¿Cuán­to di­ne­ro ne­ce­si­tas pa­ra ser fe­liz?

Cosmopolitan (Chile) - - Cosmotívate - Por Jes­si­ca Mo­reno

CIEN­TÍ­FI­COS DI­CEN HA­BER CAL­CU­LA­DO EL NÚ­ME­RO EXAC­TO QUE TE DA­RÁ BIE­NES­TAR GE­NE­RAL Y LAS CO­MO­DI­DA­DES QUE TE ME­RE­CES, PE­RO LO AL­CAN­CES O NO, TE AYU­DA­MOS A QUE NA­DA NI NA­DIE, NI SI­QUIE­RA TU CUEN­TA DE AHO­RROS, SE INTERPONGA EN­TRE TÚ Y UNA GRAN SON­RI­SA.

Es­ta­mos acos­tum­bra­das a me­dir nues­tro éxi­to en la vi­da se­gún la ta­lla de nues­tra car­te­ra. Siem­pre cree­mos que el pas­to es más ver­de del otro la­do y, si tu­vié­ra­mos los mi­llo­nes de tal ce­le­bri­dad, com­pra­ría­mos, via­ja­ría­mos, nos di­ver­ti­ría­mos más y apar­te nos ve­ría­mos gua­pí­si­mas… To­do es po­si­ble en esa zo­na ima­gi­na­ria de nues­tra men­te, en don­de el di­ne­ro equi­va­le a un en­torno 100% fe­liz. ¿No?

La reali­dad es que sí ne­ce­si­ta­mos di­ne­ro pa­ra al­can­zar un bie­nes­tar com­ple­to, ya que si las ne­ce­si­da­des básicas de una per­so­na no es­tán cu­bier­tas, tien­de a vi­vir en es­trés y tie­ne que uti­li­zar su tiem­po y es­fuer­zo pa­ra com­ple­tar­las en lu­gar de de­di­car­se a ac­ti­vi­da­des que le den ver­da­de­ro pla­cer.

¿CUÁN­TO NE­CE­SI­TA­MOS EXAC­TA­MEN­TE?

Ha­cien­do una en­cues­ta a 1,7 mi­llo­nes de per­so­nas de 164 paí­ses, cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia y de Pur­due in­ten­ta­ron de­fi­nir la can­ti­dad que ha­ce fal­ta pa­ra sen­tir­te sa­tis­fe­cho. Va­ría mu­cho se­gún el país, el cos­to de vi­da y las cos­tum­bres, pe­ro en una me­dia glo­bal de na­cio­nes desa­rro­lla­das, se cal­cu­ló que una per­so­na ne­ce­si­ta al me­nos 75 mil dó­la­res por año pa­ra vi­vir bien, mien­tras que en Amé­ri­ca La­ti­na 35 mil dó­la­res fue­ron más que su­fi­cien­tes. Es una ven­ta­ja.

¿QUÉ SE OB­TIE­NE CON ES­TE DI­NE­RO?

Ya que no tie­nes que preo­cu­par­te por có­mo vas a pa­gar tu arrien­do, co­mi­da, trans­por­te o gas­tos mé­di­cos, puedes dar­te el lu­jo de pen­sar en di­ver­sión, no so­lo en co­sas que puedes com­prar, co­mo va­ca­cio­nes o ro­pa nue­va, sino en ac­ti­vi­da­des que dis­fru­tes en so­cie­dad o en so­li­ta­rio, co­mo ha­cer de­por­te o em­pe­zar un pa­sa­tiem­po. Des­pués en­tra­mos de nue­vo a una zo­na gris. Co­mo su­ce­de con to­do en la vi­da, cuan­do te acos­tum­bras a te­ner di­ne­ro a tu al­can­ce, ya no te cau­sa el mis­mo pla­cer gas­tar­lo ni ob­te­ner­lo (po­drías en­re­dar­te en tras­tor­nos de acu­mu­la­ción, pe­ro eso es otro te­ma). Y una vez que tu ni­vel eco­nó­mi­co se con­vier­te en una ma­ne­ra de mar­car

tu iden­ti­dad, las com­pa­ra­cio­nes que to­dos vi­vi­mos a dia­rio se agu­di­zan, y el bie­nes­tar que pu­do ha­ber traí­do el di­ne­ro en un prin­ci­pio, pa­sa al otro ex­tre­mo del es­pec­tro y cau­sa in­sa­tis­fac­ción, por­que siem­pre ha­brá un ve­cino que ten­drá al­go me­jor.

Se­gún el es­tu­dio, el di­ne­ro pue­de te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo en tu per­so­na cuan­do, cu­bier­tas tus ne­ce­si­da­des básicas, tu pre­su­pues­to au­men­ta de dos mil a 20 mil dó­la­res al año, pues con es­ta can­ti­dad puedes dis­fru­tar de pla­ce­res im­por­tan­tes, pe­ro li­mi­ta­dos. Los gran­des cam­bios de es­ti­lo de vi­da su­ce­den en es­ta área, ya que, por ejem­plo, si es­te año te al­can­zó pa­ra com­prar­te un au­to se­rás muy fe­liz por­que ya no ten­drás que usar trans­por­te pú­bli­co, o qui­zás por fin ya pu­dis­te fi­nan­ciar tu compu­tador y te sien­tes una rei­na, pe­ro si ya te­nías 150 mil, esos mis­mos 20 mil no ten­drán ma­yor efec­to en tu día a día. Sí, pue­de ser muy co­ol lle­gar a ser mi­llo­na­rio y dis­fru­tar de lu­jos a dies­tra y si­nies­tra, pe­ro esa pe­que­ña área de opor­tu­ni­dad que no su­pera los 20 mil se­gui­rá sien­do la par­te más dul­ce. Aun­que no lo creas, sí hay una can­ti­dad máxima en la que los ce­ros ya no su­man fe­li­ci­dad.

DI­NE­RO VS. CON­FIAN­ZA

Esas ci­fras nos dan una idea de nues­tro en­torno eco­nó­mi­co, pe­ro se mo­di­fi­can cons­tan­te­men­te de­bi­do a que es­te equi­po de in­ves­ti­ga­do­res es uno de va­rios que ha in­ten­ta­do cal­cu­lar el nú­me­ro de la fe­li­ci­dad. En lo que to­dos con­cuer­dan, es que es el pe­so que le da­mos al di­ne­ro, y no la can­ti­dad que ten­ga­mos en sí, lo que pue­de afec­tar más nues­tra per­so­na­li­dad. Por eso, pien­sa en es­tas fal­sas ideas co­mu­nes y ase­gú­ra­te de no caer en ellas:

Cuan­do ga­ne más di­ne­ro, vi­vi­ré me­jor.

No es cier­to. Mu­cha gen­te con me­nor sa­la­rio vi­ve me­jor que per­so­nas con suel­do ma­yor, so­lo por­que sa­ben or­ga­ni­zar­se. En­tre más tie­nes, más gas­tas, es una cons­tan­te en la vi­da, la cual pue­de mo­di­fi­car­se si si­gues vi­vien­do con la mis­ma can­ti­dad una vez que te au­men­ten el suel­do y po­nes el res­to en tus aho­rros, o si cor­tas gas­tos im­pul­si­vos y de­jas tu tar­je­ta de cré­di­to y tu men­te en paz por unos me­ses.

Pre­su­pues­tar es pri­var­me.

Lo mis­mo que su­ce­de con las die­tas, quie­res lo que no puedes te­ner, y si lo prue­bas, te sien­tes cul­pa­ble de ha­ber­lo he­cho. Tu aho­rro de­be te­ner un fin pa­ra que no te de­pri­mas ni de­cai­ga tu con­fian­za cuan­do de­cli­nes una ce­na o pa­ses de un ob­je­to nue­vo. Si tie­nes un buen plan en men­te que te im­pi­de gas­tar, no tie­nes por qué sen­tir­te mal por ello.

Las deu­das me aver­güen­zan.

Se re­fle­jan en tu au­to­es­ti­ma co­mo po­cas co­sas en la vi­da, ya que con­lle­van una sen­sa­ción de fa­llo y de no ser lo su­fi­cien­te­men­te ca­pa­ces de ob­te­ner lo que de­sea­mos en la vi­da, aun­que en oca­sio­nes eran ne­ce­sa­rias y la si­tua­ción pu­do es­tar fue­ra de tu con­trol. De­dí­ca­te a pa­gar­las, no co­me­tas los mis­mos erro­res y al mis­mo tiem­po ten un pe­que­ño aho­rro al la­do, la car­ga se sen­ti­rá más lle­va­de­ra.

Cuan­do ten­ga más, ha­ré más.

Po­ne­mos mu­chas co­sas en pau­sa por­que es­pe­ra­mos el mo­men­to co­rrec­to en el que los pla­ne­tas es­tén ali­nea­dos con nues­tra eco­no­mía. Cuan­do ten­ga di­ne­ro pa­ra un gim­na­sio co­men­za­ré a ha­cer ejer­ci­cio, cuan­do pue­da pa­gar las cla­ses em­pe­za­ré a apren­der fran­cés. Te lo apos­ta­mos, mu­chos de esos pla­nes que tie­nes en men­te pue­den ini­ciar ya y sin ne­ce­si­dad de mu­cho pre­su­pues­to. Es cues­tión de vo­lun­tad.

Lo más im­por­tan­te no tie­ne pre­cio.

Pue­de so­nar cur­si, pe­ro pien­sa en aque­llas co­sas a las que no re­nun­cia­rías ni por to­do el oro del mun­do. ¿Tu ma­má? ¿Tu pe­rro? Ahí es­tán tus ver­da­de­ros te­so­ros. Y pien­sa tam­bién en aque­llas que si no las tu­vie­ras no po­drías dis­fru­tar de un bi­llón de dó­la­res: ¿Tu salud? ¿Tu con­cien­cia lim­pia que te per­mi­te dor­mir en paz?

Los ob­je­tos me de­fi­nen.

Es na­tu­ral que­rer in­te­grar­te a un gru­po cul­tu­ral y usar las mis­mas mar­cas, pe­ro man­te­ner un es­ti­lo de vi­da que se ba­se en la ima­gen no es sano. Aun­que lo­gres te­ner las mis­mas co­sas ca­ras que el res­to, la com­pa­ra­ción te lle­va­rá a la zo­na gris que men­cio­ná­ba­mos an­te­rior­men­te y lo ma­te­rial pa­sa­rá a ser una car­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.