SU­SA­NA TONDA

‘Los sin­di­ca­tos tie­nen a los ni­ños de rehenes’

Caras (Chile) - - ENTREVISTA - Por Len­ka Car­va­llo Fo­tos Ale­jan­dro Ara­ya

Es­te año un in­for­me de la ONU se­ña­ló que en Chi­le se vio­la­ban sis­te­má­ti­ca­men­te los DD.HH. de ni­ños ba­jo la pro­tec­ción del Es­ta­do. Hoy, la di­rec­to­ra del Sename tie­ne la mi­sión de cam­biar es­ta reali­dad, mien­tras se tra­mi­ta en el Con­gre­so un pro­yec­to pa­ra una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Sin em­bar­go, se ha en­con­tra­do con ne­ga­ti­vas y du­ras re­sis­ten­cias por par­te de los fun­cio­na­rios que se nie­gan a mo­der­ni­zar­se.

Lue­go de ocho me­ses co­mo di­rec­to­ra del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Sename), Su­sa­na Tonda ad­mi­te que ha llo­ra­do.

De pe­na, de preo­cu­pa­ción. “Pe­ro ha­ce bien llo­rar”, re­co­no­ce es­ta in­ge­nie­ra co­mer­cial de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, ma­dre de cua­tro hi­jos, abue­la de diez nie­tos y que pla­ni­fi­ca­ba de­di­car­le más tiem­po a su ma­má (de 88 años), jar­di­near y con­ti­nuar con sus cla­ses en la Ca­tó­li­ca cuan­do en mar­zo re­ci­bió el lla­ma­do de Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Con el Pre­si­den­te se co­no­cen des­de ha­ce dé­ca­das: fue su je­fe en Ban­corp (don­de Pi­ñe­ra co­men­zó par­te de su for­tu­na) y lue­go en LAN, don­de ella fue vi­ce­pre­si­den­ta de RR.HH. y él era ac­cio­nis­ta jun­to a la fa­mi­lia Cue­to.

“Le pe­dí tiem­po pa­ra pen­sar y ha­blar con mi fa­mi­lia. Só­lo me dio dos ho­ras”, ríe.

Con un exi­to­so cu­rrícu­lo en el mun­do pri­va­do, ha en­ca­be­za­do los ran­kings co­mo una de las eje­cu­ti­vas me­jor eva­lua­das, Tonda es co­no­ci­da por su mar­ca­da ve­ta so­cial, de cla­ra in­fluen­cia je­sui­ta. Fue di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Ho­gar de Cris­to, así co­mo de va-

rias fun­da­cio­nes li­ga­das a la con­gre­ga­ción. Tam­bién in­te­gró el di­rec­to­rio de Fon­do Es­pe­ran­za, Fun­da­ción Em­plea, Ros­tros Nue­vos, Sú­ma­te y Es­pe­ran­za Nues­tra.

“Creo que el Pa­dre Hur­ta­do me pre­pa­ró pa­ra es­te car­go”, di­ce por su ac­tual pa­pel en el Sename. Cla­ro que ac­to se­gui­do, ad­mi­te: “Aun­que na­da se com­pa­ra con la fun­ción que desem­pe­ño hoy. No ha si­do fá­cil pe­ro es­toy muy en­tu­sias­ma­da”.

Su mi­sión es trans­for­mar uno de los ser­vi­cios pú­bli­cos peor eva­lua­dos por la ciu­da­da­nía, que re­gu­lar­men­te aca­pa­ra ti­tu­la­res de­bi­do a los cons­tan­tes ca­sos de abu­sos, ne­gli­gen­cias, mal­tra­to y muer­tes.

En agos­to de es­te año la ONU dio a co­no­cer un in­for­me se­ña­lan­do que “la vio­la­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos de los ni­ños al cui­da­do del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res ha si­do sis­te­má­ti­ca y gra­ve”. En enero, una co­mi­sión en­via­da por el or­ga­nis­mo —a raíz de la muer­te de Lis­set­te Vi­lla en 2016— vi­si­tó cua­tro ho­ga­res de la red y en­tre­vis­tó a una se­rie de ac­to­res del sis­te­ma. Así, cons­ta­ta­ron las gra­ves de­fi­cien­cias en in­fra­es­truc­tu­ra, su­per­vi­sión y re­cur­sos hu­ma­nos, exi­gien­do un ur­gen­te cam­bio en la es­truc­tu­ra del ser­vi­cio, así co­mo de los cen­tros a car­go di­rec­to del Es­ta­do y aque­llos en ma­nos de los or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res.

Se­ma­nas des­pués, el go­bierno anun­ció por me­dio del mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Her­nán La­rraín, un nue­vo plan pa­ra erra­di­car pau­la­ti­na­men­te las ac­tua­les ins­ti­tu­cio­nes ma­ne­ja­das por el Es­ta­do, y que se­rán re­em­pla­za­das por un nue­vo mo­de­lo de re­si­den­cias fa­mi­lia­res. Tam­bién se en­cuen­tra en trá­mi­te le­gis­la­ti­vo un pro­yec­to que pre­ten­de ter­mi­nar con el ac­tual Sename y re­em­pla­zar­lo por el Ser­vi­cio de Pro­tec­ción a la Ni­ñez y el Sis­te­ma de Re­in­ser­ción Ju­ve­nil.

“Es­to no pue­de se­guir”, di­ce Su­sa­na Tonda, mien­tras desa­yu­na un ca­fé con tos­ta­das en un ho­tel de Coy­hai­que, ciu­dad en la que jun­to al pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra inau­gu­ra­ron la que se­ría, pre­ci­sa­men­te, la pri­me­ra re­si­den­cia fa­mi­liar del país y el mo­de­lo con el que se re­em­pla­za­rá pau­la­ti­na­men­te a los ac­tua­les CREAD (cen­tros re­si­den­cia­les ad­mi­nis­tra­dos di­rec­ta­men­te por Sename). La ca­sa, de 360 me­tros cua­dra­dos, ubi­ca­da en un tran­qui­lo ba­rrio del cen­tro de la ciu­dad, aho­ra es ha­bi­ta­da por 15 jó­ve­nes de en­tre 14 y 18 años, de­ri­va­dos por or­den de los tri­bu­na­les de fa­mi­lia tras su­frir gra­ves vul­ne­ra­cio­nes. El lu­gar es cá­li­do, lin­do, lim­pio y or­de­na­do. Na­da que en­vi­diar a cual­quier ca­sa de cla­se me­dia, con to­das las co­mo­di­da­des.

Su­sa­na Tonda es­tá con­ten­ta. Sa­lu­da a las au­to­ri­da­des y con­ver­sa con Pi­ñe­ra. Pa­ra ella és­te es uno de los pri­me­ros avan­ces con­cre­tos tras eva­luar en te­rreno —al ini­cio de su ges­tión— la si­tua­ción de al­gu­nos de los CREAD tris­te­men­te cé­le­bres, co­mo el de Pla­ya An­cha en Val­pa­raí­so y el cen­tro Galvarino en Pu­dahuel, don­de mu­rió la ni­ña Lis­set­te Vi­lla. Que­dó pro­fun­da­men­te im­pac­ta­da.

“Cuan­do vi­si­té por pri­me­ra vez Pla­ya An­cha, fue so­bre­co­ge­dor”, di­ce por es­te cen­tro, que an­tes fue un pe­nal y que lle­gó a al­ber­gar a más de un cen­te­nar de ado­les­cen­tes en si­tua­ción de vul­ne­ra­ción. “El con­tras­te es fuer­te, por­que a pe­sar de que el Es­ta­do ha in­ver­ti­do mu­chí­si­mo di­ne­ro en in­fra­es­truc­tu­ra, con una en­fer­me­ría, una co­ci­na y un gim­na­sio de pri­mer ni­vel, tam­bién hay re­jas, mu­ros al­tos, puer­tas blin­da­das, pa­be­llo­nes con va­rias li­te­ras; la di­rec­to­ra an­da con un ma­no­jo de lla­ves pa­ra en­trar de un lu­gar a otro, una ima­gen co­mo sa­ca­da de esos cuen­tos de Dic­kens. Aquí hay ni­ños de en­tre 14 y 17 años, de los cua­les mu­chos se pa­sean sin ha­cer na­da por­que los sus­pen­die­ron por ma­la con­duc­ta o es­tán muy atra­sa­dos en el co­le­gio. En al­gún mo­men­to ese cen­tro lle­gó a te­ner más 120 ni­ños. Aho­ra hay apro­xi­ma­da­men­te 60, por­que es­ta­mos pre­pa­rán­do­nos pa­ra el cie­rre de­fi­ni­ti­vo en di­ciem­bre de es­te año; se­rá re­em­pla­za­do por cua­tro nue­vas re­si­den­cias fa­mi­lia­res en Ce­rro Ale­gre, Vi­ña del Mar, Vi­lla Ale­ma­na y Quil­pué”.

No fue­ron fá­ci­les sus pri­me­ros días. Aún no lo son. Su te­lé­fono no pa­ra­ba de so­nar, aler­tán­do­la de una cri­sis tras otra: ni­ños fu­ga­dos, mal­tra­ta­dos al in­te­rior de al­gún cen­tro, ri­ñas, in­ten­tos de sui­ci­dio, mo­ti­nes, ama­gos de in­cen­dio. ..

“Ahí me fui en­te­ran­do en de­ta­lle de ca­sos ho­rri­bles, co­mo el de una ni­ñi­ta —di­ce evi­tan­do dar el nom­bre— que se en­con­tra­ba en una fa­mi­lia de aco­gi­da, al cui­da­do de una tía, y que mu­rió por una agre­sión se­xual (di­ce re­fi­rién­do­se al ca­so de Am­bar). Hay mu­chos ca­sos que ni si­quie­ra se co­no­cen; ni­ños aban­do­na­dos o que lle­gan tre­men­da­men­te vul­ne­ra­dos. La car­ga emo­cio­nal es muy fuer­te”.

En los días de es­ta en­tre­vis­ta, por ejem­plo, cua­tro ado­les­cen­tes re­clui­dos en el Cen­tro de In­ter­na­ción Pro­vi­so­ria del Sename en Co­ro­nel (Bio­bío), in­gi­rie­ron vi­drio mo­li­do en pro­tes­ta por la len­ti­tud de sus cau­sas en tri­bu­na­les.

Cuan­do Su­sa­na Tonda lle­va­ba seis me­ses en el car­go, su ma­ri­do le pre­gun­tó: “¿ya te acos­tum­bras­te a es­te tra­ba­jo o to­da­vía sien­tes an­gus­tia?”. “Uno nun­ca se acos­tum­bra”, le con­tes­tó.

—¿Se ha arre­pen­ti­do?

—Ni si­quie­ra me lo plan­teo; nun­ca me lo he pre­gun­ta­do ni me lo voy a pre­gun­tar. Es­toy muy ani­ma­da. El Pre­si­den­te me ha da­do la po­si­bi­li­dad de trans­for­mar es­ta reali­dad, ha­cer una di­fe­ren­cia de for­ma ra­di­cal.

"NO HA EXIS­TI­DO LA VO­LUN­TAD REAL —EN NIN­GUNO DE LOS GO­BIER­NOS PA­SA­DOS, IN­CLUI­DO EL AN­TE­RIOR DE SE­BAS­TIÁN PI­ÑE­RA— PA­RA PO­NER EL FO­CO EN LOS NI­ÑOS. HU­BO IN­DO­LEN­CIA, NO SÓ­LO DE LAS PER­SO­NAS QUE TRA­BA­JA­BAN DI­REC­TA­MEN­TE EN EL SER­VI­CIO, TAM­BIÉN DE TO­DOS LOS PO­LÍ­TI­COS, IN­CLU­YEN­DO LOS AN­TE­RIO­RES DI­REC­TO­RES DEL SENAME".

En mu­chos cen­tros de Chi­le se re-vic­ti­mi­za per­ma­nen­te­men­te a los ni­ños. Tam­po­co ha exis­ti­do an­tes la vo­lun­tad real —en nin­guno de los go­bier­nos an­te­rio­res, in­clui­do el de Se­bas­tián Pi­ñe­ra— pa­ra po­ner el fo­co en los ni­ños. Hu­bo in­do­len­cia, no só­lo de las per­so­nas que tra­ba­ja­ban di­rec­ta­men­te en el ser­vi­cio, tam­bién de to­dos los po­lí­ti­cos, in­clu­yen­do los an­te­rio­res di­rec­to­res de es­ta ins­ti­tu­ción. He­mos abu­sa­do co­mo Es­ta­do de nues­tros ni­ños a lo lar­go de dé­ca­das. —En­tien­do que otro obs­tácu­lo que ha de­bi­do en­fren­tar co­mo di­rec­to­ra ha si­do la mo­les­tia del sec­tor pú­bli­co —or­ga­ni­za­dos por me­dio de sin­di­ca­tos— an­te las mo­der­ni­za­cio­nes que aho­ra se plan­tean.

—La re­sis­ten­cia de los fun­cio­na­rios ha si­do tre­men­da. Re­cla­man, por ejem­plo, por­que no han si­do con­si­de­ra­dos en el di­se­ño de las nue­vas re­si­den­cias, sin em­bar­go, son mo­de­los pro­ba­dos in­ter­na­cio­nal­men­te; aun­que no les gus­te, lo va­mos a ha­cer igual.

Tam­po­co pre­ten­de ce­der an­te otro pun­to ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble: que los fun­cio­na­rios —tan­to los nue­vos co­mo los an­ti­guos— reali­cen ca­da cier­to tiem­po una eva­lua­ción si­co­la­bo­ral que re­afir­me sus com­pe­ten­cias.

“No po­de­mos con­tra­tar a gen­te que no ten­ga con­trol de im­pul­sos o que no mues­tre em­pa­tía con los ni­ños. Los sin­di­ca­tos se nie­gan. Exi­gen es­ta­bi­li­dad la­bo­ral au­to­má­ti­ca y a per­pe­tui­dad”.

La di­rec­to­ra cuen­ta que, en un ca­tas­tro a ni­vel fun­cio­na­rio, se han en­con­tra­do con un sin­nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res sin tí­tu­lo pro­fe­sio­nal o, peor, que ni si­quie­ra cuen­tan con cuar­to me­dio ren­di­do. “He­mos con­se­gui­do

be­cas y he­mos lle­ga­do a con­ve­nios con el AIEP pa­ra co­rre­gir es­ta si­tua­ción, pa­ra que aque­llos que no cuen­tan con una es­pe­cia­li­za­ción pue­dan te­ner­la. Pe­ro la eva­lua­ción si­co­la­bo­ral, con­duc­tual y re­la­cio­nal es in­mo­vi­ble; nos han ame­na­za­do con pa­ros, con mo­vi­li­za­cio­nes; tie­nen a los jó­ve­nes y a los ni­ños de rehenes. Es­to es muy de­li­ca­do”. —De acuer­do a in­for­ma­ción que en­tre­gó a CA­RAS el Ob­ser­va­to­rio Pa­ra la Con­fian­za, orien­ta­do a se­guir pre­ci­sa­men­te la si­tua­ción de los ni­ños ba­jo pro­tec­ción del SENAME, ya ha­bría cer­ca de 900 fun­cio­na­rios su­ma­ria­dos de un to­tal de 4.000 que tra­ba­jan en la ins­ti­tu­ción...

—Di­ría que son in­clu­so más. Lo más pre­cu­pan­te es hay 200 por mal­tra­to. Es com­ple­jo, por­que uno tra­ta de avan­zar con los su­ma­rios y van en­tran­do otros nue­vos. Por eso es­ta­mos crean­do una uni­dad es­pe­cial en Fis­ca­lía pa­ra ir pro­ce­sán­do­los más ágil­men­te. —En la Fun­da­ción pa­ra la Con­fian­za tam­bién nos co­men­ta­ron so­bre la abul­ta­da can­ti­dad de ho­ras ex­tras que pro­me­dian los tra­ba­ja­do­res del ser­vi­cio: 21, ci­fra que ade­más se du­pli­có en com­pa­ra­ción con los an­te­rio­res años.

—Es un círcu­lo vi­cio­so: por­que las per­so­nas co­lap­san, pre­sen­tan li­cen­cia mé­di­ca, de­ben ser re­em­pla­za­das me­dian­te tur­nos y en­ton­ces se pa­gan ho­ras ex­tras; lue­go es­tos tam­bién se en­fer­man de­bi­do a la so­bre­car­ga, pi­den li­cen­cia y así... El sis­te­ma com­ple­to es­tá en­fer­mo. —Tam­bién se ha ad­ver­ti­do res­pec­to del uso in­dis­cri­mi­na­do de fár­ma­cos en ni­ños y ado­les­cen­tes.

—La si­tua­ción es gra­ve. Tam­po­co con­ta­mos con el apo­yo ne­ce­sa­rio en sa­lud men­tal. Es al­go que no se pue­de creer, pe­ro en las re­si­den­cias no hay si­quia­tras in­fan­ti­les ni ju­ve­ni­les. Eso mien­tras el 40% de los chi­cos de los cen­tros de ad­mi­nis­tra­ción di­rec­ta, y más del 30% de los cen­tros de las re­si­den­cias, pre­sen­tan pro­ble­mas de sa­lud men­tal y re­quie­ren te­ra­pias de reha­bi­li­ta­ción por con­su­mo pro­ble­má­ti­co de al­cohol, dro­gas, de­pre­sión, an­sie­dad, en­tre otros. Por eso que es­te nue­vo mo­de­lo de re­si­den­cias fa­mi­lia­res tie­ne que es­tar apo­ya­do fuer­te­men­te por di­fe­ren­tes sec­to­res pro­fe­sio­na­les. No bas­ta só­lo con la im­ple­men­ta­ción de am­bien­tes emo­cio­nal­men­te se­gu­ros, sino con mo­de­los terapéuticos que ayu­den a que los ni­ños su­peren el da­ño que han su­fri­do. Nues­tro pa­pel co­mo ser­vi­cio y nues­tro rol co­mo país es que sea­mos ca­pa­ces de, con aque­llos ni­ños que han si­do tre­men­da­men­te da­ña­dos, re­pa­rar­los pa­ra que sean adul­tos fe­li­ces y que apor­ten a la so­cie­dad. A lo me­jor no lo va­mos a lo­grar en un 100%, pe­ro sí en una gran pro­por­ción. Es­ta es la ta­rea a lar­go pla­zo y una res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra és­te y los fu­tu­ros go­bier­nos, cual­quie­ra sea su co­lor po­lí­ti­co. Es­ta es una pos­ta. —Al cie­rre de es­ta edi­ción, la Co­mi­sión de Fa­mi­lia de la Cá­ma­ra de Dipu­tados ha­bía re­cha­za­do el au­men­to en la sub­ven­ción pa­ra or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­do­res, que en to­tal es­tán a car­go de 5.620 ni­ños con ne­ce­si­da­des ur­gen­tes.

—Sin re­cur­sos es im­po­si­ble au­men­tar las exi­gen­cias. Te­ne­mos que me­jo­rar pro­gra­mas pre­ca­rios, la ca­li­dad del per­so­nal que los atien­de, los mo­de­los de in­ter­ven­ción y la sub­ven­ción que hoy re­ci­ben los or­ga­nis­mos es in­su­fi­cien­te. No al­can­za pa­ra lo que se ha­ce hoy, y lo que se ha­ce hoy es ma­lo. Era un au­men­to de $3.200 dia­rios por ni­ño. Al­go que tam­po­co so­lu­cio­na el pro­ble­ma, pe­ro por lo me­nos nos ayu­da a ir avan­zan­do. Ha si­do una no­ti­cia muy tris­te.

“No po­de­mos con­tra­tar a gen­te que no ten­ga con­trol de im­pul­sos o que no mues­tre em­pa­tía con los ni­ños. Los sin­di­ca­tos se nie­gan. Exi­gen es­ta­bi­li­dad la­bo­ral au­to­má­ti­ca y a per­pe­tui­dad”.

Su­sa­na Tonda, di­rec­to­ra del Sename, al inau­gu­rar jun­to al pre­si­den­te Pi­ñe­ra, la pri­mer re­si­den­cia fa­mi­liar en Coy­hai­que, mo­de­lo con el que pau­la­ti­na­men­te se re­em­pla­za­rán a los cen­tros hoy en ma­nos del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.