IN­VIER­TE Y CAM­BIA AL MUN­DO

Fa­vo­re­ce tu eco­no­mía mien­tras ha­ces al­go pa­ra fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co o el con­su­mo de pe­tró­leo. Bien­ve­ni­da a una ge­ne­ra­ción que em­pie­za a pen­sar en ver­de.

Cosmopolitan (Chile) - - Cosmotívate -

Te plan­teas usar la bi­ci­cle­ta, en el fes­ti­val de es­te ve­rano bus­ca­rás el con­te­ne­dor ade­cua­do pa­ra tu la­ta de cer­ve­za y amas ver do­cu­men­ta­les pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el con­su­mis­mo des­me­su­ra­do. La fie­bre por la sos­te­ni­bi­li­dad es un he­cho y es­tá rom­pien­do mol­des tam­bién en el mun­do fi­nan­cie­ro. Se­gún el In­for­me de Es­ta­do Glo­bal de Re­no­va­bles 2018, de la aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal REN2, Chi­le se en­cuen­tra en­tre los paí­ses con más cre­ci­mien­to de in­ver­sio­nes en ener­gías re­no­va­bles en La­ti­noa­mé­ri­ca. Si bien es­tas al­ter­na­ti­vas no son las úni­cas, los da­tos ayu­dan a en­ten­der el pulso ge­ne­ral de una ten­den­cia cre­cien­te. El in­for­me agre­ga que en La­ti­noa­mé­ri­ca, Bra­sil y Mé­xi­co li­de­ran res­pec­to del mon­to fi­nal de dó­la­res que con­si­guie­ron en 2017, mien­tras que Ar­gen­ti­na y Chi­le mos­tra­ron una ci­fra me­nor, pe­ro ma­yor in­cre­men­to, res­pec­to de años an­te­rio­res. En­fren­tar las pro­ble­má­ti­cas que aque­jan al mun­do en­te­ro es ur­gen­te. ¿De qué mo­do pue­des sa­car par­ti­do a es­ta ten­den­cia?

Es­tre­na bo­nos ver­des

Se­gu­ro que has oí­do ha­blar de la po­si­bi­li­dad de in­ver­tir en Bol­sa con Inditex: es­tás pres­tan­do di­ne­ro a Za­ra que, ade­más de se­guir in­no­van­do pa­ra de­lei­tar­te con nue­vos ves­ti­dos, te da una co­mi­sión por ese prés­ta­mo. Una bue­na ju­ga­da, que pue­des re­pe­tir con los lla­ma­dos bo­nos ver­des. Es­ta vez, en lu­gar de con­fiar par­te de tu suel­do a tu fir­ma de mo­da fa­vo­ri­ta, lo ha­ces a ins­ti­tu­cio­nes com­pro­me­ti­das con un pro­yec­to sos­te­ni­ble, que te ase­gu­ran que van a ge­ne­rar un be­ne­fi­cio me­dioam­bien­tal (po­seen una eti­que­ta ver­de y pa­san una es­tric­ta au­di­to­ría pa­ra re­va­li­dar­la).

Pa­ra en­ten­der­lo me­jor Luis Agui­rre es un tec­nó­lo­go es­pe­cia­li­za­do en in­ge­nie­ría elec­tró­ni­ca que fun­dó Green­mo­men­tum, em­pre­sa en­fo­ca­da en la pro­mo­ción y di­fu­sión de tec­no­lo­gía lim­pia. Él ex­pli­ca los bo­nos ver­des así: “Ima­gi­na a una em­pre­sa con­so­li­da­da que emi­ta un ins­tru­men­to de deu­da y uti­li­za es­te di­ne­ro pa­ra po­ner un par­que so­lar, te­chos so­la­res en sus ins­ta­la­cio­nes o cual­quier pro­yec­to con im­pac­to me­dioam­bien­tal. En nues­tros paí­ses es di­fí­cil que em­pre­sas pe­que­ñas pue­dan lo­grar­lo”. Sin em­bar­go, es­to no es un es­ce­na­rio des­alen­ta­dor pa­ra in­gre­sar a es­te nue­vo mun­do de in­ver­sio­nes. Ser pio­ne­ro es di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble, pien­sa en la lo­cu­ra que re­pre­sen­tó pa­ra el mun­do ima­gi­nar el ipho­ne de Ste­ve Jobs an­tes de su éxi­to glo­bal. Una es­pe­ran­za pa­ra las em­pre­sas de me­nor ta­ma­ño es­tá en la Bol­sa de San­tia­go, ya que es­tá abrien­do una po­si­bi­li­dad real de que se ge­ne­ren es­tos bo­nos co­mo ins­tru­men­tos de deu­da pa­ra desa­rro­llar pro­yec­tos ver­des. La sus­ten­ta­bi­li­dad en la Bol­sa de San­tia­go es su­ma­men­te va­lio­sa.

Eli­ge ren­ta va­ria­ble

Si lle­vas es­cri­to en la fren­te el le­ma de “yo me arries­go” (es de­cir, que no te im­por­ta ju­gar­te tu di­ne­ro por­que te gus­ta ga­nar, y cuan­to más, me­jor), pon el fo­co en las ac­cio­nes de so­cie­da­des que se preo­cu­pen por el por­ve­nir del pla­ne­ta. Des­cu­bri­rás muy in­tere­san­tes ca­mi­nos pa­ra tran­si­tar, ca­mi­nos ver­des, por su­pues­to.

Bus­ca tu com­pa­ñía ideal

La op­ción más eco­nó­mi­ca es ol­vi­dar­te de in­ter­me­dia­rios. Lo­ca­li­za una em­pre­sa vin­cu­la­da a las ener­gías re­no­va­bles, el buen uso de la tie­rra o el trans­por­te lim­pio y pa­sa a ser su ac­cio­nis­ta. Con­se­jo: es­có­ge­la bien, por­que si ella cae, tú tam­bién. ¿Una bue­na elec­ción? Süm­pli­city, una em­pre­sa que en­tre­ga el fi­nan­cia­mien­to pa­ra la ins­ta­la­ción de sis­te­mas so­la­res fo­to­vol­tai­cos per­mi­tien­do que una vi­vien­da que cuen­ta con es­ta tec­no­lo­gía ten­ga un ba­jo cos­to men­sual y de in­ver­sión ini­cial ce­ro.

Pon­te en ma­nos de los ex­per­tos

Si no tie­nes ga­nas (ni pa­cien­cia) de es­tu­diar­te el mer­ca­do tra­tan­do de acer­tar con la com­pa­ñía, apues­ta por un fon­do de in­ver­sión. El mo­dus ope­ran­di es el si­guien­te: un ges­tor se en­car­ga de mo­ver tu di­ne­ro en­tre mu­chos ac­ti­vos -y no en uno so­lo-, y ca­da día tie­ne la obli­ga­ción de pu­bli­car el va­lor en el que es­tá ese pro­duc­to por el que has apos­ta­do. Hay cien­tos de fon­dos que pue­des en­con­trar a tra­vés de bus­ca­do­res co­mo el de Mor­nings­tar o Vdos. ¿Te preo­cu­pa el abu­so del pe­tró­leo? En di­fe­ren­tes paí­ses hay fon­dos que res­pal­dan pro­yec­tos que ga­ran­ti­zan la efi­cien­cia en el uso de la ener­gía lim­pia. Con­si­de­ran­do que en mu­chas de nues­tras ca­pi­ta­les es­ta­mos ex­pues­tos a una ma­la ca­li­dad del ai­re y muy po­co por­cen­ta­je de la ba­su­ra ge­ne­ra­da en La­ti­noa­mé­ri­ca se re­ci­cla, el te­ma pa­sa de ser re­le­van­te a ¡muy ur­gen­te!

Alía­te al “crowd­fun­ding”

Al mar­gen de bro­kers o agen­tes de Bol­sa, hay al­ter­na­ti­vas que qui­zás no te ase­gu­ran cuál se­rá tu be­ne­fi­cio, pe­ro son igual­men­te vá­li­das. Los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten que, por en­ci­ma del re­torno, los in­ver­sio­nis­tas bus­can una idea se­duc­to­ra y con po­si­bi­li­da­des de fun­cio­nar. Ahí en­tra en ac­ción el crowd­fun­ding.

Sú­ma­te a un co­lec­ti­vo

El ob­je­ti­vo es que to­das las par­tes ga­nen. Un buen ejem­plo es la star­tup Mo­saic (www.join­mo­saic.com), que lle­va cua­tro años po­nien­do cu­bier­tas fo­to­vol­tai­cas en te­ja­dos de zo­nas mar­gi­na­les de Es­ta­dos Uni­dos, gra­cias a las apor­ta­cio­nes de per­so­nas que han in­ver­ti­do. Ade­más de apo­yar un par de bue­nas causas, ob­tie­nes una ren­ta­bi­li­dad (de en­tre el 4% y el 7% de me­dia) que Mo­saic pue­de pa­gar­te gra­cias a los in­gre­sos que le da la elec­tri­ci­dad lim­pia ge­ne­ra­da (que ven­de a un pre­cio in­fe­rior al de mer­ca­do). En La­ti­noa­mé­ri­ca va­rias star­tups si­guen un mo­de­lo pa­re­ci­do, con de­ce­nas de pro­yec­tos don­de co­la­bo­rar, lo que abre ven­ta­nas de es­pe­ran­za en la lu­cha por un mun­do más lim­pio y sano.

Por Ama­ya La­ca­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.