Re­ti­ro de­por­ti­vo

Centro Deportes - - Noticias - (*) Psi­có­lo­go de­por­ti­vo y ex fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. Clau­dio Aran­ci­bia Cam­pos (*)

“Mis ami­gos des­apa­re­cie­ron y tam­bién, las lu­ces, cámaras y mi­cró­fo­nos. Lo que ha­bla­ba an­tes y que pa­re­cía im­por­tar­les a mu­chos hoy ya no se to­ma en cuen­ta, mis amis­ta­des se ale­ja­ron y ya no me bus­can co­mo lo ha­cían an­tes. En fin, aque­lla bur­bu­ja en la cual vi­ví ya no es­tá y aho­ra me to­ca en­fren­tar la vi­da real”. El re­co­no­ci­mien­to y va­lo­ra­ción que el de­por­tis­ta del ejem­plo an­te­rior per­ci­be, es­ta­ba de­ter­mi­na­do úni­ca­men­te por sus éxi­tos den­tro del de­por­te. No so­lo com­par­tía en­tre­na­mien­tos y com­pe­ti­cio­nes con per­so­nas vin­cu­la­das a ese en­torno, sino tam­bién pa­sa­ba una gran can­ti­dad de ho­ras en cen­tros de­por­ti­vos, ves­tía ro­pa de­por­ti­va, ha­bla­ban de de­por­te o leía pren­sa de­por­ti­va. En el ca­so des­cri­to y en tan­tos otros, los de­por­tis­tas ex­pe­ri­men­tan la re­ti­ra­da de­por­ti­va co­mo un as­pec­to muy im­por­tan­te que pier­den y que nun­ca re­cu­pe­ra­rán. Son per­so­nas que no só­lo de­ben bus­car nue­vas ocu­pa­cio­nes, sino tam­bién de­ben apren­der a desem­pe­ñar nue­vos ro­les di­fe­ren­tes al rol de de­por­tis­ta desa­rro­lla­do has­ta el mo­men­to. El Mo­de­lo de Tra­yec­to­ria De­por­ti­va de Pa­lla­rés et al. (2011), se re­fie­re a tres ti­pos de re­ti­ros de­por­ti­vos. El pri­me­ro es el con­ver­gen­te, que es aquel en el que el de­por­tis­ta pre­vio a su re­ti­ro (aún sien­do de­por­tis­ta pro­fe­sio­nal), tie­ne o ya cuen­ta con un tra­ba­jo re­la­cio­na­do, vin­cu­lan­do así su tra­ba­jo pos­te­rior con el de­por­te. “Tra­ba­jo de mo­ni­tor de na­ta­ción. Yo sé que es­te tra­ba­jo no es el tra­ba­jo de mi vi­da, lo es­toy ha­cien­do por­que si en otro tra­ba­jo les di­go que me mar­cho cua­tro días o un mes con la se­lec­ción, me van a de­cir, no vuel­vas, en cam­bio en el club me dan esas fa­ci­li­da­des, no ten­go aquí nin­gún pro­ble­ma pa­ra de­cir­les, me mar­cho una se­ma­na…”. El se­gun­do, es el mo­de­lo pa­ra­le­lo, que se da en aque­llos ca­sos en que el de­por­tis­ta pro­fe­sio­nal al mis­mo tiem­po tie­ne un se­gun­do tra­ba­jo o cur­sa es­tu­dios, por lo que lle­ga­do el mo­men­to del re­ti­ro ya cuen­ta con un tra­ba­jo y a me­nu­do re­la­cio­na­do al ám­bi­to del de­por­te. “Yo siem­pre he con­ti­nua­do es­tu­dian­do, por­que des­pués, por mu­cho que ha­yas si­do cam­peón, la gen­te no te da­rá tra­ba­jo por ello…”. En am­bos mo­de­los (pa­ra­le­lo y con­ver­gen­te), ha ha­bi­do una an­ti­ci­pa­ción y pre­pa­ra­ción del de­por­tis­ta fren­te al re­ti­ro. El úl­ti­mo mo­de­lo y la­men­ta­ble­men­te uno de los más fre­cuen­tes es el li­neal, ca­rac­te­ri­za­das por ser abrup­to y fre­cuen­te. Stam­bu­lo­va (2000), la de­fi­ne co­mo tran­si­cio­nes no-nor­ma­ti­vas, tal co­mo le­sio­nes gra­ves o inexis­ten­cia de lla­ma­dos de equi­pos pa­ra con­ti­nuar su ca­rre­ra. Aquí se ven obli­ga­dos a re­ti­rar­se, en­con­trán­do­se en un mo­men­to de re­ti­ra­da de la ac­ti­vi­dad sin sa­ber qué ha­cer. Em­pie­za su se­gun­da vi­da, cam­bia to­do, há­bi­tos, for­ma de vi­vir, el pen­sa­mien­to y es un cho­que pa­ra to­dos, tan­to a ni­vel eco­nó­mi­co, de pa­re­ja o de fa­mi­lia. En sín­te­sis, al no exis­tir pre­pa­ra­ción men­tal pa­ra aque­lla eta­pa, di­fí­cil­men­te po­drá en­fren­tar ajus­ta­da­men­te aque­lla reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.