IN­CLU­SO LA CÁ­MA­RA LA ADO­RA

Cosmopolitan (Chile) - - Rita -

Al­gu­nas per­so­nas tan so­lo de­ben po­ner­se fren­te una cá­ma­ra y ¡bum! La fo­to es­tá lis­ta. En so­lo dos se­gun­dos. Es co­mo si tu­vie­ran una luz en­cen­di­da des­de aden­tro. Bri­llan co­mo el sol. Ri­ta Ora (28), na­ci­da un 26 de no­viem­bre, es así. To­dos en el team Cos­mo, des­de el fo­tó­gra­fo has­ta la edi­to­ra, el di­rec­tor de ar­te y el pro­duc­tor, es­tán cons­cien­tes de eso mien­tras ella ca­mi­na por el set, son­rien­do y lle­gan­do ex­tre­ma­da­men­te tar­de, de­bi­do a los cien­tos de com­pro­mi­sos. Muy ru­bia y con una piel re­lu­cien­te, sus pier­nas lar­gas y curvas de in­far­to, Ri­ta po­sa co­mo una pro­fe­sio­nal. Hi­zo sie­te cam­bios de out­fits en una ho­ra y me­dia, y lue­go se fue y nos de­jó con unas fo­tos per­fec­tas en el me­nor tiem­po re­gis­tra­do. ¡No hay du­das de por qué es tan so­li­ci­ta­da! In­clu­so, la gen­te de War­ner Mu­sic, su dis­que­ra, ase­gu­ró que nun­ca ha­bían vis­to a al­guien tra­ba­jar tan du­ro, y no es so­lo por su don so­bre­na­tu­ral de ver­se ma­ra­vi­llo­sa fren­te a una cá­ma­ra.

La ver­dad es que Ri­ta Ora es com­ple­ta­men­te una es­tre­lla: triun­fa en cual­quier ám­bi­to. No es coin­ci­den­cia que sus ído­los, co­mo nos con­tó, sean Ma­don­na y Whit­ney Hous­ton. Su es­pe­ra­do nue­vo ál­bum Phoe­nix se es­tre­nó el pa­sa­do 23 de no­viem­bre, des­pués de mu­chos años del pri­me­ro (su disco debut Ora se es­tre­nó el 2012). Y aún así, se man­tu­vo to­do ese tiem­po en el top de las lis­tas; ven­dió 14 mi­llo­nes con sus sin­gles, re­co­lec­tó 1,1 bi­llo­nes de vi­si­tas en Youtu­be y 1,3 bi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes con sus úl­ti­mas cin­co can­cio­nes, in­clu­yen­do

Let You Lo­ve Me.

Re­cien­te­men­te, aca­ba de aplas­tar un ré­cord co­mo la ar­tis­ta fe­me­ni­na con más de 10 sin­gles en el top del ran­king en Reino Uni­do. Pa­ra ser exac­tas, más bien son 13, ven­cien­do a le­yen­das del pa­sa­do co­mo Shir­ley Bas­sey y Pe­tu­la Clark. Pe­ro el fan­tás­ti­co mun­do del es­tre­lla­to de Ri­ta Ora tam­bién in­clu­ye te­le­vi­sión (ju­ra­da en X Fac­tor UK, The Voi­ce UK y

Ame­ri­ca's Next Top Mo­del, y tam­bién ac­tuó en X Fac­tor Ita­lia). En la pantalla gran­de de­bu­tó co­mo la her­ma­na de Ch­ris­tian Grey en la sa­ga de Cin­cuen­tas Som­bras. A to­do es­to se su­man sus nu­me­ro­sas co­la­bo­ra­cio­nes con mar­cas de mo­da (Adi­das y Te­ze­nis), cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad (Rim­mel, Su­per­ga y Sam­sung) y apa­ri­cio­nes en des­fi­les de mo­da (cuan­do hi­ci­mos la se­sión en Mi­lán ella es­ta­ba ahí por el show de Ver­sa­ce). Es así co­mo em­pe­za­mos a te­ner una ima­gen más com­ple­ta de lo que real­men­te es.

Des­pués hay que con­si­de­rar el ca­pí­tu­lo so­bre su vi­da: la can­tan­te anun­ció el Phoe­nix World Tour (24 fe­chas agen­da­das al­re­de­dor del mun­do), pe­ro es­tá tan so­li­ci­ta­da pa­ra even­tos, fes­ti­va­les, pro­gra­mas y más (ac­tuó más de cien ve­ces du­ran­te el

SOY UNA AR­TIS­TA Y VEO LA MÚ­SI­CA CO­MO UNA FOR­MA DE ‘AUTOEXPRESIÓN’. TO­DOS DE­BEN RE­CO­RRER SU CA­MINO, LO QUE NOS HA­CE ÚNI­COS”.

2018, in­clu­yen­do el Vic­to­ria's Se­cret Fas­hion Show), que a ve­ces de­be ha­cer dos shows el mis­mo día, co­mo el 30 de oc­tu­bre, don­de se pre­sen­tó en vi­vo pa­ra la fies­ta del 10º aniver­sa­rio del cen­tro co­mer­cial West­field en Lon­dres, y jus­to des­pués de eso par­ti­ci­pó en el Bai­le de Ha­llo­ween de la Uni­cef. No te­ne­mos un re­gis­tro de to­dos los vue­los que ha he­cho es­te año: 200, ¿qui­zás? An­tes de lle­gar a Mi­lán, pa­ró en Du­bai pa­ra otra se­sión de fo­tos (se con­vir­tió en la pri­me­ra es­tre­lla fe­me­ni­na en ser por­ta­da de Es­qui­re Midd­le East), mien­tras que el día an­tes de nues­tra se­sión, vo­ló a Gi­bral­tar pa­ra can­tar­le a la au­dien­cia de MTV, e in­me­dia­ta­men­te re­tor­nó a su ca­sa en Lon­dres. Y lo que es me­jor, ra­ra­men­te su­fre de jet lag: tan so­lo duer­me cuan­do se sien­te can­sa­da, co­mo si vi­vie­ra en su pro­pia zo­na ho­ra­ria, que la per­si­gue don­de quie­ra que va­ya.

En­ton­ces, la pri­me­ra pre­gun­ta que se nos vie­ne a la ca­be­za cuan­do la en­tre­vis­ta­mos por te­lé­fono una tar­de de do­min­go es: “¿Có­mo li­dias con to­da esa so­bre­car­ga de tra­ba­jo?”. Ella ríe, con su voz ron­ca y su­per­sexy y re­pli­ca: “¡Pe­ro me en­can­ta tra­ba­jar! Y de to­das for­mas, si­go un buen

NI SI­QUIE­RA ES­TOY CER­CA DE CON­CRE­TAR MIS SUE­ÑOS. QUIE­RO MÁS MÚ­SI­CA”.

cy­ber­bull­ying jun­to a su ami­ga Ca­ra De­le­vin­gne, y siem­pre ha apo­ya­do la cau­sa de la co­mu­ni­dad LGBT. De he­cho, lue­go de la con­tro­ver­sia por su vi­deo Girls (con Car­di B, Be­be Rex­ha y Char­li XCX), Ri­ta se sin­tió for­za­da a in­ter­ve­nir y uti­li­zó su Twit­ter pa­ra de­cla­rar que ha te­ni­do en­cuen­tros ro­mán­ti­cos con hom­bres y mu­je­res. Y sí, en es­tos días la gen­te pue­de ha­blar con más li­ber­tad so­bre la bi­se­xua­li­dad que an­tes, pe­ro ad­mi­tá­mos­lo, aún no hay mu­chas ce­le­bri­da­des que se ha­yan de­cla­ra­do abier­ta­men­te. “Soy una ar­tis­ta y veo la mú­si­ca co­mo una for­ma de ‘autoexpresión'. To­dos de­ben re­co­rrer su pro­pio ca­mino, lo que nos ha­ce úni­cos y es­pe­cia­les, y ca­da uno tie­ne el de­re­cho de ha­cer­lo en paz. Esa es la ra­zón por la que qui­se com­par­tir mi his­to­ria”. Y ha­blan­do so­bre ro­man­ces y vi­da pri­va­da: des­pués de al­gu­nas re­la­cio­nes ba­jo el ra­dar pú­bli­co (co­mo la que tu­vo con el Dj es­co­cés Cal­vin Ha­rris, quien ter­mi­nó con ella pú­bli­ca­men­te vía Twit­ter), Ri­ta ha de­ci­di­do vi­vir su vi­da ín­ti­ma tran­qui­la­men­te. Has­ta ha­ce no mu­cho es­tu­vo vin­cu­la­da con el can­tan­te An­drew Watt, pe­ro eso ya ter­mi­nó. Jun­to a él vi­si­tó Sar­di­nia el ve­rano pa­sa­do. “De he­cho, yo es­ta­ba ahí pa­ra dar un concierto pa­ra los re­fu­gia­dos de la Uni­cef. Ellos siem­pre con­ta­rán con mi apo­yo, por­que sig­ni­fi­can de­ma­sia­do pa­ra mí y por eso in­ten­to es­tar com­pro­me­ti­da con ellos to­do el tiem­po”.

¿Y qué otros pla­nes tie­ne pa­ra el fu­tu­ro? Por­que al pa­re­cer ya lo­gró to­dos sus pro­pó­si­tos... “¿Qué es lo que quie­ro? ¡Sim­ple­men­te to­do! Ni si­quie­ra es­toy cer­ca de con­cre­tar mis sue­ños. Quie­ro más mú­si­ca. El de aho­ra es re­cién mi se­gun­do ál­bum y ten­go ga­nas de co­men­zar a crear un ter­ce­ro, cuar­to… Lue­go, me gus­ta­ría gra­bar más pe­lí­cu­las. Más mo­da, más shows en vi­vo. Bá­si­ca­men­te, quie­ro ha­cer lo mis­mo que aho­ra. So­lo que más, mu­cho más”.

Ves­ti­do, Gior­gio Ar­ma­ni.Ani­llos,Troll­beads.

es­ti­lo de vi­da: me preo­cu­po de no ha­cer na­da que pue­da da­ñar mi salud. Co­mo mu­cha fru­ta y no to­mo de­ma­sia­do, por­que me sien­to pé­si­mo al día si­guien­te, y tam­po­co fu­mo, es de­cir, qui­zás fu­mo un ci­ga­rro si es que sal­go, pe­ro es por­que se lo pi­do a al­guien. ¡El se­cre­to es nun­ca com­prar­los!”.Lue­go, su voz se po­ne se­ria: “Te­nía un año cuan­do nos mu­da­mos al Reino Uni­do y mis pa­dres es­ta­ban arran­can­do de una gue­rra (el Con­flic­to de los Bal­ca­nes en 1990, que des­ar­ti­cu­ló la ex Yu­gos­la­via: Ri­ta na­ció en Pris­ti­na, Ko­so­vo). Ese epi­so­dio nun­ca me ha aban­do­na­do, siem­pre lo man­ten­go fir­me en mi men­te. Mi abue­la ma­ter­na no sa­bía leer muy bien, pa­só to­da su vi­da en ca­sa. Pe­ro pu­do en­viar a mi ma­má y a su her­mano a la uni­ver­si­dad. Yo fui cria­da res­pen­tan­do las opor­tu­ni­da­des que se me han da­do. Por eso, soy cons­cien­te de la suer­te que ten­go: pa­ra mí, tra­ba­jar es un pri­vi­le­gio y siem­pre quie­ro dar lo me­jor”. La fa­mi­lia es un te­ma re­cu­rren­te en su vi­da: su her­ma­na Ele­na la si­gue a to­dos la­dos co­mo su asis­ten­te, mien­tras que su ma­dre Ve­ra, psi­quia­tra y ac­ti­vis­ta de las cam­pa­ñas so­bre la pre­ven­ción del cán­cer de ma­mas, es su ins­pi­ra­ción. “Cuan­do se mu­dó a Lon­dres, tu­vo que co­men­zar to­do de nue­vo pa­ra ejer­cer su pro­fe­sión, por­que su di­plo­ma no era re­co­no­ci­do en Gran Bre­ta­ña. Y mien­tras es­tu­dia­ba, su­frió cán­cer de ma­mas. Ade­más, Ele­na y yo éra­mos muy pe­que­ñas. Se po­dría ha­ber rendido fá­cil­men­te, por­que era de­ma­sia­do. No obs­tan­te, ella si­guió ade­lan­te: le to­mó 10 años, pe­ro triun­fó. Y aho­ra, que ha pa­sa­do los 50, ca­da año me di­ce: ‘Sa­bes, Ri­ta, es­te ha si­do in­clu­so me­jor que el an­te­rior'. ¿Com­pren­des? Ella ado­ra tan­to la vi­da, es in­creí­ble. Es pu­ra ener­gía po­si­ti­va, y es­pe­ro ser co­mo ella al­gún día”.Pe­ro es­to no quie­re de­cir que Ri­ta no sea po­si­ti­va o no ten­ga em­pa­tía: aca­ba de ha­cer una cam­pa­ña con­tra el Ves­ti­do, Er­manno Scer­vino.Pul­se­ra,Stro­li.Bo­ti­nes,Phi­lipp Plein.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.