LA IN­FLUEN­CER NOS MUES­TRA SU FA­CE­TA MÁS ÍN­TI­MA.

EN SU DE­BUT EN COSMO, KEL CAL­DE­RÓN HA­BLÓ SO­BRE SUS APREN­DI­ZA­JES, LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE SER IN­FLUEN­CER Y LOS MO­MEN­TOS DE MAYOR VUL­NE­RA­BI­LI­DAD DU­RAN­TE EL PEAK DE SU CA­RRE­RA. CO­NO­CE LA FA­CE­TA MÁS ÍN­TI­MA DE NUES­TRA #COVERGIRL.

Cosmopolitan (Chile) - - CONTENTS - POR Lau­ra Gatica FO­TO­GRA­FÍAS Ja­vie­ra Ey­za­gui­rre PRO­DUC­CIÓN Ben­ja­mín Val­dés MA­KEUP Y PE­LO Iván Ba­rría

Es una de las in­fluen­cers más se­gui­das y des­ta­ca­das del país (más de un mi­llón de fo­llo­wers), pe­ro ha es­ta­do en el ojo pú­bli­co des­de ha­ce mu­cho tiempo por sus tra­ba­jos en la in­dus­tria te­le­vi­si­va. Aho­ra, a sus 27 años, Kel re­co­no­ce es­tar ca­da vez más cer­ca de su me­ta per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Lue­go de un 2018 muy mo­vi­do y exi­to­so, es­te año se sien­te pre­pa­ra­da pa­ra em­bar­car­se en pro­yec­tos pro­pios que le apa­sio­nen. ¿El úl­ti­mo? Ser la nue­va em­ba­ja­do­ra de la mar­ca de­por­ti­va PU­MA. So­bre es­ta co­la­bo­ra­ción, sus ex­pec­ta­ti­vas y su rol en los me­dios di­gi­ta­les, con­ver­só en ex­clu­si­va con Cos­mo­po­li­tan.

COSMO: ¿Qué se sien­te ser em­ba­ja­do­ra de PU­MA y tra­ba­jar en con­jun­to con una mar­ca tan im­por­tan­te? KEL:

Ha­ce tiempo que­ría co­la­bo­rar con PU­MA. Es­te es mi pri­mer año con la mar­ca y es­toy an­sio­sa por ha­cer co­sas a lar­go pla­zo. Creo que sus li­nea­mien­tos se ajus­tan a mi for­ma de pen­sar, ya que PU­MA fo­men­ta la mu­jer in­de­pen­dien­te, que bus­ca sus pro­pios lo­gros, que pue­de te­ner ma­los mo­men­tos, pe­ro que eso no la ha­ce dé­bil, sino más hu­ma­na, y eso es algo que yo tam­bién quie­ro trans­mi­tir. Ade­más, cuen­ta con ros­tros in­ter­na­cio­na­les, co­mo Se­le­na Gó­mez, que ha lle­va­do causas su­per­po­ten­tes pa­ra nues­tras ge­ne­ra­cio­nes y ha­bla so­bre el em­po­de­ra­mien­to, ¡me sien­to muy có­mo­da en es­ta nue­va eta­pa!

COSMO: ¿Cuáles son tus pie­zas fa­vo­ri­tas de la mar­ca y có­mo las com­bi­nas con tus looks dia­rios? KEL:

Me gus­ta mu­cho la on­da ur­ba­na y las pren­das over­si­ze son mi pla­cer cul­pa­ble, a ve­ces las uso de­ma­sia­do. Es co­mún ver­me con cha­que­tas de hom­bre que com­bino con ta­cos o za­pa­ti­llas. Amo el cal­za­do de PU­MA, por­que es rup­tu­ris­ta y siem­pre va un pa­so ade­lan­te. Es una mar­ca que ha sa­bi­do ade­lan­tar­se a to­do, es­pe­cial­men­te con sus úl­ti­mas co­lec­cio­nes. Tam­bién me en­can­ta su lí­nea de­por­ti­va, por­que mez­cla al la­do fas­hion con pren­das on­de­ras que per­mi­ten lo­grar com­bi­na­cio­nes en­tre­te­ni­das.

COSMO: ¿Qué balance pue­des ha­cer del 2018? KEL:

Uy, ¡soy muy ob­se­si­va! Cuan­do pla­neé el año de­ci­dí to­már­me­lo pa­ra tra­ba­jar en co­sas di­fe­ren­tes a la ca­rre­ra que es­tu­dié. For­mé par­te de pro­yec­tos dis­tin­tos y, ade­más, via­jé a mu­chas par­tes, creo que fue lo má­xi­mo, por­que apren­dí de­ma­sia­do. Mi me­ta des­de ha­ce tiempo ha si­do co­no­cer lu­ga­res a los que uno nor­mal­men­te no va, y en 2018 pu­de ir a Nai­ro­bi, Ke­nia, Ma­rrue­cos, el Ama­zo­nas, en­tre otros. En­ton­ces, es­ta in­quie­tud que sen­tía ha­ce tiempo la pu­de con­cre­tar es­te año y fue un pro­ce­so muy bo­ni­to, de apren­di­za­jes, pe­ro tam­bién bien can­sa­dor.

COSMO: ¿Y có­mo se vie­ne es­te nue­vo año? KEL:

El 2018 fue un año de bús­que­da y por eso in­cur­sio­né en co­sas muy dis­tin­tas. Creo que eso me ayu­dó a des­cu­brir ha­cia dón­de quie­ro ir y, por lo mis­mo, es­te 2019 no lo voy a so­bre­car­gar tan­to, por­que ten­go un po­co más claro los ho­ri­zon­tes. Lo pri­me­ro es ti­tu­lar­me, so­lo me que­da la te­sis y ju­rar. Tam­bién ma­te­ria­li­zar to­das las co­sas que he apren­di­do en algo con­cre­to que me apa­sio­ne de verdad y que pue­da pro­lon­gar en el tiempo, ya que Ins­ta­gram y el tra­ba­jo de in­fluen­cer es su­per­vo­lá­til. De to­das ma­ne­ras se­gui­ré via­jan­do, ten­go unos pro­yec­tos muy en­tre­te­ni­dos que es­pe­ro que re­sul­ten, pe­ro hoy soy más cons­cien­te. Aho­ra, no me gus­ta per­der­me los cum­plea­ños de mis ami­gas, a mi pe­rri­ta y mu­chas otras co­sas, por­que tam­bién es bueno es­tar en la ca­sa.

COSMO: Ha­blas de tu bús­que­da, ¿sien­tes que te en­con­tras­te en es­te pe­rio­do? KEL:

Sien­do ho­nes­ta, to­do el 2018 sen­tí que no en­ca­ja­ba dón­de es­ta­ba, a pe­sar de que fue por le­jos el me­jor año de mi ca­rre­ra. Ja­más pen­sé el éxi­to que al­can­za­ría con mis pro­yec­tos y la po­si­bi­li­dad de via­jar por to­do el mun­do. Mu­chas ve­ces me sen­tí ma­la­gra­de­ci­da, por­que te­nía har­ta pe­ga y co­sas bue­nas, pe­ro no sé si era fe­liz. En par­te, por­que tra­ba­ja­ba mu­cho y de­jé las co­sas per-

“UNO NO PUE­DE ES­TAR EN LA CRES­TA DE LA OLA 24/7. HAY QUE DAR­SE EL TIEMPO PA­RA CO­NO­CER­SE Y ATEN­DER LAS IN­QUIE­TU­DES PER­SO­NA­LES”.

so­na­les pa­ra des­pués, y esa es una en­se­ñan­za que me cos­tó apren­der. Es­ta­ba el peak y pen­sa­ba: ¿Se­ré tan ma­la­gra­de­ci­da que no lo­gro dis­fru­tar­lo tan­to? Ese pro­ce­so lo he vi­vi­do me­jor aho­ra. Uno no pue­de es­tar en la cres­ta de la ola 24/7, hay que dar­se el tiempo pa­ra co­no­cer­se y aten­der las in­quie­tu­des per­so­na­les.

COSMO: ¿Cuál es la im­por­tan­cia de tu tra­ba­jo co­mo in­fluen­cer, en tér­mi­nos de lo que bus­cas trans­mi­tir? KEL:

Es una res­pon­sa­bi­li­dad gi­gan­te. El he­cho de que a tra­vés de una pan­ta­lla lle­gues a tan­ta gen­te sig­ni­fi­ca que el con­te­ni­do que en­tre­gas de­be ser muy im­por­tan­te. Creo que es una he­rra­mien­ta y siem­pre tra­to de fi­jar po­si­cio­nes res­pec­to a te­mas que me in­tere­san, aun­que trai­gan con­se­cuen­cias do­lo­ro­sas. De­bo ser cohe­ren­te con el dis­cur­so que le en­tre­go a la gen­te que me si­gue y, por lo mis­mo, me preo­cu­po de pen­sar que al otro la­do del te­lé­fono pue­de ha­ber una ni­ña que lo es­tá le­yen­do. Tra­to de ge­ne­rar men­sa­jes que ten­gan una co­ne­xión con­mi­go y es una res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos to­das las que tra­ba­ja­mos en es­to. De­be­mos apro­ve­char que so­mos una voz den­tro de los me­dios di­gi­ta­les y po­de­mos to­mar pos­tu­ras so­bre te­mas im­por­tan­tes.

COSMO: ¿Crees que fal­ta abrir­se más fren­te a esos te­mas y dis­cu­tir­los? KEL:

Tam­po­co pue­do obli­gar a los de­más a opi­nar lo que quie­ro o que abra­cen una cau­sa en sus re­des so­cia­les, pe­ro me pro­du­ce una pro­fun­da ad­mi­ra­ción la gen­te que tra­ba­ja en ello, co­mo la mo­de­lo He­le­nia Me­lan, por­que usa su reali­dad pa­ra ex­pli­car co­sas que mu­chas gen­te no pue­de en­ten­der en es­te momento. Ten­go la suer­te de que cre­cí con otra men­ta­li­dad, pe­ro creo que los que tra­ba­ja­mos en me­dios di­gi­ta­les so­mos res­pon­sa­bles de abrir dis­cu­sio­nes y ex­pli­car­les a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

COSMO: Cuan­do di­ces que cre­cis­te con otra men­ta­li­dad, ¿te re­fie­res a las en­se­ñan­zas de tu ma­má? KEL:

Mi ma­má es una fe­mi­nis­ta de su épo­ca. Lo que pa­ra ella era muy rup­tu­ris­ta en ese momento aho­ra es el des­de. Pro­ba­ble­men­te al­gu­nas co­sas que ha­go le pa­re­cen cho­can­tes, aun­que es abier­ta de men­te y con­ver­sa con­mi­go so­bre los pro­yec­tos que reali­zo. Nun­ca he­mos te­ni­do una pe­lea gran­de, por­que con­fía. Al prin­ci­pio era un po­co te­me­ro­sa, pe­ro con el tiempo ha vis­to que mis tra­ba­jos son se­rios y me ro­deo de un equi­po su­per­pro­fe­sio­nal, en­ton­ces aho­ra es una ma­má cho­cha.

COSMO: ¿Con­si­de­ras que el he­cho de ve­nir de una fa­mi­lia re­co­no­ci­da te ha per­mi­ti­do li­diar me­jor con las crí­ti­cas de ser un per­so­na­je pú­bli­co? KEL:

Las re­des so­cia­les son un ar­ma de do­ble fi­lo. Yo co­noz­co a ni­ñas que le han ro­to sus vi­da y es su­per­pe­li­gro­so, uno no di­men­sio­na co­mo le pue­den afec­tar los men­sa­jes y co­men­ta­rios a otras per­so­nas. Aho­ra es­toy más gran­de y lo pue­do lle­var me­jor, pe­ro me do­lió mu­cho en su momento, por eso tu­ve una épo­ca re­bel­de y es­ta­ba a la de­fen­si­va an­te to­do. Sin em­bar­go, eso me sir­vió y

aho­ra cuan­do leo co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos tra­to de que me sean in­de­fe­ren­tes. Es así co­mo nues­tro tra­ba­jo es ayu­dar a me­jo­rar la au­to­es­ti­ma de las mu­je­res, por­que to­das lu­cha­mos por lo mis­mo, uno no pue­de aguan­tar ma­los tra­tos.

COSMO: En re­la­ción a los movimientos co­mo el #Metoo, ¿te ha to­ca­do ver si­tua­cio­nes de abu­so o has su­fri­do al­gún epi­so­dio? KEL:

A mí nun­ca me pa­só y me pa­re­ce ex­tra­ño, por­que tra­ba­jo des­de los 15 y ja­más se me acer­có un pro­duc­tor. Igual exis­te el fac­tor de que mi ma­má es un per­so­na­je pú­bli­co y tie­ne fa­ma por su ca­rác­ter, y mi pa­pá es abo­ga­do, pe­ro sé de mu­chas si­tua­cio­nes de mu­je­res que sí les su­ce­dió o que el di­rec­tor las in­vi­tó a co­mer. Tam­bién, he vis­to co­mo al­gu­nas per­so­nas de la in­dus­tria no tra­tan bien a mo­de­los que no son ros­tros. Por ejem­plo, si ten­go frío me traen una cha­que­ta, pe­ro a la mo­de­lo no, con la ex­cu­sa de que no le co­rres­pon­de. Es­te ru­bro es muy cru­do con las mu­je­res, se nos exi­gen mu­chos pa­tro­nes de be­lle­za que al hom­bre no y en el fon­do to­dos so­mos cul­pa­bles, por­que uno mis­mo va­li­da esos es­tán­da­res.

COSMO: ¿Te has plan­tea­do de­jar atrás tu ca­rre­ra pú­bli­ca y ejer­cer tu pro­fe­sión o for­mar una fa­mi­lia? KEL:

La verdad se me ha­ce di­fí­cil vol­ver a ima­gi­nar­me en una re­la­ción. No es­toy abier­ta a esa po­si­bi­li­dad por aho­ra, así que lo veo le­jano. Pe­ro pre­ten­do ca­sar­me al­gún día y me en­can­ta­ría for­mar una fa­mi­lia y tra­ba­jar en mi pro­fe­sión. Ade­más, me veo más ade­lan­te en una ONG, me gus­tó mi pa­so por la Fis­ca­lía, ya que me en­tre­gó una satisfacción que no dan otros tra­ba­jos. Pe­ro por aho­ra no lo ima­gino en el cor­to pla­zo.

Po­le­ra, PU­MA. Jeans, Man­go en Fa­la­be­lla.

Cha­que­ta y pan­ta­lón,PU­MA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.