SHA­KES­PEA­RE CON CAU­SA

Caras (Chile) - - CULTURA - Por Franco Fa­so­la

Una de las obras fun­da­men­ta­les del tea­tro pe­ruano es­ta­rá en San­tia­go a Mil: Mu­cho rui­do por na­da, adap­ta­ción de Sha­kes­pea­re don­de el ma­chis­mo y la igual­dad de gé­ne­ro sa­len a la can­cha. Su di­rec­to­ra, Che­la de Fe­rra­ri, nos en­tre­ga las cla­ves de es­ta atre­vi­da y ac­tual pro­pues­ta.

Aun­que mu­chos crean que cual­quier ti­po de adap­ta­ción de la obra de Wi­lliam

Sha­kes­pea­re es­tá ya ago­ta­da, la di­rec­to­ra pe­rua­na Che­la de Fe­rra­ri sa­cu­de el ár­bol con su ver­sión de Mu­cho rui­do por na­da, la co­me­dia ro­mán­ti­ca Isa­be­li­na. La ver­sión pe­rua­na si­gue la má­xi­ma de que los pa­pe­les fe­me­ni­nos son rea­li­za­dos por hom­bres, pe­ro es­ta vez sin ma­qui­lla­jes ni pe­lu­cas.

La obra, pre­sen­ta­da por Fun­da­ción Tea­tro a Mil y Mi­ne­ra Escondida/BHP, es­ta­rá en­tre el 18 y 20 de enero en el Tea­tro Ca­mi­lo Hen­rí­quez. Mu­cho rui­do por na­da re­pre­sen­ta a un gru­po de ac­to­res que in­ten­ta mon­tar la obra de Sha­kes­pea­re mien­tras el pú­bli­co sube al es­ce­na­rio y una ban­da se lan­za a to­car The Beatles es­ti­lo sal­sa.

Aquí, Che­la de Fe­rra­ri, di­rec­to­ra tea­tral y dra­ma­tur­ga pe­rua­na que tie­ne a car­go la di­rec­ción ar­tís­ti­ca del Tea­tro La Pla­za, nos ha­bla de có­mo es­te clá­si­co pue­de ser­vir pa­ra ha­blar de te­mas tan ac­tua­les co­mo el ma­chis­mo o la igual­dad de gé­ne­ro en La­ti­noa­mé­ri­ca. —¿Có­mo lle­gas­te a es­ta re­lec­tu­ra de Sha­kes­pea­re des­de el plano de las mi­no­rías se­xua­les?

Cuan­do la unión ci­vil fue re­cha­za­da en el Con­gre­so pe­ruano, pen­sé que te­nía que pro­gra­mar otra obra que to­ca­ra el te­ma, pe­ro es­ta vez que­ría ale­jar­me de cual­quier pro­pues­ta dra­má­ti­ca. Una obra pa­ra bai­lar, can­tar y ce­le­brar el amor. A la vez, se cum­plían los 400 años de la muer­te de Sha­kes­pea­re. En­ton­ces, ele­gí Mu­cho rui­do por na­da. La obra nos per­mi­tía ha­blar de una pe­que­ña y con­ser­va­do­ra co­mu­ni­dad si­ci­lia­na, de una men­ta­li­dad muy si­mi­lar a la de nues­tra so­cie­dad pe­rua­na hoy. Qui­se em­plear un elen­co so­lo de ac­to­res hom­bres, co­mo en la épo­ca de Sha­kes­pea­re, pe­ro sin pe­lu­cas, ma­qui­lla­je y ar­ti­fi­cios, con la in­ten­ción de que es­ta pro­pues­ta sir­va pa­ra re­cor­dar­nos que bien po­dría tra­tar­se de per­so­nas del mis­mo se­xo y que el de­re­cho al amor de pa­re­ja, y su re­co­no­ci­mien­to so­cial, va más allá de los gé­ne­ros.

Con es­ta idea na­ció la obra, pe­ro en el pro­ce­so de en­sa­yo la co­sa cam­bió. Otra for­ma de in­to­le­ran­cia fue ga­nan­do lu­gar. En la obra ori­gi­nal, el per­so­na­je de la jo­ven es mal­tra­ta­da por su no­vio. Al fi­nal de la his­to­ria ella per­do­na la agre­sión y se ca­sa. ¿Có­mo po­día­mos te­ner un fi­nal fe­liz si la pro­ta­go­nis­ta acep­ta­ba ca­sar­se con su agre­sor y con­gra­ciar­se con la co­mu­ni­dad que ava­ló la vio­len­cia? Mien­tras en­sa­yá­ba­mos la es­ce­na, me­dio mi­llón de per­so­nas salíamos a las ca­lles a pro­tes­tar con­tra la vio­len­cia a la mu­jer en una mar­cha sin pre­ce­den­tes co­mo fue el ca­so de Ni una me­nos. Con el elen­co de­ba­ti­mos el te­ma lar­ga y aca­lo­ra­da­men­te, ¿ser fie­les a la cau­sa de la mu­jer o a la obra de Sha­kes­pea­re? ¡Pro­ba­mos no me­nos de cua­tro fi­na­les! Fue te­rri­ble, ¡te­nía­mos el estreno en­ci­ma! Fi­nal­men­te lle­ga­mos a una so­lu­ción que con­ta­ba, en un tono de co­me­dia, nues­tro se­rio de­ba­te con res­pec­to al fi­nal. —Mu­cho rui­do por na­da lle­ga a Chi­le con una ley de unión ci­vil fun­cio­nan­do, pe­ro don­de el ma­chis­mo, la vio­len­cia de gé­ne­ro, los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos y el res­pe­to a la di­ver­si­dad son te­mas de dis­cu­sión dia­ria. ¿Có­mo crees que el Pú­BLI­CO LO­CAL VA A TO­MAR TU PRO­PUES­TA?

—Nos hi­ci­mos esa mis­ma pre­gun­ta cuan­do via­ja­mos a Sao Paulo con la obra. En Bra­sil exis­te el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio des­de ha­ce va­rios años, sin em­bar­go, la res­pues­ta del pú­bli­co fue emo­cio­nan­te. Aca­ba­mos to­dos, pú­bli­co y elen­co, can­tan­do en por­tu­gués y en es­pa­ñol, bai­lan­do y ce­le­bran­do el amor. Por otro la­do, la obra tam­bién ha­bla con­tra el ma­chis­mo y la vio­len­cia de gé­ne­ro, to­man­do cla­ro par­ti­do cuan­do uno de los ac­to­res se nie­ga a representar el fi­nal que el au­tor es­cri­bió pa­ra su per­so­na­je ase­gu­ran­do que nin­gu­na mu­jer del pú­bli­co lo acep­ta­ría. La vio­len­cia de gé­ne­ro y el ma­chis­mo son te­mas ab­so­lu­ta­men­te re­le­van­tes en cual­quier país la­ti­noa­me­ri­cano.

Che­la de Fe­rra­ri.

'LA OBRA NOS PER­MI­TÍA HA­BLAR DE UNA PE­QUE­ÑA Y CON­SER­VA­DO­RA CO­MU­NI­DAD SI­CI­LIA­NA, DE UNA MEN­TA­LI­DAD MUY SI­MI­LAR A LA DE NUES­TRA SO­CIE­DAD PE­RUA­NA HOY'.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.