El en­ga­ño

Centro Deportes - - Deportes - (*) Clau­dio Aran­ci­bia Cam­pos. (*) Psi­có­lo­go de­por­ti­vo y ex – fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal.

Di­ce el ex­trac­to de una can­ción del gru­po Los Mi­se­ra­bles: “Sue­ños de ni­ñez con­ver­tir al­gu­na vez, un gol a estadio lleno, elu­dien­do al por­te­ro”. Tal co­mo la can­ción, ese an­he­lo de convertirse al­gu­na vez en fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les ha es­ta­do en el idea­rio co­lec­ti­vo de mu­chos, trans­mi­tién­do­se a ni­ños y ni­ñas, quie­nes in­ge­nua­men­te ven muy cer­ca­na aque­lla po­si­bi­li­dad.

Uno de los de­por­tes más sen­ci­llos de prac­ti­car y al al­can­ce de to­dos es el fút­bol. En cual­quier ca­lle, po­tre­ro o es­pa­cio más o me­nos plano, se pue­de ju­gar. ¿Quién no ha ju­ga­do fút­bol al­gu­na vez en su vi­da?.

Pa­ra mu­chos/as, des­de pe­que­ños uno de sus prin­ci­pa­les sue­ños se­rá ser fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. No es ra­ro en­ton­ces, en­con­trar es­ta idea en ni­ños con seis, ocho o diez años, pre­ten­dien­do ser fu­tu­ros Ma­ra­do­na, Mes­si, Mbap­pé, Cris­tiano o in­clu­so Oli­ver Atom de los Sú­per Cam­peo­nes. En lo per­so­nal, creo que mu­chos al­gu­na vez so­ña­mos es­to.

De aque­llos so­ña­do­res, la gran ma­yo­ría se hi­zo par­te de las fa­mo­sas es­cue­las de fút­bol de ba­rrio. Al­gu­nos per­te­ne­cie­ron al Club de su pa­dre, otros con un po­co más de con­di­cio­nes pa­ra el ba­lom­pié, fue­ron se­lec­cio­na­dos ju­gan­do cam­peo­na­tos co­mu­na­les, pro­vin­cia­les o re­gio­na­les por su es­cue­la o Clu­bes ama­teurs.

Tam­po­co fal­ta­ron aque­llos tor­neos in­ter­na­cio­na­les de ve­rano de al­gún pue­blo pe­que­ño, en los que co­rrie­ron de­trás de un ba­lón. Unos po­cos de esos, con­si­guie­ron lle­gar a las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res de al­gu­na ins­ti­tu­ción pro­fe­sio­nal, for­mar par­te de ellos y as­cen­der has­ta la se­rie ju­ve­nil (úl­ti­ma ca­te­go­ría pre­vio al pro­fe­sio­na­lis­mo).

Me­nos aún for­ma­ron par­te de un plan­tel pro­fe­sio­nal, de­bu­ta­ron y lue­go se man­tu­vie­ron sien­do ti­tu­la­res. Los úl­ti­mos del es­ca­la­fón, aque­llos to­ca­dos con la “va­ri­ta”, des­ta­ca­dos en su equi­po, fue­ron ad­qui­ri­dos­po­rem­pre­sa­rio­so­re­pre­sen­tan­tes del fút­bol, quie­nes los pro­mo­ve­rían a otros Clu­bes na­cio­na­les o in­ter­na­cio­na­les, con­so­li­dan­do así sus ca­rre­ras tan­to de­por­ti­va co­mo eco­nó­mi­ca­men­te (me­nos del 1% lo­gra­rán ser fut­bo­lis­tas pro­fe­sio­na­les).

Aque­llos “sue­ños de ni­ñez”, pa­ra un gru­po muy se­lec­to, lo an­te­rior se ha­ría reali­dad, pe­ro pa­ra el res­to que­da­ría con­ver­ti­do tan so­lo en un nos­tál­gi­co re­cuer­do de lo que pu­do ha­ber si­do. Por ello, co­mo for­ma­do­res, no ge­ne­re­mos fal­sas ex­pec­ta­ti­vas por­que los es­ta­re­mos en­ga­ñan­do y frus­tran­do. No cen­tre­mos su mo­ti­va­ción en fac­to­res ex­ter­nos, di­fí­ci­les de cum­plir, por­que muy po­cos lle­ga­rán, muy po­cos.

En un sis­te­ma tan com­pe­ti­ti­vo y tec­no­lo­gi­za­do co­mo el ac­tual, nues­tra ta­rea es for­mar jó­ve­nes ín­te­gros, con sen­ti­do crí­ti­co y po­see­do­res de prin­ci­pios mo­ra­les. A tra­vés del de­por­te y el fút­bol, po­de­mos en­se­ñar­les nues­tros me­jo­res va­lo­res, co­mo la per­se­ve­ran­cia, res­pe­to, ale­gría, igual­dad, com­pa­ñe­ris­mo, ho­nes­ti­dad, es­fuer­zo y su­pera­ción, entre otros (in­clu­so exis­te uno pro­pio lla­ma­do de­por­ti­vi­dad). Que jue­guen y dis­fru­ten si les agra­da, que lo in­ten­ten si les ape­te­ce, pe­ro no los obli­gue­mos en su tran­si­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.