CUÁN­TO CUES­TA SER MILLENNIAL

Cosmopolitan (Chile) - - Contents - Por Jes­si­ca Mo­reno

Los gas­tos de es­ta ge­ne­ra­ción.

El mun­do di­ce que es la ge­ne­ra­ción que más gas­ta, pe­ro la que me­nos ga­na. ¿Có­mo es po­si­ble? Pa­ra no per­der la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y tu es­ti­lo de vi­da ac­tual, apren­de a ana­li­zar tus gas­tos y a pre­su­pues­tar en pa­sos sim­ples. Bien­ve­ni­da al cur­so de fi­nan­zas pa­ra dum­mies.

La em­pre­sa de in­ver­sio­nes Char­les Sch­wab se to­mó el tra­ba­jo de in­ves­ti­gar cuán­to des­em­bol­sa es­ta ge­ne­ra­ción en com­pa­ra­ción con sus pa­dres y abue­los. La con­clu­sión es sim­ple: a los na­ci­dos en­tre 1981 y 1993 (las fe­chas aún son dis­cu­ti­das) les gus­ta mi­mar­se: “La vi­da es una”, “no me quie­ro per­der na­da”, “me lo me­rez­co”, “si no es hoy, cuándo…”. Es la men­ta­li­dad de­trás de su mé­to­do de con­su­mo. Mien­tras los pa­dres se preo­cu­pa­ban por ahorrar pa­ra com­prar una ca­sa, los hi­jos se con­ten­tan con arren­dar, siem­pre y cuan­do sal­gan a ver el mun­do y, no so­lo eso, el ca­fé del día, ce­nar fue­ra con ami­gos, ro­pa de tem­po­ra­da, el ce­lu­lar más nue­vo y has­ta un trans­por­te có­mo­do es­tán en la lis­ta de prio­ri­da­des, bas­tan­te más arri­ba que la an­ti­cua­da pa­la­bra ‘aho­rro’. Se­gún el Cen­so 2017, la po­bla­ción que ac­tual­men­te tie­ne en­tre 20 y 39 años, de­fi­ni­da co­mo mi­llen­nials, al­can­za en Chi­le a 5.363.386 per­so­nas, lo que la con­vier­te en la ge­ne­ra­ción más nu­me­ro­sa del país, y tam­bién la más en­deu­da­da, ¡ouch! En nues­tro país, cua­tro de ca­da 10 jó­ve­nes es­tá en quie­bra con ban­cos, ca­sas co­mer­cia­les o si­mi­la­res. De acuer­do a es­tu­dios del cen­so, es­to se de­be a que tie­nen que pa­gar ma­trí­cu­las pa­ra re­ci­bir edu­ca­ción su­pe­rior en uni­ver­si­da­des o ins­ti­tu­tos. Si en 2010 ha­bía más de 270 mil jó­ve­nes en­deu­da­dos, en 2016 ese nú­me­ro as­cen­dió a más de 700 mil.

¡Es­pe­ra! An­tes de po­ner­nos a to­car vio­li­nes tris­tes de fon­do, vea­mos las bue­nas no­ti­cias. Es­ta es la ge­ne­ra­ción más cons­cien­te en la his­to­ria so­bre la im­por­tan­cia de te­ner fi­nan­zas es­ta­bles, 34% de los mi­llen­nials po­see un plan de in­ver­sión (o al me­nos tra­ta de ela­bo­rar­lo), en con­tras­te con el 21% de sus pa­dres y 18% de los boo­mers, así que las ga­nas de po­ner en or­den la bi­lle­te­ra es­tán. La téc­ni­ca uni­ver­sal pa­ra lo­grar­lo es el clá­si­co “ela­bo­ra un pre­su­pues­to”, sin em­bar­go, co­mo nos en­con­tra­mos ba­jo otras re­glas la­bo­ra­les, con nue­vos per­so­na­jes, cri­sis, gus­tos y gas­tos, te­ne­mos que mo­di­fi­car del mis­mo mo­do la ma­ne­ra en que lo lle­va­mos a ca­bo.

CÓ­MO PRE­SU­PUES­TAR EN TRES SIM­PLES PA­SOS

PRI­ME­RO. Aho­rra. La ma­yo­ría de la gen­te no lo ha­ce, por­que cree que no tie­ne su­fi­cien­te di­ne­ro. Es ver­dad que si in­ten­tas cu­brir to­dos tus gas­tos fi­jos, abo­nar a tus deu­das y, en el me­jor de los ca­sos, te­ner un res­tan­te pa­ra di­ver­sión, al fi­nal del mes no te que­da na­da. La res­pues­ta a es­te pro­ble­ma es­tá en el en­fo­que, tie­nes que ha­cer­lo al re­vés. En cuan­to tu suel­do lle­gue a tus ma­nos, des­ti­na una can­ti­dad de­ter­mi­na­da a tus aho­rros, por

más mí­ni­ma que sea, $50 mil fun­cio­nan. Po­co a po­co, esa can­ti­dad irá en au­men­to, aun­que tus tar­je­tas no es­tén li­qui­da­das por com­ple­to. ¿Y por qué guar­da­ría­mos di­ne­ro en lu­gar de man­dar­lo di­rec­to a ellas? Por­que el he­cho de te­ner un col­chón de emer­gen­cias ali­via el es­trés que pue­des sen­tir en ca­so de te­ner deu­das, uno de los prin­ci­pa­les con­flic­tos ge­ne­ra­cio­na­les y, ade­más, te mo­ti­va a pa­gar­las más rá­pi­do. Es muy im­por­tan­te sa­ber que tu ca­pi­tal pue­de es­tar en nú­me­ros ro­jos, pe­ro ya tie­nes al­go en po­si­ti­vo. Así el uni­ver­so se en­cuen­tra en equi­li­brio, al me­nos en tu men­te.

SE­GUN­DO. ¡Sor­pre­sa! No hay pre­su­pues­to. Ol­ví­da­te de los tí­pi­cos por­cen­ta­jes que te obli­gan a des­ti­nar cier­ta can­ti­dad a aho­rros, otra tan­ta pa­ra en­tre­te­ni­mien­to, etc. En el pa­pel, el plan pa­re­ce per­fec­to, pe­ro en la prác­ti­ca se te ol­vi­da cuan­do gas­tas 14,3% del di­ne­ro en el ci­ne y que ya so­lo te que­da 8,2% pa­ra el sú­per, es ahí cuan­do los pre­su­pues­tos se vuel­ven inal­can­za­bles y ter­mi­nas por aban­do­nar las ma­te­má­ti­cas al mes si­guien­te. Eso no sig­ni­fi­ca que gas­tes sin te­ner idea de tu bud­get, sino que te li­be­res de la pre­sión de vi­vir ba­jo un es­tric­to ré­gi­men. “Des­cuen­ta de tu suel­do la can­ti­dad que ha­yas de­ci­di­do pa­ra tu aho­rro (pa­so 1, no ne­go­cia­ble) y lue­go pa­ga tus gas­tos fi­jos (arrien­do, ser­vi­cios, trans­por­te, deu­das). Guar­da lo que te que­de den­tro de un so­bre en efec­ti­vo y, cuan­do lle­gue el mo­men­to, gás­ta­lo en lo que quie­ras. “El pre­su­pues­to ideal es ese que fun­cio­na pa­ra ti. Cual­quie­ra sea la can­ti­dad, ver­la dis­mi­nuir te ha­rá me­dir­te con las com­pras sin te­ner la sen­sa­ción de vi­vir al lí­mi­te de tu suel­do”, ase­gu­ra Lowry. Por eso es vi­tal que ten­gas cash, una tar­je­ta de dé­bi­to no te da el mis­mo efec­to, ya que al en­tre­gar los bi­lle­tes pa­ra una com­pra vi­ves una sen­sa­ción de pér­di­da que te ha­ce más cons­cien­te de tus gas­tos, nos­tál­gi­co pe­ro cier­to, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res en neu­ro­cien­cia de Thin­ka­li­ke.

TER­CE­RO. Cal­cu­la el ver­da­de­ro va­lor de tu com­pra. Si es­tás en una si­tua­ción más desaho­ga­da (de pre­fe­ren­cia sin deu­das) es más fá­cil su­cum­bir a la ten­ta­ción de unos za­pa­tos nue­vos o de co­mer de nue­vo fue­ra es­ta se­ma­na por­que YOLO. Un mé­to­do pa­ra sa­ber si ese pla­cer que es­tás a pun­to de dar­te va­le la pe­na, es cal­cu­lar cuán­to tiem­po te lle­va ga­nar­lo, es de­cir, di­vi­de tu suel­do en ho­ras pa­ra sa­ber la can­ti­dad exac­ta que ga­nas por ca­da 60 mi­nu­tos de tra­ba­jo y no la ol­vi­des. Ca­da vez que quie­ras com­prar al­go, cal­cu­la cuán­tas ho­ras ne­ce­si­tas tra­ba­jar pa­ra po­der cos­tear­lo, en lu­gar de pen­sar “cues­ta $60.000 a seis me­ses sin in­tere­ses”, pien­sa “cues­ta cua­tro ho­ras de tra­ba­jo”, si su­po­ne­mos que te pa­gan $15.000 por ho­ra, eso te ha­rá dar­te cuen­ta de su ver­da­de­ro va­lor. Es im­por­tan­te apren­der que los ob­je­tos pue­den te­ner una eti­que­ta si­mi­lar, pe­ro no tie­nen el mis­mo pre­cio pa­ra to­dos, tie­nes que des­cu­brir cuán­to te cues­tan a ti en es­pe­cí­fi­co.

EL AHO­RRO NO CRE­CE GUARDADO EN EL BAN­CO, DE­JA 3/4 DE LA CAN­TI­DAD A SAL­VO EN TU CUEN­TA Y EL RES­TO DIRÍGELO A AL­GU­NA IN­VER­SIÓN. “NO HAY FOR­MA DE QUE TE SIEN­TAS MÁS ADI­NE­RA­DA SI NO HA­CES CRE­CER TU PLA­TA DE VA­RIAS MA­NE­RAS A LA VEZ”, EX­PLI­CA ERIN LOWRY, AU­TO­RA DEL LI­BRO BROKE MILLENNIAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.