John Is­ner se que­dó con el Mas­ter de Mia­mi

El es­ta­dou­ni­den­se John Is­ner, de­ci­mo­cuar­to ca­be­za de se­rie, de­rro­tó es­te do­min­go al cin­co del mun­do, el ale­mán Ale­xan­der Zve­rev, por 6-7(4), 6-4 y 6-4 y ga­nó su pri­mer Mas­ters 1.000 en la úl­ti­ma fi­nal mas­cu­li­na del abier­to de Mia­mi.

Centro Deportes - - Deportes -

John Is­ner, de 32 años, lo­gró así el tí­tu­lo más im­por­tan­te de su ca­rre­ra des­pués de per­der tres fi­na­les en es­te ti­po de tor­neos y se con­vir­tió ade­más en el pri­mer es­ta­dou­ni­den­se en ga­nar en Mia­mi des­de Andy Rod­dick en 2010.

Una vez eli­mi­na­dos Roger Fe­de­rer y No­vak Djo­ko­vic, que se ha­bían llevado el ja­rrón de cris­tal los úl­ti­mos cua­tro años en Mia­mi, y la au­sen­cia del cin­co ve­ces fi­na­lis­ta Ra­fael Na­dal, es­ta edi­ción del tor­neo flo­ri­dano dio opciones a ca­ras me­nos ha­bi­tua­les.

CONFIRMACIÓN

Tan­to Zve­rev co­mo Is­ner con­fir­ma­ron lo que se au­gu­ra­ba an­tes del cho­que: mu­chos gol­pes ga­na­do­res y sa­ques di­rec­tos, pero en ese en­torno el es­ta­dou­ni­den­se es­tu­vo + siem­pre más có­mo­do, y le cla­vó tres “aces” en los pri­me­ros tres jue­gos, de 18 que le en­do­só en el par­ti­do, pero “Sas­ha” aguan­tó co­mo pu­do, in­clui­das tres bo­las de quie­bre en el se­gun­do jue­go.

El mis­mo Is­ner con­fe­sa­ba an­tes de la fi­nal su vul­ne­ra­bi­li­dad, y que to­do ra­di­ca­ba en su ca­be­za: tan pron­to se sen­tía fuer­te y “com­pli­ca­do de ba­tir” co­mo es­ca­so de con­fian­za. Una ines­ta­bi­li­dad con la que su­po li­diar du­ran­te el tor­neo y que pro­lon­gó du­ran­te la fi­nal con un pri­mer sa­que que con­vir­tió en pun­to en el 82 % de las oca­sio­nes.

Is­ner, 17 del mun­do, lle­va­ba la ini­cia­ti­va, y ‘el Prin­ci­pi­to’ des­apro­ve­chó la úni­ca bo­la de “break” de la que dis­pu­so para ver có­mo en el jue­go pos­te­rior el es­ta­dou­ni­den­se se si­tua­ba 15-40 con un mag­ní­fi­co re­vés pa­ra­le­lo. Por lo que el ju­ga­dor más jo­ven del top 30 se vio obli­ga­do a des­ple­gar los gol­pes que le lle­va­ron a de­rro­tar al es­pa­ñol Pa­blo Ca­rre­ño en se­mi­fi­na­les, para sal­var así dos bo­las de quie­bre más.

Is­ner per­do­na­ba, al­go que no hi­zo con el ar­gen­tino Juan Mar­tín del Po­tro en se­mi­fi­na­les, quien com­pro­bó que, con con­fian­za, el es­ta­dou­ni­den­se es muy di­fí­cil de ga­nar por­que ade­más de sa­que tie­ne te­nis.

Y aun­que bus­ca­ba con de­ter­mi­na­ción ga­nar al fin una fi­nal de Mas­ters 1.000, tras sus de­rro­tas en In­dian Wells (2012), Cin­cin­na­ti (2013) y Pa­rís (2016), Zve­rev desafia­ba su sa­que.

Sin rom­per­se el ser­vi­cio, tu­vie­ron que des­em­pa­tar en el “tie-break”, cuan­do el de Ham­bur­go desató su ga­rra y pu­do al­zar al fin su pu­ño tras tres “mi­ni-breaks”, in­clui­da una do­ble fal­ta del nor­te­ame­ri­cano.

Al igual que en el pri­mer set, la apues­ta to­tal por el ser­vi­cio por par­te de am­bos ju­ga­do­res se man­tu­vo co­mo for­ma de sa­car­se de en­ci­ma la pre­sión del ri­val y en los pri­me­ros ocho jue­gos so­lo se con­si­guie­ron seis pun­tos al res­to.

Así, la op­ción de quie­bre por par­te de uno u otro era re­mo­ta y fue­ron ga­nan­do con sol­ven­cia sus sa­ques (4-4).

DEFINICIÓN

Pero fue en ese fa­tí­di­co no­veno jue­go -en el que se de­fi­nen mu­chos par­ti­dos- cuan­do Is­ner con­si­guió el pri­mer “break”, por mu­cho que Zve­rev pi­dió el ojo de hal­cón cuan­do el pú­bli­co la ha­bía vis­to den­tro y ya co­men­za­ba a vi­to­rear a su com­pa­trio­ta, que les in­ci­ta­ba para au­men­tar la pre­sión so­bre el ger­mano.

Con 4-5 y sa­que para Is­ner, Zve­rev lo in­ten­tó con dos bo­las de quie­bre que Is­ner sal­vó con el me­jor te­nis del par­ti­do por par­te de am­bos, in­clui­do un res­to del ale­mán a un ser­vi­cio del ame­ri­cano de 228 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Dos jue­gos en blan­co más tar­de, el set de­ci­si­vo lu­cía si­mi­lar a los dos an­te­rio­res aun­que Is­ner co­men­za­ba a ato­si­gar más y más al ger­mano, al que una do­ble fal­ta ca­si le cues­ta el “break”, que el es­ta­dou­ni­den­se no fue ca­paz de con­fir­mar.

Pero el de Ca­ro­li­na del Nor­te ya iba lan­za­do, tras ga­nar el su­yo de nue­vo en blan­co, fue a mor­der, a to­mar ven­ta­ja y se pu­so 0-40, pero Zve­rev vol­vió a de­fen­der­se co­mo pu­do, gra­cias de nue­vo al sa­que, por lo que sal­vó cua­tro nue­vas bo­las de quie­bre.

Una vez más en el no­veno jue­go, Is­ner le rom­pió el sa­que, un quie­bre de­ci­si­vo que le lle­vó minutos des­pués a le­van­tar el ja­rrón de cris­tal des­pués de ver có­mo el jo­ven Zve­rev per­día los pa­pe­les, des­tro­za­ba su ra­que­ta y la lan­za­ba a la gra­da.

Y aun­que Is­ner ca­li­fi­có a Zve­rev co­mo el “me­jor ju­ga­dor jo­ven” del cir­cui­to, en Mia­mi se im­pu­so la experiencia, una vic­to­ria que le va­le al es­ta­dou­ni­den­se para vol­ver a es­tar en­tre los 10 me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.