DA­TES FROM HELL

ES­PE­CIAL PRO­PUES­TAS DE MA­TRI­MO­NIO

Cosmopolitan (Chile) - - Contents -

Las peo­res ci­tas de nues­tras lec­to­ras.

“Me pi­dió ma­tri­mo­nio en la pla­ya, y el día es­ta­ba llu­vio­so y nu­bla­do. Ha­bía con­tra­ta­do a un fo­tó­gra­fo, un ca­ma­ró­gra­fo y com­pró mu­chas flo­res, pe­ro yo no sa­bía que lo te­nía to­do pla­nea­do. Cuan­do lle­ga­mos a la pla­ya, el lu­gar que que­ría­mos usar es­ta­ba ba­jo el agua, por­que la ma­rea ha­bía subido. En­ton­ces, él se pu­so a pen­sar dón­de po­día ha­cer­me la gran pre­gun­ta. Pa­re­cía que no es­ta­ba dis­fru­tan­do tan­to de nues­tra ca­mi­na­ta jun­tos. Dos mi­nu­tos des­pués, se arro­di­lló y me dio el ani­llo. De la na­da una ola enor­me lle­gó y mo­jó sus pan­ta­lo­nes. Pe­ro di­je que sí, y se le­van­tó pa­ra dar­me un gran be­so”.

-SO­FÍA, 23 AÑOS

“Cuan­do mi po­lo­lo y yo es­tá­ba­mos sa­lien­do, or­ga­ni­za­mos una fies­ta al des­nu­do so­lo pa­ra no­so­tros dos. Tres años des­pués me co­men­zó a man­dar men­sa­jes pa­ra pe­dir­me que pla­neá­ra­mos otra fies­ta igual. Cuan­do en­tré a su ca­sa, me qui­té la ro­pa y co­men­za­mos a be­sar­nos. Po­día sen­tir su co­ra­zón ace­le­ra­do, y em­pe­zó a de­cir­me lo mu­cho que sig­ni­fi­co pa­ra él. Se arro­di­lló com­ple­ta­men­te des­nu­do y me pre­gun­tó: ‘¿Te gus­ta­ría ca­sar­te con­mi­go?’. Yes!”.

-KA­REN, 30 AÑOS

“Es­ta­ba con mi po­lo­lo y mis pa­pás co­mien­do ca­ma­ro­nes. No te­nía mu­cha ham­bre, pe­ro mi ma­má me in­sis­tía en que co­mie­ra más y yo no que­ría. Lo que no sa­bía era que mi Mr. Big ha­bía pues­to el ani­llo en un ca­ma­rón. Fi­nal­men­te, mor­dí uno y sen­tí al­go du­ro. ¡Era el ani­llo! ¡Me rom­pí un dien­te, pe­ro aun así era la mu­jer más fe­liz del pla­ne­ta!”.

-AMANDA, 29 AÑOS

“Es­ta­ba em­ba­ra­za­da de ocho

me­ses y to­do el día me sen­tía ma­rea­da. Le pe­dí a mi po­lo­lo que se que­da­ra con­mi­go en el ba­ño mien­tras me du­cha­ba, por­que te­nía mie­do de caer­me. Des­pués me di cuen­ta de que es­ta­ba usan­do el W.C. Cuan­do abrí la cor­ti­na, es­ta­ba arro­di­lla­do. ¡No pu­do ha­ber si­do más gra­cio­so o per­fec­to!”.

-LAU­RA, 29 AÑOS

“Lle­va­ba más de un año con mi po­lo­lo, pe­ro des­de el ini­cio ha­bía­mos te­ni­do una re­la­ción muy ace­le­ra­da, así que no me sor­pren­dió cuan­do mi pa­pá me con­fe­só que él ya le ha­bía pe­di­do su per­mi­so pa­ra ca­sar­se con­mi­go. Co­mo mi pa­dre no pue­de guar­dar nin­gún se­cre­to, me di­jo has­ta la fe­cha en que pen­sa­ba ha­cer­me la pre­gun­ta. Lle­gó el día, fui­mos a co­mer y des­pués a su ca­sa, una ru­ti­na nor­mal de fin de se­ma­na. Tu­ve que pre­ten­der que no sa­bía lo que es­ta­ba pa­san­do has­ta que se arro­di­lló. To­da­vía cree que to­do fue una sor­pre­sa bien pla­nea­da y no ten­go el co­ra­zón pa­ra de­cir­le que no fue así”.

-CA­TA­LI­NA, 30 AÑOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.