TO­DO LO QUE DE­BES SA­BER ACER­CA DE LA BU­RUN­DAN­GA.

Bu­run­dan­ga La dro­ga in­fer­nal

Cosmopolitan (Chile) - - CONTENTS -

La lla­man “el alien­to del dia­blo” y no es ca­sua­li­dad. Es­ta sus­tan­cia, uti­li­za­da pa­ra co­me­ter ro­bos y abu­sos se­xua­les, es pues­ta en los tra­gos y anu­la la vo­lun­tad de quien la to­ma.

Do­min­go, 13 de ma­yo de 2012. Nue­ve y me­dia de la no­che. Te­re­sa (nom­bre fic­ti­cio) se en­cuen­tra so­la en una pla­za ha­blan­do con su ma­dre a tra­vés de su ce­lu­lar. Al col­gar, un hom­bre se le acer­ca y, al ga­nar­se su con­fian­za, le pa­sa un dia­rio vie­jo. Ella in­ha­la un pol­vo sin que­rer­lo ni dar­se cuen­ta de lo que ocu­rre. Po­co a po­co, Te­re­sa no­ta que se re­la­ja, que en­tra en un es­ta­do de fe­li­ci­dad to­tal y no es due­ña de sus ac­tos. “Sen­tí co­mo si es­tu­vie­ra an­te Dios”, des­cri­bi­ría des­pués. Al fi­nal, le da al des­co­no­ci­do su nú­me­ro de te­lé­fono y su di­rec­ción, y em­pie­za a deam­bu­lar so­la por la ca­lle. Es­tá sien­do te­le­di­ri­gi­da, pe­ro ni se lo ima­gi­na. Se en­cuen­tra a mer­ced del “alien­to del dia­blo”, co­mo tam­bién se lla­ma en La­ti­noa­mé­ri­ca a la bu­run­dan­ga, cu­yo nom­bre cien­tí­fi­co es es­co­po­la­mi­na. Un ra­to des­pués es vio­la­da por el des­co­no­ci­do du­ran­te ho­ras en su pro­pia ca­sa.

Es­te re­la­to, que pa­re­ce de cien­cia fic­ción, es muy real, pe­ro ca­si to­dos los ca­sos no se denuncian o se han ar­chi­va­do por la fal­ta de prue­bas. Tam­po­co pu­do de­mos­trar que le die­ron es­te es­tu­pe­fa­cien­te de su­mi­sión quí­mi­ca (así lo de­no­mi­nan los ex­per­tos). Pa­ra em­pe­zar, por­que el fo­ren­se que la aten­dió no le reali­zó nin­gún aná­li­sis.

El ata­que de La Ma­na­da

La bu­run­dan­ga ha vuel­to a la actualidad con La Ma­na­da, el gru­po de cin­co hom­bres con­de­na­dos por abu­sar de una jo­ven en las fies­tas de San Fer­mín en 2016. Cua­tro de ellos tam­bién es­tán acu­sa­dos de ha­ber agre­di­do se­xual­men­te a otra jo­ven en Po­zo­blan­co (Cór­do­ba, España) dos me­ses an­tes.

La Po­li­cía Fo­ral de Na­va­rra in­ter­cep­tó un vi­deo en el que se les ve ma­no­sean­do y be­san­do a la mu­jer en un au­to. Ella no res­pon­de. Es­tas imá­ge­nes fue­ron lue­go com­par­ti­das en chats te­le­fó­ni­cos, alu­dien­do a un posible uso de es­ta sus­tan­cia y a la “be­lla dur­mien­te”. Ella ase­gu­ró, tras te­ner co­no­ci­mien­to de la gra­ba­ción, que ha­bía si­do dro­ga­da y for­za­da cuan­do re­gre­sa­ba de una fe­ria. El juez cree que subió al au­to en un es­ta­do de “pro­fun­da in­cons­cien­cia”, y ve “in­di­cios” de que pu­die­ron uti­li­zar­se dro­gas pa­ra anu­lar su vo­lun­tad. El fis­cal, en cam­bio, ve di­fí­cil de­mos­trar­lo. La de­fen­sa pre­ten­de am­pa­rar­se en las prue­bas so­li­ci­ta­das por la Po­li­cía Fo­ral, prac­ti­ca­das me­ses des­pués de la pre­sun­ta agre­sión; el abo­ga­do de la jo­ven con­fía en que, o bien por el tes­ti­mo­nio de la de­nun­cian­te, se pue­de dar por pro­ba­da la su­mi­sión quí­mi­ca.

¿Mi­to o reali­dad?

¿Es­ta­mos an­te una le­yen­da ur­ba­na que los me­dios ex­plo­tan, o una si­tua­ción real di­fí­cil de ex­pli­car? Los ex­per­tos se han di­vi­di­do en los úl­ti­mos años so­bre la in­ci­den­cia de la bu­run­dan­ga en la so­cie­dad, aun­que la ma­yo­ría coin­ci­de: sí exis­te. Su im­pac­to es re­la­ti­vo, ca­si mar­gi­nal. Na­da que ver con otras dro­gas co­mo la co­caí­na. Y no so­lo por­que su con­su­mo es ba­jo, sino por­que es in­vo­lun­ta­rio. Ca­da vez más pro­fe­sio­na­les de la sa­lud y po­li­cia­les exi­gen me­di­das pa­ra lu­char de ma­ne­ra efi­caz con­tra es­te pro­ble­ma. En el Hospital Clí­nic de Bar­ce­lo­na es­ti­man que 29% de las agre­sio­nes se­xua­les se

pro­du­cen me­dian­te su­mi­sión, y la prin­ci­pal sus­tan­cia si­gue sien­do el alcohol (64%). No obs­tan­te, el uso de la es­co­po­la­mi­na vie­ne de tiempo atrás, so­lo que las per­so­nas se han in­to­xi­ca­do de ma­ne­ra ac­ci­den­tal, cre­yen­do que se tra­ta­ba de co­caí­na.

So­bre los ca­sos ocu­rri­dos, ape­nas hay in­for­ma­ción. A es­to se su­ma que mu­chas per­so­nas no denuncian por ver­güen­za o por­que no re­cuer­dan ha­ber su­fri­do un ata­que. Las au­to­ri­da­des, re­co­no­cen, com­ba­ten a cie­gas es­te in­quie­tan­te fe­nó­meno. Tal es el des­con­cier­to, que se ha re­por­ta­do que en par­ques cén­tri­cos de ciu­da­des im­por­tan­tes cre­cen plan­tas con flo­res en for­ma de cam­pa­na, de don­de sa­le la bu­run­dan­ga.

Ca­si in­vi­si­ble

Abel Baquero, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad CEU Car­de­nal He­rre­ra de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y au­tor de un li­bro so­bre la ma­te­ria, nos ex­pli­ca de qué ha­bla­mos cuan­do nom­bra­mos al “alien­to del dia­blo”: “La es­co­po­la­mi­na es un al­ca­loi­de (com­pues­to or­gá­ni­co pro­du­ci­do por ve­ge­ta­les) que era uti­li­za­do ori­gi­nal­men­te por cha­ma­nes y bru­jos en el con­ti­nen­te ame­ri­cano”. Exis­ten re­fe­ren­cias me­di­ci­na­les en el An­ti­guo Egip­to y ha lle­ga­do a nues­tra era en pa­sa­jes de la Bi­blia, Ham­let y has­ta en Harry Pot­ter.

Los cien­tí­fi­cos que han in­ves­ti­ga­do su po­der te­ra­péu­ti­co la con­si­de­ran efec­ti­va pa­ra pre­ve­nir ma­reos, co­mo an­ti­es­pa­mó­di­co al igual que anal­gé­si­co. El pro­ble­ma es que gen­te sin es­crú­pu­los ha de­ci­di­do uti­li­zar­la con fi­nes na­da no­bles. Y es que, se­gún con­fir­ma Baquero, su po­ten­cial hip­nó­geno es tan fuer­te que es ca­paz de pro­vo­car la pér­di­da tem­po­ral de con­cien­cia, so­me­ter la vo­lun­tad y lle­var a una am­ne­sia to­tal tran­si­to­ria a la per­so­na que es­tá ba­jo sus efec­tos.

El con­su­mo de es­ta dro­ga sue­le ser por vía oral, lo que sig­ni­fi­ca una rá­pi­da ab­sor­ción por el trac­to di­ges­ti­vo. Los pri­me­ros sín­to­mas fí­si­cos son se­que­dad en la bo­ca, en­ro­je­ci­mien­to de la piel y una dis­mi­nu­ción de la sudoración. “Tam­bién pro­du­ce ta­qui­car­dia, vér­ti­go e hi­per­ten­sión”, se­ña­la el psi­có­lo­go. En do­sis al­tas pue­de cau­sar con­vul­sio­nes, arrit­mias, in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria, co­lap­so vas­cu­lar y has­ta la muer­te. Pe­se a es­tos efec­tos, “des­apa­re­ce de la ori­na en las 12 pri­me­ras ho­ras des­de que se ad­mi­nis­tra y son ne­ce­sa­rias com­ple­jas téc­ni­cas de aná­li­sis to­xi­co­ló­gi­co pa­ra su con­tras­te y de­tec­ción”, in­di­ca el ex­per­to.

Aler­ta en los hos­pi­ta­les

El au­ge de las agre­sio­nes por su­mi­sión quí­mi­ca ha he­cho que los cen­tros mé­di­cos va­yan in­cor­po­ran­do pro­to­co­los es­pe­cí­fi­cos de ac­tua­ción, y al­gu­nos dis­po­nen de equi­pos ca­pa­ces de lo­ca­li­zar­la. “La es­co­po­la­mi­na de­be ser te­ni­da en cuen­ta den­tro de los aná­li­sis to­xi­co­ló­gi­cos en los es­tu­dios fo­ren­ses de víc­ti­mas de agre­sio­nes se­xua­les”, con­clu­ye Baquero.

Por ello, ya al­gu­nos hos­pi­ta­les eu­ro­peos han ela­bo­ra­do guías pa­ra ha­cer más fá­cil su de­tec­ción. Mé­di­cos in­ter­nis­tas que han par­ti­ci­pa­do en la ela­bo­ra­ción de es­tos ma­nua­les co­rro­bo­ran que los ca­sos que les lle­gan van en au­men­to, pe­ro aún son di­fu­sos, e in­sis­ten en que es im­por­tan­tí­si­mo ac­tuar con una enor­me ra­pi­dez. Es­te ti­po de víc­ti­ma lle­ga a ur­gen­cias muy con­fun­di­da. No

Si su­fres al­gún in­ci­den­te y no re­cuer­das na­da, acu­de a ur­gen­cias: te ha­rán un scree­ning de tó­xi­cos.

Los pri­me­ros sín­to­mas fí­si­cos son se­que­dad en la bo­ca, en­ro­je­ci­mien­to de la piel y una dis­mi­nu­ción de la sudoración.

sa­be por qué es­tá ahí ni es ca­paz de re­co­no­cer si ha su­fri­do una agre­sión se­xual. Y no pre­sen­ta mues­tras de ha­ber­se re­sis­ti­do vio­len­ta­men­te a un ata­que. Lo nor­mal es que es­té des­orien­ta­da y atur­di­da.

To­dos los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos, de po­li­cía y ju­di­cia­les con­sul­ta­dos coin­ci­den en que la bu­run­dan­ga es muy me­diá­ti­ca, y aler­tan so­bre la exis­ten­cia de “de­ce­nas” de dro­gas que pue­den dor­mir a cual­quie­ra o de­jar­la a mer­ced de ór­de­nes aje­nas. Es la más exó­ti­ca, pe­ro los tran­qui­li­zan­tes son más fre­cuen­tes. A ve­ces bas­ta con po­ner tres tran­qui­li­zan­tes-an­sio­lí­ti­cos en un cóc­tel pa­ra con­se­guir que una per­so­na sea to­tal­men­te vul­ne­ra­ble. Tam­bién las ben­zo­dia­ce­pi­nas (los clá­si­cos se­dan­tes) tie­nen efec­tos re­la­jan­tes, hip­nó­ti­cos o am­né­si­cos. Y el éx­ta­sis lí­qui­do pro­vo­ca una pér­di­da de con­trol in­creí­ble, aun­que en es­te ca­so el re­sul­ta­do es con­tra­rio: la ex­ci­ta­ción.

De to­dos mo­dos, los pro­fe­sio­na­les in­sis­ten en que la su­mi­sión quí­mi­ca es una reali­dad anec­dó­ti­ca (lo ideal se­ría que des­apa­re­cie­ra o al me­nos se man­tu­vie­ra en es­te ni­vel) y que lo más preo­cu­pan­te si­gue sien­do el con­su­mo de dro­gas de abu­so (ma­rihua­na, co­caí­na, éx­ta­sis…), el que ca­da vez se pro­du­ce a eda­des más tem­pra­nas (se sue­len to­mar a par­tir de los 13 años).

Una do­ble vio­la­ción

Lo que sí es cier­to es que la po­lé­mi­ca sen­ten­cia de La Ma­na­da –re­cha­za­da por los co­lec­ti­vos fe­mi­nis­tas al con­si­de­rar­la in­su­fi­cien­te– ha pues­to de ma­ni­fies­to la ne­ce­si­dad de re­for­zar los Có­di­gos Pe­na­les de nues­tros paí­ses.

Al­ba Al­fa­ge­me, psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en vio­len­cia se­xual, tie­ne claro que cuan­do se uti­li­zan sus­tan­cias que eli­mi­nan la vo­lun­tad hay una do­ble vic­ti­mi­za­ción: “Dis­po­nen de tu cuer­po y te anu­lan fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te; pa­ra re­cu­pe­rar­te es ne­ce­sa­rio cons­truir la na­rra­ti­va del he­cho trau­má­ti­co e in­te­grar­lo. Las mu­je­res que no re­cuer­dan qué les ha pa­sa­do se sien­ten muy perdidas y tie­nen un mie­do di­fu­so, no sa­ben quién ha si­do”.

Es­ta es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra que la ley de­be re­co­ger co­mo agra­van­te el uso de dro­gas en de­li­tos se­xua­les. “Hoy son con­si­de­ra­das co­mo ate­nuan­te pa­ra el agre­sor, mien­tras que a la víc­ti­ma se le pe­na­li­za por­que no se re­sis­te. Y es la­men­ta­ble ver có­mo una si­tua­ción de vio­la­ción o agre­sión se­xual aca­ba re­du­ci­da a un sim­ple abu­so por­que se in­ter­pre­ta que no me­dia vio­len­cia e in­ti­mi­da­ción”, pun­tua­li­za.

La es­co­po­la­mi­na es una dro­ga tam­bién co­no­ci­da co­mo hios­ci­na (nom­bre que se le dio al des­cu­brir­la) y, en las re­gio­nes de len­gua cas­te­lla­na, po­pu­lar­men­te es lla­ma­da bu­run­dan­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.