¡Sí se pue­de!

Centro Deportes - - Portada -

Tras un la­men­ta­ble ac­ci­den­te, Fran­co Gu­tié­rrez vio una opor­tu­ni­dad y hoy es uno de los mejores ka­ya­kis­tas del país. De he­cho, el mau­lino ha con­se­gui­do im­por­tan­tes lo­gros a ni­vel in­ter­na­cio­nal, por lo que ya se ilu­sio­na en lle­gar a los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos e ins­ta­lar­se en el po­dio de la ci­ta que se desa­rro­lla­rá en Tokio en 2020.

Su vi­da cam­bió ra­di­cal­men­te des­de 2001, cuan­do a sus 21 años de edad su­frió la ampu­tación de sus pier­nas tras ser atro­pe­lla­do por un tren. Sin em­bar­go, él le tor­ció la mano al des­tino y hoy es uno de los prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes chi­le­nos del ka­yak y de la ca­noa po­li­né­si­ca.

Se tra­ta de Fran­co Gu­tié­rrez, quien -lue­go de ese gra­ve ac­ci­den­te­que­dó en si­lla de rue­das. Pe­ro ese te­rri­ble acon­te­ci­mien­to no le im­pi­dió se­guir ade­lan­te. Ac­tual­men­te, tra­ba­ja co­mo eje­cu­ti­vo de apo­yo en un pro­gra­ma ru­ral del Ser­viu y su gran sue­ño es con­se­guir una me­da­lla en los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos de Tokio 2020, por lo que en es­tos mo­men­tos se en­cuen­tra pre­pa­rán­do­se pa­ra cla­si­fi­car a di­cha ci­ta.

“Pa­ra mí, era un há­bi­to sen­tar­me en unas pa­sa­re­las im­pro­vi­sa­das que ha­bía en la lí­nea fé­rrea. Le po­nían unos dur­mien­tes y que­da­ba igual que una ban­ca. En­ton­ces, yo me sen­té ahí y cuan­do pa­só el tren, me cor­tó los pies”, re­cor­dó.

Du­ran­te su pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción en San­tia­go, Gu­tié­rrez co­men­zó a prac­ti­car te­nis y na­ta­ción. Siem­pre le gus­tó el de­por­te, ya que an­tes de su ac­ci­den­te an­da­ba en bi­ci­cle­ta y rea­li­za­ba mon­ta­ñis­mo, aun­que so­lo lo ha­cía a ni­vel re­crea­ti­vo.

Sin em­bar­go, a pun­ta de es­fuer­zo, sa­cri­fi­cio y per­se­ve­ran­cia, se ha trans­for­ma­do en un de­por­tis­ta de pri­mer ni­vel. Su principal lo­gro es el quin­to lu­gar ob­te­ni­do en el Mun­dial de Tahi­ti en ju­nio pasado, aun­que tam­bién po­see una va­lio­sa co­lec­ción de medallas, co­mo las dos pre­seas de pla­ta que ob­tu­vo en el Su­da­me­ri­cano de ve­lo­ci­dad rea­li­za­do en di­ciem­bre de 2018, en Argentina: una en ka­yak y la otra en ca­noa po­li­né­si­ca.

“Me sien­to or­gu­llo­so del tra­ba­jo que he ido realizando. Soy un chico que se le­van­ta a las 6.00 de la mañana pa­ra po­der lle­gar a los en­tre­na­mien­tos a las 7.00. Des­pués me voy al tra­ba­jo. Mi jor­na­da es de 12 ho­ras”, re­cal­có Gu­tié­rrez, quien ac­tual­men­te tie­ne 38 años.

UNA LO­CU­RA

Fran­co tenía un es­ta­ble­ci­mien­to de co­mi­da en el Pa­tio Ru­gen­das, en Tal­ca, pe­ro ha­ce al­re­de­dor de tres años to­mó una de­ci­sión que pa­ra muchos era in­com­pren­si­ble: “Ter­mi­né ven­dien­do mi lo­cal y com­prán­do­me un ka­yak, por­que es­toy me­dio lo­co… pe­ro es la lo­cu­ra la que a ve­ces nos mue­ve”.

-Y aho­ra es­tás vien­do los fru­tos de esa lo­cu­ra…

“Sí. Y es una de las mejores lo­cu­ras que he he­cho. La ver­dad es que ven­dí el lo­cal y ga­né mu­cho tiem­po pa­ra dis­fru­tar ha­cien­do lo que me gusta y apa­sio­na, que es es­te de­por­te náu­ti­co. Y tam­bién ga­né mu­cho tiem­po pa­ra es­tar con mi fa­mi­lia”.

-¿Có­mo es tu ka­yak en com­pa­ra­ción al de los otros com­pe­ti­do­res?

“Des­de la par­te téc­ni­ca, la ma­te­ria­li­dad de los ka­yaks que se usan pa­ra com­pe­tir son de mu­cha me­jor ca­li­dad que el que yo ocu­po, que es fi­bra de vi­drio con­tra fi­bra de car­bono. Los va­lo­res tam­bién son muy di­fe­ren­tes. Mi ka­yak va­le 500 mil pesos y el que yo de­be­ría te­ner va­le 4 mi­llo­nes. Yo quiero har­to mi ka­yak, pe­ro el otro es un Mer­ce­des Benz, un Audi, uno de ca­rre­ra. Sien­tes que se des­pla­za con uno, avan­za con ca­da pa­la­da y se des­li­za más en el agua”.

SOR­PRE­SA

La in­cur­sión de Gu­tié­rrez en ca­noa po­li­né­si­ca se re­mon­ta a 2017, cuan­do una de­le­ga­da de San­tia­go lo vio en la Re­ga­ta del Mau­le y lo in­vi­tó a par­ti­ci­par en un Su­da­me­ri­cano de es­ta nueva dis­ci­pli­na, el cual se iba a efec­tuar en no­viem­bre de ese año en Li­ma, Pe­rú. “Al­can­cé a en­tre­nar co­mo un mes y lo­gré la me­da­lla de pla­ta. Fui a di­ver­tir­me, a co­no­cer el de­por­te al que me es­ta­ban in­vi­tan­do, y me en­con­tré con gen­te súper hu­ma­na y su­ma­men­te cer­ca­na. To­do el mun­do, que eran mis com­pe­ti­do­res, que­ría apo­yar al de­por­tis­ta pa­ra­lím­pi­co que veían que era el con me­nos ex­pe­rien­cia. Y me ti­ré al agua y di la sor­pre­sa”, des­ta­có.

Pe­ro no siem­pre las co­sas han si­do tan flui­das. El 23 de no­viem­bre pasado, se le per­dió el re­mo cuan­do via­jó de re­gre­so a Chile tras ga­nar el oro en el Su­da­me­ri­cano de ca­noa po­li­né­si­ca efec­tua­do en Bra­sil. A su lle­ga­da al ae­ro­puer­to en San­tia­go, el im­ple­men­to nunca apa­re­ció. Por en­de, reali­zó un re­cla­mo a la em­pre­sa aé­rea Lan, pe­ro aún no tie­ne una so­lu­ción. “Me di­je­ron: ‘Se lo va­mos a man­dar ape­nas apa­rez­ca’. Ha­ce po­co, me ofre­cie­ron 40 dó­la­res (26 mil 800 pesos aproximadamente) de in­dem­ni­za­ción y el re­mo va­le co­mo 400 mil pesos. Es­toy uti­li­zan­do uno que me pres­ta­ron, pe­ro me que­da cor­to y en ca­da re­ma­da pier­do me­tros”, ex­pli­có.

Es­ta si­tua­ción pro­vo­có que no pu­die­ra en­tre­nar pa­ra el Su­da­me­ri­cano de ve­lo­ci­dad desa­rro­lla­do en Argentina, don­de fi­nal­men­te igual ter­mi­nó col­gán­do­se dos medallas de pla­ta usan­do un re­mo que no era el suyo.

To­dos es­tos bue­nos re­sul­ta­dos son un buen au­gu­rio de lo que pue­da ve­nir más ade­lan­te. “Mis pro­yec­cio­nes a cor­to pla­zo son ir a bus­car me­da­lla de oro al Su­da­me­ri­cano (que se realizará en abril en Ecua­dor), pó­dium en el Pan­ame­ri­cano (en ju­lio en Bra­sil) y pó­dium al Mun­dial (en agos­to en Hun­gría), que igual es di­fí­cil, por­que en Eu­ro­pa el ka­yak es muy com­pe­ti­ti­vo. Y mi ob­je­ti­vo principal son los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos de

2020”, de­ta­lló.

POLINESIA FRAN­CE­SA

Su via­je en ju­lio pasado al Mun­dial de Tahi­ti le sir­vió pa­ra par­ti­ci­par en otras com­pe­ten­cias en la Polinesia Fran­ce­sa. Es­tu­vo du­ran­te un mes re­co­rrien­do lu­ga­res co­mo Bo­ra Bo­ra y Moo­rea. In­clu­so, pa­só allá su cum­plea­ños. “Fue un tre­men­do re­ga­lo”, ex­pre­só.

-Siem­pre re­sul­ta in­tere­san­te co­no­cer otras cul­tu­ras. ¿Qué nos pue­des contar so­bre tu ex­pe­rien­cia allá?

“Apren­dí que cuan­do uno cri­ti­ca, no dis­fru­ta lo que tie­ne al la­do. Allá uno se da cuen­ta de que sí hay gen­te dis­fru­tán­do­lo, que uno aquí en Chile de re­pen­te se pier­de por­que to­dos cri­ti­can la so­cie­dad y se vuel­ven un crí­ti­co más, pe­ro con ese via­je me sa­qué esa cues­tión de la ca­be­za. Lo que bus­can es ca­li­dad de vi­da. Uno se da cuen­ta de que ellos no es­tán “ni ahí” con el ro­llo de an­dar en el tre­men­do au­to, de la ro­pa bo­ni­ta o del físico”.

-O sea, ese via­je re­sul­tó muy im­por­tan­te pa­ra ti…

“Si lo cie­rro co­mo ex­pe­rien­cia de­por­ti­va y de vi­da, es lo me­jor que me ha to­ca­do vi­vir, por­que lo­gré una muy bue­na po­si­ción, pu­de apren­der mu­cha téc­ni­ca y, ade­más, me vi­ne con el es­pí­ri­tu y el pen­sa­mien­to sa­ni­to, con­ten­to y con la vi­sión de dis­fru­tar más lo que ten­go”.

-¿Qué ti­po de si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas te lla­ma­ron la aten­ción?

“Por ejem­plo, yo me le­van­ta­ba a las 6.00 de la mañana, sa­lía a co­rrer en la si­lla de rue­das en el par­que y la gen­te te sa­lu­da­ba. Y des­pués de ca­da ac­to te da­ban las gra­cias. Y los vehícu­los pa­ra­ban pa­ra que pa­sa­ran los pea­to­nes. Y ha­bía per­so­nas que re­co­gían flo­res pa­ra ha­cer co­ro­nas. En­ton­ces, có­mo no lle­gar re­car­ga­do o con un cam­bio de men­ta­li­dad al ver que la so­cie­dad que uno sue­ña, exis­te. Y exis­te en el es­ta­do de áni­mo y en la ac­ti­tud que uno tie­ne con los de­más”.

Du­ran­te una prác­ti­ca en Tahi­ti.

Jun­to a sus com­pa­ñe­ros en un en­tre­na­mien­to en Tal­ca

Re­ci­bien­do el oro en el Su­da­me­ri­cano de Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.