Un cie­rre tar­dío y pe­no­so

Caras (Chile) - - TV - Por Os­car Con­tar­do

Es un asun­to co­no­ci­do que las per­so­nas que su­fren la ampu­tación de al­gu­na ex­tre­mi­dad si­guen sin­tién­do­la du­ran­te un lar­go tiem­po. Ex­pe­ri­men­tan la sen­sa­ción de la pre­sen­cia fan­tas­ma de al­go —un bra­zo, una pier­na— que era par­te de su cuer­po y que re­pen­ti­na­men­te no es­tá más. La úl­ti­ma tem­po­ra­da de la exi­to­sa se­rie Hou­se of Cards re­cuer­da ese fe­nó­meno en ca­da uno de sus ca­pí­tu­los; en es­te ca­so se tra­ta de una his­to­ria a la que le fue cer­ce­na­do uno de sus pro­ta­go­nis­tas. Los guio­nis­tas tu­vie­ron que en­fren­tar la ex­pul­sión de Ke­vin Spa­cey de la pro­duc­ción, lue­go de las acu­sa­cio­nes de abu­so en su con­tra y apa­ñár­se­las sin su pre­sen­cia. La so­lu­ción fue ma­tar re­pen­ti­na­men­te a Fran­cis Un­der­wood, el per­so­na­je que Spa­cey en­car­nó du­ran­te las pri­me­ras cin­co tem­po­ra­das y con­ti­nuar el re­la­to con Clai­re Un­der­wood, la mi­tad fe­me­ni­na de la pa­re­ja más os­cu­ra y am­bi­cio­sa de la te­le­vi­sión de la úl­ti­ma dé­ca­da.

Uno de los in­gre­dien­tes más fas­ci­nan­tes de la his­to­ria ori­gi­nal de Hou­se of Cards

—adap­ta­ción ex­ten­di­da de una se­rie bri­tá­ni­ca del mis­mo nom­bre— era la am­bi­güe­dad y am­bi­va­len­cia de la pa­re­ja pro­ta­gó­ni­ca. Los Un­der­wood con­ce­bían su ma­tri­mo­nio co­mo una so­cie­dad en el más con­cre­to sen­ti­do de la pa­la­bra. Pa­ra ellos era un tra­to ín­ti­mo cu­yo fin era es­ca­lar po­lí­ti­ca­men­te: el plan era lle­gar a la ci­ma jun­tos, ha­cer­se del po­der to­tal. Frank y Clai­re eran una du­pla tan cí­ni­ca y ma­ni­pu­la­do­ra co­mo en­can­ta­do­ra, am­bos lo­gra­ban la sim­pa­tía y el re­cha­zo de la au­dien­cia en pro­por­cio­nes va­ria­bles, en un re­la­to de tra­ma bien ajus­ta­da, con epi­so­dios en los que se su­mer­gía en las pro­fun­di­da­des de las cloa­cas po­lí­ti­cas con pro­li­ji­dad y efi­cen­cia. Hou­se of Cards se ele­vó al ran­go de ícono cul­tu­ral, so­bre el que in­clu­so el pre­si­den­te Oba­ma bro­meó. Pe­ro los años pa­sa­ron y a par­tir de la ter­ce­ra tem­po­ra­da la his­to­ria co­men­zó a de­bi­li­tar­se, jus­to cuan­do el am­bien­te po­lí­ti­co nor­te­ame­ri­cano y mun­dial da­ba un gi­ro ines­pe­ra­do.

La elec­ción de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos de­jó a Hou­se

of Cards, sus in­tri­gas y mon­ta­jes, co­mo un re­fle­jo pá­li­do de lo que po­día lle­gar a ser la po­lí­ti­ca cuan­do el mie­do era es­par­ci­do pa­ra con­tro­lar al elec­to­ra­do.

En la úl­ti­ma tem­po­ra­da la se­rie ex­tra­vía la his­to­ria en el sin­sen­ti­do o peor que eso, la su­mer­ge en el abu­rri­mien­to. El fan­tas­ma del pro­ta­go­nis­ta es un ca­dá­ver cu­yo pe­so nun­ca aban­do­na el re­la­to, peor que eso: la ex­pli­ca­ción so­bre las ra­zo­nes de su muer­te con­fun­de la his­to­ria has­ta el har­taz­go y los re­la­tos an­te­rio­res que­dan atas­ca­dos en un nu­do cie­go que so­lo se re­suel­ve con muer­tes ines­pe­ra­das. Ni to­do el ta­len­to de Ro­bin Wright pue­de sal­var el des­tino de Clai­re Un­der­wood en un guion de emer­gen­cia, sin ma­ti­ces ni con­tra­pe­sos. La par­te fe­me­ni­na de la du­pla ori­gi­nal se vuel­ve pla­na, o in­clu­so ca­ri­ca­tu­res­ca en su con­ten­ción.

La úl­ti­ma tem­po­ra­da de Hou­se of cards es el me­jor ejem­plo de que hay ago­nías in­ne­ce­sa­rias y fan­tas­mas que es me­jor de­jar des­can­sar en paz.

En Netflix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.