La gran res­pon­sa­bi­li­dad

Centro Deportes - - Deportes - Héc­tor Es­pi­no­sa* (*) Pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca. Téc­ni­co de Fút­bol Chi­le. Di­plo­ma­do en ges­tión Edu­ca­cio­nal.

Ca­da uno de no­so­tros en el tras­cur­so de sus vi­das tie­ne la opor­tu­ni­dad de de­ci­dir qué es lo que quie­re ha­cer. A ni­vel pro­fe­sio­nal, hay un aba­ni­co am­plio de op­cio­nes y den­tro de mu­chas es­tá la de ser di­rec­tor téc­ni­co de fút­bol.

Sin du­da, el ser DT, es una la­bor muy es­tre­san­te, don­de se de­be dar exá­me­nes se­ma­na a se­ma­na, y don­de tam­bién el re­sul­ta­do es el que man­da. Al tér­mino de un cam­peo­na­to, se ha­cen mu­chas eva­lua­cio­nes, las que in­du­da­ble­men­te de­pen­den de los re­sul­ta­dos, co­mo pue­den ser, sa­lir cam­peón, su­bir de ca­te­go­ría, man­te­ner­la o in­clu­si­ve des­cen­der.

Por lo mis­mo, al co­men­zar un tor­neo, la elec­ción de los ju­ga­do­res es de ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad del di­rec­tor téc­ni­co, pe­se a que hoy con las so­cie­da­des anó­ni­mas tam­bién los di­rec­ti­vos tie­nen ma­yor li­ber­tad.

En es­tos pro­ce­sos, tam­bién se in­tro­du­cen per­so­nas en la con­tra­ta­ción de ju­ga­do­res, don­de opi­nan y en al­gu­nas oca­sio­nes ofre­cen al­ter­na­ti­vas, por­que en el fút­bol to­dos son en­tre­na­do­res, to­dos sa­ben de fút­bol, to­dos opi­nan co­mo ex­per­tos de es­te de­por­te, pe­ro muy po­cos se de­di­can a in­tro­du­cir­se en su evo­lu­ción, en su his­to­ria, en el por­qué de los su­ce­sos.

El fút­bol len­ta­men­te ha ido per­dien­do ese en­can­to de iden­ti­dad, de cre­di­bi­li­dad, de res­pe­to, de edu­ca­ción, de ser una ac­ti­vi­dad que pue­da ser­vir de ejem­plo a los ni­ños que son aman­tes y tie­nen ilu­sio­nes en es­te de­por­te, por­que los erro­res han si­do su­pe­rio­res a los acier­tos y los res­pon­sa­bles son los que tie­nen el man­do des­de to­do pun­to de vis­ta y uno de esos man­dos es jus­ta­men­te el di­rec­tor téc­ni­co, ra­zón por lo cual su elec­ción en los fu­tu­ros ju­ga­do­res que de­fen­de­rán la ca­mi­se­ta de Ran­gers de­be ser con res­pon­sa­bi­li­dad cien por cien­to, ya que una ciu­dad que tie­ne his­to­ria es pa­ra que lle­guen ju­ga­do­res y pro­fe­sio­na­les pa­ra re­su­ci­tar esa his­to­ria de­por­ti­va, don­de mu­chos apor­ta­ron pa­ra es­tar en el lu­gar que hoy nos en­con­tra­mos, con ju­ga­do­res que no te­nían la ca­li­dad, con pro­fe­sio­na­les que no en­tre­ga­ron lo que ellos pro­me­tie­ron y so­lo ayu­da­ron a pro­fun­di­zar aún más el caos don­de nos en­con­tra­mos.

Es­pe­ra­mos que el error sea el me­nos po­si­ble, que exis­ta cla­ri­dad de las con­tra­ta­cio­nes de acuer­do a la pla­ni­fi­ca­ción que de­be es­tar pre­sen­te an­tes de ini­ciar di­cho pro­ce­so, que el apo­yo de los due­ños de la ins­ti­tu­ción sea en for­ma to­tal pa­ra que el equi­po pro­fe­sio­nal lle­ve a efec­to su tra­ba­jo en for­ma tran­qui­la y cu­yo ini­cio es­te di­ri­gi­do al re­torno a la Pri­me­ra “A”, sino fue­se así, es ne­ce­sa­rio que el hin­cha, so­cio, sim­pa­ti­zan­te se­pa cuál es la prio­ri­dad pa­ra te­ner cla­ri­dad por don­de se va a ca­mi­nar en la tem­po­ra­da 2019 . Sa­be­mos que ele­gir es una si­tua­ción com­ple­ja, pe­ro el ac­tual di­rec­tor téc­ni­co tie­ne la ex­pe­rien­cia, sa­be por dón­de tie­ne que ca­mi­nar, sus co­no­ci­mien­tos los ha de­mos­tra­do en otra ins­ti­tu­ción, por lo cual creo que su­man­do la ex­pe­rien­cia fut­bo­lís­ti­ca de él, más la preo­cu­pa­ción de los di­rec­ti­vos de la ins­ti­tu­ción y con­tan­do con la pre­sen­cia per­ma­nen­te de la hin­cha­da , la cual se tri­pli­ca­rían y qui­zás es­toy que­dan­do cor­to en la asis­ten­cia, Ran­gers po­dría cum­plir con su ob­je­ti­vo de as­cen­der.

Fi­nal­men­te, creo que es ne­ce­sa­rio que se de pa­so a los ca­de­tes pa­ra te­ner re­fe­ren­tes de es­te pro­ce­so en el equi­po ma­yor, los clu­bes eu­ro­peos tie­nen una preo­cu­pa­ción per­ma­nen­te en sus di­vi­sio­nes in­fe­rio­res es tan que los ca­na­les te­le­vi­san los par­ti­dos des­de la ca­te­go­ría de los do­ce años con sus res­pec­ti­vos aná­li­sis de ca­da ju­ga­dor, en tan­to no­so­tros es­ta­mos preo­cu­pa­dos de que ju­ga­dor lle­ga­ra, pe­ro no de lo que te­ne­mos. Los gran­des edi­fi­cios po­seen una bue­na ba­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.