Ni­co­lás Mas­sú en­tre­gó las claves pa­ra triun­far yel có­mo for­mar te­nis­tas pa­ra Chi­le

Centro Deportes - - Deportes - Fé­lix Ruiz

No to­dos los días se tie­ne un in­vi­ta­do de lu­jo y de la ta­lla de Ni­co­lás Mas­sú. Es­te otro­ra te­nis­ta, que tu­vo tre­men­dos lo­gros y una tra­yec­to­ria im­pe­ca­ble en el cir­cui­to de la ATP, lle­gó has­ta la ca­pi­tal re­gio­nal del Mau­le pa­ra ser par­te de una clí­ni­ca de­por­ti­va en el Es­ta­dio Es­pa­ñol, opor­tu­ni­dad en la que com­par­tió con un nú­me­ro cer­cano a 300 ni­ños y más de 500 adul­tos, quie­nes se die­ron ci­ta a es­te re­cin­to pa­ra ser par­te de es­ta con­vo­ca­to­ria, don­de pu­do com­par­tir y en­tre­gar­les su ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to en el mun­do del tenis.

“Me pa­re­ce muy bien que se ha­gan es­tas ac­ti­vi­da­des en re­gio­nes, siem­pre uno es­tá dis­pues­to a rea­li­zar­las, mien­tras ten­ga el tiem­po. Aho­ra que es­toy re­ti­ra­do he po­di­do co­no­cer mi país, an­tes es­ta­ba 10 me­ses fue­ra de Chi­le, en­ton­ces con suer­te pa­sa­ba a mi ca­sa. Ob­via­men­te que es im­por­tan­te que el tenis se mue­va en re­gio­nes y en Talca”, di­jo el “Vam­pi­ro”.

Apro­ve­chan­do su es­ta­día en sue­lo tal­quino, Cen­tro De­por­tes dia­lo­gó con el me­da­llis­ta de oro en sin­gles y en do­bles, jun­to a Fer­nan­do Gon­zá­lez, en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas 2004 y quien fue­se nú­me­ro nue­ve del mun­do en sep­tiem­bre de ese mis­mo año.

¿Cuál es la cla­ve pa­ra for­mar un cam­peón?

“Es vi­tal la es­truc­tu­ra, que ha­ya un plan de tra­ba­jo, creo que eso es lo pri­mor­dial. Lo ideal es que se in­vo­lu­cre gen­te que es­té con ga­nas, con pa­sión, que en­tien­dan có­mo es el ca­mino y por otro la­do la mo­ti­va­ción de los ni­ños tam­bién es im­por­tan­te, de­ben te­ner las ga­nas de ser te­nis­tas. Cuan­do eres ni­ño lo im­por­tan­te es que ha­gas har­tos de­por­tes. En mi ca­so, prac­ti­qué atle­tis­mo, rugby, fút­bol, tenis. Me desa­rro­llé con mu­chos de­por­tes, des­pués me fue gus­tan­do el tenis y me de­di­qué al tenis. Hoy se es­tá en­tien­do que el de­por­te es co­mo cual­quier tra­ba­jo, cuan­do era más chi­co era di­fí­cil ex­pli­car que de­di­car­se al de­por­te es una pro­fe­sión co­mo cual­quier otra”.

¿Có­mo ana­li­zas el ni­vel en Chi­le?

“No ha­bla­ría tan­to del ni­vel del tenis chi­leno, lo ha­ría por el ám­bi­to sud­ame­ri­cano, ya que es­ta­mos en un mo­men­to de tran­si­ción, don­de los úl­ti­mos 15 años fue­ron es­pec­ta­cu­la­res, ha­bía va­rios ju­ga­do­res sud­ame­ri­ca­nos arri­ba, hoy es­tán apa­re­cien­do otros jó­ve­nes. Den­tro de ese tenis sud­ame­ri­cano, es­ta­mos te­nien­do dos jó­ve­nes con tre­men­das pro­yec­cio­nes. De­trás de Ar­gen­ti­na, que siem­pre sa­ca ju­ga­do­res, por una cues­tión de cul­tu­ra, so­mos el país que tie­ne la suer­te de te­ner a dos te­nis­tas de 22 años, co­mo lo son Ni­co­lás Jarry y Ch­ris­tian Ga­rín, que nos da­rán ale­grías por mu­chos años. Y ahí hay que tra­ba­jar en los ni­ñi­tos, ya que los que aho­ra tie­nen 10 años, los que hoy se es­tán ini­cian­do, van a te­ner 18 años y, ahí debe ha­cer­se el re­cam­bio au­to­má­ti­co, cuan­do Jarry y Ga­rín ten­gan más de 30 años te­ne­mos que te­ner la pre­pa­ra­ción pa­ra que los re­em­pla­cen”.

Apro­ve­chan­do su es­ta­día en Talca, Cen­tro De­por­tes dia­lo­gó con el me­da­llis­ta de oro, en sin­gles y en do­bles, jun­to a Fer­nan­do Gon­zá­lez, en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas 2004. El ex nú­me­ro nue­ve del rán­king ATP lle­gó has­ta la ca­pi­tal re­gio­nal pa­ra en­ca­be­zar una clí­ni­ca, en la que fue­ron par­te me­no­res y adul­tos ¿Pa­ra qué es­tán am­bos cré­di­tos lo­ca­les?

“Uno ya es­tá, Ni­co­lás Jarry ya es­tá den­tro de los me­jo­res 45 ju­ga­do­res del mun­do, no sé si se en­tien­da es­tar en esa ubi­ca­ción. O sea, te­ner 22 años y es­tar en esa ex­pec­tan­te po­si­ción es es­pec­ta­cu­lar, ya le es­tá ga­nan­do a los me­jo­res del mun­do, es­tá ju­gan­do los tor­neos gran­des jue­ga de igual a igual con los que es­tán en e nú­me­ro 5, 10, 15. Jarry es una reali­dad, lo que pa­sa es que tie­ne el tenis y un fí­si­co pri­vi­le­gia­do que te ha­ce pen­sar que se­gu­ra­men­te va a lle­gar muy arri­ba, no tie­ne te­cho, tie­ne los ar­gu­men­tos pa­ra ha­cer co­sas muy bue­nas, jue­ga muy bien y es muy dis­ci­pli­na­do. En tan­to que Ch­ris­tian Ga­rín ya es­tá cer­ca del pues­to nú­me­ro 100 de mun­do. Es un chi­co que to­dos lo co­no­cen en el Cir­cui­to, que sa­ben el po­ten­cial que tie­ne Ga­nó Ro­land Ga­rros en ju­ve­ni­les, par­tió el año so­bre los 300 y aho­ra ha te­ni­do mu­cho avan­ce en el rán­king a sus 22 años. Es­te año si jue­ga re­gu­lar­men­te y ter­mi­na cer­cano al 100 po­dría en­trar a Aus­tra­lia y va a ex­plo­tar y se va a me­ter arri­ba. Son dos ju­ga­do­res jó­ve­nes que te­ne­mos la suer­te de te­ner­los en Chi­le. En Su­da­mé­ri­ca es­tá cos­tan­do sa­car ju­ga­do­res co­mo sa­lie­ron ha­ce 15 años, es una eta­pa de tran­si­ción. Que el país ten­ga dos ju­ga­do­res con ese ta­len­to y po­ten­cial, es muy bueno”.

¿Có­mo re­cuer­das esas dos me­da­llas de oro en Ate­nas 2004?

“Lo me­jor que he he­cho en mi vi­da le­jos, soy el úni­co te­nis­tas que con­si­guió dos me­da­llas de oro en un mis­mo Jue­go Olím­pi­co. Es al­go que me ha­ce sen­tir or­gu­llo­so, pri­me­ro que to­do por mi país, por lo que hi­ce, siem­pre que­ría que­dar en la his­to­ria. Des­de chi­co qui­se es­to, es una

hue­lla que de­jé en el de­por­te, no so­la­men­te en el tenis. Cuan­do ga­nas un Grand Slam o una Co­pa Davis, ga­nas al­go del tenis. Por ejemplo, fui nú­me­ro 9 del mun­do o 10 del mun­do y era en el am­bien­te nues­tro, en el tenis, pe­ro en los Jue­gos Olím­pi­cos se tra­ta de una fiesta del de­por­te en ge­ne­ral. La ver­dad que fue una ha­za­ña, mien­tras más tiem­po pa­se se se­gui­rá co­men­tan­do. A lo me­jor cuan­do ten­ga 70 u 80 años y voy a mi­rar pa­ra atrás y voy a de­cir, mi­ra lo que hi­ce. Con el tiem­po me he ido dan­do cuen­ta de lo que con­se­guí y de lo com­pli­ca­do que es”.

¿Cuál es el men­sa­je pa­ra los te­nis­tas y los de­por­tis­tas en ge­ne­ral de la re­gión del Mau­le?

“To­do se con­si­gue con es­fuer­zo, aquí na­die pue­de po­ner­se un te­cho. Cuan­do era un ni­ño, mu­chas ve­ces es­cu­ché co­men­ta­rios po­si­ti­vos, ne­ga­ti­vos, de to­do. Es­te chi­co va a lle­gar, va a lle­gar le­jos, otros que de­cían es muy di­fí­cil, no va a lle­gar. Lo im­por­tan­te es que uno crea en sí mis­mo, so­bre to­do en el tenis, que es un de­por­te in­di­vi­dual, es­tás so­lo en la can­cha. Hay que te­ner con­fian­za en lo que uno ha­ce, no es un de­por­te co­lec­ti­vo, don­de tie­nes 10 com­pa­ñe­ros más co­mo en el fút­bol y si no es­tás en un día co­rrec­to el res­to te le­van­ta. To­da la gen­te pue­de te­ner con­fian­za en ti, tú fa­mi­lia, tus ami­gos, tus spon­sor, pe­ro el que debe te­ner con­fian­za en la can­cha es uno, con el tra­ba­jo, la pa­sión pro­duc­to de lo que tra­ba­jas­te, de­bes te­ner mu­cha ca­be­za. Si te das cuen­ta y to­mas un te­nis­ta que es­tá 20 y otro 100 en el r+an­king, si no los co­no­ces vas a de­cir jue­gan igual, jue­gan bien, es­tán bien fí­si­ca­men­te, le pe­gan bien a la pe­lo­ta, pe­ro hay una di­fe­ren­cia del por qué uno es­tá 20 y el otro 100, la par­te men­tal”.

¿Qué tan di­fe­ren­te era el Cir­cui­to cuan­do ju­ga­bas pro­fe­sio­nal­men­te?

“De­pen­de, es que mu­chos de los ju­ga­do­res que es­tán en el Cir­cui­to, ju­gué con ellos, son los mis­mos, me re­ti­ré ha­ce po­co, en­ton­ces son los mis­mo, lo hi­ce an­te el 80 por cien­to de los que es­tán den­tro de los 100 al­gu­na vez los en­fren­té, así que la com­pe­ti­ti­vi­dad se man­tie­ne igual”.

PA­LA­BRA

Ni­co­lás Mas­sú es pa­la­bra au­to­ri­za­da pa­ra dar su opi­nión y co­men­ta­rio del ac­tual mo­men­to del tenis na­cio­nal, que de a po­co nue­va­men­te es­tá vol­vien­do a las gran­des li­des, con un Ni­co­lás Jarry que es­tá avan­zan­do con pa­sos agi­gan­ta­dos y un Ch­ris­tian Ga­rín que len­ta­men­te arre­me­te, acer­cán­do­se a los 100 me­jo­res te­nis­tas del pla­ne­ta.

Por aho­ra, es­tos ju­ga­do­res van por buen ca­mino y si­guien­do los pa­sos de un gran­de co­mo lo fue es­te gue­rre­ro den­tro de la can­cha, que nun­ca da­ba una pe­lo­ta por per­di­da y que que­dó en la his­to­ria gran­de del de­por­te na­cio­nal y mun­dial. ¡Un gran­de Ni­co­lás Mas­sú!.

Es vi­tal la es­truc­tu­ra, que ha­ya un plan de tra­ba­jo, creo que eso es lo pri­mor­dial. Lo ideal es que se in­vo­lu­cre gen­te que es­té con ga­nas, con pa­sión, que en­tien­dan có­mo es el ca­mino y por otro la­do la mo­ti­va­ción de los ni­ños tam­bién es im­por­tan­te, de­ben te­ner las ga­nas de ser te­nis­tas Ni­co­lás Mas­sú

Ha­bi­tual­men­te el “Ni­co” re­co­rre el país, por lo que sa­be del mo­men­to ac­tual del tenis chi­leno.

Por es­tos días, el “Vam­pi­ro” es el ca­pi­tán de Co­pa Davis. En la pos­tal, jun­to a la gran car­ta na­cio­nal, Ni­co­lás Jarry.

“Ni­co” jun­to a Fer­nan­do Gon­zá­lez, los ven­ce­do­res en do­bles, en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas 2004.

El te­nis­ta vi­ña­ma­rino Ni­co­lás Mas­sú se co­ro­nó cam­peón en Ho­lan­da en el Tor­neo de Amers­foort, al ven­cer al local Rae­mo­nS­lui­ter en 2003.

El des­ta­ca­do ex te­nis­ta crio­llo se tras­la­dó has­ta Talca pa­ra ser par­te de es­ta exi­to­sa ci­ta con­vo­ca­da por el Es­ta­dio Es­pa­ñol.

Fue­ron seis los tí­tu­los con­se­gui­dos por el “Vam­pi­ro” du­ran­te los años que com­pi­tió en el Cir­cui­to ATP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.