‘PI­ÑE­RA DE­BE NOM­BRAR UN EM­BA­JA­DOR EN FRAN­CIA’

El ex­can­ci­ller com­par­te la pe­ti­ción del Se­na­do al man­da­ta­rio y ade­más ca­ta­lo­ga de im­pru­den­te la vi­si­ta de los dipu­tados Bo­ric y Or­si­ni al ex­fren­tis­ta. Más allá de la con­tin­gen­cia, el pre­si­den­te del PPD —que se pro­yec­ta co­mo pre­si­den­cia­ble— re­ve­la la his­to

Caras (Chile) - - ENTREVISTA - Por Len­ka Car­va­llo Fo­tos Ca­mi­lo Me­lús

En su de­par­ta­men­to en El Golf, en­tre obras de ar­te y re­cuer­dos de sus via­jes por el mun­do, un cua­dro lla­ma par­ti­cu­lar­men­te la aten­ción: la ca­rá­tu­la de un dis­co de John Len­non au­to­gra­fia­da por Yo­ko Ono. “Co­noz­co a Yo­ko ha­ce mu­chos años”, di­ce se­ña­lan­do la ima­gen.

He­ral­do Mu­ñoz, quien por esos años vi­vía en Nue­va York co­mo em­ba­ja­dor de Chi­le an­te la ONU, so­lía vi­si­tar a la viu­da de John Len­non na­da me­nos que en el icó­ni­co edi­fi­cio Da­ko­ta, fren­te al Cen­tral Park, y en cu­yas in­me­dia­cio­nes fue ase­si­na­do el in­te­gran­te de The Beatles. “Lo que más me im­pre­sio­nó la pri­me­ra vez que me in­vi­tó fue ver el piano blan­co de Len­non”, ad­mi­te quien tam­bién fue mi­nis­tro se­cre­ta­rio ge­ne­ral de go­bierno con Ri­car­do La­gos y can­ci­ller en el se­gun­do pe­rio­do de Mi­che­lle Ba­che­let, en­tre un lar­go cu­rrí­cu­lum.

Tam­bién la his­to­ria de có­mo la viu­da de Len­non y el ex­can­ci­ller se co­no­cie­ron pa­re­ce sa­ca­da de una pe­lí­cu­la. Ocu­rrió ha­ce ca­si 20 años, pa­ra la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Ri­car­do La­gos Es­co­bar. El can­di­da­to sa­bía que la ar­tis­ta ja­po­ne­sa se en­con­tra­ba en Are­gen­ti­na y que­ría in­vi­tar­la a ce­rrar su cam­pa­ña. “¿Por qué no vas a Bue­nos Ai­res y tra­tas de con­ven­cer­la de que ven­ga?

h—le pi­dió—. Se­ría una bue­na se­ñal pa­ra de­mos­trar la di­men­sión cul­tu­ral de la cam­pa­ña”. Pe­ro Mu­ñoz no es­ta­ba muy con­ven­ci­do. “La ver­dad es que no me tin­ca­ba pa­ra na­da; me pa­re­ció una idea al­go dis­pa­ra­ta­da... Pe­ro Ri­car­do in­sis­tió y par­tí”.

Así, a tra­vés de al­gu­nos con­tac­tos lo­gró su­mar­se a la gi­ra de Yo­ko Ono en Bue­nos Ai­res y acom­pa­ñar­la en sus ac­ti­vi­da­des en la ca­pi­tal tras­an­di­na. “Re­sul­tó que yo ha­bla­ba in­glés mu­cho me­jor que to­do su en­torno. Ella me pre­gun­ta­ba, ¿qué es lo que es­tá pa­san­do en es­ta ac­ti­vi­dad, de qué se tra­ta? A su vez yo le ha­bla­ba de Chi­le, de Ri­car­do La­gos, por­que so­lo te­nía re­fe­ren­cias del Gol­pe de 1973, al­go que a John le ha­bía im­pac­ta­do mu­cho, por lo que me con­tó”.

La úl­ti­ma ac­ti­vi­dad fue en una dis­co­te­que en Puer­to Ma­de­ro. “Nos sen­ta­mos jun­tos. Ahí es­ta­ba to­da la eli­te cul­tu­ral bo­nae­ren­se; de pron­to lle­gó Charly Gar­cía; él se arro­di­lló an­te ella y le di­jo: “I lo­ve you” jun­to a otro mon­tón de co­sas en es­pa­ñol. Yo­ko me mi­ró y di­jo: “Who is this guy? (¿Quién es es­te ti­po?)”. Re­fle­xio­na: “A ve­ces la his­to­ria te po­ne en los lu­ga­res me­nos pen­sa­dos”.

—¿En qué otras cir­cuns­tan­cias lo ha pues­to?

—Nun­ca pen­sé que se­ría can­ci­ller de la República. Na­cí y me crié en Es­ta­ción Cen­tral. To­da mi vi­da ha si­do me­ri­to­crá­ti­ca. Es­tu­dié en la es­cue­la República de Co­lom­bia de Es­ta­ción Cen­tral y lue­go en el Li­ceo de Apli­ca­ción. Ja­más se me pa­só por la men­te que ocu­pa­ría un car­go tan im­por­tan­te. A ve­ces, igual que esa no­che en Puer­to Ma­de­ro, pien­so ¿có­mo lle­gué a es­to?

He­ral­do Mu­ñoz te­nía 16 años cuan­do mu­rió su pa­dre, un co­mer­cian­te de sa­cos en Es­ta­ción Cen­tral. Su ma­dre —ex­pro­fe­so­ra nor­ma­lis­ta, que nun­ca ejer­ció y se de­di­có a ser due­ña de ca­sa— in­ten­tó sa­car ade­lan­te a sus tres hi­jos y con­ti­nuar con el ne­go­cio de su ma­ri­do, sin em­bar­go, que­bró y ter­mi­nó ven­dien­do bo­to­nes que ella mis­ma fo­rra­ba. “Ese era el in­gre­so de la fa­mi­lia has­ta que a los 18 años me fui con una be­ca de las Na­cio­nes Uni­das a es­tu­diar en Es­ta­dos Uni­dos; eso me per­mi­tió en­viar al­gún di­ne­ro”, cuen­ta. Ese mis­mo año co­no­ció a Pa­me­la Quick, neo­yo­ki­na de to­mo y lo­mo, con quien se ca­só al ca­bo de un tiem­po.

“Mi­ran­do atrás, lo pa­sé muy bien en Es­ta­ción Cen­tral, en la ca­lle, ju­gan­do a la pe­lo­ta... To­da­vía con­ser­vo mu­chos ami­gos, aun­que el ba­rrio ha cam­bia­do, so­bre to­do con la in­mi­gra­ción chi­na; lo úni­co que van que­dan­do son cier­tos lu­ga­res em­ble­má­ti­cos co­mo El ho­yo, bar que so­lía ser clan­des­tino y aho­ra es un res­to­rán de co­mi­da tí­pi­ca que lo ma­ne­jan dos pri­mos míos. De vez en cuan­do voy a co­mer ahí y veo a al­gu­nos ami­gos y ve­ci­nos”.

Al ac­tual pre­si­den­te del PPD lo pre­ce­de su fa­ma de fut­bo­lis­ta, una afi­ción que lo ha lle­va­do a en­fren­tar­se en la can­cha an­te el mis­mo Evo Mo­ra­les. “Cuan­do fui sub­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das, me in­vi­tó a ju­gar en su equi­po. Des­pués en NY hi­ci­mos un match con al­gu­nos mi­nis­tros de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y Na­cio­nes Uni­das con­tra el equi­po de Evo Mo­ra­les. Él jue­ga muy bien y su equi­po de se­gu­ri­dad tam­bién; pa­re­ce que los se­lec­cio­na por eso. Ahí hi­ce dos go­les y Evo nin­guno. Pe­ro su equi­po ga­nó, por­que eran muy bue­nos... Cla­ro que eso fue an­tes de La Ha­ya”.

—El pre­si­den­te bo­li­viano es bueno pa­ra la pe­lo­ta...

—Di­ga­mos que es em­pe­ño­so y tie­ne muy buen es­ta­do fí­si­co. Pe­ro he es­ta­do en cua­tro par­ti­dos con él y no lo he vis­to nun­ca ha­cer un gol; yo, en cam­bio, le he he­cho va­rios.

El ex­mi­nis­tro ha­bla en tér­mi­nos de­por­ti­vos, aun­que la ac­ti­tud triun­fan­te tam­bién se vio en el cam­po de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, lue­go del his­tó­ri­co ve­re­dic­to de 13 vo­tos a fa­vor y 3 en con­tra an­te La Ha­ya. Así ter­mi­na­ron cua­tro años de ale­ga­tos, gran par­te de los cua­les Mu­ñoz pro­ta­go­ni­zó des­de su rol co­mo can­ci­ller.

El re­sul­ta­do lo pre­sen­ció di­rec­ta­men­te en Ho­lan­da, co­mo par­te de la de­le­ga­ción chi­le­na en­via­da por Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

“Una de las cla­ves fun­da­men­ta­les pa­ra ga­nar es­te ca­so fue la uni­dad na­cio­nal. Cuan­do lle­gué a asu­mir co­mo can­ci­ller, lo pri­me­ro que le di­je a la pre­si­den­ta fue que ha­bía que man­te­ner al equi­po del pre­si­den­te Pi­ñe­ra, y lo mis­mo hi­zo lue­go él con el que no­so­tros ha­bía­mos de­sig­na­do”.

La ima­gen de Mu­ñoz ce­le­bran­do con los pu­ños en al­to, fue una de las fo­tos que se to­mó las re­des so­cia­les. “Es­ta­ba se­gu­ro de que ga­na­ría­mos, y cuan­do el juez fue des­car­tan­do ca­da uno de los ar­gu­men­tos de la con­tra­par­te, di­je: aquí lo que vie­ne

SU AMIS­TAD CON YO­KO ONO NA­CIÓ CUAN­DO EL EN­TON­CES CAN­DI­DA­TO RI­CAR­DO LA­GOS LE PI­DIÓ QUE VIAJARA A BUE­NOS AI­RES A CON­VEN­CER A LA AR­TIS­TA PA­RA VE­NIR A CHI­LE A PAR­TI­CI­PAR EN SU CAM­PA­ÑA PRE­SI­DEN­CIAL NO LO­GRÓ EL OB­JE­TI­VO, PE­RO TER­MI­NA­RON SIEN­DO MUY AMI­GOS.

va a ser una go­lea­da. Me emo­cio­né y ce­le­bré co­mo co­rres­pon­de. Fue muy im­por­tan­te pa­ra Chi­le. Hoy es­ta­mos en una po­si­ción mu­cho más só­li­da pa­ra des­car­tar cual­quie­ra pre­ten­sión bo­li­via­na so­bre el te­rri­to­rio chi­leno”.

—¿Ver­dad que aho­ra le to­can la bo­ci­na en la ca­lle?

—Al­gu­nos in­clu­so se ba­ja­ban del au­to pa­ra sa­lu­dar­me en los días que si­guie­ron al fa­llo.

Mu­ñoz in­clu­si­ve li­de­ró du­ran­te se­ma­nas las pre­fe­ren­cias en el po­pu­lar jue­go de Twit­ter, Elec­to­ral Death Match. “No te­nía idea lo que era has­ta que un se­na­dor de mi par­ti­do me lla­mó y me di­jo: oye, has eli­mi­na­do a va­rios ri­va­les. Des­pués Mó­ni­ca Rin­cón me re­cla­mó: me eli­mi­nó, ¡yo es­ta­ba en la se­mi­fi­nal! Así me en­te­ré de que le ga­né a Má­xi­mo Pa­che­co, Jor­ge Sharp... Y lle­gué a la fi­nal con Fe­li­pe Kast”, cuen­ta. Fi­nal­men­te triun­fó el se­na­dor de Evo­po­li: 55% fren­te a 45%.

—Hoy tam­bién es la se­gun­da fi­gu­ra me­jor po­si­cio­na­da en las en­cues­tas y el prin­ci­pal lí­der de la cen­troiz­quier­da. Al­gu­nos ya lo ven co­mo una pro­ba­ble car­ta pre­si­den­cial.

—Ya lle­ga­rá el mo­men­to pa­ra eva­luar, pe­ro no hoy; mi preo­cu­pa­ción es­tá en rein­ven­tar al Par­ti­do Por la De­mo­cra­cia y re­cu- pe­rar­lo. Es ne­ce­sa­rio rear­ti­cu­lar a la opo­si­ción, eso es par­te de mi em­pe­ño, y hay que pre­pa­rar­se pa­ra las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y de go­ber­na­do­res re­gio­na­les, que es lo que vie­ne en 2020.

—Sin em­bar­go, na­da des­gas­ta más el ca­pi­tal po­lí­ti­co que co­man­dar un par­ti­do...

—Mu­chos me di­je­ron que pa­ra qué pos­tu­lar, que me guar­da­ra pa­ra más ade­lan­te. Tam­po­co es­ta­ba en mis pla­nes; que­ría sa­lir fue­ra del país a dic­tar un cur­so, ha­cer cla­ses en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Pe­ro hu­bo mu­cha pre­sión des­de las ba­ses y así fue di­fí­cil de­cir que no.

—¿Y si le ofre­cie­ran ser can­di­da­to pre­si­den­cial?

—Me pa­re­ce tan inopor­tuno... Pri­me­ro hay que re­cu­pe­rar la con­fian­za de la gen­te en los par­ti­dos po­lí­ti­cos y en la po­lí­ti­ca; la des­con­fian­za es enor­me. En­fo­car­nos en los te­mas que real­men­te le in­tere­san a la gen­te: cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, em­pleo, se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. En la pa­sa­da cam­pa­ña pre­si­den­cial no pu­si­mos su­fi­cien­te acen­to en es­tos te­mas.

—¿O sea, que fue me­re­ci­da la de­rro­ta?

—No, no sé si me­re­ci­da, pe­ro me la pue­do ex­pli­car: en gran me­di­da fue cul­pa nues­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.