Óscar Ro­jas sa­lió al pa­so an­te acu­sa­cio­nes del mun­do te­nís­ti­co

La nue­va di­rec­ti­va de la Fe­de­ra­ción de Tenis de Chile asu­mió con gran­des ob­je­ti­vos por de­lan­te y con la idea de que es­ta dis­ci­pli­na de­por­ti­va vuel­va a dar­le ale­grías al país, so­bre to­do apun­tan­do a la for­ma­ción de ta­len­tos que en un fu­tu­ro no muy le­jano l

Centro Deportes - - Deportes -

Du­ran­te los pri­me­ros días de abril, la Fe­de­ra­ción de Tenis de Chile eli­gió la nue­va me­sa di­rec­ti­va que en­ca­be­za­rá al tenis na­cio­nal por los si­guien­tes cua­tro años. Como pre­si­den­te de es­ta en­ti­dad fue ele­gi­do el tal­quino Óscar Ro­jas, sien­do el pri­mer di­rec­ti­vo oriun­do de Tal­ca en ocu­par car­go tan im­por­tan­te.

La nue­va di­rec­ti­va asu­mió con gran­des ob­je­ti­vos por de­lan­te y con la idea de que es­ta dis­ci­pli­na de­por­ti­va vuel­va a dar­le ale­grías al país, so­bre to­do apun­tan­do a la for­ma­ción de ta­len­tos que en un fu­tu­ro no muy le­jano lle­guen a la eli­te mun­dial.

Sin em­bar­go, los asu­mi­dos re­gen­tes han te­ni­do más de al­gún pro­ble­ma ma­yor. De he­cho, el equi­po de Co­pa Da­vis, de la Fed Cup y re­fe­ren­tes del tenis na­cio­nal le so­li­ci­ta­ron la re­nun­cia a la nue­va di­rec­ti­va a tra­vés de una car­ta, don­de acu­san víncu­los con la re­pro­cha­da ex ad­mi­nis­tra­ción de José Hinz­pe­ter, que ter­mi­nó con se­rios pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en la fe­de­ra­ción y con el ex ti­mo­nel acu­sa­do de frau­de.

CAR­TA

“El sis­te­ma tie­ne que cam­biar y nues­tro de­por­te de­be ser di­ri­gi­do por gen­te del tenis. No­so­tros, los ju­ga­do­res, nos he­mos trans­for­ma­do en ga­ran­tes de es­tos pro­ce­sos y nos in­tere­sa que fun­cio­nen como co­rres­pon­de. Que­re­mos que de una vez por to­das la fe­de­ra­ción la di­ri­ja gen­te que nos de con­fian­za y que sean ele­gi­dos por per­so­nas que real­men­te re­pre­sen­ten al tenis”, se­ña­la­ba la mi­si­va que fue fir­ma­da en­tre otros por Ni­co­lás Jarry, Ch­ris­tian Ga­rín, Ni­co­lás Mas­sú, Fer­nan­do Gon­zá­lez, Mar­ce­lo Ríos, Da­nie­la Se­guel, Jai­me Fi­llol y Patricio Cor­ne­jo.

Agre­gó la car­ta: “Hay di­ri­gen­tes que la­men­ta­ble­men­te no les in­tere­sa el de­sa­rro­llo del tenis y que se in­vo­lu­cran por am­bi­cio­nes de po­der más que por el bien del tenis na­cio­nal. Como ju­ga­do­res es­ta­mos can­sa­dos que es­tas si­tua­cio­nes se si­gan re­pi­tien­do en uno de los de­por­tes que más ale­grías le ha da­do a Chile; nos agota te­ner que des­con­cen­trar­nos de nues­tras pro­pias com­pe­ten­cias para sal­var nues­tro de­por­te, pe­ro no de­ja­re­mos de lu­char nun­ca por el tenis, sea den­tro o fue­ra de la can­cha”.

ACU­SA­CIÓN

An­te tal acu­sa­ción, la me­sa di­rec­ti­va emi­tió un co­mu­ni­ca­do que in­di­có: “Es­te di­rec­to­rio fue ele­gi­do en un pro­ce­so elec­to­ral de­mo­crá­ti­co y trans­pa­ren­te, en el que par­ti­ci­pa­ron las nue­ve aso­cia­cio­nes que es­tán le­gal­men­te cons­ti­tui­das en nues­tro país, es­to es la to­ta­li­dad de las aso­cia­cio­nes que cum­plían los re­qui­si­tos le­ga­les para ser miem­bros de la Fe­de­ra­ción de Tenis de Chile”.

Ade­más, aco­ta­ba que “nos en­con­tra­mos abier­tos al diá­lo­go con to­da la co­mu­ni­dad del tenis chi­leno, lo que es par­te del man­da­to que nos han da­do las aso­cia­cio­nes de tenis que nos han ele­gi­do”.

PA­LA­BRA

Óscar Ro­jas in­te­gra­rá el di­rec­to­rio jun­to a En­ri­que Li­be­ro­na (vi­ce­pre­si­den­te), el mis­mo que fue in­ves­ti­ga­do en 2015 por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del De­por­te (IND) por re­ci­bir di­ne­ros de for­ma irre­gu­lar, ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de José Hinz­pe­ter, quien de­bió re­nun­ciar, en no­viem­bre de 2014, se­gún in­for­ma Emol el pa­sa­do do­min­go 2 de abril. Lue­go asu­mió Uli­ses Cer­da, pe­ro fue im­pug­na­do, en di­ciem­bre pa­sa­do, como man­da­más de la fe­de­ra­ción.

“Es un desafío di­fí­cil, por­que la fe­de­ra­ción es­tá pa­san­do por un mo­men­to com­ple­jo, pe­ro de­be­mos de­jar las co­sas ma­las en el pa­sa­do. La gen­te pien­sa que el tenis es­tá muer­to, pe­ro so­lo te­ne­mos que rear­mar­nos. Que­re­mos unir a la fa­mi­lia del tenis”, con­tó el ti­mo­nel que re­pre­sen­tó a la Aso­cia­ción de Tal­ca.

El pre­si­den­te tu­vo pa­la­bras para re­fe­rir­se a es­ta pri­me­ra eta­pa en su car­go. “Los pri­me­ros días han si­do mo­vi­dos, con in­cer­ti­dum­bre por to­do el re­vue­lo me­diá­ti­co, que no tie­ne mu­cho sen­ti­do. Ten­go la im­pre­sión de que al­guien les es­tá in­for­man­do mal a los ju­ga­do­res. No pue­des juz­gar una ad­mi­nis­tra­ción, si no los co­no­ces”. -¿Qué le pa­re­ció la car­ta del mun­do del tenis pi­dien­do la re­nun­cia de su me­sa di­rec­ti­va?

“Pre­ten­der que so­la­men­te las per­so­nas que fir­man ahí, que son en ge­ne­ral pu­ros te­nis­tas pro­fe­sio­na­les, son el tenis de Chile y la co­mu­ni­dad del tenis, no es así. La co­mu­ni­dad del tenis es un se­ñor de 70 años que jue­ga en un club, los ni­ños que es­tán par­tien­do, los mis­mos pa­dres de esos me­no­res, los en­tre­na­do­res. To­dos so­mos par­tes. La ver­dad que eso ha ge­ne­ra­do al­go de rui­do, pe­ro ten­go la con­fian­za, creo que el diá­lo­go lo so­lu­cio­na to­do. Cuan­do lle­gue­mos a esa ins­tan­cia, que he­mos tra­ta­do de bus­car, con el ca­pi­tal del equi­po Ni­co­lás Mas­sú, las co­sas se tie­nen que so­lu­cio­nar, por­que las in­quie­tu­des que tie­nen las acla­ra­mos en un co­mu­ni­ca­do, en­ton­ces me cues­ta creer que al­guien se nie­gue al diá­lo­go”. -¿Han bus­ca­do las fór­mu­las para con­tac­tar­se con Ni­co­lás Mas­sú?

“Lo he­mos lla­ma­do por te­lé­fono, le es­cri­bi­mos por what­sapp y to­do eso y no hay res­pues­ta has­ta el mo­men­to. No quie­ro juz­gar, no so­mos ese ti­po de di­ri­gen­tes, so­mos de los que cree­mos que pue­de ha­ber diá­lo­go. En re­gio­nes, nos acos­tum­bra­mos que cuan­do te­ne­mos un pro­ble­ma, lo so­lu­cio­na­mos y siem­pre en for­ma cons­truc­ti­va. Ade­más, se­guí a Ni­co­lás Mas­sú en el cir­cui­to, en la Co­pa Da­vis, en los Jue­gos Olím­pi­cos y siem­pre en la can­cha y fue­ra de ella fue pa­trio­ta, por eso me cues­ta creer que de­je la ca­pi­ta­nía, no creo que ha­ya cam­bia­do tan­to”. -¿Cuál es la res­pues­ta an­te una su­pues­ta cer­ca­nía con José Hinz­pe­ter?

“Hay al­guien que no es de la fa­mi­lia del tenis o se cree de la fa­mi­lia del tenis, que quie­re des­unir­la. La ver­dad que no soy de esa ge­ne- ra­ción, no lo co­noz­co, nun­ca he con­ver­sa­do con él. Me pa­re­ce que es un ar­gu­men­to fá­cil. De­be an­dar un duen­de­ci­to por ahí que quie­re en­trar por la ven­ta­na a la fe­de­ra­ción tra­tan­do de des­ban­car a es­ta di­rec­ti­va con ar­gu­men­tos to­tal­men­te fal­sos. So­mos una di­rec­ti­va que fue ele­gi­da de­mo­crá­ti­ca­men­te, fue vi­gi­la­do por el IND, así que las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­nan. Los que quie­ren ser di­ri­gen­tes de­ben in­vo­lu­crar­se en es­te pro­ce­so de­mo­crá­ti­co”. ¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos a fu­tu­ro?

“Cree­mos que lo de­por­ti­vo ur­ge. Ma­si­fi­car el tenis es al­go que ur­ge, ha­cer una re­for­ma del Cir­cui­to Na­cio­nal de Me­no­res que sea in­clu­si­vo, don­de to­dos los chi­cos pue­dan ju­gar, eso es lo más in­me­dia­to. Po­der ha­cer del tenis al­go más ma­si­vo eso es lo prio­ri­ta­rio. No­so­tros lle­va­mos tra­ba­jan­do un tiem­po con­si­de­ra­ble an­tes de ha­ber­nos pre­sen­ta­do y se tra­ba­jó siem­pre pen­san­do del te­ma de­por­ti­vo, eso es lo fun­da­men­tal, los pro­ta­go­nis­tas no so­mos los di­ri­gen­tes”.

El pre­si­den­te elec­to fue el tal­quino Óscar Ro­jas, sien­do el pri­mer di­rec­ti­vo oriun­do de Tal­ca en ocu­par car­go tan im­por­tan­te.

El pre­si­den­te tu­vo pa­la­bras para re­fe­rir­se a es­ta pri­me­ra eta­pa en su car­go. “Los pri­me­ros días han si­do mo­vi­dos, con in­cer­ti­dum­bre por to­do el re­vue­lo me­diá­ti­co, que no tie­ne mu­cho sen­ti­do”.

Lo que bus­ca es­ta di­rec­ti­va es que es­te de­por­te vuel­va a con­tar con gran­des ju­ga­do­res en el cir­cui­to ATP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.