¡Rev lu­cio­na tu me­ta­bo­lis­mo!

Cosmopolitan (Chile) - - Body Love -

¿Co­rres y cui­das tus ali­men­tos pe­ro la pe­sa mar­ca los mis­mos nú­me­ros? ¿Con­su­mes 800

ca­lo­rías al día, pe­ro sien­tes que ga­nas ki­los? Si tu me­ta­bo­lis­mo no es­tá

de tu la­do, Laks­hi­ka Pin­to pue­de ayu­dar­te a des­cu­brir có­mo ace­le­rar esa vie­ja ma­qui­na­ria, lo­gran­do que fun­cio­ne ¡co­mo nueva!

Ave­ces sen­ti­mos que sin im­por­tar qué tan­to nos es­for­ce­mos, no per­de­mos pe­so. Si­gues una ru­ti­na de ejer­ci­cios y cuen­tas ca­lo­rías pe­ro tu cuer­po se es­tan­ca. Lo que la ma­yo­ría de las per­so­nas ol­vi­dan to­mar en cuen­ta cuan­do quie­ren per­der pe­so es el gran pa­pel que jue­ga el me­ta­bo­lis­mo en el pro­ce­so.

En­ten­dien­do tu me­ta­bo­lis­mo

Es un mé­to­do por el cual las reac­cio­nes quí­mi­cas de nues­tros cuer­pos pro­du­cen y gas­tan las ener­gías ne­ce­sa­rias pa­ra la vi­da dia­ria. Es la ma­ne­ra en que tu cuer­po que­ma ca­lo­rías. Cla­ro, tu me­ta­bo­lis­mo es en par­te ge­né­ti­co, por eso al­gu­nas per­so­nas na­cen con la ha­bi­li­dad de de­vo­rar dos ham­bur­gue­sas pa­ra ce­nar acom­pa­ña­das de un he­la­do y si­guen sin ga­nar un so­lo gra­mo. A pe­sar del as­pec­to ge­né­ti­co, hay for­mas de ace­le­rar tu ta­sa me­ta­bó­li­ca que pa­re­ce ir al rit­mo de una tor­tu­ga. Con­si­de­ra tu cuer­po co­mo un vehícu­lo. El mo­tor nun­ca se apa­ga, aun cuan­do es­tás dor­mi­da, y ne­ce­si­ta las ca­lo­rías co­mo com­bus­ti­ble. La ra­pi­dez de es­te mo­tor es esen­cial­men­te tu ta­sa me­ta­bó­li­ca y de­ter­mi­na qué tan­tas ca­lo­rías que­mas. En otras pa­la­bras: mien­tras más rá­pi­do sea tu me­ta­bo­lis­mo, más ca­lo­rías que­ma­rás.

Con­trol de pe­so Por mu­cho que nos gus­ta­ría sen­tar­nos y cul­par a nues­tros ge­nes por no coope­rar, el he­cho es que el con­trol del pe­so es par­te na­tu­ral y par­te ali­men­ti­cia. La ten­den­cia en cre­ci­mien­to de la obe­si­dad es un ejem­plo cla­ro del he­cho que al­go no es­tá bien con nues­tros es­ti­los de vi­da, en vez de úni­ca­men­te cul­par a nues­tros ge­nes. Tu es­ti­lo de vi­da se ba­sa en lo que co­mes y en lo ac­ti­va que te man­tie­nes en el día a día. Las ma­te­má­ti­cas de­trás de tu pro­ble­ma de pe­so son sen­ci­llas: In­su­mo ca­ló­ri­co dia­rio - Gas­to ca­ló­ri­co dia­rio = Pér­di­da / Ga­nan­cia de pe­so.

Si tu con­su­mo es más al­to que tu gas­to ener­gé­ti­co, ob­via­men­te ga­na­rás pe­so. Di­cho eso, nues­tros cuer­pos han si­do pro­gra­ma­dos a sen­tir el ham­bre. Así que si pien­sas co­mer una man­za­na co­mo desa­yuno, una na­ran­ja co­mo al­muer­zo y no ce­nar te da­rá el bi­ki­ni body que tan­to an­he­las, es­tás muy equi­vo­ca­da. El úni­co cam­bio que ve­rás se­rá la dis­mi­nu­ción de tu ta­sa me­ta­bó­li­ca, oca­sio­nan­do que se que­men me­nos ca­lo­rías en un pe­rio­do de­ter­mi­na­do. Per­der pe­so tam­bién pa­re­ce­rá al­go im­po­si­ble. Ade­más de es­to, te en­fren­ta­rás a una mul­ti­tud de pro­ble­mas de sa­lud por la au­sen­cia de una bue­na ali­men­ta­ción, co­mo gas­tri­tis, pér­di­da de ca­be­llo, de­bi­li­dad y fa­ti­ga, en­tre otros. El ca­mino ade­cua­do pa­ra des­ha­cer­te de los ki­los ex­tras es una die­ta ba­lan­cea­da y una do­sis dia­ria de ejer­ci­cio. Pa­ra ayu­dar a un buen pro­ce­so de que­ma de ca­lo­rías, tu me­ta­bo­lis­mo ha­rá buen uso de la ener­gía. Aquí te de­ci­mos có­mo po­ner en mar­cha esos en­gra­na­jes oxi­da­dos y pe­sa­dos.

Desa­yuno de cam­peo­nes

Pro­ba­ble­men­te ya ha­yas es­cu­cha­do es­to, pe­ro se re­pi­te una y otra vez por ob­vias ra­zo­nes. Un desa­yuno nu­tri­ti­vo es vi­tal pa­ra ace­le­rar tu me­ta­bo­lis­mo y ayu­da a evi­tar la ne­ce­si­dad de con­su­mir re­fri­ge­rios po­co sa­lu­da­bles. Los hot ca­kes de plá­tano, la ave­na y los pa­nes tos­ta­dos con pal­ta son una de las mi­les de op­cio­nes de­li­cio­sas que pue­des co­mer rá­pi­da­men­te en la ma­ña­na an­tes de tus ac­ti­vi­da­des. Ade­más, son fá­ci­les de pre­pa­rar y no con­su­men mu­cho tiem­po.

Agua, agua, agua

Pa­ra me­jo­rar tu me­ta­bo­lis­mo, du­ran­te el trans­cur­so del día ase­gú­ra­te de con­su­mir dos li­tros de agua. No so­lo ace­le­ra­rá tu me­ta­bo­lis­mo, tam­bién ha­rá que te sien­tas sa­tis­fe­cha du­ran­te más tiem­po pa­ra que no ten­gas ham­bre. La ma­yo­ría de las ve­ces, cuan­do te­ne­mos un an­to­jo, nues­tros cuer­pos so­lo tie­nen sed y es­tán ma­lin­ter­pre­tan­do las se­ña­les. Así que be­be y be­be, y evi­ta las ca­lo­rías in­ne­ce­sa­rias.

Pro pro­teí­na

La be­lle­za de las pro­teí­nas es que lle­nan tu es­tó­ma­go y re­quie­ren más ener­gía pa­ra ser di­ge­ri­das, así que que­mas más ca­lo­rías. El cuer­po tie­ne que tra­ba­jar más ar­dua­men­te pa­ra des­com­po­ner las pro­teí­nas por el efec­to tér­mi­co. El efec­to tér­mi­co de cual­quier ti­po de ali­men­to se re­fie­re a la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra di­ge­rir, ab­sor­ber y desechar los nu­trien­tes. Mien­tras que los car­bohi­dra­tos y gra­sas re­quie­ren 5-15% de la ener­gía con­su­mi­da, las pro­teí­nas abar­can del 20 al 35%.

¿Po­cos o ce­ro car­bohi­dra­tos?

Eli­mi­nar los car­bohi­dra­tos por com­ple­to es uno de los peo­res erro­res que co­me­te­mos cuan­do que­re­mos per­der pe­so. Las die­tas ba­jas en car­bohi­dra­tos de­fi­ni­ti­va­men­te dan re­sul­ta­dos, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que de­bas de­cir­les adiós. El ejer­ci­cio usa los hi­dra­tos de car­bono al­ma­ce­na­dos en tu cuer­po, y si no has con­su­mi­do lo su­fi­cien­te, pro­ba­ble­men­te no ten­drás la ener­gía ne­ce­sa­ria. No so­lo que­ma­rás me­nos ca­lo­rías du­ran­te el ejer­ci­cio de car­dio o en­tre­na­mien­to de pe­sas, sino que tam­po­co que­ma­rás ca­lo­rías du­ran­te tu re­cu­pe­ra­ción, lo que es im­por­tan­te. Evi­ta la co­mi­da cha­ta­rra al­ta en car­bohi­dra­tos y los dul­ces. De­ja las pa­pas fri­tas y los pas­te­les pa­ra un día de la se­ma­na y en­fó­ca­te en me­jo­rar el con­su­mo de pro­teí­nas pa­ra el res­to de la se­ma­na. Los car­bohi­dra­tos idea­les pue­den ser una ta­za de arroz in­te­gral, de ca­mo­te o in­clu­so quí­noa.

¡Yo­do!

Es­te ele­men­to jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en tu me­ta­bo­lis­mo. La glán­du­la de la ti­roi­des con­tro­la la ta­sa me­ta­bó­li­ca de nues­tros cuer­pos y el yo­do es cla­ve pa­ra ac­ti­var la ti­roi­des. Me­dia cu­cha­ra­di­ta de sal de me­sa con­tie­ne ca­si tu do­sis re­co­men­da­da dia­ria de yo­do. Siem­pre op­ta por la sal de me­sa cuan­do ten­gas la op­ción, y aña­de a tu die­ta unos cuan­tos ali­men­tos ri­cos en yo­do, co­mo hue­vos, ca­ma­ro­nes, pa­pas, fru­ti­llas y yo­gur or­gá­ni­co. La lis­ta de op­cio­nes es lar­ga.

Sa­zo­na tu vi­da

Mu­chas culturas orien­ta­les no re­quie­ren de una in­tro­duc­ción a la co­mi­da con­di­men­ta­da, ya que es par­te de ellos. Pe­ro lo que pro­ba­ble­men­te no sa­bías de los pla­tos pi­can­tes es que son bue­nos pa­ra tu me­ta­bo­lis­mo. Al es­ti­mu­lar los re­cep­to­res de do­lor del cuer­po con una do­sis ex­tra de pi­can­te, in­cre­men­ta­rás tu ta­sa me­ta­bó­li­ca. Si no lo so­por­tas, tal vez pue­das pro­bar con­di­men­tos más su­ti­les, co­mo se­mi­llas de mos­ta­za, jen­gi­bre y pi­mien­ta ne­gra.

Acei­te de oli­va

Por mu­cho que se nos acon­se­je evi­tar las gra­sas, las ne­ce­si­ta­mos. El acei­te de oli­va in­cre­men­ta los ni­ve­les de la hor­mo­na adi­po­nec­ti­na en tu cuer­po, que ayu­da a des­com­po­ner la grasa. Bo­rra de tu die­ta las gra­sas no sa­lu­da­bles si co­ci­nas con acei­te de oli­va ex­tra­vir­gen dia­ria­men­te, y mien­tras tus ni­ve­les de adi­po­nec­ti­na au­men­tan, tus ki­los dis­mi­nui­rán.

El me­jor: ome­ga 3

Es­tos áci­dos gra­sos son esen­cia­les pa­ra el cuer­po, pe­ro no se pro­du­cen na­tu­ral­men­te. Los áci­dos gra­sos ome­ga 3 man­tie­nen tu me­ta­bo­lis­mo efi­cien­te, así que sú­ma­le a tu die­ta el sal­món, las nue­ces, las sar­di­nas y las se­mi­llas de chía.

Flo­je­ra

Mien­tras lle­gas más arri­ba en el mun­do cor­po­ra­ti­vo, me­nos ac­ti­vi­dad fí­si­ca ten­drás. Las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que pa­ra man­te­ner tu me­ta­bo­lis­mo ac­ti­vo, ne­ce­si­tas evi­tar que tu cuer­po se que­de es­ta­cio­na­rio por más de 20 mi­nu­tos. Ca­mi­na si es po­si­ble, y si tie­nes que sa­lir de la ofi­ci­na eli­ge ir a pie en vez de ma­ne­jar o to­mar un ta­xi.

En­ver­dé­ce­te

Te ol­vi­da­rás del sa­bor amar­go que de­jan las ho­jas en tu bo­ca cuan­do te des cuen­ta del pa­pel que jue­ga el té ver­de en tu me­ta­bo­lis­mo. Con la com­bi­na­ción de ca­feí­na y ca­te­qui­na, tres ta­zas de té ver­de al día in­cre­men­ta­rán tu ta­sa me­ta­bó­li­ca en 5%.

Eat me

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.