El ca­so Pal­ma Sa­la­man­ca

Caras (Chile) - - ENTREVISTA -

—En cuan­to a la de­ci­sión de la Ofi­ci­na de Pro­tec­ción de Re­fu­gia­dos y Apá­tri­das de Fran­cia de con­ce­der asi­lo al frentista Ri­car­do Pal­ma Sa­la­man­ca, ¿cuál es su opi­nión con­si­de­ran­do que se tra­ta de un pró­fu­go de la jus­ti­cia?

—Com­par­to la de­cla­ra­ción de la sa­la del Se­na­do que por una­ni­mi­dad de­man­dó que el pre­si­den­te Pi­ñe­ra de­be de­sig­nar un em­ba­ja­dor en Fran­cia y que ade­más ago­te “to­das las ges­tio­nes po­lí­ti­cas, di­plo­má­ti­cas y ju­di­cia­les pa­ra que la de­ci­sión (de asi­lo) sea re­ver­ti­da, res­tau­ran­do el res­pe­to por la so­be­ra­nía y le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas y ju­di­cia­les de la República de Chi­le”.

Agre­ga: —Con un em­ba­ja­dor o em­ba­ja­do­ra en ejer­ci­cio se ha­bría po­di­do pre­sen­tar sis­te­má­ti­ca­men­te la po­si­ción de Chi­le; su rol pre­ci­sa­men­te es con­ven­cer, pre­sen­tar el ca­so y los pun­tos de vis­ta del país, ha­cer lo que co­rres­pon­da pa­ra in­fluir di­plo­má­ti­ca­men­te en el re­sul­ta­do. —El frentista se ha de­fen­di­do se­ña­lan­do que en su mo­men­to no es­ta­ban las con­di­cio­nes de­mo­crá­ti­cas pa­ra un jui­cio jus­to.

—Pal­ma Sa­la­man­ca fue con­de­na­do en 1994, en un mo­men­to de tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca. Pe­ro el ase­si­na­to con­tra Jai­me Guz­mán — se­na­dor de la República— fue co­me­ti­do en de­mo­cra­cia. Si no es­ta­ban da­das to­das las con­di­cio­nes en esa épo­ca, en­ton­ces ha­bría que de­jar sin efec­to las sen­ten­cias en con­tra de agen­tes del Es­ta­do con­de­na­dos por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. No es un ar­gu­men­to con­sis­ten­te. —En el go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let no so­lo se con­tó con un em­ba­ja­dor en Fran­cia sino que tam­bién con­tra­ta­ron un abo­ga­do a car­go de es­te asun­to.

—Efec­ti­va­men­te te­nía­mos una em­ba­ja­do­ra ex­pe­ri­men­ta­da y, ade­más, in­clu­so an­tes de que la Cor­te Su­pre­ma de

Chi­le so­li­ci­ta­se la ex­tra­di­ción, iden­ti­fi­ca­mos y con­tra­ta­mos a un abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria. Con el cam­bio de go­bierno la mi­sión de Chi­le en Pa­rís que­dó sin je­fe de mi­sión, pe­ro se man­tu­vo al ju­ris­ta que ha­bía­mos con­tra­ta­do. —Con­si­de­ran­do lo an­te­rior, ¿có­mo ana­li­za la ges­tión di­plo­má­ti­ca de es­te go­bierno?

—No qui­sie­ra eva­luar la ac­tual po­lí­ti­ca ex­te­rior, pues creo que en es­te ám­bi­to de­bié­ra­mos te­ner una vi­sión de Es­ta­do.

Las crí­ti­cas o su­ge­ren­cias, co­rres­pon­de ha­cer­las re­ser­va­da­men­te. —Co­mo pre­si­den­te del PPD, ¿le pa­re­ció una bue­na de­ci­sión la vi­si­ta de los dipu­tados Bo­ric y Or­si­ni con quien era un pró­fu­go de la jus­ti­cia?

—La vi­si­ta me pa­re­ció una de­ci­sión im­pru­den­te e inopor­tu­na. Pe­ro ca­da cual de­be asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad por sus ac­tos.

El ex­can­ci­ller cuen­ta que ba­jo su ges­tión se con­tra­tó un abo­ga­do pa­ra lle­var el ca­so Pal­ma Sa­la­man­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.