POSITIVE ATTITUDE

Con­si­gue una bue­na repu­tación en el tra­ba­jo.

Cosmopolitan (Chile) - - Contents -

Las cla­ves pa­ra lo­grar una bue­na repu­tación en la ofi­ci­na son más sim­ples de lo que ima­gi­nas, no tie­nen na­da que ver con ir por los ca­fés de to­dos ni acep­tar la mul­ti­tud de ta­reas ex­tras que tu je­fe te dé. Si­gue los consejos de CEOS exi­to­sos y cons­tru­ye tu es­ca­le­ra a la cima.

SÉ TÚ MIS­MA

Es una fra­se clá­si­ca por una ra­zón jus­ti­fi­ca­da: te lle­va a don­de de­bes es­tar. Se­gún el ex­per­to en ne­go­cios y au­tor, Geof­frey Ja­mes, tu pues­to no es un rol a in­ter­pre­tar, no eres ‘asis­ten­te de’ ni ‘je­fa de’, y creer­se el pa­pel que te han da­do den­tro de una em­pre­sa pue­de ser un error que ter­mi­ne opa­can­do tu ver­da­de­ro po­ten­cia. En otras pa­la­bras, no ten­gas mie­do de con­tar­les un chis­te a tus su­pe­rio­res, or­ga­ni­zar una co­mi­da con el equi­po o ha­cer lo que se te ocu­rra pa­ra mos­trar, de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, un po­co de tu per­so­na­li­dad, así ha­rás ami­gos que a la lar­ga po­drían ser co­ne­xio­nes la­bo­ra­les im­por­tan­tes.

MUES­TRA IN­TE­RÉS EN OTROS

“La me­jor ma­ne­ra de de­jar una im­pre­sión po­si­ti­va en la gen­te es pro­ban­do que no eres un ro­bot de ofi­ci­na”, di­ce Ja­mes. Pre­gun­tar có­mo es­tu­vo su fin de se­ma­na o qué pla­nes tie­nen pa­ra las va­ca­cio­nes, sin ir de­ma­sia­do en de­ta­lles, prue­ba que en reali­dad te in­tere­sa esa per­so­na fue­ra de la em­pre­sa y eso po­dría ha­cer que ellos pien­sen en ti cuan­do sur­jan opor­tu­ni­da­des de cre­cer o, sim­ple­men­te, al mo­men­to de que or­ga­ni­cen la co­mi­da pa­ra fes­te­jar un cum­plea­ños.

PRAC­TI­CA TU AUTOCONTENCIÓN

Te mue­res por opi­nar del chis­me que te aca­ban de con­tar y ca­si no pue­des con­te­ner los in­sul­tos ha­cia tu co­le­ga por la ac­ti­tud pe­sa­da que tu­vo con­ti­go, tu ne­ce­si­dad de desaho­go an­te in­jus­ti­cias o enojos es com­pren­si­ble, pe­ro se­gún Tho­mas Murphy, an­ti­guo CEO de la ca­de­na ABC, siem­pre las pue­des dis­cu­tir ma­ña­na. “No sig­ni­fi­ca que de­bas ca­llar­te, por­que le­van­tar la voz es tu de­re­cho, pe­ro es­pe­ra al día si­guien­te y ana­li­za si si­gues sin­tien­do lo mis­mo”, afir­ma. Pro­ba­ble­men­te po­drás re­to­mar el te­ma de mo­do más tranquilo.

OUTFIT+AC­TI­TUD

Tu ro­pa es tu car­ta de pre­sen­ta­ción, pe­ro tam­bién lo es tu ac­ti­tud. He­mos es­cu­cha­do el clá­si­co: “Vís­te­te pa­ra el pues­to que quie­res, no pa­ra el que tie­nes”, y es cier­to. No se tra­ta de caer en la su­per­fi­cia­li­dad, pe­ro nues­tra na­tu­ra­le­za es vi­sual y la mo­da es un len­gua­je. Por me­dio de nues­tro as­pec­to per­so­nal pro­yec­ta­mos al mun­do la ima­gen que que­re­mos que ten­gan de no­so­tros, pe­ro se­gún Ale­xa von To­bel, CEO del web­si­te de fi­nan­zas Learn­vest, ade­más tie­nes que acom­pa­ñar tu outfit ga­na­dor con una ac­ti­tud de emo­ción. Le­van­tar­te con ener­gía y pre­sen­tar­te a tu lu­gar de tra­ba­jo con una son­ri­sa es tan im­por­tan­te co­mo lo que lle­vas pues­to.

CON­VIÉR­TE­TE EN MAES­TRA DE LA IMITACIÓN

El em­pre­sa­rio Wa­rren Buf­fet ase­gu­ra: “Imi­ta las cua­li­da­des de quien ad­mi­ras”, pe­ro ojo, no di­jo: “De quien quie­res ser”. Una co­sa es adop­tar las vir­tu­des de una per­so­na res­pe­ta­ble y otra las de al­guien de per­so­na­li­dad du­do­sa so­lo por­que dis­po­ne de un pues­to que te gus­ta­ría te­ner. ¿En­tien­des la di­fe­ren­cia? Es­ta cos­tum­bre es­co­lar de se­guir a la mul­ti­tud y cam­biar tu com­por­ta­mien­to pa­ra per­te­ne­cer se que­dó en el co­le­gio, imi­ta so­lo lo que val­ga la pe­na y te en­con­tra­rás ro­dea­da de gen­te que tam­bién va­le la pe­na.

COM­PAR­TE EL CRÉ­DI­TO

Acep­tar que aun­que hi­cis­te un tra­ba­jo ex­ce­len­te, X y Y con­tri­bu­ye­ron tam­bién te mues­tra co­mo una per­so­na hu­mil­de y ho­nes­ta. Pun­tos do­bles. Aun­que a tu ego le gus­te más lle­var­se to­das las pal­mas, siem­pre es me­jor com­par­tir­las, no so­lo por­que es jus­to, sino que así te ga­na­rás el res­pe­to de tus co­le­gas. De acuer­do con John Chen, CEO de Black­berry, si no lo ha­ces po­drías des­per­tar el re­ce­lo en­tre tus com­pa­ñe­ros y, ade­más, tu je­fe ten­drá sos­pe­chas de que so­lo te in­tere­sas por ti mis­ma, no por el bien de la com­pa­ñía.

RE­PI­TE DES­PUÉS DE MÍ: YES MAN!

Tal co­mo en la pe­lí­cu­la de Jim Ca­rrey, de­cir que sí más a me­nu­do “pue­de ser tu puer­ta ha­cia bue­nas ex­pe­rien­cias”, di­ce Eric Schmidt, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Goo­gle. Di

“sí” a in­vi­ta­cio­nes, a nue­vos desafíos, a com­pa­ñe­ros, aun­que te dé mie­do o no se­pas có­mo ha­cer­lo, es la úni­ca ma­ne­ra de cre­cer en la vi­da. To­dos res­pe­ta­mos al va­lien­te del gru­po que no te­me bai­lar y tal vez ha­cer el ri­dícu­lo en la fies­ta de fin de año.

RE­CUER­DA

QUE LAS RE­DES SO­CIA­LES SON PÚ­BLI­CAS

No im­por­ta que no ten­gas a tus co­le­gas del tra­ba­jo co­mo ami­gos de Fa­ce­book, siem­pre ha­brá una per­so­na que co­no­ce a al­guien y se en­te­ra­rán de que ha­blas­te mal de tu je­fe o te es­tás que­jan­do de­ma­sia­do de la em­pre­sa, un he­cho que no de­ja bue­na im­pre­sión en tu ac­tual tra­ba­jo, y me­nos en los fu­tu­ros. “Tam­bién evi­ta ex­po­ner­te de­ma­sia­do, un po­co de mis­te­rio re­sul­ta atrac­ti­vo”, un con­se­jo de Her­mio­ne Way, fun­da­do­ra de la em­pre­sa de re­la­cio­nes pú­bli­cas Way­me­dia.

SÉ AMA­BLE CON AB­SO­LU­TA­MEN­TE TO­DOS

Rick Goings, CEO de Tup­per­wear, ex­pli­có que su ma­ne­ra de sa­ber si al­guien era un buen can­di­da­to pa­ra su em­pre­sa o no era pre­gun­tán­do­le al re­cep­cio­nis­ta, por­te­ro y asis­ten­tes có­mo el po­si­ble em­plea­do se ha­bía por­ta­do con ellos a su lle­ga­da. To­dos pue­den ser ama­bles con el je­fe,

Fun bo­nus

Dis­fru­ta la vi­da pro­fe­sio­nal. Paul Bulc­ke, CEO de Nestlé, ase­gu­ra que esa es la úni­ca ma­ne­ra de ha­cer un tra­ba­jo ex­ce­len­te. “No te fuer­ces a que te gus­te al­go, si no es­tá bien, es por­que no lo es. Bus­ca un pues­to match que se sien­ta na­tu­ral”. La ca­rre­ra es co­mo el amor, si­gue bus­can­do has­ta que en­cuen­tres a the one. pe­ro po­cos con los que tie­nen un pues­to in­fe­rior, y ca­da una de esas in­ter­ac­cio­nes cuen­ta.

NO CO­MAS SOLA FREN­TE A TU COMPU­TADO­RA

“Uno de los me­jo­res mo­men­tos pa­ra ha­cer net­wor­king es du­ran­te la ho­ra de al­muer­zo”, di­ce Sa­lli Set­ta, pre­si­den­te de los res­tau­ran­tes Red Lobs­ter, quien tam­bién ase­gu­ra que es­ta ac­ción, más allá de te­ner a al­guien con quien ha­blar de de­por­tes o ac­tua­li­dad, te da un pun­to de vis­ta di­fe­ren­te de lo que otros pien­san de la em­pre­sa y eso siem­pre es ven­ta­jo­so, so­bre to­do a lar­go pla­zo. Sé la per­so­na so­cia­ble que tie­ne tiem­po pa­ra ha­cer ami­gos, es­cu­char a otros y ha­blar de tri­via­li­da­des de vez en cuan­do y, ¡boom!, es­tás en ca­mino a ser la Miss Con­ge­nia­lity de tu ofi­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.