Ós­car Del So­lar: “Siem­pre so­ñé y so­ña­ré en vol­ver pa­ra en­men­dar el error”

Un 8 de no­viem­bre de 2009, el equi­po tal­quino, al man­do del men­cio­na­do DT, es­cri­bía una de sus his­to­rias más os­cu­ras en el pro­fe­sio­na­lis­mo. El ali­near seis ex­tran­je­ros, le lle­vó al cua­dro tal­quino a ba­jar de ca­te­go­ría, en un hi­to que mar­có ne­ga­ti­va­men­te a

Centro Deportes - - Jugadas De La Semana -

co­me­tie­ron mu­chos, pe­ro que yo lo re­ci­bí co­mo pro­pio, y por el cual re­ci­bí mu­chos co­men­ta­rios du­ros, pe­ro es­toy con mi es­pí­ri­tu y mi men­te tran­qui­la, por­que to­do lo que hi­ce fue por Ran­gers, que es un club que lo lle­vo en el co­ra­zón”.

-¿Cam­bia­ría la for­ma en la que se fue de Ran­gers, con­si­de­ran­do las de­ci­sio­nes que us­ted to­mó, co­mo una de­man­da al club?

com­pli­có al club. Las ve­ces que vi­ne con De­por­tes Con­cep­ción y con Co­bre­sal re­ci­bí re­pro­ba­ción que den­tro de mí sa­bía que era en­ten­di­ble y que era par­te de lo que ha­bía­mos vi­vi­do. Pe­ro, de to­das ma­ne­ras, pien­sas que la vi­da tie­ne esos mo­men­tos que di­ces, no lo me­re­cía”.

-¿Qué cree us­ted que no me­re­cía?

con­fia­ble, en­ton­ces cuan­do hu­bo ofre­ci­mien­to asu­mí el desafío de ir a Ñu­blen­se, por­que tam­bién ne­ce­si­ta­ba que el mun­do del fútbol sin­tie­ra que yo se­guía sien­do una per­so­na hon­ra­da y pro­fe­sio­nal”.

-Se cum­plen nue­ve años de ese in­for­tu­nio, co­mo us­ted di­ce, ¿qué men­sa­je se le pue­de dar a la gen­te?

“Yo di la ca­ra, di una con­fe­ren­cia de pren­sa, asu­mí mis cul­pas y con­tra­ria­men­te a mu­chas co­sas que se di­je­ron, co­mo que yo me ha­bía ido an­tes, que por cier­to to­das mis co­sas es­ta­ban en el de­par­ta­men­to. Hu­bie­ra que­ri­do que­dar­me, pe­ro el club con­si­de­ró que no era apro­pia­do. Que­ría ser par­tí­ci­pe del as­cen­so del club. Yo soy un hom­bre de desafíos y no los elu­do. Nun­ca me ne­gué a es­tar”.

“No di­go que no era me­re­ce­dor que la gen­te re­pro­ba­ra es­to. Me re­fie­ro a que no me­re­cía lo que pa­só. Lo que me­re­cía esa vez era ha­ber sal­va­do a Ran­gers de la Pri­me­ra “B” y ha­ber­lo me­ti­do en play off, que era lo que es­tá­ba­mos bus­can­do”.

“Pue­do de­cir que su­pe­ré el mo­men­to. Me pu­se muy con­ten­to cuan­do as­cen­dió Ran­gers el 2011 con Ga­briel Pe­rro­ne, por­que sen­tí un tre­men­do desaho­go. Des­afor­tu­na­da­men­te se ca­yó nue­va­men­te. Yo lo úni­co que les pue­do de­cir es que amen a su club co­mo siem­pre, que lo apo­yen en las bue­nas y en las ma­las, que sus sue­ños de ver a Ran­gers en Pri­me­ra Di­vi­sión no lo pier­dan, por­que las per­so­nas vi­ven de sue­ños y que si­gan sien­do co­mo son, por­que son uno de los po­cos lu­ga­res de Chi­le que el lo­cal es lo­cal cuan­do se jue­ga con los gran­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.