De­por­te en fa­mi­lia. Un víncu­lo ne­ce­sa­rio

Centro Deportes - - Deportes - Clau­dio Aran­ci­bia Cam­pos (*) (*) Psi­có­lo­go de­por­ti­vo y ex - fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal.

La fa­mi­lia tie­ne una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad en mo­ti­var la prác­ti­ca de­por­ti­va de sus hi­jos/as, ya que es la pro­pia fa­mi­lia, quien, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, fa­vo­re­ce­rá o no, la to­ma de con­tac­to de la ni­ña o el ni­ño con la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va.

Las ac­ti­vi­da­des prac­ti­ca­das en fa­mi­lia co­mo un pa­seo en bi­ci­cle­ta, asis­tir a una co­rri­da ur­ba­na, ir de ex­cur­sión a una mon­ta­ña, sa­lir de cam­ping, pa­sear por la pla­ya, asis­tir a una pis­ci­na o sim­ple­men­te ca­mi­nar por un bos­que, po­seen múl­ti­ples ven­ta­jas pa­ra el en­torno fa­mi­liar. Al­gu­nos be­ne­fi­cios son; fo­men­tan la con­vi­ven­cia, au­men­tan los la­zos afec­ti­vos, la cer­ca­nía, la per­te­nen­cia y ofre­cen la oportunidad de com­par­tir las ex­pe­rien­cias, en­tre otros.

Asi­mis­mo, la de­por­ti­vi­dad y el res­pe­to a los de­más de­ben ser va­lo­res fun­da­men­ta­les pa­ra trans­mi­tir a los ni­ños. La mo­ti­va­ción ex­ce­si­va­men­te com­pe­ti­ti­va, en eda­des tem­pra­nas, sue­le pre­sen­tar ta­sas ele­va­das de ni­ños y ni­ñas que aban­do­nan o se “queman” cuan­do cre­cen.

Cuan­do la ac­ti­vi­dad se cen­tra ex­clu­si­va­men­te en com­pe­ti­cio­nes, se pue­de re­sen­tir la au­to­es­ti­ma y las re­la­cio­nes so­cia­les de los ni­ños y ni­ñas me­nos há­bi­les. Por el con­tra­rio, cuan­do no se es­ti­mu­la la prác­ti­ca de­por­ti­va en los ni­ños/ as, és­tos ten­drán enor­mes di­fi­cul­ta­des en su vi­da que afec­ta­rán el desarrollo sa­lu­da­ble. Es im­por­tan­te co­no­cer co­mo adul­tos y com­po­nen­tes de una fa­mi­lia, cuál de­be ser nues­tro ac­tuar fren­te a nues­tros hi­jos/as.

¿Qué de­be­mos ha­cer? Trans­mi­ta a sus hi­jos e hi­jas la im­por­tan­cia de prac­ti­car ejer­ci­cio fí­si­co. Pre­di­que con el ejem­plo, ya que prac­ti­car de­por­te en fa­mi­lia es una ex­ce­len­te for­ma de trans­mi­tir va­lo­res.

Re­cuer­de que, pa­ra bien o tam­bién pa­ra mal, us­ted es y se­rá, el ejem­plo a se­guir pa­ra ellos, el es­pe­jo en el que se mi­ran dia­ria­men­te, por lo que trans­mí­ta­les un mo­de­lo de vi­da ac­ti­vo. Im­plí­que­se y acom­pa­ñe a los su­yos en las ac­ti­vi­da­des que reali­cen, sean ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas in­for­ma­les o de com­pe­ti­ción.

Fa­vo­rez­ca el tra­ba­jo en equi­po, mo­tí­ve­los pa­ra que co­la­bo­ren con los de­más por el bien del equi­po. Fe­li­cí­te­lo cuan­do ga­ne y aníme­lo cuan­do pier­da, in­sis­tien­do en que lo real­men­te im­por­tan­te es la par­ti­ci­pa­ción y no úni­ca­men­te ga­nar. No cues­tio­ne al en­tre­na­dor/a, pro­fe­sor/a ni in­ten­te sus­ti­tuir­le en sus fun­cio­nes. El es­pa­cio for­ma­ti­vo le co­rres­pon­de a ese pro­fe­sio­nal. Trans­mí­ta­le que el de­por­te es, so­bre to­do, bie­nes­tar, sa­lud y di­ver­sión.

Co­mo sín­te­sis, es im­por­tan­te in­sis­tir en que las ma­dres y los pa­dres no de­ben li­mi­tar­se úni­ca­men­te a lle­var y traer a los hi­jos e hi­jas a prac­ti­car de­por­te, sino que la par­ti­ci­pa­ción con­jun­ta es más en­ri­que­ce­do­ra, ya que, además de ser una fuen­te de sa­lud fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca, las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas fa­vo­re­cen la oportunidad de que los miem­bros de la fa­mi­lia ten­gan diá­lo­gos di­ver­ti­dos y sig­ni­fi­ca­ti­vos a la vez. Re­cuer­de que no bus­ca­mos es­tre­llas del de­por­te sino ni­ños sa­nos, fe­li­ces y con sus fa­mi­lias cer­ca­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.