PROBIÓTICOS

Es­cu­cha­mos mu­cho acer­ca de los probióticos, esos mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vos (bac­te­rias y le­va­du­ras) que se en­cuen­tran en los in­tes­ti­nos y nos brin­dan in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios. Los des­cu­bri­mos pa­ra ti.

Cosmopolitan (Chile) - - CONTENTS -

Los be­ne­fi­cios de las bac­te­rias.

Los probióticos nos ayu­dan a me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma di­ges­ti­vo y flo­ra in­tes­ti­nal, man­te­nién­do­lo sano al li­mi­tar el cre­ci­mien­to de bac­te­rias “ma­las” o “no sa­lu­da­bles”.

En nues­tro or­ga­nis­mo se al­ber­gan más de un mi­llón de mi­cro­bios, los que desem­pe­ñan un pa­pel cru­cial y pue­den oca­sio­nar va­rios efec­tos ne­ga­ti­vos en nues­tra sa­lud, desatan­do dis­tin­tas en­fer­me­da­des o pro­te­gién­do­nos en con­tra de ellas.

Con el avan­ce de la me­di­ci­na, sur­ge una nue­va ten­den­cia que de­mues­tra que es­tos mis­mos mi­cro­bios pue­den ser be­né­fi­cos pa­ra me­jo­rar el as­pec­to de nues­tra piel. Es ahí cuan­do sur­ge es­te mo­vi­mien­to (tan de mo­da y con tan­ta fuer­za) de in­cluir to­do ti­po de probióticos en las cre­mas de cui­da­dos pa­ra el cu­tis, bus­can­do lo­grar que luz­ca re­ju­ve­ne­ci­do y por lo tan­to ¡es­pec­ta­cu­lar a full!

No es nin­gún se­cre­to: vi­vir en una ciu­dad caó­ti­ca te ge­ne­ra es­trés y tie­ne al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción que afec­tan mu­cho el as­pec­to de la der­mis, de­mos­tran­do que exis­ten fac­to­res ex­ter­nos que pue­den in­fluir en una piel ru­go­sa y de apa­rien­cia es­tre­sa­da.

Des­pués de tan­ta bús­que­da, po­de­mos con­fiar en es­tas bac­te­rias be­né­fi­cas que dan los me­jo­res re­sul­ta­dos pa­ra el cui­da­do del ros­tro, ya que se en­car­ga­rán de ba­ta­llar los da­ños que pro­vo­ca la con­ta­mi­na­ción, lu­char en con­tra de in­fec­cio­nes de la der­mis, re­gu­lar los ni­ve­les del ph en la piel y, fi­nal­men­te, así con­se­guir el re­sul­ta­do tan bus­ca­do: lu­cir un cu­tis jo­ven, bri­llan­te y re­ju­ve­ne­ci­do.

Po­de­mos afir­mar que los probióticos son el se­cre­to pa­ra una com­ple­xión limpia y ul­tra­lu­mi­no­sa, pe­ro es muy im­por­tan­te tam­bién sa­ber es­co­ger el ti­po que ne­ce­si­tas, ya que ca­da uno de ellos pue­de ac­tuar de di­fe­ren­te ma­ne­ra, ob­te­nien­do re­sul­ta­dos dis­tin­tos.

Sa­bien­do to­do es­to, po­de­mos con­cluir que ya es ho­ra de en­te­rar­nos cuáles son los pe­que­ños bi­chi­tos que ne­ce­si­ta­re­mos pa­ra lle­gar a nues­tro gran y desea­do es­plen­dor. Si­gue le­yen­do pa­ra que te en­te­res de cuáles son los que nos pue­den be­ne­fi­ciar y de qué ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.