Ter­mi­na con tu adic­ción al azú­car.

De­ja atrás tu de­pen­den­cia al azú­car de una vez por to­das.

Cosmopolitan (Chile) - - Contents - Por Car­los Soto

Te po­de­mos apos­tar que du­ran­te abril co­mis­te co­mo 17 hue­vi­tos de cho­co­la­te, seis em­pol­va­dos y mu­chí­si­mo he­la­do. A to­dos nos ha pa­sa­do. Sí, el azú­car es co­mo una dro­ga que nos po­ne de un hu­mor ex­tra­ño, en éxtasis al prin­ci­pio, pe­ro co­lap­sa­mos des­pués de unos mo­men­tos. ¡Es­ta adic­ción de­be ter­mi­nar! Aun­que es más fá­cil de­cir­lo, te de­ja­mos es­tas cin­co es­tra­te­gias:

1 Ley del hie­lo

Asu­me que no quie­res vol­ver a ver dul­ce en tu vi­da y prohí­be­los por al me­nos tres días. “No es ne­ce­sa­rio ve­tar to­do el azú­car, so­lo los agre­ga­dos”, di­ce la nu­trió­lo­ga Re­né Fi­cek, ex­per­ta en la clí­ni­ca de nu­tri­ción Seattle Sut­ton’s Healthy Ea­ting. An­tes de com­prar cual­quier ali­men­to pro­ce­sa­do, lee muy bien la eti­que­ta y bus­ca cual­quier in­gre­dien­te que ter­mi­ne en ‘-osa’.

2 Fi­bra por azú­car

La fi­bra es un nu­trien­te esen­cial que no so­lo pue­de ayu­dar a adel­ga­zar, sino tam­bién a com­ba­tir los de­seos de dul­ces. Es­ta re­gu­la los ni­ve­les de azú­car en la san­gre y pue­de evi­tar el inevi­ta­ble co­lap­so. Aun­que las per­so­nas de­ben con­su­mir 30 gra­mos de fi­bra por día, una re­gla im­por­tan­te es in­ge­rir­la mu­cho más que el azú­car to­dos los días.

3 Más agua

Tí­pi­co en cual­quier die­ta, el agua so­lu­cio­na to­dos los pro­ble­mas. Lo in­tere­san­te es que cuan­do tu or­ga­nis­mo es­tá des­hi­dra­ta­do, los dul­ces in­va­den tu men­te en ese ins­tan­te, no es que tu cuer­po ne­ce­si­te ener­gía, sino oxí­geno. “Lo me­jor es to­mar un va­so de agua por ca­da ho­ra en la ofi­ci­na”, re­co­mien­da Fi­cek.

4 Co­mo con­sue­lo

Si real­men­te ne­ce­si­tas ese sa­bor a dul­ce, no hay na­da me­jor que las fru­tas pa­ra cal­mar­te. “Los azú­ca­res na­tu­ra­les y la fi­bra en las fru­tas en­te­ras te pro­por­cio­na­rán la dul­zu­ra que deseas sin el au­men­to de azú­car en la san­gre, lo que man­ten­drá tu ener­gía y tu es­ta­do de áni­mo ele­va­dos por más tiem­po”, ase­gu­ra Fi­cek.

5 Sin sus­ti­tu­tos

A quién en­ga­ña­mos, re­nun­ciar a es­te pro­duc­to no es tan fá­cil co­mo cam­biar a op­cio­nes sin azú­car, co­mo be­bi­das light o ba­rras de pro­teí­na, que por ar­te de ma­gia tie­nen ce­ro gra­mos. El pro­ble­ma con es­tos ali­men­tos es que con­tie­nen edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les, que en­ga­ñan a tus pa­pi­las gus­ta­ti­vas pa­ra sa­tis­fa­cer tu de­seo, por lo que son un ar­ma de do­ble fi­lo, ya que te ha­cen que­rer más azú­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.