LA RE­NO­VA­CIÓN DE OC­TA­VIO PI­ZA­RRO

Caras (Chile) - - CONTENIDO - Por Eri­ka Ola­va­rría Witt­wer

El di­se­ña­dor chi­leno si­gue en el ca­mino de la rein­ven­ción que ini­ció el año pa­sa­do. A po­cos días de lan­zar su nue­va co­lec­ción en Pa­rís, ha­bló en ex­clu­si­va con CA­RAS.

El di­se­ña­dor de mo­da chi­leno, Oc­ta­vio Pi­za­rro, si­gue en el ca­mino de re­no­va­ción que ini­ció el año pa­sa­do. Un cam­bio que se no­ta en sus nue­vos mo­de­los a es­tre­nar en la pró­xi­ma se­ma­na de la mo­da de Pa­rís. En­tre tan­to se con­so­li­da en Pa­rís: por se­gun­da vez con­se­cu­ti­va lo in­vi­ta­ron a crear un ár­bol de pas­cua de lu­jo a be­ne­fi­cio de los en­fer­mos de cán­cer.

Des­pués de ga­nar el Gran Pre­mio de la Mo­da de la ciu­dad de

Pa­rís, en el 2015, el di­se­ña­dor chi­leno Oc­ta­vio Pi­za­rro ha si­do en cier­ta for­ma pre­mia­do es­tos dos úl­ti­mos años por la ca­pi­tal in­ter­na­cio­nal de la mo­da. Por se­gun­da vez con­se­cu­ti­va es­te mes de di­ciem­bre ha si­do in­vi­ta­do a par­ti­ci­par en La Na­vi­dad de los crea­do­res, una ex­po­si­ción de ár­bo­les de pas­cua idea­dos por es­ti­lis­tas, ar­tis­tas e ilus­tra­do­res pa­ri­si­nos que ima­gi­nan su pro­pio sa­pin de Noêl que más tar­de es subas­ta­do en fa­vor de la lu­cha con­tra el cán­cer.

El vi­ña­ma­rino, ra­di­ca­do ha­ce 23 años en la ca­pi­tal fran­ce­sa, se to­mó muy en se­rio la con­fec­ción de es­ta par­ti­cu­lar obra. De­ci­dió ex­po­ner en el lu­jo­so Ho­tel Pla­ce At­he­née de la no me­nos ex­clu­si­va Ave­nue Mon­taig­ne, que aco­ge el even­to, un ár­bol de la vi­da en ra­tán ne­gro con flo­res ro­jas en cris­ta­les Swa­rovs­ki: “Es­te ár­bol de la vi­da exis­te en Chi­le, pe­ro más pe­que­ño y no en ne­gro. Siem­pre ha­bía que­ri­do te­ner uno y pen­sé: ha­ré el ár­bol de la vi­da pe­ro al es­ti­lo Oc­ta­vio Pi­za­rro. Con­tac­té a una amiga que me con­si­guió los ar­te­sa­nos en el sur de Chi­le. Ade­más, siem­pre qui­se tra­ba­jar con el ar­te que ha­ce mi ma­má, no por­que sea mi ma­dre, sino por­que en­cuen­tro que tie­ne ta­len­to. Le di­je que me hi­cie­ra un re­ci­pien­te, al­go vol­cá­ni­co, mi­ne­ral, de la tie­rra del sur de Chi­le, pe­ro hí­per so­fis­ti­ca­do. Los cris­ta­les los pu­so una cos­tu­re­ra du­ran­te un día en­te­ro, es un ro­jo ma­ti­za­do que da la idea de un ár­bol en lla­mas”.

En es­te even­to el chi­leno vol­vió a co­dear­se con ce­le­bri­da­des fran­ce­sas co­mo Jean Paul Gaul­tier, Jean-Char­les de Cas­tel­ba­jac, Guy La­ro­che, Em­ma­nuel Un­ga­ro, Ru­bén Al­te­rio y Marc-An­toi­ne Cou­lon. Si su ár­bol del año pa­sa­do fue subas­ta­do en 1.300 eu­ros por el co­no­ci­do ac­tor Thiery L’Her­mit­te, es­te se lo lle­vó por 2 mil eu­ros el re­co­no­ci­do di­rec­tor de la es­cue­la de mo­da pa­ri­si­na ES­MOD: “De los que asis­tie­ron a la ga­la, va­rios ya son ami­gos co­mo Marc-An­toi­ne Cou­loun, uno de los ilus­tra­do­res más fa­mo­sos del mun­do. Una de las úl­ti­mas co­sas que hizo es la ima­gen del fas­hion freak show de Gaul­tier, to­do en acua­re­la. Me sen­ta­ron jun­to al can­ce­ró­lo­go Da­vid Kha­yat, que ha es­cri­to va­rios li­bros so­bre la re­la­ción en­tre la co­mi­da y el cán­cer. Era el mé­di­co de Johny Ha­lli­day, me con­tó que se fu­ma­ba cin­co ca­je­ti­llas al día”.

Sin qui­zás dar­se cuenta, es­te ár­bol del 2018 mues­tra al­go de la me­ta­mor­fo­sis que es­tá vi­vien­do el mo­dis­to chi­leno y su pro­pio

tra­ba­jo. Su crea­ción na­vi­de­ña del año pa­sa­do, en crin y ple­xi­glás ne­gro, mos­tra­ba su vin­cu­la­ción con Chi­le y los ma­te­ria­les sin­té­ti­cos, geo­mé­tri­cos y rí­gi­dos que eran su mar­ca re­gis­tra­da. Pe­ro hoy ha agre­ga­do co­lor a sus pren­das y le ha da­do li­ber­tad a la mu­jer Pi­za­rro, “esa mu­jer fuer­te y lu­cha­do­ra” que en­car­na per­fec­ta­men­te su amiga, la ac­triz Leo­nor Va­re­la, que ha usa­do va­rios de sus di­se­ños en sus even­tos al­re­de­dor del mun­do.

“UNO EN­VE­JE­CE Y QUIE­RE SER MÁS LI­BRE”

Oc­ta­vio Pi­za­rro tie­ne su es­tu­dio en la zo­na es­te de Pa­rís, en el nue­vo ba­rrio na­ci­do al­re­de­dor de la bi­blio­te­ca Fra­nçois Mit­te­rrand o Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Fran­cia, la BnF. Allí don­de en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX fun­cio­na­ban los al­ma­ce­nes de un puer­to au­tó­no­mo, hoy es­tá lleno de gran­des ave­ni­das y edi­fi­cios con fa­cha­das de cris­tal al es­ti­lo de Nue­va York, que al­ber­gan start-ups y es­pa­cios de co-wor­king así co­mo una va­ria­da ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca, una li­bre­ría en in­glés o los co­no­ci­dos ci­nes de ci­ne-ar­te MK2. A pa­sos de su des­pa­cho es­tá el río Se­na en su par­te más ani­ma­da en lo que a vi­da noc­tur­na res­pec­ta. In­clu­so su ofi­ci­na co­lin­da con los “fri­gos”, an­ti­guos de­pó­si­tos de fe­rro­ca­rri­les con­ver­ti­dos en los ’90 en ta­lle­res de ar­tis­tas de Street-art y ga­le­ría de ar­te. Pa­ra su­bir has­ta su es­tu­dio hay que es­qui­var las bi­ci­cle­tas eléc­tri­cas en­gan­cha­das a las ba­ran­das. Hay po­ca luz en su des­pa­cho, un loft mi­ni­ma­lis­ta, de te­cho al­to y gran­des ven­ta­nas don­de el ne­gro Pi­za­rro se im­po­ne en la ma­yo­ría de las pren­das que cuel­gan en va­rios per­che­ros. Su asis­ten­te ale­ma­na bus­ca re­fe­ren­cias pa­ra la pró­xi­ma co­lec­ción, mien­tras Oc­ta­vio re­vi­sa la úl­ti­ma news­let­ter de su mar­ca (www.oc­ta­vio­pi­za­rro.com) al la­do de una fo­to su­ya en­mar­ca­da en acrí­li­co que for­mó par­te de la cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria de una gran tien­da san­tia­gui­na.

“No es fá­cil ser mo­dis­to en Pa­rís”, di­ce y se que­ja de que “los cha­le­cos ama­ri­llos me obli­ga­ron a can­ce­lar dos ven­tas pri­va­das”, en re­fe­ren­cia a los ma­ni­fes­tan­tes que re­cla­ma­ron de ma­ne­ra vio­len­ta va­rias se­ma­nas el fin del al­za del pre­cio de la ga­so­li­na en to­da Fran­cia.

En su Ipad re­pa­sa las fo­tos de su úl­ti­ma co­lec­ción in­vierno pen­sa­da en nues­tro país y con­fec­cio­na­da en­tre Fran­cia e Ita­lia si­guien­do los con­se­jos de la es­ti­lis­ta Ber­nar­di­ta del So­lar: “Ha­ce al­gu­nas co­lec­cio­nes que ve­ni­mos tra­ba­jan­do jun­tos. Ella hizo el

EL ÁR­BOL DE OC­TA­VIO PI­ZA­RRO FUE PAR­TE DE LA EX­PO­SI­CIÓN QUE SE REALI­ZÓ EN EL LU­JO­SO HO­TEL PLA­CE AT­HE­NÉE EN LA EX­CLU­SI­VA AVE­NUE MON­TAIG­NE. SE TRA­TA DE UN ÁR­BOL DE LA VI­DA EN RA­TÁN NE­GRO CON FLO­RES RO­JAS EN CRIS­TA­LES SWA­ROVS­KI

ca­tá­lo­go y des­fi­le pa­ra Fa­la­be­lla, en el 2016, y he­mos he­cho ya dos co­lec­cio­nes: el ve­rano y aho­ra es­ta. Ade­más me pro­pu­so un cam­bio edi­to­rial de la mar­ca. Mi es­ti­lo es aho­ra mu­cho más roc­ke­ro, más suel­to. Igual es­tá el cue­ro pe­ro me­nos es­tric­to. Y las mo­de­los se en­cuen­tran son­rien­do, en una ac­ti­tud me­nos fría”.

En las fo­tos, to­ma­das por Da­niel To­le­do, es­tán el cue­ro y al­pa­ca tí­pi­cas del chi­leno pe­ro en mez­clas im­pro­ba­bles. Oc­ta­vio nos mues­tra un ves­ti­do que en el ta­lle tie­ne una suer­te de cor­sé he­cho de ma­cra­mé chi­leno con mo­ti­vos ci­né­ti­cos, una in­fluen­cia de la que no quie­re li­brar­se: “Ado­ro los ci­né­ti­cos”. En una pró­xi­ma fo­to una blu­sa de man­chas in­fla­das años 30.

En otra de las ins­tan­tá­neas la mo­de­lo “lle­va una po­lle­ra ne­gra, co­mo una ma­lla de plu­mas de ga­llo, con un fo­rro de se­da y de­co­ra­da con cris­ta­les Swa­rovs­ki. La com­bi­nan con un cin­tu­rón de cue­ro an­cho y un t-shirt en al­go­dón me­ta­li­za­do co­mo si fue­ra de pa­pel de re­ga­lo. Lle­va una es­pe­cie de top cor­sé, un cha­le­co o gi­let de al­go­dón bei­ge con ne­gro. Es co­mo ro­mán­ti­co fu­tu­ris­ta. En reali­dad una mez­cla de lo ro­mán­ti­co con lo fuer­te, de lo ci­ber­né­ti­co con lo más na­tu­ral”, de­ta­lla.

Una de las mo­de­los lle­va un pan­ta­lón ca­si hip­pie y ex­pli­ca que eli­gió esa te­la “por­que me ha­ce pen­sar en las man­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nas he­chas a te­la­res aun­que es una te­la fran­ce­sa”. Y mi­ran­do se im­pre­sio­na del co­lor de al­gu­nas de las pren­das: “¡Yo an­tes nun­ca hu­bie­ra usa­do ro­sa­do!”, se sor­pren­de. Al igual que lo ha­ce un ves­ti­do azul com­bi­na­do con un pan­ta­lón de ga­mu­za ro­jo ajus­ta­dí­si­mo de otra de las pro­pues­tas o pan­ta­lo­nes azu­les y na­ran­jas.

Pi­za­rro ha pre­pa­ra­do con es­ta nue­va co­lec­ción pe­que­ñas sto­ries que irá des­ve­lan­do en su si­tio de Ins­ta­gram. Son par­te de una ofen­si­va en las re­des so­cia­les. El ca­nal fas­hion spi­der le ha de­di­ca­do un re­por­ta­je, así co­mo una ca­nal chi­leno que lo si­guió du­ran­te al­gu­nos días en Pa­rís. Y es­tá pen­san­do en vol­ver a los ac­ce­so­rios, con­cre­ta­men­te, los echar­pes: “Es la con­sa­gra­ción de un pro­ce­so de trans­for­ma­ción per­so­nal y pro­fe­sio­nal. He mu­ta­do tam­bién mi ma­ne­ra de vi­vir, hoy voy al gim­na­sio, es­toy full con eso. Te cam­bia la ma­ne­ra de ver las co­sas. An­tes era más bur­gués y aho­ra más lo­lo, el mun­do al re­vés, uno en­ve­je­ce y quie­re ser más li­bre”, se ríe.

El chi­leno or­ga­ni­za­rá un show room co­mo par­te de la pró­xi­ma fas­hion week pa­ri­si­na a fi­nes de enero de 2019. Mien­tras tan­to si­gue fiel a sus clien­tas fran­ce­sas que lle­gan has­ta su ofi­ci­na pa­ra te­ner unos de sus di­se­ños. Más leal aún es con sus se­gui­do­ras chi­le­nas que lo ven al me­nos una vez por año en San­tia­go y don­de no des­car­ta ins­ta­lar una bou­ti­que. De he­cho, es­ta­rá es­te fin de año en su show­room de Amé­ri­co Ves­pu­cio en­tre­gan­do los pe­di­dos en cur­so pa­ra re­ci­bir el 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.