El mi­to del éxito

Los bi­llo­na­rios, co­mo los pre­mios No­bel y el due­ño de la com­pa­ñía don­de tra­ba­jas, ¿có­mo lo con­si­guie­ron? Will Storr re­ve­la las cua­tro co­sas que de­bes sa­ber.

Cosmopolitan (Chile) - - Cosmotívate -

En el mun­do so­lo hay 120 res­tau­ran­tes que han ga­na­do el ma­yor ho­nor de las tres es­tre­llas Mi­che­lin. Uno de ellos es el bu­que in­sig­nia de Gor­don Ram­say en Ro­yal Hos­pi­tal Road, en Londres, di­ri­gi­do has­ta el 2016 por Cla­re Smyth, miem­bro de la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co. Abrió su pri­mer res­tau­ran­te por su cuen­ta, lla­ma­do Core, en Londres el año pa­sa­do, y fue nom­bra­da la me­jor chef del mun­do es­te año. Aho­ra, de 39 años, Smyth ha lle­ga­do a la ci­ma. Si mue­res por pro­bar pla­tos ex­qui­si­tos, el su­yo es la me­jor op­ción. Po­drías pen­sar que es­tá muy com­pla­ci­da con sus lo­gros. “Uy, no he al­can­za­do na­da...” comienza a de­cir cuan­do le pre­gun­to có­mo se sien­te con su éxito. “Ten­go mu­chas co­sas por ha­cer”. Pa­ra Smyth, sen­tir que lo has lo­gra­do to­do es un pe­li­gro te­rri­ble. “No pue­des per­mi­tir­te pen­sar de esa ma­ne­ra. Si no con­ti­núas evo­lu­cio­nan­do, des­apa­re­ce­rás en 10 mi­nu­tos”. Ese es el so­ni­do del éxito ver­da­de­ro. Con­tra­rio a lo que creas, las per­so­nas más exi­to­sas que ca­mi­nan en­tre no­so­tros no es­tán ma­ra­vi­lla­das de sus ta­len­tos, ni tam­po­co tie­nen IQ ele­va­dí­si­mos. Pro­ba­ble­men­te, ni si­quie­ra na­cie­ron con un ta­len­to en par­ti­cu­lar. Los se­cre­tos de es­tos in­di­vi­duos son ca­si to­dos sor­pren­den­tes. To­me­mos por ejem­plo los an­te­ce­den­tes de Smyth. En dé­ca­das re­cien­tes se ha for­ma­do la idea de que si los ni­ños cre­ce­rán pa­ra ser exi­to­sos, ne­ce­si­tan te­ner una au­to­es­ti­ma muy ele­va­da. Eso sig­ni­fi­ca re­ci­bir elo­gios por to­do lo que ha­cen, cre­yen­do que son es­pe­cia­les y pro­te­gién­do­los del fracaso. ¿Los pa­dres de Smyth eran así? “¡Pa­ra na­da!”, res­pon­de rién­do­se. “Éra­mos ni­ños muy dis­ci­pli­na­dos. No ha­blá­ba­mos a me­nos que pi­dié­ra­mos la pa­la­bra”. Cria­da en el nor­te de Ir­lan­da, Smyth es la más jo­ven de tres hi­jos. “So­lía prac­ti­car sal­to ecues­tre. Pa­ra mi pa­pá, ga­nar no era su­fi­cien­te, te­nía que ser perfecta. Si co­me­tía un so­lo error, él me lo re­pe­tía cons­tan­te­men­te”, cuen­ta.

Es­to no sor­pren­de a la psi­có­lo­ga Ca­rol Dweck, de la Uni­ver­si­dad Stan­ford, quien co­men­zó a es­tu­diar el efec­to de los elo­gios en los ni­ños en los 90. “Es­to fue du­ran­te el mo­vi­mien­to de la au­to­es­ti­ma. A los pa­dres se les de­cía que ala­ba­ran a sus hi­jos to­do el tiem­po, que es­to les daría se­gu­ri­dad y los pre­pa­ra­ría pa­ra la vi­da”.

“LA RE­TRO­ALI­MEN­TA­CIÓN CONS­TAN­TE TE LLE­VA AL ÉXITO”.

En uno de sus es­tu­dios, se le pi­dió a un gru­po de ni­ños que com­ple­ta­ra una prue­ba sim­ple de IQ. A al­gu­nos se les di­jo: “Tie­nes un gran pun­ta­je. De­bes ser un ni­ño muy in­te­li­gen­te”. A otros se les dio el ‘pro­ce­so de elo­gios’, que se en­fo­ca en el tra­ba­jo con­ti­nuo, la con­cen­tra­ción, el me­jo­ra­mien­to y la per­se­ve­ran­cia, en vez del re­sul­ta­do fi­nal. “Des­cu­bri­mos que la ma­yo­ría de los ni­ños que eran ala­ba­dos por su in­te­li­gen­cia no desea­ban nin­gún ti­po de re­tos”, ex­pli­ca Dweck. “Que­rían ase­gu­rar­se de se­guir sien­do per­ci­bi­dos co­mo in­te­li­gen­tes. Pe­ro la gran ma­yo­ría de los ni­ños que fue­ron ala­ba­dos du­ran­te el pro­ce­so que­rían ex­pe­ri­men­tar desafíos de los cua­les pu­die­ran apren­der”.

Dweck cree que ala­bar ex­ce­si­va­men­te a los ni­ños los ex­po­ne a desa­rro­llar una ob­se­sión tóxica con su pro­pio éxito. Un pa­dre que re­cal­ca cons­tan­te­men­te la in­te­li­gen­cia de su hi­jo lo arries­ga a pen­sar que es­ta es lo más im­por­tan­te del mun­do. El re­sul­ta­do es que el man­te­ni­mien­to de esa ima­gen se con­vier­te en una prio­ri­dad, en vez de la cons­tan­cia pa­ra al­can­zar el éxito. Si se les atra­vie­sa una ta­rea com­pli­ca­da, y ame­na­za los sen­ti­mien­tos de su­pe­rio­ri­dad del ni­ño, se rin­den. “Si al­guien los elo­gia ex­ce­si­va­men­te, se con­vier­te en ca­si una adic­ción”, afir­ma Dweck. “A esa edad co­mien­zas a de­fi­nir­te. Los ni­ños elo­gia­dos por su in­te­li­gen­cia te­nían es­tas pe­que­ñas ri­sas de au­to­sa­tis­fac­ción… Pe­ro di­chas sonrisas no eran per­ma­nen­tes, por­que cuan­do se les asig­na­ba una ta­rea di­fí­cil, se de­rrum­ba­ban”.

Las in­se­gu­ri­da­des no so­lo son al­go nor­mal en­tre las per­so­nas exi­to­sas, sino que in­clu­so cier­ta can­ti­dad de in­se­gu­ri­da­des bue­nas pa­re­ce esen­cial.

Así co­mo no ser elo­gia­da en ex­ce­so de ni­ña, Smyth tam­bién co­rrió con la for­tu­na de tra­ba­jar con una se­rie de fan­tás­ti­cos chefs. Su vi­da cu­li­na­ria co­men­zó pre­pa­ran­do sánd­wi­ches en el Ho­tel Bay­view en Port­ba­llin­trae, en el nor­te de Ir­lan­da, don­de le pa­ga­ban una li­bra por ho­ra. Des­pués pa­só al ele­gan­te Hill Crest Country Guest Hou­se. “Ahí fue cuan­do co­men­cé ver­da­de­ra­men­te a apa­sio­nar­me por la co­ci­na”, di­ce. “Me di cuen­ta de lo gran­dio­sa que pue­de ser”. Te­nía 15 años. “Mi chef me to­mó co­mo su es­tu­dian­te y apren­dí mu­cho de él”.

Des­pués de su es­tan­cia en el Hill Crest, en­tre­nó ba­jo el man­do de su­per­es­tre­llas co­mo Hes­ton Blu­ment­hal, Tho­mas Ke­ller y los her­ma­nos Roux. Apren­dió fran­cés por su cuen­ta pa­ra con­se­guir un lu­gar en la co­ci­na de tres es­tre­llas Le Louis XV de Alain Du­cas­se, en Mon­te Car­lo. Du­ran­te es­te pe­rio­do se be­ne­fi­ció de un ré­gi­men de cons­tan­te re­tro­ali­men­ta­ción que con­ser­va has­ta hoy en día, uti­li­zán­do­lo to­do el tiem­po: “Es gra­cio­so, por­que re­cur­sos hu­ma­nos es­ta­ba ha­blan­do de te­ner ‘con­ver­sa­cio­nes la­bo­ra­les’ pa­ra de­cir­le a la gen­te acer­ca de su desem­pe­ño. Pe­ro mi equi­po re­ci­be una de esas char­las ca­da dos mi­nu­tos, es al­go cons­tan­te”. Es­te am­bien­te de re­tro­ali­men­ta­ción permanente re­sul­ta ser per­fec­to pa­ra al­can­zar el éxito. Sor­pren­den­te­men­te, si lo practicas a so­las, pro­ba­ble­men­te no fun­cio­na­rá. “A ve­ces uso el ejem­plo de ju­gar do­bles en te­nis y fa­llar en un ti­ro”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go, el Dr. K An­ders Erics­son. “El jue­go con­ti­nua­rá. No es co­mo que ten­gas opor­tu­ni­da­des de

“ASE­GÚ­RA­TE A TI MIS­MA DE QUE SI TRA­BA­JAS AR­DUA­MEN­TE, BRI­LLAN­TE ES LO QUE INEVI­TA­BLE­MEN­TE

SE­RÁS”.

de­te­ner­te y ha­cer ajus­tes. Ne­ce­si­tas ese ci­clo de re­tro­ali­men­ta­ción, don­de con­si­gues un me­jo­ra­mien­to con­si­de­ra­ble”.

Aún más sor­pren­den­te, Erics­son ha des­cu­bier­to que los años de ex­pe­rien­cia tam­bién pue­den no ser muy úti­les. “Hay re­la­ti­va­men­te po­cos cam­pos don­de ha­ya vis­to una co­rre­la­ción en­tre más ex­pe­rien­cia y me­jor desem­pe­ño”, di­ce. “Las ci­ru­gías es uno de ellos, y es por­que tie­nes re­tro­ali­men­ta­ción in­me­dia­ta. Pe­ro si un doc­tor diag­nos­ti­ca a un pa­cien­te, y es­te se va, el mé­di­co nun­ca apren­de­rá si co­me­tió un error”. Tal vez lo más no­ta­ble que Erics­son des­cu­brió (es­tu­dian­do a vio­li­nis­tas fa­mo­sos) es que el ta­len­to na­tu­ral pue­de no in­fluir de­ma­sia­do. Su investigación su­gie­re que la di­fe­ren­cia en­tre los vio­li­nis­tas élite y el res­to es­ta­ba re­la­cio­na­da so­la­men­te a la can­ti­dad de prác­ti­ca que ha­bían in­ver­ti­do, par­ti­cu­lar­men­te du­ran­te la ado­les­cen­cia. “Al­gu­nas per­so­nas asu­mie­ron que los in­di­vi­duos más ta­len­to­sos re­que­ri­rían me­nos prác­ti­ca que los otros. Pe­ro des­cu­bri­mos exac­ta­men­te lo opues­to”. En­ton­ces eso sig­ni­fi­ca que pa­ra al­can­zar el éxito de­bes na­cer con un ‘ta­len­to’? “La cues­tión es: ¿Las per­so­nas tie­nen ge­nes que les da­rían una ven­ta­ja so­bre los de­más?”, plan­tea el ex­per­to. Es­to de­mos­tra­ría que exis­te el ta­len­to in­trín­se­co. “So­lo te­ne­mos evi­den­cias con­vin­cen­tes de que los ge­nes te dan una ven­ta­ja en cier­tos de­por­tes res­pec­to del ta­ma­ño del cuer­po y la al­tu­ra”, ex­pli­ca. “Las per­so­nas han ge­ne­ra­do da­tos com­pa­ran­do los ge­nes de atle­tas de Ke­nia con otros de di­ver­sas par­tes del mun­do y no han po­di­do en­con­trar un so­lo gen que se pue­da de­no­mi­nar co­mo ven­ta­ja. Es­ta es mi con­clu­sión: no co­noz­co nin­gún ti­po de evi­den­cia con­tun­den­te que de­mues­tre que sea ne­ce­sa­rio te­ner cier­to ti­po

“BUS­CA CRÍ­TI­CAS CONS­TAN­TES E IN­TE­LI­GEN­TES”.

de ge­nes pa­ra ser exi­to­so”. En­ton­ces no ne­ce­si­tas ser la per­so­na más se­gu­ra y, pro­ba­ble­men­te, ni si­quie­ra de­bes te­ner ta­len­to, no na­ces con es­tas co­sas. Es­to apli­ca pa­ra los mi­llo­na­rios tam­bién. “Las per­so­nas creen que los em­pre­sa­rios na­cen así”, di­ce Kelly Sha­ver, pro­fe­so­ra de es­tu­dios em­pre­sa­ria­les en Char­les­ton. “Pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te no es así”. Tam­po­co es cier­to el cli­ché de que los mi­llo­na­rios exi­to­sos son fe­li­ces to­man­do ries­gos. “Se des­cri­ben a ellos mis­mos co­mo per­so­nas que ad­mi­nis­tran los ries­gos en vez de to­mar­los”, afir­ma. “Los in­ver­sio­nis­tas son quie­nes es­tán to­man­do ries­gos”. Y ¿lo ha­cen por­que aman el dinero?: “Lo ha­cen por­que es di­ver­ti­do”, ex­pli­ca. “Se tra­ta de un jue­go. El dinero es co­mo el pun­ta­je”.

Aun­que lo que es ver­dad es que si es­tás in­tere­sa­da es­tric­ta­men­te en los negocios, ne­ce­si­tas en­fo­car­te en lo po­si­ti­vo. No es muy pro­ba­ble que ha­lle­mos un ar­tícu­lo tu­yo en el Fi­nan­cial Times si es­tás cons­tan­te­men­te ob­se­sio­na­da con las co­sas te­rri­bles que pue­den ocu­rrir. El es­tu­dio de Sha­ver de los se­cre­tos de los mi­llo­na­rios su­gie­re que mu­chos com­par­ten una in­ca­pa­ci­dad de ima­gi­nar re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos. Tam­bién tie­nen una ac­ti­tud inusual ha­cia el fracaso y la cul­pa. “Hay un cú­mu­lo de es­tu­dios que han lle­ga­do a la con­clu­sión de que las per­so­nas hu­yen de la cul­pa”, di­ce. “Pe­ro eso no su­ce­de con los em­pre­sa­rios. Si fa­llan, lo acep­tan. Ex­pre­san: ‘Apren­de­ré al­go de es­to’”.

Si di­cha cua­li­dad es abun­dan­te en una chef co­mo Smyth, tam­bién hay dos ca­rac­te­rís­ti­cas más: aga­llas y vo­lun­tad. Al creer que to­da­vía no ha al­can­za­do lo que quie­re, su­gie­re que -se­gún Dweck- po­see aga­llas, la vo­lun­tad de per­se­ve­rar por un gran pe­rio­do. Las per­so­nas con me­nos se­gu­ri­dad tien­den a en­con­trar el fracaso in­sa­tis­fac­to­rio y se rin­den. “Pe­ro si tie­nes es­ta vi­sión de tus lo­gros a tra­vés del tiem­po -de­ta­lla Dweck- pue­de que no te sien­tas sa­tis­fe­cha con don­de te en­cuen­tras aho­ra, sino que es­tás agra­de­ci­da con el pro­gre­so y quie­res más”.

La vo­lun­tad, por otro la­do, es la ha­bi­li­dad a cor­to pla­zo de mo­ti­var­te a ha­cer co­sas que tal vez no quie­ras ha­cer. “Ha­bía ve­ces en que tra­ba­já­ba­mos más de 100 ho­ras a la se­ma­na”, cuen­ta Smyth. “A ve­ces co­men­za­ba a las 5.15 am cuan­do la no­che an­te­rior me ha­bía acos­ta­do a las 12.30 am. Re­cuer­do es­tar abo­to­nán­do­me el de­lan­tal en la ma­ña­na y co­mo ha­bía pre­pa­ra­do lan­gos­ti­nos, mis de­dos es­ta­ban san­gran­do. Es­ta­ba ago­ta­da men­tal y fí­si­ca­men­te. Pe­ro hay una ale­gría ra­ra que ex­pe­ri­men­tas. Es­ta­ba cas­ti­gán­do­me pa­ra lle­gar a don­de que­ría. Sa­bía que po­día so­por­tar­lo, mien­tras que mu­chas per­so­nas no”.

Si aho­ra es­tás pen­san­do que “Cla­re Smyth es una su­per­he­roí­na, nun­ca po­dría ser co­mo ella”, es­tás co­me­tien­do un error. Es­to tam­bién in­vo­lu­cra tu men­ta­li­dad y las creen­cias que tie­nes acer­ca de la vo­lun­tad. “La idea de que la vo­lun­tad es al­go li­mi­ta­do es so­lo cier­ta si lo crees”, afir­ma Dweck. “A las per­so­nas que no pien­san eso, pue­des dar­le ta­rea tras ta­rea y son co­mo el co­ne­ji­to de Du­ra­cell”. Lo mis­mo apli­ca pa­ra el ta­len­to y la in­te­li­gen­cia: si crees que ne­ce­si­tas na­cer con al­go, y ese al­go no lo tie­nes, es pro­ba­ble que fra­ca­ses. In­clu­so el IQ no es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te. “Es pre­dic­ti­vo pa­ra cier­to ti­po de éxito, pe­ro no mu­cho”, ex­pli­ca Dweck. “Y en su ma­yo­ría son co­sas que se re­la­cio­nan con las me­di­cio­nes de IQ, co­mo el éxito aca­dé­mi­co”.

Los mi­tos acer­ca del éxito son mu­chos. Y las lec­cio­nes que po­de­mos apren­der de los gran­des triun­fa­do­res y las per­so­nas que los es­tu­dian son va­lio­sas. No le creas a esa voz que di­ce que nun­ca po­drías ha­cer­lo por­que te fal­ta ta­len­to o ener­gía. Acep­ta el fracaso co­mo al­go inevi­ta­ble y va­lio­so del pro­ce­so de apren­di­za­je, no co­mo evi­den­cia de que te has de­frau­da­do a ti y al uni­ver­so. Creer en ti mis­ma es vi­tal, pe­ro de una ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca. “Hay dos ti­pos de men­ta­li­da­des”, se­ña­la Dweck. “Es al­go fi­jo y lo ten­go o no; o es al­go que pue­des desa­rro­llar”. Así que no te di­gas que eres bri­llan­te o no. Ase­gú­ra­te a ti mis­ma que si tra­ba­jas ar­dua­men­te, bri­llan­te es lo que inevi­ta­ble­men­te se­rás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.