EL EN­TRE­NA­DOR Y LA ES­CU­CHA AC­TI­VA.

(*) Clau­dio Aran­ci­bia Campos.

Centro Deportes - - News -

Una di­fe­ren­cia se­mán­ti­ca im­por­tan­te es la di­fe­ren­cia su­til que existe en­tre los tér­mi­nos oír y es­cu­char. Oír, ha­ce alu­sión al as­pec­to más su­per­fi­cial de la re­cep­ción de los men­sa­jes, que es sim­ple­men­te el re­ci­bir so­ni­dos y de­jar que el otro ha­ble sin pres­tar aten­ción a lo que di­ce. Por otro la­do, la es­cu­cha exi­ge al­go más que la me­ra au­di­ción de los so­ni­dos, exi­ge de un in­te­rés y de una ac­ti­tud ac­ti­va de par­ti­ci­pa­ción, de se­lec­ción de los con­te­ni­dos que es­toy es­cu­chan­do y de la in­ter­pre­ta­ción que les da sen­ti­do y que de­mues­tra cier­ta im­pli­ca­ción en esa con­ver­sa­ción. Apren­der a es­cu­char es una ta­rea que no re­sul­ta tan sen­ci­lla y evi­den­te co­mo po­dría pa­re­cer y a la que se otor­ga muy poca im­por­tan­cia en re­la­ción con la que, pro­ba­ble­men­te, de­be­ría te­ner. Pa­ra un en­tre­na­dor es igual de im­por­tan­te sa­ber ha­blar de for­ma que sus de­por­tis­tas com­pren­dan lo que les quie­re trans­mi­tir, co­mo tam­bién sa­ber es­cu­char­los pa­ra que per­ci­ban que se les en­tien­de y que com­par­ten sus ne­ce­si­da­des y preo­cu­pa­cio­nes. La ma­ne­ra más útil de me­jo­rar es prac­ti­car lo que se de­no­mi­na es­cu­cha ac­ti­va. Es­te ti­po de es­cu­cha im­pli­ca va­rios as­pec­tos por par­te del re­cep­tor; por un la­do, sa­car las ideas prin­ci­pa­les y se­cun­da­rias del men­sa­je o la in­for­ma­ción trans­mi­ti­da y dar un feed­back cohe­ren­te a la in­for­ma­ción trans­mi­ti­da y, por otro, cui­dar la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal tra­tan­do de man­te­ner el con­tac­to vi­sual con el que ha­bla o asin­tien­do de vez en cuan­do, pa­ra ha­cer­le ver al otro in­ter­lo­cu­tor que es­tás in­tere­sa­do por lo que es­tá di­cien­do. Es­te mo­do de es­cu­char, en el que la per­so­na se en­cuen­tra in­mer­sa en la con­ver­sa­ción y ha­ce su­yos los comentarios e in­ter­pre­ta­cio­nes de la otra per­so­na, es el que mar­ca­rá la di­fe­ren­cia y el que nos ofre­ce los me­jo­res re­sul­ta­dos po­si­bles cuan­do es­te­mos ha­cien­do alu­sión a sa­tis­fac­ción gru­pal. La im­por­tan­cia de es­ta va­ria­ble, ra­di­ca tam­bién en el po­bre ni­vel de con­cien­cia que tie­nen la ma­yo­ría de los es­tra­te­gas so­bre es­ta ha­bi­li­dad de co­mu­ni­ca­ción y que les ha­ce con­si­de­rar que su es­ti­lo de tra­ba­jo es el ideal, cuan­do, en mu­chas oca­sio­nes, ocu­rre lo con­tra­rio. Nue­va­men­te los pro­ce­sos que guían la to­ma de con­cien­cia so­bre es­te par­ti­cu­lar se­rán los que per­mi­tan con­ti­nuar la evo­lu­ción co­mo pro­fe­sio­na­les del en­tre­na­mien­to de­por­ti­vo. Un en­tre­na­dor de­be con­si­de­rar es­ta ha­bi­li­dad, co­mo par­te re­le­van­te de sus com­pe­ten­cias pro­fe­sio­na­les.

(*) Psi­có­lo­go de­por­ti­vo y ex­fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.