SEX P&R

Las respuestas más ho­nes­tas a tus pre­gun­tas ín­ti­mas.

Cosmopolitan (Chile) - - CONTENTS - Por Ju­lie Van­dal

Res­pon­de­mos tus du­das ín­ti­mas.

He es­cu­cha­do que hay mu­je­res que pue­den te­ner múl­ti­ples or­gas­mos, y uno tras otro.

¿Es cier­to?

R. No son #Fa­ke­news. “Hay mu­je­res que sí pue­den lo­grar­lo”, ase­gu­ra la se­xó­lo­ga clí­ni­ca Sunny Rod­gers. Ne­ce­si­tas ca­len­tar pro­pia­men­te pa­ra es­tar com­ple­ta­men­te ex­ci­ta­da y, even­tual­men­te, ten­drás tu pri­mer or­gas­mo (la can­ti­dad de tiempo que es­to ne­ce­si­ta es di­fe­ren­te pa­ra ca­da mu­jer, así que de­bes ser pa­cien­te). Una vez que ha­yas lle­ga­do al clí­max, en­fó­ca­te en es­ti­mu­lar una zo­na eró­ge­na di­fe­ren­te. En­ton­ces, si tu pri­mer or­gas­mo fue por pe­ne­tra­ción, in­ten­ta dar­le pla­cer a tus par­tes ex­ter­nas con un vi­bra­dor pa­ra el se­gun­do round. A par­tir de ahí, pue­des ir al ter­cer o cuar­to si así lo deseas (el cie­lo es el lí­mi­te). Pe­ro no te sor­pren­das si te sien­tes ago­ta­da des­pués del se­gun­do. Es exi­gen­te pa­ra tu cuer­po.

No soy fa­ná­ti­ca de tra­gar­me el se­men. ¿Cuáles son mis otras op­cio­nes?

R. Po­drías ha­cer to­da la ex­pe­rien­cia li­bre de se­men (al me­nos pa­ra ti) al usar un con­dón pa­ra atra­par to­do (aun­que sa­be­mos que la ini­cia­ti­va no es lo más sexy). “Otra op­ción: cuan­do es­té a pun­to de aca­bar (pí­de­le que te avi­se), le­van­ta tu len­gua ha­cia tu pa­la­dar pa­ra blo­quear la en­tra­da de cual­quier lí­qui­do a tu gar­gan­ta”, su­gie­re la se­xó­lo­ga Dawn Mi­chael, PHD, au­to­ra de The Ul­ti­ma­te In­ti­macy Gui­de for Pas­sio­na­te Peo­ple; des­pués es­cú­pe­lo en otro lu­gar. Claro, tam­bién pue­des sim­ple­men­te con­du­cir su miem­bro a cual­quier di­rec­ción que desees.

El miem­bro de mi no­vio es su­per­gran­de. ¿Cuál es la me­jor po­si­ción pa­ra no­so­tros?

R. Món­ta­lo. “Así con­tro­la­rás la ve­lo­ci­dad y qué tan­to te pe­ne­tra”, ex­pli­ca la se­xó­lo­ga Emily Mor­se, an­fi­trio­na del

pod­cast Sex With Emily. Apli­ca lu­bri­can­te pa­ra fa­ci­li­tar la en­tra­da y mué­ve­te de atrás ha­cia ade­lan­te pa­ra que te pe­ne­tre con la mi­tad. La pun­ta de su pe­ne, la par­te más sen­si­ble, re­ci­bi­rá mu­chas sen­sa­cio­nes y es­ti­mu­la­rás tu pun­to G.

Mi ex po­lo­lo aca­ba de sa­lir del cló­set. So­lía­mos te­ner una gran quí­mi­ca en la ca­ma y pen­sé que la atrac­ción era mu­tua. ¿Es­ta­ba equi­vo­ca­da?

R. Aun­que due­la sa­ber que un ex es gay, no lo to­mes per­so­nal. “El se­xo pue­de ser ma­ra­vi­llo­so y no ser su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner una re­la­ción si las de­más pie­zas no es­tán en su lu­gar”, di­ce Eli Green, PHD, fun­da­do­ra y CEO del Trans­gen­der Trai­ning Ins­ti­tu­te. “No sig­ni­fi­ca que la ex­pe­rien­cia sea in­vá­li­da”. El com­por­ta­mien­to se­xual es una par­te de la orien­ta­ción se­xual. Es posible que tu ex ha­ya sen­ti­do amor au­tén­ti­co y atrac­ción por ti, pe­ro se sien­te más pleno en una re­la­ción con otro hom­bre.

¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre ITS y ETS?

R. Aun­que los tér­mi­nos son ge­ne­ral­men­te in­ter­cam­bia­bles, hay una di­fe­ren­cia su­til. En tér­mi­nos mé­di­cos, la palabra en­fer­me­dad im­pli­ca que hay sín­to­mas pre­sen­tes, y en mu­chas per­so­nas, las con­di­cio­nes trans­mi­ti­das se­xual­men­te son asin­to­má­ti­cas, por lo que una in­fec­ción trans­mi­ti­da se­xual­men­te es un tér­mino más ade­cua­do. “El uso del tér­mino ETS ha dis­mi­nui­do, ya que sue­na ate­rra­dor”, ex­pli­ca la gi­ne­có­lo­ga Ta­mi Ro­wen. “Cuan­do al­guien su­fre de amig­da­li­tis, no de­ci­mos que tie­ne una en­fer­me­dad. Pa­de­ce una in­fec­ción bac­te­ria­na que pue­de ser tra­ta­da”. Las

ITS tam­bién tie­nen me­nos es­tig­mas. Es­te cam­bio ayu­da a que las per­so­nas se sien­tan más có­mo­das pa­ra ha­cer­se prue­bas.

¿Al­gu­na re­co­men­da­ción pa­ra el sa­bor del lu­bri­can­te?

R. Prue­ba los más na­tu­ra­les, co­mo el Woo Mo­re Play, lu­bri­can­te or­gá­ni­co a ba­se de acei­te de co­co que es se­gu­ro y pue­des la­mer­lo sin que de­je una con­sis­ten­cia as­que­ro­sa en tu len­gua (man­ten­lo a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te o ba­jo la al­moha­da an­tes de usar­lo, ya que el acei­te pue­de en­du­re­cer­se cuan­do ba­ja de los 20º C). Hue­le a pla­ya, ade­más.

¿De­bo la­var mis sá­ba­nas in­me­dia­ta­men­te des­pués de te­ner se­xo?

R. “Ho­nes­ta­men­te, de­pen­de de qué tan­to caos ha­yan cau­sa­do”, afir­ma Ra­chel Hoff­man, au­to­ra de Unf *ck Your Ha­bi­tat: You’re

Bet­ter Than Your Mess. “Una bue­na re­gla es que si hay áreas de tus sá­ba­nas que te gus­ta­ría evi­tar al dor­mir, quí­ta­las y lá­va­las”. Lo mis­mo apli­ca pa­ra los olo­res o man­chas di­fí­ci­les de qui­tar, por ejem­plo, de lu­bri­can­tes a ba­se de agua de­ben sa­car­se sin pro­ble­mas, pe­ro los otros po­drían de­jar man­chas (un­ta un po­co de ja­bón en ba­rra an­tes de me­ter­las a la la­va­do­ra). Tam­bién pue­des apli­car un lim­pia­dor pa­ra el se­men, el su­dor, la sa­li­va o la san­gre y des­pués lim­piar tus sá­ba­nas con agua fría.

Es­ta no de­be­ría ser una ac­ti­vi­dad que te re­vuel­va el es­tó­ma­go.

Qui­ta las sá­ba­nas y lá­va­las.

Acei­te Co­co­nutLo­ve, Woo Mo­re Play enAma­zon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.