CON­FE­SIO­NES

His­to­rias hot de nues­tras lec­to­ras.

Cosmopolitan (Chile) - - Contents -

“Sa­lí tem­prano del tra­ba­jo, llo­vía y no pen­sa­ba es­pe­rar la si­guien­te mi­cro a mi ca­sa ni pa­gar Uber, así que co­rrí al pa­ra­de­ro pa­ra al­can­zar­la. Lle­gué em­pa­pa­da co­mo sopa, pe­ro pa­ra no en­fer­mar­me me qui­té to­do y usé mi trench co­mo ves­ti­do. True story”.

–AN­DREA, 25 AÑOS

“Un ti­po con quien tu­ve una one night stand de­jó su po­le­rón en mi de­par­ta­men­to, aun­que me man­dó un men­sa­je pa­ra que se lo guar­da­ra. No vol­vi­mos a ha­blar, creí que nun­ca lo ve­ría de nue­vo, así que me apro­pié de él por­que es­ta­ba có­mo­da y me gus­tan over­si­zed. Dos se­ma­nas des­pués, me en­vió un Whatsapp de que es­ta­ba por mi de­pa y que que­ría pa­sar a bus­car­lo. Ya has­ta le ha­bía pues­to al­gu­nos par­ches… ¡Ups!”.

–MA­RÍA JE­SÚS, 27 AÑOS

“Una vez que dor­mí con mi crush de la uni­ver­si­dad fui al ba­ño des­pués de que tu­vié­ra­mos se­xo. Cuan­do sa­lí, él ya ha­bía cam­bia­do las sá­ba­nas y aco­mo­da­ba mi ro­pa do­bla­da en una pi­la. Qué ra­ro, pe­ro oja­lá así de pul­cros fue­ran to­dos”.

–CA­RO­LI­NA, 28 AÑOS

“De via­je en Vie­na me que­dé en un hos­tal y co­no­cí a un hom­bre al cual in­vi­té a pa­sar la no­che con­mi­go. Des­pués de nues­tro

mo­men­to hot, le­van­tó las sá­ba­nas

pa­ra bus­car sus bó­xers y ha­bía una man­cha ca­fé en la ca­ma. Al prin­ci­pio en­tré en pá­ni­co y lue­go re­cor­dé que ha­bía de­ja­do unos cho­co­la­tes en

mi ro­pa”.

–RO­SA­RIO, 28 AÑOS

“Cuan­do tra­ba­ja­ba en una tien­da de

ro­pa ha­bía una mu­jer que pre­gun­ta­ba por blu­sas hol­ga­das

de mo­do fre­cuen­te. Ya en con­fian­za, le di­je cuán­do

da­ba a luz. Ja­más vol­vió”.

–PA­ME­LA, 22 AÑOS

“En la pri­me­ra cla­se de po­wer yoga a la que me in­vi­ta­ron el ins­truc­tor se acer­có a de­cir­me que tal vez era me­jor que to­ma­ra la de prin­ci­pian­tes, pues me veía muy ago­ta­da. Le di­je que no se preo­cu­pa­ra, que yo po­día. A los 10 mi­nu­tos ca­si me sa­can des­ma­ya­da”.

–LAU­RA, 31 AÑOS

“Mi me­jor ami­ga me pres­tó sus ta­cos fa­vo­ri­tos pa­ra un ca­rre­te, me su­pli­có que se los cui­da­ra. Pe­ro me­dia ho­ra des­pués de bai­lar ya ha­bía ro­to uno. Pa­sé una se­ma­na evi­tán­do­la, pues los ha­bía lle­va­do a re­pa­rar.

Nun­ca se dio cuen­ta”.

–FRANCISCA, 19 AÑOS

“En la pri­me­ra se­ma­na de mi nue­vo tra­ba­jo mi je­fa sa­lió de la ciu­dad y mien­tras es­ta­ba de via­je qui­so ha­cer una jun­ta con to­do el equi­po. Nos reuni­mos en su ofi­ci­na pa­ra es­tar más có­mo­dos. Co­mo no to­dos lo­gra­ban es­cu­char bien, de­ci­dí mo­ver el te­lé­fono un po­co, pe­ro cla­ro, me te­nía que tro­pe­zar con el ca­ble, cor­té la lla­ma­da y rom­pí su compu­tador”.

–IGNACIA, 26 AÑOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.