La me­jor bas­quet­bo­lis­ta pa­ra­lím­pi­ca de Chi­le es tal­qui­na

A sus 30 años, Daniela Ale­gría Ruiz fue ele­gi­da co­mo la más des­ta­ca­da por el Círcu­lo de Pe­rio­dis­tas De­por­ti­vos de Chi­le, otor­gán­do­le el Cón­dor de Bron­ce. No ha si­do un ca­mino fá­cil, don­de to­dos sus lo­gros son fru­to de su es­fuer­zo y per­se­ve­ran­cia

Centro Deportes - - Portada -

La son­ri­sa le bro­ta a flor de piel. Y có­mo no, si hoy atra­vie­sa qui­zás el me­jor mo­men­to de su vi­da. A sus 30 años, la tal­qui­na Daniela Ale­gría Ruiz fue ele­gi­da co­mo la me­jor bas­quet­bo­lis­ta pa­ra­lím­pi­ca del país por el Círcu­lo de Pe­rio­dis­tas De­por­ti­vos de Chi­le, otor­gán­do­le el Cón­dor de Bron­ce. Ade­más, ha lo­gra­do for­mar una fa­mi­lia y tie­ne un buen tra­ba­jo co­mo pro­fe­so­ra di­fe­ren­cial. Pe­ro no ha si­do un ca­mino fá­cil y to­dos sus lo­gros son fru­to de su es­fuer­zo y per­se­ve­ran­cia.

Lle­gó al mun­do cuan­do su ma­dre te­nía so­lo seis me­ses de em­ba­ra­zo, por lo que le fal­tó desa­rro­llar su he­mis­fe­rio iz­quier­do. “Na­cí con una ro­ta­ción de ca­de­ra, pie equino, ten­go el bra­zo iz­quier­do más cor­to. He apren­di­do a ca­mi­nar unas tres o cua­tro ve­ces a lo lar­go de la vi­da. Des­pués de ca­da ci­ru­gía era vol­ver a em­pe­zar”, ex­pli­có la “Da­ni” so­bre los orí­ge­nes de sus pro­ble­mas fí­si­cos.

Sin em­bar­go, va­lo­ró el he­cho de que sus pa­dres nun­ca la li­mi­ta­ron, pe­se a to­das las di­fi­cul­ta­des que te­nía. “Era evi­den­te que no ca­mi­na­ba ni co­rría bien. A los cin­co años de­jé de caer­me al sue­lo, por­que an­tes da­ba un pa­so y me caía; a los seis años me ope­ra­ron del ten­dón de Aqui­les, lo que hi­zo que yo pu­die­ra pi­sar con el pie com­ple­ta­men­te; y re­cién a los 16 me ope­ré de la ca­de­ra”, de­ta­lló.

Pe­ro esos pro­ble­mas no fue­ron im­pe­di­men­to pa­ra que es­ta tal­qui­na com­pi­tie­ra de igual a igual con el res­to de sus com­pa­ñe­ras. De he­cho, re­cién en 2014 em­pe­zó a usar si­lla de rue­das pa­ra dispu­tar tor­neos pa­ra­lím­pi­cos.

DE­POR­TE

Es que ella lle­va el de­por­te en sus ge­nes. Su ma­dre (Mar­ce­la Ruiz) fue se­lec­cio­na­da chi­le­na de bás­quet­bol y su padre (Lorenzo Ale­gría) siem­pre ha prac­ti­ca­do fútbol ama­teur. “Yo téc­ni­ca­men­te era muy bue­na, era tri­plis­ta, y te­nía mu­cha vi­sión de jue­go. Na­cí en la can­cha vien­do ju­gar a mi ma­má, en­ton­ces esa cua­li­dad no la tie­ne cual­quier per­so­na, y eso te lo da so­lo la ex­pe­rien­cia. Y aho­ra que me subí a la si­lla, se no­ta que sé ubi­car­me, co­noz­co los ti­ros y ten­go los lan­za­mien­tos bien ad­qui­ri­dos”, co­men­tó. En ese sen­ti­do, agre­gó: “Des­de los cua­tro años que es­toy en la can­cha ti­ran­do un ba­lón. Y to­do ese tiem­po apren­dí a ju­gar bás­quet­bol así, chue­ca y to­do, pe­ro el des­gas­te fí­si­co era mu­cho. Has­ta que un en­tre­na­dor cu­bano me vio ju­gan­do y le di­jo a mi ma­má: ‘¿Có­mo a su ni­ña no le han he­cho na­da?’. Acá en Chi­le no sa­bían qué te­nía, así que me man­dó a Cu­ba y allí me ope­ré; pe­ro es tan­to el des­gas­te que tu­vo mi cuer­po des­pués de 16 años ca­mi­nan­do mal, que la ca­be­za fe­mo­ral la ten­go ca­si mo­li­da, es­tá pla­na por la pos­tu­ra de mi ca­de­ra. Ju­ga­ba, pe­ro con mie­do. Ade­más, ya ha­bía per­di­do mu­cha ha­bi­li­dad y fuer­za en mi pier­na. Yo igual era se­lec­cio­na­da en el colegio y, a pe­sar de to­do, siem­pre me man­tu­ve bien”.

MO­MEN­TOS DI­FÍ­CI­LES

No obs­tan­te, hu­bo una ex­pe­rien­cia que la de­jó mar­ca­da de por vi­da: en una prue­ba pa­ra in­te­grar la se­lec­ción chi­le­na de ba­lon­ces­to, la en­tre­na­do­ra le di­jo que fí­si­ca­men­te no es­ta­ba ca­pa­ci­ta­da pa­ra su­mar­se al com­bi­na­do na­cio­nal. “A los 15 años yo sen­tí lo que era la dis­cri­mi­na­ción. Has­ta ese mo­men­to, na­die me ha­bía he­cho sen­tir la di­fe­ren­cia. Siem­pre me pa­sa­ba lo mis­mo (no que­dar en la nó­mi­na de­fi­ni­ti­va), pe­ro nun­ca me lo ha­bían di­cho de esa for­ma. A esa edad te lle­ga to­do a la mé­du­la”, re­cor­dó Daniela. “Em­pe­cé a pen­sar que, si ya me ha­bían en­con­tra­do di­fe­ren­te, to­dos me iban a en­con­trar di­fe­ren­te”, agre­gó.

Pos­te­rior­men­te, cuan­do te­nía 21 años, le to­có en­fren­tar una de las si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les de su vi­da, le di­je­ron que no po­día vol­ver a ju­gar bás­quet­bol, ya que, si lo ha­cía, en un par de años iba a es­tar lle­na de pró­te­sis. “Sa­lí llo­ran­do del doc­tor y co­mo que me mo­rí. In­clu­so, re­ga­lé mis za­pa­ti­llas”, con­tó la jo­ven.

Eso se su­mó a la se­pa­ra­ción de sus pa­dres. “Yo lo es­ta­ba pa­san­do mal en la vi­da, to­do se me ve­nía pa­ra aba­jo. Ade­más, me es­ta­ba po­nien­do vie­ja fí­si­ca­men­te. In­clu­so, me ha­bían di­cho que no po­día ser ma­má”, re­ve­ló.

OFICIAL DE ME­SA

Daniela de­ci­dió ir­se a San­tia­go, don­de con­ti­nuó li­ga­da al de­por­te de sus amo­res co­mo oficial de me­sa de con­trol, una fun­ción que ve­nía desem­pe­ñan­do des­de los 12 años. “No que­ría ale­jar­me del bás­quet­bol, en­ton­ces te­nía que ha­cer al­go pa­ra es­tar ahí. Y lo más cer­ca que po­día es­tar era sien­do oficial, por­que no po­día ser ár­bi­tro si no po­día co­rrer”, re­la­tó.

Di­cho rol fue fun­da­men­tal pa­ra sa­lir del os­cu­ro mo­men­to en que se en­con­tra­ba. Fue en ese mo­men­to don­de co­no­ció a su ac­tual es­po­so, Fe­li­pe, quien es juez de ba­lon­ces­to.

Ac­to se­gui­do, pa­ra los Ode­sur 2014 le pre­gun­ta­ron si pre­fe­ría ser oficial de me­sa en los jue­gos tra­di­cio­na­les o en los Pa­ra­su­ra­me­ri­ca­nos, cer­ta­men que ese año se rea­li­za­ba por pri­me­ra vez en Chi­le.

Has­ta en­ton­ces, ella no sa­bía que se po­día ju­gar en si­lla de rue­das. “Ahí se me ilu­mi­nó el ros­tro. Yo no te­nía idea que exis­tía eso. ¡Nun­ca ha­bía vis­to a un co­jo ju­gan­do a al­go!”, ase­ve­ró.

Du­ran­te el pro­ce­so de ca­pa­ci­ta­ción del tor­neo, Daniela se acer­có a uno de los cla­si­fi­ca­do­res (que son los en­car­ga­dos de eva­luar si las per­so­nas pue­den com­pe­tir a ni­vel pa­ra­lím­pi­co), quien le di­jo que ella cum­plía con to­dos los re­qui­si­tos pa­ra par­ti­ci­par del de­por­te adap­ta­do.

La emo­ción se apo­de­ró de ella. “No ha­lla­ba la ho­ra de que em­pe­za­ra el cam­peo­na­to pa­ra co­no­cer a to­dos los chi­le­nos. Le de­cía a to­do el mun­do que iba a em­pe­zar a ju­gar bás­quet­bol de nue­vo”, re­cor­dó la jo­ven, con un bri­llo en sus ojos co­mo si es­tu­vie­se vi­vien­do de nue­vo ese mo­men­to. “Pa­ra mí, el bás­quet­bol en si­lla fue re­su­ci­tar”, sen­ten­ció.

DES­CU­BRI­MIEN­TO

Ha­bían si­do co­mo cin­co años sin ju­gar y la no­ti­cia le de­vol­vió el al­ma al cuer­po. Vi­vía en San Miguel, se tras­la­da­ba al­re­de­dor de dos ho­ras pa­ra ir a en­tre­nar a Las Con­des y lle­ga­ba de re­gre­so a su ca­sa cer­ca de las 23.00 ho­ras, pe­ro eso no le im­por­ta­ba.

“Me sen­tí que­ri­da y me vol­ví a sen­tir útil en la par­te de­por­ti­va, en­ton­ces ya no te­nía de qué que­jar­me”, ex­pre­só la mau­li­na, quien ha­ce po­co

Ha unos as le di­je­ron queo vol­ve­ría a ju­gar, pe­ro re­bió el Cón­dor de Bron­ce. Le agu­ra­ron que no po­día te­ner hijy ac­tual­men­te es ma­dre de una mo­sa ni­ña. Fue dis­cri­mi­na­da y aha es re­co­no­ci­da a ni­vel na­cio­nal A los 26 años asu­mí mi dis­ca­pa­dad y que esas di­fe­ren­cias mban a ha­cer me­jor”, fir­mó

más de dos años fue ma­má de Em­ma. Ob­via­men­te, tu­vo que adap­tar­se a es­ta nue­va for­ma de ju­gar. “Al prin­ci­pio era un au­ti­to cho­ca­dor, por­que nun­ca ha­bía an­da­do en si­lla, so­lo lo ha­bía he­cho co­mo una se­ma­na cuan­do me ope­ra­ron de la ca­de­ra”, des­cri­bió. Sin em­bar­go, po­cos me­ses des­pués ya lle­ga­ba al aro des­de el ti­ro li­bre, un ver­da­de­ro hi­to con­si­de­ran­do que mu­chas de sus com­pa­ñe­ras aún hoy no lo­gran ha­cer­lo. “A los 26 años asu­mí mi discapacidad y que esas di­fe­ren­cias me iban a ha­cer me­jor. Y aho­ra lo pien­so así. Y si no hu­bie­se si­do por­que me asu­mí y co­no­cí el bás­quet­bol en si­lla, no ten­dría na­da de es­to, por­que nun­ca pu­de ser se­lec­cio­na­da an­tes. Me es­ta­ba puro per­dien­do”, va­lo­ró.

LO­GROS

Ale­gría co­men­zó ju­gan­do en el equi­po Los Do­mi­ni­cos de Las Con­des, lue­go pa­só al Club De­por­te Adap­ta­do Chi­le (Dach), tam­bién per­te­ne­ció a Lo­bos de El Bos­que y ac­tual­men­te mi­li­ta en Cen­lit­cur de Cu­ri­có.

Du­ran­te su ca­rre­ra, ha acu­mu­la­do va­rios lo­gros. Por ejem­plo, es la go­lea­do­ra de la se­lec­ción chi­le­na fe­me­ni­na, con la cual se ha co­ro­na­do co­mo má­xi­ma ar­ti­lle­ra de la Se­gun­da Di­vi­sión de la Liga Na­cio­nal Pa­ra­lím­pi­ca, com­pe­ten­cia en la cual par­ti­ci­pa el com­bi­na­do crio­llo y don­de po­seen el título de cam­peo­nas. Ade­más, es­te año con­si­guie­ron un his­tó­ri­co e iné­di­to bo­le­to a los Pa­ra­pa­na­me­ri­ca­nos de Li­ma 2019, al ob­te­ner la me­da­lla de pla­ta en el cla­si­fi­ca­to­rio dispu­tado en Gua­te­ma­la. To­do eso se su­ma al Cón­dor de Bron­ce y a un re­co­no­ci­mien­to que le aca­ba de ha­cer Mu­ni­ci­pal Es­pa­ñol de Tal­ca.

Su ni­vel de con­fian­za ha cre­ci­do enor­me­men­te. “Na­die me pue­de de­cir que hay lí­mi­tes en si­lla. ¡Yo no ten­go nin­gún lí­mi­te pa­ra ju­gar! Por­que mien­tras más co­ja sea, me­jor”, afir­mó Daniela Ale­gría Ruiz.

Por es­ta ra­zón, se ha ido su­peran­do y se po­ne nue­vas me­tas: “Ten­go una con­ver­sión ca­si de un 90% de ti­ros li­bres y mi desafío aho­ra es vol­ver a los tri­ples. A los 9 años ya lan­za­ba tri­ples. Me­nos de cin­co tri­ples no te ha­cía por par­ti­do”, re­cor­dó.

APO­YO

Apro­ve­chan­do to­dos los re­co­no­ci­mien­tos que ha te­ni­do, la ces­te­ra quie­re ha­cer un lla­ma­do pa­ra que exis­ta un ma­yor apo­yo ha­cia el bás­quet­bol pa­ra­lím­pi­co. Lo que más le in­tere­sa es con­se­guir si­llas bue­nas pa­ra su equi­po, ya que ac­tual­men­te uti­li­zan unas de ori­gen chino -que no per­te­ne­cen a ellas- que son muy bá­si­cas. En cam­bio, una de bue­na ca­li­dad y he­cha a la me­di­da cues­ta al­re­de­dor de 2,5 mi­llo­nes de pe­sos, al­go inal­can­za­ble pa­ra ellas.

Tam­bién le gus­ta­ría rea­li­zar una ex­hi­bi­ción du­ran­te un par­ti­do de Es­pa­ñol pa­ra que la gen­te des­cu­bra que tam­bién exis­te es­ta mo­da­li­dad de bás­quet­bol adap­ta­do. Y, ob­via­men­te, se­ría bueno con­se­guir aus­pi­cia­do­res y un gim­na­sio pa­ra en­tre­nar.

En la mis­ma lí­nea, ha­ce un mes, di­ver­sos de­por­tis­tas pa­ra­lím­pi­cos de Chi­le efec­tua­ron una pro­tes­ta que ter­mi­nó fren­te al Pa­la­cio de La Mo­ne­da en San­tia­go, don­de le en­tre­ga­ron una car­ta al Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra exi­gien­do un au­men­to en el pre­su­pues­to 2019 y que ori­gi­nal­men­te es­tá pre­vis­to en al­re­de­dor de mil 200 mi­llo­nes de pe­sos.

An­te es­ta si­tua­ción, con­si­de­ran que “no es pro­por­cio­nal al sos­te­ni­do cre­ci­mien­to y el gran nú­me­ro de per­so­nas en si­tua­ción de discapacidad que hay en el país y que al­can­za a un 16,7% de la po­bla­ción”, se­gún ex­pli­ca­ron me­dian­te un co­mu­ni­ca­do.

Daniela, de igual for­ma, se re­fi­rió a la reali­dad que vi­ven los com­pe­ti­do­res pa­ra­lím­pi­cos. “No­so­tros de ver­dad que so­lo pe­di­mos lo bá­si­co. Pri­me­ro que to­do, te­ner la im­ple­men­ta­ción pa­ra ju­gar. Re­cién es­te año te­nía­mos ro­pa de­por­ti­va oficial, por­que pa­re­cía­mos cual­quier cues­tión y na­die ca­cha­ba que éra­mos la se­lec­ción. Tam­bién alo­ja­mien­to y co­mi­da. Una vez mi en­tre­na­do­ra me tu­vo que ir a bus­car por­que no me po­dían cos­tear el Uber des­de el ter­mi­nal. ¡Có­mo voy a an­dar con la si­lla en la mi­cro en San­tia­go a las 18.00 ho­ras! He pasado por si­tua­cio­nes que me han da­do ga­nas de man­dar­los a to­dos a la pun­ta del ce­rro, por­que da la­ta que ten­gas que des­em­bol­sar mu­cho si al fi­nal lo es­tás ha­cien­do por tu país”, la­men­tó.

IN­CLU­SIÓN

Daniela Ale­gría es pro­fe­so­ra di­fe­ren­cial. En tra­ba­jos an­te­rio­res, tu­vo va­rios pro­ble­mas de­bi­do a las li­cen­cias mé­di­cas que le da­ban cuan­do te­nía cri­sis o por los per­mi­sos pa­ra en­tre­nar y ju­gar, pe­ro ac­tual­men­te en el Colegio Amor de Dios, de Tal­ca, la han apo­ya­do y le otor­gan to­das las fa­ci­li­da­des.

“Son una fa­mi­lia. La di­rec­to­ra, la her­ma­na Olim­pia, me di­ce: ‘No­so­tros nun­ca te con­tra­ta­mos mi­ran­do tu di­fi­cul­tad. Ni si­quie­ra nos ha­bía­mos da­do cuen­ta. Y no sa­bes el va­lor agre­ga­do que aho­ra le das a la es­cue­la’. Aho­ra ten­go mi fans club en los ni­ños y me han he­cho carteles. Eso tam­bién es lin­do pa­ra que le de­mos una vuel­ta a la in­clu­sión la­bo­ral, que igual es un te­ma com­ple­jo”, re­cal­có.

Sa­lió cam­peo­na y me­jor ju­ga­do­ra del país en un pa­ra­na­cio­nal fe­me­nino 3x3. Daniela Ale­gría con el Cón­dor de Bron­ce en la mano y una se­rie de me­da­llas, gal­va­nos y re­co­no­ci­mien­tos que ha ga­na­do en su ca­rre­ra.

Lev un c junt

Su hi­ja Em­ma y su es­po­so Fe­li­pe han si­do un gran apo­yo pa­ra ella.

Jun­to a su hi­ja Em­ma du­ran­te la ce­re­mo­nia de pre­mia­ción or­ga­ni­za­da por el Círcu­lo de Pe­rio­dis­tas De­por­ti­vos.

Los di­rec­ti­vos de Mu­ni­ci­pal Es­pa­ñol tam­bién qui­sie­ron ren­dir­le un ho­me­na­je, por eso en la ima­gen, es­ta des­ta­ca­da de­por­tis­ta con el ti­mo­nel del “Quijote”, Víc­tor Mon­te­ci­nos.

Lu­ce or­gu­llo­sa su ca­mi­se­ta en uno de los pri­me­ros tor­neos que dis­pu­tó en si­lla de rue­das.

a el tro­feo de cam­peo­na de ran­gu­lar zo­nal ob­te­ni­do club Los Do­mi­ni­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.