad por to­dos la­dos. Y es que tras una in­ves­ti­ga­ción de cin­co años, rea­li­za­da por la Au­to­ri­dad de Tu­ris­mo de Aru­ba y la Ro­sen Co­lle­ge de Ad­mi­nis­tra­ción Ho­te­le­ra de

la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da Cen­tral, se lle­gó a la con­clu­sión de que el 78% de la po­bla­ción de Aru­ba es fe­liz, mien­tras que el 76% tam­bién ex­pre­sa su sa­tis­fac­ción con su vi­da a lar­go pla­zo. Por eso se res­pi­ra ale­gría en to­da la is­la.

DE­POR­TES, GAS­TRO­NO­MÍA & SPA

En Aru­ba tam­bién se pue­den prac­ti­car una gran va­rie­dad de de­por­tes co­mo bu­ceo, ki­te­sur­fing, wind­surf, ci­clis­mo, sen­de­ris­mo o pa­seo a ca­ba­llo re­co­rrien­do más de 20 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de flo­ra y fau­na sil­ves­tre. Y la gas­tro­no­mía aru­bia­na, que es un plus en es­te lu­gar, pue­des en­con­trar­la en un sin­nú­me­ro de res­to­ra­nes lo­ca­les que ofre­cen sus tí­pi­cos pla­tos. Ade­más las pa­re­jas o a quie­nes van a dis­fru­tar su lu­na de miel, pue­den en­con­trar tra­ta­mien­tos de spa pa­ra com­ba­tir el es­trés tan so­lo ca­mi­nan­do por el cen­tro de Oran­jes­tad. Y, allí mis­mo, apro­ve­char de ex­plo­rar las tien­das de al­ta ga­ma y las ga­le­rías de ar­te lo­cal, que no de­jan in­di­fe­ren­te a los tu­ris­tas.

Vol­vien­do al te­ma de la lu­na de miel, uno de los des­ti­nos fa­vo­ri­tos pa­ra re­cién ca­sa­dos es Aru­ba. De he­cho, la re­vis­ta Bri­des Ma­ga­zi­ne la nom­bró co­mo uno de los me­jo­res des­ti­nos pa­ra lu­nas de miel en el mun­do. “A los chi­le­nos les en­can­ta pa­sar su lu­na de miel en Aru­ba. Tan­to por lo pa­ra­di­sía­co del lu­gar, co­mo por lo re­la­jan­te que es, so­bre to­do des­pués de un ma­tri­mo­nio”, ex­pli­ca el Di­rec­tor y Re­pre­sen­tan­te de la Au­to­ri­dad de Tu­ris­mo de Aru­ba pa­ra Chi­le y Pe­rú.

Tam­bién se pue­den com­bi­nar pla­ya con pa­no­ra­mas cul­tu­ra­les o ex­cur­sio­nes. Una de las más fa­mo­sas son las for­ma­cio­nes ro­co­sas de Ayo, que tie­nen unos ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos úni­cos. Se tra­ta de una se­rie de ro­cas mo­no­lí­ti­cas cer­ca del pue­blo de Ayo. El pue­blo arahua­co fue el pri­me­ro en po­blar la is­la y so­lían vi­si­tar las for­ma­cio­nes ro­co­sas. Tam­bién ta­lla­ron pin­tu­ras en ro­cas lla­ma­das pe­tro­gli­fos co­mo par­te de lo que se cree eran sus ri­tos re­li­gio­sos. Al­gu­nos sen­de­ros y ca­mi­nos se han es­ta­ble­ci­do al­re­de­dor de la for­ma­ción. En la en­tra­da, hay una crea­ción lla­ma­da Bo­ca Dra­gón. En un día cla­ro, to­da la is­la e in­clu­so el li­to­ral de Ve­ne­zue­la se pue­den ver des­de el si­tio de las for­ma­cio­nes. Com­ple­men­tar las ex­cur­sio­nes con el Mu­seo de San Ni­co­lás, el pue­blo don­de vi­ven los aru­bia­nos o el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Aru­ba es pa­ra em­pa­par­se de la cul­tu­ra y re­ci­bir de la Is­la mu­cho más que pla­ya y sol.

Fi­nal­men­te, si hay al­go que enor­gu­lle­ce a los aru­be­ños es su car­na­val, con­si­de­ra­do a la al­tu­ra de los de Río de Ja­nei­ro o New Or­leans. Pa­ra ellos se con­fec­cio­nan lla­ma­ti­vos tra­jes de ga­la, que son pre­sen­ta­dos en la ca­lle prin­ci­pal de Oran­jes­tad.

EN PAR­QUE NA­CIO­NAL ARIKOK ES­TÁN LOS RES­TOS DE LAS MI­NAS DE ORO HIS­TÓ­RI­CAS DE MIRALAMAR, LAS MÁS FA­MO­SAS DE ARU­BA.

Cuan­do el cá­li­do sol aru­biano se es­con­de, la bri­sa fres­ca de la no­che trae ri­sas, bai­les y rit­mos ca­ri­be­ños, en ba­res fren­te al mar, fa­bu­lo­sos ca­si­nos y dis­co­te­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.