Ce­le­bra­mos a Bom­be­ros de Chi­le

Centrito - - PORTADA -

La ins­ti­tu­ción los Bom­be­ros de Chi­le na­ció el 30 de ju­nio de 1851 pro­duc­to del gran in­cen­dio que ese año afec­tó al puer­to de Val­pa­raí­so. For­mán­do­se así el “Pri­mer Cuer­po de Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios”. Ca­si to­dos los Cuer­pos de Bom­be­ros del mun­do se ins­ti­tu­cio­na­li­zan a raíz de un in­cen­dio des­co­mu­nal que hie­re la con­cien­cia pública y que obli­ga a la co­mu­ni­dad a reac­cio­nar, re­cu­rrien­do pa­ra ello a al­gún mo­de­lo or­ga­ni­za­ti­vo de aque­llos dis­po­ni­bles en la cul­tu­ra co­mu­ni­ta­ria de que se tra­te.

La ins­ti­tu­ción de los Bom­be­ros de Chi­le na­ció en 1851 pro­duc­to del gran in­cen­dio que ese año afec­tó al puer­to de Val­pa­raí­so. For­mán­do­se así el “Pri­mer Cuer­po de Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios” del país.

Ca­si to­dos los Cuer­pos de Bom­be­ros del mun­do se ins­ti­tu­cio­na­li­zan a raíz de un in­cen­dio des­co­mu­nal que hie­re la con­cien­cia pública y que obli­ga a la co­mu­ni­dad a reac­cio­nar, re­cu­rrien­do pa­ra ello a al­gún mo­de­lo or­ga­ni­za­ti­vo de aque­llos dis­po­ni­bles en la cul­tu­ra co­mu­ni­ta­ria de que se tra­te.

Fue así co­mo en Chi­le, el pri­mer Cuer­po de Bom­be­ros ba­sa­do en vo­lun­ta­rios na­ció en 1851 en el puer­to de Val­pa­raí­so, se­gún al­gu­nos au­to­res ba­sa­do en bri­ga­das bom­be­ri­les exis­ten­tes en los Es­ta­dos Uni­dos des­de el si­glo XVIII.

El mo­de­lo de Val­pa­raí­so, en cuan­to al di­se­ño or­ga­ni­za­ti­vo y miem­bros vo­lun­ta­rios, se­ría más tar­de re­pli­ca­do por en­ti­da­des se­me­jan­tes en to­do el país: Cuer­pos de Bom­be­ros vo­lun­ta­rios.

An­tes de la exis­ten­cia de es­tos Cuer­pos, en el país los si­nies­tros eran en­fren­ta­dos por se­re­nos, policías y por el público en ge­ne­ral, des­de lue­go sin equi­pa­mien­tos ni pre­pa­ra­ción es­pe­cia­les. Y aun­que exis­ten in­di­cios do­cu­men­ta­dos de que hubo ini­cia­ti­vas es­ta­ta­les des­ti­na­das a for­ma­li­zar es­te ser­vi­cio, aque­llas no pa­sa­ron de la in­ten­ción o de la enun­cia­ción.

Los na­cien­tes Cuer­pos for­ma­ron sus fi­las con los mien­bros de una aris­to­cra­cia de co­mer­cian­tes y mi­ne­ros, de ideas pro­gre­sis­tas y ten­den­cias li­be­ra­les, que en­pi­co un mo­do de ma­te­ria­li­zar in­quie­tu­des éti­cas y so­cia­les. Ser bom­be­ro, en esos tiem­pos, era si­nó­ni­mo de per­te­ne­cer a la me­jor so­cie­dad, y ca­da uno de ellos es­ta­ba dis­pues­to a ha­cer ge­ne­ro­sos do­na­ti­vos pa­ra do­tar a sus Com­pa­ñías de cuar­te­les y to de los “au­xi­lia­res” que, en la prác­ti­ca, efec­tua­ban mu­chas ve­ces el tra­ba­jo bom­be­ril pro­pia­men­te tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.