SAN­DRA BU­LLOCK

El re­gre­so de la ac­triz a la pan­ta­lla gran­de.

Cosmopolitan (Chile) - - Contents - Adap­ta­ción por Lau­ra Ga­ti­ca

San­dra Bu­llock es, sin du­da, una de las ac­tri­ces más im­por­tan­tes de Holly­wood, y nos ha con­quis­ta­do con ca­da uno de sus en­tra­ña­bles per­so­na­jes. Es por eso que es­ta­mos con­tan­do los días pa­ra el es­treno de Ocean’s 8, spin-off de la fa­mo­sa tri­lo­gía Ocean’s 11. Al igual que su an­te­ce­so­ra, el fil­me des­ta­ca por su re­par­to es­te­lar, el cual en es­ta oca­sión es ca­si com­ple­ta­men­te fe­me­nino: Ca­te Blan­chett, An­ne Hat­ha­way, He­le­na Bon­ham Car­ter, Sa­rah Paul­son, Mindy Ka­ling, Da­ko­ta Fan­ning, Katie Hol­mes, Oli­via Munn y Rihan­na. ¿Quie­res sa­ber más? Bu­llock nos re­ve­ló los de­ta­lles ex­clu­si­vos del ro­da­je, así que si­gue le­yen­do pa­ra co­no­cer los se­cre­tos de es­ta es­pe­ra­da pe­lí­cu­la, que lle­ga­rá a los ci­nes el 7 de ju­nio en nues­tro país.

¿Có­mo te in­vo­lu­cras­te con Ocean’s 8?

El úl­ti­mo pro­duc­tor de la sa­ga, Jerry Wein­tra­ub, me lla­mó y me di­jo: “Sandy, ten­go que ha­blar con­ti­go so­bre una nue­va pe­lí­cu­la de Ocean. Es­ta vez, va­mos a gra­bar una con mu­je­res”. Jerry pue­de con­ven­cer a cual­quie­ra pa­ra que ha­ga al­go. Pa­ra Ocean’s 8, él que­ría una gran his­to­ria: emo­ción, hu­mor y un buen gan­cho. Al prin­ci­pio, no pen­sé que se con­cre­ta­ría, así que de al­gu­na ma­ne­ra tran­qui­li­cé a Jerry bro­mean­do con que que­ría in­ter­pre­tar al per­so­na­je de Yen (acró­ba­ta chino) de las pe­lí­cu­las an­te­rio­res. Una se­ma­na des­pués me con­fir­mó que el fil­me se lle­va­ría a ca­bo.

¿Co­no­cías las pe­lí­cu­las an­te­rio­res de Ocean?

Ha­bía vis­to la ori­gi­nal (1960), con Frank Si­na­tra y Rat Pack. Tam­bién vi la de Geor­ge Cloo­ney y Brad Pitt. Es di­ver­ti­do in­ter­pre­tar a la her­ma­na de Danny

Ocean. Los es­pec­ta­do­res su­po­nen que to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia Ocean son de­lin­cuen­tes y con es­ta pe­lí­cu­la lo he­mos con­fir­ma­do.

¿Có­mo fue es­tar las ocho jun­tas de­trás de cá­ma­ras?

He­le­na Bon­ham Car­ter se re­cos­ta­ba so­bre el sofá con un pla­to de car­ne y que­sos jun­to a un ca­rri­to que tam­bién te­nía cho­co­la­tes y be­bi­das. Ella era la rei­na. Ca­te (Blan­chett) y yo pa­sa­mos mu­cho tiem­po jun­tas, tra­tan­do de no reír e in­ten­tan­do ser pro­fe­sio­na­les. Hay al­go en nues­tra quí­mi­ca que des­con­cen­tra­ba a la otra y no lo­grá­ba­mos na­da. Me en­can­tó com­par­tir con es­tas mu­je­res du­ran­te el ro­da­je, y amo es­tar con ellas aho­ra, mien­tras ha­ce­mos pren­sa pa­ra la pe­lí­cu­la, por­que nos cui­da­mos. Si a al­gu­na le to­ca una pre­gun­ta in­có­mo­da, una de no­so­tras sal­ta­rá y se des­via­rá la aten­ción ha­cia esa per­so­na.

Ha­ble­mos de la re­crea­ción épi­ca de la ga­la del MET...

Te­nía ideas muy es­pe­cí­fi­cas pa­ra el ves­ti­do que usa Deb­bie, di­se­ña­do por Al­ber­ta Fe­rret­ti. Ne­ce­si­ta­ba que la man­ga fue­ra ex­tra­lar­ga en un bra­zo, por­que Deb­bie ha­ce de las su­yas con una jo­ya en esa es­ce­na. Lo que­ría ne­gro, ya que ese co­lor la re­pre­sen­ta. En la ga­la del MET, al­guien pue­de usar plu­mas de pa­vo real en la ca­be­za y si es­tán bien he­chas cau­ti­va­rán a to­do el mun­do. En el bai­le, se es­pe­ra que va­yas más allá de los lí­mi­tes. Cuan­do ves a gen­te su­fi­cien­te­men­te va­lien­te pa­ra ha­cer eso, es real­men­te emo­cio­nan­te.

¿Hu­bo áreas del MET que ex­plo­ra­ron du­ran­te el ro­da­je que no es­tán abier­tas al pú­bli­co?

¡Sí! Las pa­re­des cer­ca de la en­tra­da de se­gu­ri­dad es­tán cu­bier­tas con fo­to­gra­fías ori­gi­na­les en blan­co y ne­gro, que da­tan de cuan­do se fun­dó el MET. Me en­can­ta la his­to­ria del mu­seo y de los edi­fi­cios en ge­ne­ral. Ca­mi­nar ahí ca­da no­che y ex­pe­ri­men­tar su his­to­ria fue real­men­te in­creí­ble. Nor­mal­men­te no pue­des ver eso cuan­do es­tás en la ga­la.

¿Por qué las pe­lí­cu­las de ro­bo son tan po­pu­la­res? ¿In­flu­ye el fac­tor de la adre­na­li­na?

Com­ple­ta­men­te. No de­seo ro­bar na­da, pe­ro me gus­ta ver a otras per­so­nas que lo ha­cen (ri­sas). Es un pla­cer cul­pa­ble.

¿Qué fue lo que más te im­pre­sio­nó de ca­da una de tus com­pa­ñe­ras de re­par­to?

Awk­wa­fi­na es una voz de su ge­ne­ra­ción en tér­mi­nos de su ac­ti­vis­mo y elo­cuen­cia. Sa­rah Paul­son es una de las per­so­nas más di­ver­ti­das y ama­bles que he co­no­ci­do. He­le­na Bon­ham Car­ter es la rei­na y nos in­cli­na­mos a sus pies, es un buen ser hu­mano. An­ne Hat­ha­way es tan in­te­li­gen­te y rá­pi­da, no creo que ha­ya mos­tra­do eso en sus pe­lí­cu­las to­da­vía. Si tu­vie­ra ese ce­re­bro y pro­fun­di­dad, les es­ta­ría ha­cien­do sa­ber a to­dos lo que ten­go. Ca­te Blan­chett y yo so­mos muy si­mi­la­res en el sen­ti­do de que es­ta­mos en el cen­tro de nues­tro vór­ti­ce fa­mi­liar. Que­re­mos con­tro­lar­lo to­do y ase­gu­rar­nos de que los nues­tros ten­gan lo que ne­ce­si­tan. Cuan­do Rihan­na en­tra a una ha­bi­ta­ción, to­dos se de­tien­den. Ella tie­ne el con­trol to­tal de sus ta­len­tos y es una imi­ta­do­ra bri­llan­te. Mindy Ka­ling es muy ama­ble y com­pren­si­va, pe­ro se des­vía de sus do­tes co­mo es­cri­to­ra. Mien­tras las per­so­nas en es­ta in­dus­tria di­cen: “Mí­ra­me, mí­ra­me”, ella no lo ha­ce.

¿Qué te gus­ta­ría que ex­pe­ri­men­te la au­dien­cia cuan­do vea Ocean’s 8 en la pan­ta­lla gran­de?

Un gra­to mo­men­to. To­dos necesitamos pa­sar un buen ra­to. Es­pe­ro que ellos ex­pe­ri­men­ten la di­ver­sión y el des­te­llo del ro­bo, ade­más de la ca­ma­ra­de­ría en­tre es­tas ocho mu­je­res, y lue­go se ol­vi­den de que so­mos mu­je­res.

“ME EN­CAN­TÓ COM­PAR­TIR CON ES­TAS

MU­JE­RES DU­RAN­TE EL RO­DA­JE, Y AMO

ES­TAR CON ELLAS AHO­RA, MIEN­TRAS HA­CE­MOS PREN­SA PA­RA LA PE­LÍ­CU­LA, POR­QUE NOS CUI­DA­MOS”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.