Me­jo­ra tus in­gre­sos con es­ta guía.

Con nues­tro A-B -C de las fi­nan­zas

Cosmopolitan (Chile) - - Contents - Por An­drea Nor­za­ga­ray

¿CREES QUE NE­CE­SI­TAS SER UNA EX­PER­TA EN MA­TE­MÁ­TI­CAS PA­RA PO­NER EN OR­DEN TU VI­DA FI­NAN­CIE­RA? ¡PA­RA NA­DA! PE­RO ES PRO­BA­BLE QUE ES­TOS TÉR­MI­NOS Y TIPS TE AYU­DEN A LO­GRAR TUS OB­JE­TI­VOS.

Lo es­cu­chas­te mil ve­ces. Se­gu­ro tus pa­dres te lo di­cen e in­clu­so tú mis­ma cuan­do ves tu bi­lle­te­ra y bus­cas al­go que pue­da res­ca­tar­te al fi­nal del mes: “Ne­ce­si­to po­ner en or­den mis fi­nan­zas”. Tie­nes mu­chos planes que te mue­res por lle­var a ca­bo, le das li­ke a fo­tos en Instagram de pai­sa­jes im­pre­sio­nan­tes e ima­gi­nas tus si­guien­tes va­ca­cio­nes; guar­das fo­tos de out­fits en­vi­dia­bles, pe­ro que no pue­des com­prar (al me­nos no to­da­vía). Aun­que es­to sue­ne co­mo una his­to­ria trá­gi­ca, no tie­ne por qué ser­lo. Por suer­te, no re­quie­res un doc­to­ra­do pa­ra ma­ne­jar el di­ne­ro a tu fa­vor. Lo­gra unas fi­nan­zas per­so­na­les sa­lu­da­bles, pe­ro lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es en­ten­der de qué se tra­tan.

Una par­te cla­ve se en­cuen­tra en el com­por­ta­mien­to que tie­nes fren­te a ellas, así que aban­do­na el mie­do y el abu­rri­mien­to, por­que te ase­gu­ro que la re­com­pen­sa al fi­nal del ca­mino se­rá mu­cho más gra­ti­fi­can­te que ese ves­ti­do ma­ra­vi­llo­so que com­pras por im­pul­so y te po­nes tres ve­ces en la vi­da. Es­te bre­ve dic­cio­na­rio de los tér­mi­nos más co­mu­nes te ayu­da­rá a en­ten­der los as­pec­tos más bá­si­cos.

Aho­rro

¿Lo co­mún? Tie­nes tu pri­mer tra­ba­jo, em­pie­zas a ga­nar tu pro­pio di­ne­ro y de re­pen­te ca­da tien­da a la que en­tras tie­ne eso que siem­pre ha­bías bus­ca­do, los re­ga­los que ha­ces se en­ca­re­cen y no hay re­ba­ja a la que te re­sis­tas. Pue­den pa­sar me­ses, in­clu­so va­rios años y no has aho­rra­do na­da de na­da. Sin du­da al­gu­na, es­ta es una re­ser­va de di­ne­ro que pue­des des­ti­nar pa­ra ob­je­ti­vos va­ria­dos. Una gran ma­ne­ra de em­pe­zar a ha­cer­lo es la re­gla 50-30-20.

Equi­fax

No es un ca­za­dor de bru­jas, se tra­ta de una em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na con fi­lial en Chi­le más co­no­ci­da co­mo Di­com, cu­ya mi­sión es lle­var el con­trol de las deu­das que pu­die­ras pre­sen­tar. Ellos tie­nen una ra­dio­gra­fía de tu com­por­ta­mien­to fi­nan­cie­ro. Al mo­men­to de pe­dir un crédito, quien te lo otor­gue pue­de ver có­mo te has por­ta­do con tu di­ne­ro y de­ter­mi­nar si te pres­ta y cuán­to. ¿Y si nun­ca has uti­li­za­do uno? Te recomendamos que co­mien­ces a ha­cer­lo con com­pras sim­ples, co­mo un plan pa­ra tu ce­lu­lar o tar­je­tas de crédito, de es­ta ma­ne­ra crea­rás un his­to­rial pa­ra prés­ta­mos más gran­des.

Deuda

Ya sea que tu tía te ha­ya da­do pla­ta pa­ra com­ple­tar el cos­to de tu nue­vo te­lé­fono o ha­yas pre­fe­ri­do com­prar­lo a me­ses sin in­tere­ses con tu tar­je­ta de crédito, una deuda es la can­ti­dad de di­ne­ro que les co­rres­pon­de a per­so­nas o em­pre­sas que te die­ron un prés­ta­mo. Te­ner deu­das no es si­nó­ni­mo de al­go ne­ga­ti­vo, de he­cho, un buen ma­ne­jo pue­de traer­te gran­des be­ne­fi­cios. Una deuda bue­na es aque­lla que en el futuro se vol­ve­rá pro­duc­ti­va. Por ejem­plo, la com­pra de un de­par­ta­men­to o la in­ver­sión en un ne­go­cio. Del otro la­do nos en­con­tra­mos con la deuda ma­la, las cua­les son ad­qui­ri­das al com­prar bienes no ne­ce­sa­rios, co­mo esos za­pa­tos que nun­ca has usa­do.

Egre­so

Can­ti­dad de di­ne­ro que ‘des­apa­re­ce’ de tu bi­lle­te­ra y con el que com­pras di­fe­ren­tes pro­duc­tos o ser­vi­cios.

In­gre­so

Es el her­mo­so di­ne­ro que re­ci­bes co­mo pa­ga (si eres em­plea­do) ca­da mes con tu suel­do.

Fon­do de emergencia

Los im­pre­vis­tos su­ce­den cuan­do me­nos lo es­pe­ras. ¿Qué pa­sa si ma­ña­na lle­gas a tu tra­ba­jo y te en­fren­tas a un re­cor­te de personal en el que tu ayu­da ya no se­rá necesaria? ¿Y si tie­nes la ma­la suer­te de su­frir un asal­to y tu bi­lle­te­ra pa­sa a me­jor vi­da? Lo re­co­men­da­do en mu­chas oca­sio­nes es que ten­gas un aho­rro de ur­gen­cia que te per­mi­ta cu­brir tus gas­tos du­ran­te tres me­ses (siem­pre pue­de ser más).

Pre­su­pues­to

No creo que ha­ya un ex­per­to en la faz de la tie­rra que nie­gue la im­por­tan­cia del pre­su­pues­to que, te ase­gu­ro, se­rá la co­lum­na ver­te­bral de tus fi­nan­zas. Sa­ber con exac­ti­tud cuán­to in­gre­sa a tu bol­si­llo (pue­de pa­re­cer fá­cil, pe­ro te sor­pren­de­ría la can­ti­dad de per­so­nas que no sa­ben el mon­to exac­to de su suel­do) te per­mi­ti­rá tra­zar un plan de ac­ción.

Ju­bi­la­ción

Te te­ne­mos una pé­si­ma no­ti­cia, al­gún día de­ja­rás de ser jo­ven (lin­da se­gu­ro lo se­rás por siem­pre). En ese mo­men­to ya no ten­drás in­gre­sos y en lo que me­nos que­rrás preo­cu­par­te se­rá por el di­ne­ro. Se­gún es­ta­dís­ti­cas de la Ocde, me­nos de la mi­tad de la po­bla­ción de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be aho­rra pa­ra su ju­bi­la­ción, por lo que es vi­tal co­men­zar des­de aho­ra y te­ner el há­bi­to. Hoy exis­ten va­rias op­cio­nes dis­po­ni­bles, co­mo los planes per­so­na­les de ju­bi­la­ción o los fa­mo­sos fon­dos de cuen­tas in­di­vi­dua­les don­de se rea­li­zan apor­ta­cio­nes con ba­se en tu suel­do.

Tar­je­tas de crédito

No, no son del mis­mí­si­mo dia­blo, tam­po­co son un adi­cio­nal a tus in­gre­sos y mu­cho me­nos te ayu­da­rán a qui­tar­te la de­pre­sión. Es­tos plás­ti­cos son un me­dio que te per­mi­te te­ner ac­ce­so a un prés­ta­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.