CO­MI­DA ME­DI­CI­NAL

¿Tie­nes un pro­ble­ma de sa­lud? La so­lu­ción es­tá den­tro de tu re­fri­ge­ra­dor.

Cosmopolitan (Chile) - - CONTENTS -

Ali­men­tos pa­ra me­jo­rar tu sa­lud.

AN­TES DE BE­BER

El ju­go de pe­ra. De acuer­do con los in­ves­ti­ga­do­res de CSIRO, el ju­go de pe­ra es el perfecto com­ple­men­to pa­ra tus va­sos de agua in­ter­ca­la­dos con las la­tas de cer­ve­za. Des­cu­brie­ron que la se­ve­ri­dad de la re­sa­ca ma­ña­ne­ra se re­du­jo de un 16 a un 21% en aque­llos que be­bie­ron ju­go de pe­ra una no­che an­tes. Hay unas mar­cas or­gá­ni­cas que son ex­ce­len­tes op­cio­nes.

AN­TES DE IR A LA CA­MA

Ju­go de pe­pi­ni­llos. Sa­be­mos que sue­na un po­co des­agra­da­ble, pe­ro los po­la­cos siem­pre lo re­co­mien­dan an­tes de ir a la ca­ma. ¿Por qué? Pues so­lo una co­pa de vino de 250 ml ha­ce que tu cuer­po ex­pul­se 1,000 ml de agua (por eso las ja­que­cas post­vino) y con to­da esa agua, per­de­mos elec­tro­li­tos co­mo el mag­ne­sio, y el ju­go de pe­pi­ni­llos es ri­co en eso. ¿Te as­quea la idea? Sus­ti­tú­ye­lo con un va­so de agua de co­co. Te sen­ti­rás co­mo un día en la pla­ya.

LA MA­ÑA­NA SI­GUIEN­TE

San­día. Ne­ce­si­tas rehi­dra­tar­te lo más que pue­das. Es­ta fru­ta es 92% agua, así que es la so­lu­ción per­fec­ta pa­ra la bo­ca se­ca.

LA TAR­DE DES­PUÉS

Pa­pas hor­nea­das. El po­ta­sio es otro elec­tro­li­to que per­de­mos du­ran­te una no­che de co­pas. Re­tri­bú­ye­le a tu cuer­po con pa­pas hor­nea­das, pe­ro no les qui­tes la cás­ca­ra y ten­drás una do­sis con 721 mg de po­ta­sio (ca­si el 20% de tu por­ción dia­ria). En com­pa­ra­ción, el plátano tie­ne so­lo 467 mg.

PA­RA EL AL­MUER­ZO

Qui­noa. ¿Te da sue­ño lue­go de co­mer? Po­dría ser una fal­ta de hie­rro, el cual te ayu­da a trans­por­tar el oxí­geno en la san­gre. Una ta­za de qui­noa her­vi­da con­tie­ne 15% de tu con­su­mo dia­rio re­co­men­da­do.

AN­TES DE IR A LA CA­MA

Ju­go de guin­da. Be­be un va­so al ce­nar. La me­la­to­ni­na na­tu­ral de la fru­ta (que re­gu­la el sue­ño) en­tra­rá en ac­ción en cuan­to lle­gue la ho­ra de dor­mir pa­ra una no­che plena de des­can­so**. Ade­más, es ex­qui­si­to.

DE­BE­RÍAS CON­SU­MIR MÁS

Arán­da­nos. Los cien­tí­fi­cos ale­ma­nes le pi­die­ron a 120 per­so­nas que die­ran un dis­cur­so, y des­pués que hi­cie­ran un pro­ble­ma ma­te­má­ti­co. Lue­go del es­trés, aque­llos que co­mie­ron ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na C tu­vie­ron ni­ve­les más ba­jos de cor­ti­sol (un des­gas­te de ener­gía cuan­do se en­cuen­tra en ex­ce­so en tu sis­te­ma).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.