Fran­cis­co Bra­vo: El pro­mi­so­rio te­nis­ta que ne­ce­si­ta apo­yo pa­ra se­guir me­jo­ran­do su juego

Es su se­gun­da pa­sa­da en el Ran­cho de John New­com­be, has­ta don­de via­jó a re­for­zar la téc­ni­ca, la vo­lea y el ser­vi­cio has­ta es­tos días, de acuer­do al plan de tra­ba­jo es­ta­ble­ci­do por su en­tre­na­dor En­ri­que Sec­kel. Sin em­bar­go, gra­cias a su ta­len­to y es­fuer­zo,

Centro Deportes - - Deportes -

Las vir­tu­des de Fran­cis­co Bra­vo Gu­tié­rrez las co­men­zó a de­mos­trar tem­pra­na­men­te. Sus po­ten­tes gol­pes lo ha­cían di­fe­ren­te a sus pa­res y eso fue lla­man­do la aten­ción, ya que con el pa­sar del tiem­po fue ga­nan­do ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to de es­te de­por­te, pa­ra lue­go su­mar­se de lleno a la al­ta com­pe­ten­cia, ba­jo las ór­de­nes de En­ri­que Sec­kel, en el Club de Te­nis Tal­ca.

De­bi­do a su po­ten­cial, los ob­je­ti­vos siem­pre fue­ron apun­tan­do a con­sa­grar­se en es­ta dis­ci­pli­na. A sus 12 años ha te­ni­do una me­jo­ría im­por­tan­te en su juego, aun­que siem­pre es ne­ce­sa­rio se­guir ad­qui­rien­do nue­vas ex­pe­rien­cias y po­ten­ciar las de­bi­li­da­des, con la me­ta es­pe­cí­fi­ca de con­cre­tar re­sul­ta­dos.

RE­FOR­ZAR

Des­de el 21 de agos­to de es­te 2018 se en­cuen­tra en Te­xas, Es­ta­dos Uni­dos, en el Ran­cho de John New­com­be pa­ra re­for­zar la téc­ni­ca, la vo­lea y el ser­vi­cio has­ta es­tos días, de acuer­do al plan de tra­ba­jo es­ta­ble­ci­do por su en­tre­na­dor En­ri­que Sec­kel.

Sin em­bar­go, gra­cias a su téc­ni­ca, su es­fuer­zo en los en­tre­na­mien­tos y el gol­pe de de­re­cha que ha­ce da­ño an­te sus opo­nen­tes, re­ci­bió la in­vi­ta­ción de pro­lon­gar su es­ta­día en es­ta re­co­no­ci­da Aca­de­mia, que es guia­da por el otro­ra gran te­nis­ta aus­tra­liano John New­com­be, quien fue nú­me­ro uno del rán­king.

Es de­cir, se tra­ta de un re­fe­ren­te mun­dial del te­nis, con quien Fran­cis­co en­tre­nó un par de ve­ces, con­si­de­ran­do que ha­bi­tual­men­te lo ha­ce con los pro­fe­sio­na­les del men­cio­na­do Ran­cha de Te­nis.

Y en esas opor­tu­ni­da­des, el ex te­nis­ta in­di­có que el mau­lino tie­ne ese sen­ti­do de es­cu­char las ins­truc­cio­nes y apli­car­las de in­me­dia­to.

“Ha si­do una tre­men­da ex­pe­rien­cia, me­jo­ran­do mi ni­vel te­nís­ti­co, fí­si­co y men­tal. Ade­más, he po­di­do in­ter­ac­tuar con mu­chas per­so­nas y apren­der in­glés. Mi apues­ta es ser te­nis­ta pro­fe­sio­nal, ju­gar a ni­vel com­pe­ti­ti­vo y ser uno de los me­jo­res de Chi­le y el mun­do”, co­men­tó des­de Te­xas es­te gran pro­yec­to lo­cal.

Se han ido cum­plien­do las ex­pec­ta­ti­vas tra­za­das, pues el avan­ce es no­to­rio y eso que­dó de ma­ni­fies­to en el tor­neo que ga­nó en la mis­ma Aca­de­mia, al im­po­ner­se en to­dos sus par­ti­dos. Ven­ció a tres te­nis­tas de Es­ta­dos Uni­dos, por lo que no fue na­da fá­cil la ta­rea, pe­ro le ser­vi­rá de mo­ti­va­ción pa­ra lo que res­ta, pues aho­ra es­ta­ría has­ta di­ciem­bre, de po­der con­cre­tar el apo­yo ne­ce­sa­rio pa­ra ello.

“Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te dos se­ma­nas me lla­ma­ron de la Aca­de­mia de John New­com­be, pa­ra de­cir­me que me ofre­cían re­ba­jar un po­co más la be­ca que te­nía Fran­cis­co, con la idea que se que­da­ra has­ta di­ciem­bre, in­di­cán­do­me que les in­tere­sa­ba mu­cho tra­ba­jar con él, da­do a su ni­vel de juego, ade­más de lo de­mos­tra­do des­de que lle­gó a la Aca­de­mia”, di­jo An­drea Gu­tié­rrez, ma­dre de es­te te­nis­ta tal­quino. An­drea, agre­gó: “Con to­da la fa­mi­lia es­ta­mos ha­cien­do un gran es­fuer­zo pa­ra po­der apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te a Fran­cis­co, pe­ro nos fal­tan re­cur­sos pa­ra­laes­ta­díay­pa­ra­par­ti­ci­pa­re­nal­gún

SE­MA­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.