¿CER­CA DEL ÉXI­TO O DEL FRA­CA­SO?

Centro Deportes - - News - Héctor Es­pi­no­sa Pe­rei­ra (*) (*) Pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca. Técnico de Fútbol. Di­plo­ma­do en Ges­tión Edu­ca­cio­nal.

En el mes de fe­bre­ro se da­rá ini­cio al cam­peo­na­to profesional chi­leno co­rres­pon­dien­te a la tem­po­ra­da 2019, el cual nos lle­va­rá a ren­dir cuen­tas del tra­ba­jo rea­li­za­do. Si de acuer­do a lo pla­ni­fi­ca­do se al­can­za­ron los lo­gros que se desea­ban alcanzar, en re­la­ción a lle­gar o no a la me­ta pro­pues­ta. De­be­mos to­mar en cuen­ta que pa­ra es­tos lo­gros es­ta­mos obli­ga­dos a cum­plir una gran can­ti­dad de ac­cio­nes di­ri­gi­das pa­ra que lo pla­ni­fi­ca­do se ha­ga reali­dad y así po­der de­cir: ¡Mi­sión cum­pli­da!, si­tua­ción que en el de­por­te y, en es­te ca­so en el fútbol profesional chi­leno, las ins­ti­tu­cio­nes, o más bien sus di­rec­ti­vos o pro­pie­ta­rios, de­ben usar to­da su ex­pe­rien­cia, sus con­tac­tos, don­de sus ca­pa­ci­da­des de­ben lle­gar a su má­xi­mo es­fuer­zo y co­no­ci­mien­to pa­ra ob­te­ner ese an­he­lo de su­bir de ca­te­go­ría, co­mo es lo que pa­sa con Ran­gers, don­de los erro­res de­ben es­tar le­jos y las ac­ti­vi­da­des de­ben ser rea­li­za­das con un ojo clí­ni­co pa­ra lo­grar es­tar en el año 2020 en la se­rie de ho­nor, to­man­do en con­si­de­ra­ción que el éxi­to re­quie­re un “es­fuer­zo in­te­li­gen­te”, que nos lle­va­ría a lo­grar es­te ob­je­ti­vo tan desea­do por to­da la par­cia­li­dad pi­du­ca­na. Pe­ro el tra­ba­jo de­be ser rea­li­za­do por to­dos los es­ta­men­tos, co­mo un rom­pe­ca­be­zas, don­de ca­da pieza es im­por­tan­te, ca­da una de ellas de­be apor­tar pa­ra que per­mi­ta un acer­ca­mien­to ca­da vez más a lo que se quie­re ob­te­ner en con­jun­to, con una vi­sión cla­ra y pre­ci­sa, por­que el éxi­to de­pen­de de ca­da uno. El op­ti­mis­mo y el es­ta­do de su­pera­ción tam­bién van de la mano, sin desis­tir en la bús­que­da de lo pla­ni­fi­ca­do y de lo desea­do. Siem­pre in­sis­tir, per­sis­tir y re­sis­tir an­te los mo­men­tos os­cu­ros con los cua­les se de­be en­fren­tar. No ol­vi­dar nun­ca que no hay deu­da que no se pa­gue ni pla­zo que no se cum­pla, pues bien aho­ra que se es­tá en el ini­cio, don­de el tiem­po no es un pro­ble­ma, don­de pa­ra los pro­fe­sio­na­les que po­see la ins­ti­tu­ción no de­be­ría ser un pro­ble­ma, ya que co­no­cen el me­dio y lo han es­ta­do vi­vien­do, hay que te­ner la sa­pien­cia, el co­no­ci­mien­to y cla­ri­dad su­fi­cien­te, ra­zón por la cual po­de­mos de­cir que el éxi­to de­be­ría ve­nir, siem­pre y cuan­do los ju­ga­do­res que nos re­pre­sen­ten den­tro del cam­po de jue­go, in­ter­pre­ten, lean y eje­cu­ten las pau­tas y que la me­lo­día sea in­ter­pre­ta­da por ca­da uno de los pro­fe­sio­na­les que in­gre­sa­rán a de­fen­der la ca­sa­qui­lla ro­ji­ne­gra, lo ha­gan con el co­no­ci­mien­to a ca­ba­li­dad des­de el pun­to de vis­ta técnico, tác­ti­co, es­tra­té­gi­co, si­co­ló­gi­co y en­tre­gán­do­se por com­ple­to en ca­da pe­lo­ta que hu­bie­se que dispu­tar. Los ju­ga­do­res ten­drán que com­pro­me­ter­se con triun­far en la vi­da y es­for­zar­se al má­xi­mo pa­ra ha­cer reali­dad los sue­ños de mu­chos aman­tes de Ran­gers, te­nien­do pre­sen­te la au­to­dis­ci­pli­na, la per­sis­ten­cia, que la to­ma de de­ci­sio­nes sea po­si­ti­va pa­ra los ob­je­ti­vos plan­tea­dos, pen­san­do en el bien co­mún, el cual siem­pre de­be ser el equi­po. El con­se­jo es que ten­gan la seguridad que los ve­rán co­mo per­so­na que no so­lo se ha com­pro­me­ti­do sino que ha triun­fa­do, si­tua­ción que los ele­va­rá en es­ta her­mo­sa pro­fe­sión que es el fútbol. Se les re­cor­da­rá co­mo un profesional que es­tu­vo y de­jó hue­lla, co­mo ha ocu­rri­do con aque­llos que nos hi­cie­ron fe­li­ces lle­gan­do a la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca, por pri­me­ra y úni­ca vez en nues­tra his­to­ria. Tam­bién los plan­te­les que nos hi­cie­ron vol­ver a la se­rie de ho­nor, por­que la his­to­ria na­die pue­de bo­rrar­la, por­que que­da un pre­ce­den­te y las ge­ne­ra­cio­nes a fu­tu­ro sa­brán de ellas. Es­ta pa­sión de mul­ti­tu­des nos en­tre­ga se­ma­na a se­ma­na la opor­tu­ni­dad de ren­dir un exa­men, los cua­les se trans­for­man en pun­tos, don­de la su­ma to­tal in­di­ca­rá al fi­nal del cam­peo­na­to quie­nes se­rán las ins­ti­tu­cio­nes que di­rán: ¡Mi­sión cum­pli­da!. De ocu­rrir eso con el cua­dro tal­quino to­dos es­ta­re­mos fe­li­ces por el logro con­se­gui­do, si­tua­ción que lle­va­rá a re­cor­dar a ca­da uno de los in­te­gran­tes de ese plan­tel, que­dan­do en la his­to­ria. Si la si­tua­ción es ad­ver­sa se­ría un nue­vo fra­ca­so que se su­ma­ría a las mu­chas de­cep­cio­nes que ha es­ta­do ron­dan­do por años la ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.