¿QUÉ TAN FEAR­LESS ERES?

Res­pon­de es­te test y des­cu­bre cuán osa­da eres. El ob­je­ti­vo es en­con­trar tu punto me­dio pa­ra que no vi­vas en el ex­tre­mo pre­ca­vi­do o fue­ra de lí­mi­tes.

Cosmopolitan (Chile) - - Cosmotívate - Por Jes­si­ca Mo­reno

Si me cai­go en la ca­lle o vi­vo la peor ver­güen­za del mun­do:

A. Na­die vuel­ve a ver­me en una se­ma­na, has­ta que me re­cu­pe­re.

B. Me le­van­to y si­go ca­mi­nan­do. Es­pe­ro que na­die me ha­ya vis­to.

C. Me río co­mo ma­niá­ti­ca sin im­por­tar­me na­da. ¿Qué más?

A Ca­mi­la se le hi­zo cos­tum­bre pe­dir­me di­ne­ro… Pe­ro nun­ca me pa­ga.

A. Ya no ten­go aho­rros, pe­ro no pa­sa na­da, pa­ra eso es­tán las ami­gas.

B. Le ex­pli­co que ten­go otros com­pro­mi­sos y ne­ce­si­to que me pa­gue cuan­to an­tes.

C. Me mo­les­to e in­ven­to una ex­cu­sa ur­gen­te pa­ra te­ner mi di­ne­ro de vuel­ta. Es im­por­tan­te.

Em­pe­cé un nue­vo pa­sa­tiem­po: ro­ller derby.

A. 100% fal­so. Nun­ca me arries­ga­ría a un de­por­te ex­tre­mo.

B. Pues sé pa­ti­nar más o me­nos bien, es­pe­ro que sea di­ver­ti­do.

C. ¡Se­ré un éxi­to to­tal en la pis­ta!

Si ten­go ga­nas de llo­rar:

A. Me aguan­to has­ta que na­die me vea.

B. Lo ha­go, na­da me­jor que desaho­gar­se con al­guien.

C. De­jo sa­lir to­do co­mo la dra­ma queen que soy.

Si veo al­go in­jus­to:

A. Pre­fie­ro mi­rar ha­cia otro la­do, por­que no me gus­tan ni un po­co las con­fron­ta­cio­nes.

B. Ana­li­zo la si­tua­ción an­tes de de­ci­dir si me in­vo­lu­cro, po­dría cau­sar más pro­ble­mas in­ne­ce­sa­rios.

C. Salto a de­fen­der en­se­gui­da a quien lo ne­ce­si­te. Hoy por ti, ma­ña­na por mí. ¡So­li­da­ri­dad!

¿Có­mo reac­ciono fren­te a una si­tua­ción es­tre­san­te?

A. Cru­zo los de­dos por­que al­guien se­pa la res­pues­ta al pro­ble­ma. Yo es­toy pa­ra­li­za­da de mie­do.

B. Res­pi­ro pro­fun­do y to­mo mi tiem­po an­tes de de­ci­dir cuál es la me­jor solución.

C. Tra­to de arre­glar to­do de in­me­dia­to, ade­más tra­ba­jo me­jor ba­jo pre­sión. Me co­noz­co bien.

Es­to es lo que de­fino co­mo “ba­lan­ce” en la vi­da:

A. Fa­mi­lia, vi­da en pa­re­ja, es­tu­dios, tra­ba­jo y salud… To­do es igual­men­te im­por­tan­te.

B. De­di­car tiem­po en el día a las per­so­nas o ac­ti­vi­da­des que más me im­por­tan. Hay prio­ri­da­des.

C. Ten­go un ob­je­ti­vo en men­te y voy a cum­plir­lo, aun­que ten­ga que ha­cer sa­cri­fi­cios.

Cuan­do ne­ce­si­to ayu­da:

A. Re­cu­rro a mis pa­pás, amigos, po­lo­lo, to­do mun­do sa­be cuan­do es­toy en apu­ros.

B. Le pi­do a al­guien que se­pa más so­bre la si­tua­ción, sin pen­sar­lo dos ve­ces. Es bueno ase­so­rar­se.

C. Evi­to a to­da cos­ta de­mos­trar­lo, pre­fie­ro re­sol­ver mis pro­ble­mas so­la an­tes que mo­les­tar al res­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.