La es­can­da­lo­sa “Fi­nal del Mun­do” que no se ha po­di­do ju­gar

Tras un bo­chor­no­so ac­to de los hin­chas de Ri­ver, que ape­drea­ron a los ju­ga­do­res Xe­nei­zes, que lle­ga­ban al Mo­nu­men­tal, pa­ra ju­gar la fi­nal de vuel­ta de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, Con­me­bol to­mó la de­ci­sión de sus­pen­der, en pri­me­ra ins­tan­cia el due­lo del sá­ba­do,

Centro Deportes - - Deportes -

La vio­len­cia fue el pro­ta­go­nis­ta ex­clu­yen­te del par­ti­do de vuel­ta, de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res en­tre Ri­ver Pla­te y Bo­ca Ju­niors, que se pos­pu­so del sá­ba­do pa­ra el do­min­go por la agre­sión al au­to­bús del Xe­nei­ze y que ayer se pos­ter­gó con fe­cha in­de­fi­ni­da.

A tan­to ha lle­ga­do el re­vue­lo, que Ar­gen­ti­na, y el fút­bol mun­dial en ge­ne­ral, aún se pre­gun­ta có­mo lo que co­men­zó co­mo “La Fi­nal del Mun­do”, que tu­vo un es­pec­ta­cu­lar pri­mer epi­so­dio ha­ce dos se­ma­nas, en La Bom­bo­ne­ra (2-2), de­ri­vó en una si­tua­ción bo­chor­no­sa, que sa­có a la luz lo peor de una ri­va­li­dad mal en­ten­di­da.

HIS­TO­RIA

Cien­tos de mi­les de hin­chas de Ri­ver Pla­te aguar­da­ban el sá­ba­do a las 13.00 ho­ras, cua­tro ho­ras an­tes del pi­ti­do ini­cial, la aper­tu­ra de puer­tas del es­ta­dio Mo­nu­men­tal. Los sim­pa­ti­zan­tes in­gre­sa­ban en­tre cán­ti­cos de alien­to y ale­gría. Sin em­bar­go, to­do cam­bió cer­ca de las 15.30 ho­ras, cuan­do el au­to­bús que trans­por­ta­ba a los ju­ga­do­res de Bo­ca Ju­niors fue lle­va­do por una es­qui­na en la que ha­bía mi­les de hin­chas de Ri­ver Pla­te, mu­chos de los cua­les rom­pie­ron los vi­drios del bus con pie­dras y bo­te­llas.

Tras ello, la po­li­cía arro­jó ga­ses la­cri­mó­ge­nos pa­ra dis­per­sar a los agre­so­res, pe­ro es­tos afec­ta­ron tam­bién a los ju­ga­do­res que, al lle­gar al es­ta­dio, tu­vie­ron vó­mi­tos y los ojos en­ro­je­ci­dos.

Los mé­di­cos de la Con­me­bol re­vi­sa­ron a los ju­ga­do­res, don­de re­co­no­cie­ron le­sio­nes fí­si­cas, pe­ro ase­gu­ra­ron que no ha­bía “cau­sal” de sus­pen­sión por­que ellos no po­dían cons­ta­tar las le­sio­nes de cór­neas del ca­pi­tán Pa­blo Pé­rez y de Gon­za­lo La­mar­do, quie­nes fue­ron lle­va­dos a un sa­na­to­rio pri­va­do.

DU­DA

Fue en ese mo­men­to, que los di­rec­ti­vos de la Con­me­bol, jun­to a los re­pre­sen­tan­tes de Bo­ca Ju­nior y Ri­ver Pla­te se reunie­ron pa­ra re­vi­sar la si­tua­ción. Tras lar­gas con­ver­sa­cio­nes, el en­te rec­tor del fút­bol Sud­ame­ri­cano pos­po­nía el par­ti­do, en pri­me­ra ins­tan­cia pa­ra las 18.00 y lue­go, cer­ca de ese ho­ra­rio, lo pa­só pa­ra las 19.15 ho­ras.

Mien­tras tan­to co­men­za­ron a cir­cu­lar fotos de las he­ri­das en el ojo de Pé­rez y La­mar­do, ví­deos de los ju­ga­do­res de Bo­ca den­tro del au­to­bús pi­dien­do ayu­da a los mé­di­cos e imá­ge­nes de hin­chas que pro­ta­go­ni­za­ron ac­tos de vio­len­cia en las in­me­dia­cio­nes.

En­tre en­fren­ta­mien­tos con la po­li­cía, in­ten­tos de in­gre­sar al es­ta­dio sin en­tra­das y ro­bos en las in­me­dia­cio­nes, el club ce­rró el es­ta­dio, de­jan­do a va­rios hin­chas con en­tra­das en mano y fue­ra del re­cin­to.

En ese mo­men­to, los má­xi­mos ído­los de Bo­ca Ju­niors, Car­los Te­vez y Fer­nan­do Ga­go, sa­lie­ron del ves­tua­rio pa­ra de­cla­rar que la Con­me­bol los “es­ta­ba obli­gan­do a ju­gar” a pe­sar de que ellos no es­ta­ban en con­di­cio­nes.

Con el pre­si­den­te de la FI­FA, Gian­ni In­fan­tino, en el es­ta­dio, la Con­me­bol era par­ti­da­ria de que se ju­ga­se, pe­ro el pre­si­den­te de Ri­ver Pla­te, Ro­dol­fo D’Ono­frio se so­li­da­ri­zó con los ju­ga­do­res de Bo­ca Ju­niors y apo­yó el pe­di­do de Daniel An­ge­li­ci, pre­si­den­te del Xe­nei­ze, de ju­gar el par­ti­do es­te do­min­go a la tar­de.

SE ES­PE­RA­BA

Fi­nal­men­te, el par­ti­do se pos­po­nía pa­ra el do­min­go, a las 17.00 ho­ras. Po­co des­pués se clau­su­ró el es­ta­dio Mo­nu­men­tal por ha­ber su­pe­ra­do la ca­pa­ci­dad má­xi­ma. El club pa­gó rá­pi­da­men­te la mul­ta y le­van­tó la clau­su­ra. Por la no­che, el pre­si­den­te de la Con­me­bol, Ale­jan­dro Do­mín­guez, ase­gu­ró pú­bli­ca­men­te que el par­ti­do se iba a ju­gar ayer y en la ma­ña­na de es­te do­min­go lo ra­ti­fi­ca­ba.

Sin em­bar­go, Bo­ca Ju­niors ale­gó al me­dio­día de ayer que sus ju­ga­do­res no es­ta­ban en óp­ti­mas con­di­cio­nes pa­ra afron­tar el par­ti­do y pi­dió su sus­pen­sión. Pe­se a ello, ayer las puer­tas del Mo­nu­men­tal de Ri­ver se abrie­ron nue­va­men­te al­re­de­dor de las 13.00 y mi­les de hin­chas co­men­za­ron a in­gre­sar al es­ta­dio.

Pe­ro una ho­ra des­pués fue el pro­pio Do­mín­guez quien anun­ció que el par­ti­do se iba a pos­po­ner nue­va­men­te, es­ta vez con fe­cha in­de­fi­ni­da. “No es­tán da­das las con­di­cio­nes y co­mo es­ta­mos por el bien del fút­bol va­mos a con­vo­car a los dos clu­bes a Asun­ción pa­ra bus­car una nue­va fe­cha”, di­jo el di­rec­ti­vo de la Con­me­bol.

“Que­re­mos que los ju­ga­do­res cuan­do en­tren sea sin nin­gu­na ex­cu­sa. El Con­se­jo de la Con­me­bol no ga­ran­ti­za el es­pec­tácu­lo y por ese mo­ti­vo va­mos a pos­po­ner el par­ti­do. No es cul­pa de la Con­me­bol sino de los in­adap­ta­dos. Te­ne­mos re­por­tes mé­di­cos que no ga­ran­ti­zan que ha­ya igual­dad de­por­ti­va. La de­ci­sión ya es­tá to­ma­da”, con­clu­yó.

RE­SO­LU­CIÓN

Pa­ra es­te pró­xi­mo mar­tes, la Con­me­bol ci­tó a los di­ri­gen­tes de am­bos clu­bes en Asun­ción, pa­ra bus­car una sa­li­da a to­da es­ta si­tua­ción, con­si­de­ran­do ade­más que des­de Bo­ca con­si­de­ra­ron que de­be ser san­cio­na­do Rí­ver y les de­ben dar el tí­tu­lo.

Por otra par­te,en Ar­gen­ti­na se es­pe­cu­la con que el ata­que al au­to­bús fue or­ques­ta­do por las ba­rras bra­vas, por el alla­na­mien­to de la casa del lí­der de la ba­rra días an­tes del par­ti­do. Otros ase­gu­ran que se tra­tó de erro­res en el ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad.

La úni­ca cer­te­za es que la vio­len­cia vol­vió a ser pro­ta­go­nis­ta de un par­ti­do dispu­tado en Ar­gen­ti­na, co­mo ya ocu­rrió en in­con­ta­bles oca­sio­nes y de­ri­vó en que los par­ti­dos se dispu­tarán sin hin­chas vi­si­tan­tes des­de ha­ce años pa­ra in­ten­tar dis­mi­nuir los en­fren­ta­mien­tos y las muer­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.